Cinque Terre

Mariano Yberry

[email protected]

Periodista.

Cuando The Guardian se disculpó con Televisa

El año 2013 inició con un suceso particular, poco visto en el periodismo: un medio de comunicación ofrecía una disculpa a otro medio por haberlo involucrado en operaciones financieras inexistentes, con base en documentos apócrifos.


El diario británico The Guardian se vio obligado a pedir una disculpa a Grupo Televisa, tras aceptar que los contratos que supuestamente habría firmado la televisora con el gobierno del Estado de México, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, “carecían de sustento”.


La disculpa se da al margen de la preocupación del periódico británico “de que sus artículos hayan sido interpretados (…) como si Televisa fuera culpable de una conducta indebida”, tal y como diversos medios de comunicación y figuras públicas hicieron justo en el proceso electoral federal para elegir al Presidente de México, en 2012.


Los documentos llegaron a etcétera en octubre de 2005. Supuestamente eran contratos firmados entre directivos de Televisa y el equipo del entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, para que la televisora diera una amplia y positiva cobertura al mandatario estatal.


El entonces equipo de la redacción de etcétera, junto con su director, Marco Levario Turcott, dieron cuenta de que los supuestos contratos, por casi 700 millones de pesos, no tenían sustento por sí solos. Además, el anonimato de quien dejó los documentos en las instalaciones de esta revista hacía dudar de su veracidad y, en realidad, evidenciaba un intento por atacar tanto a Peña Nieto y Televisa, sin que existiera ilícito alguno.



No obstante, para el reportero del semanario Proceso, Jenaro Villamil, el hecho de que los oficios no tuvieran ni un sello oficial de los participantes, no le fue impedimento para escribir el artículo “Se les cayó el teatro”, en el número 1512, en primera plana.


Y es que si bien los documentos hacían referencia a empresas como Radar Servicios Especializados en Mercadotecnia y TV Promo, y directivos de Televisa, como Alejandro Quintero Íñiguez (vicepresidente de Comercialización), nada validaba la autenticidad del acuerdo.


Aunque la publicación se realizó, el tema poco a poco se enterró hasta el 7 de junio de 2012 cuando The Guardian lo revivió al publicar exactamente la misma información que Proceso había retomado, siete años atrás. La gran diferencia era el contexto: las elecciones presidenciales en las que participaba el ya exgobernador mexiquense, Enrique Peña Nieto.


Nuevamente el tema salió a colación y, varios de los medios de comunicación mexicanos que en 2005 retomaron los documentos difundidos por Proceso, aprovecharon que un diario internacional “validada” el trabajo.


El giro se dio a principios de 2013 cuando, ante las amenazas de Televisa de entablar una demanda, The Guardian tuvo que ofrecer una disculpa y reconocer que su información carecía de credibilidad y se disculpaba por si el yerro había generado acusaciones en contra de la televisora.


The Guardian reconoce la preocupación de que sus artículos hayan sido interpretados (especialmente en México) como si Televisa fuera culpable de una conducta indebida. The Guardian no tuvo la intención de sugerir que estos documentos constituían una prueba concluyente de parcialidad o sesgo informativo por parte de Televisa”, se lee en el comunicado del diario, emitido el 5 de febrero de 2013.


"The Guardian reconoce que Televisa y sus periodistas buscan mantener los más altos estándares editoriales y comprende que lo publicado haya causado profunda molestia”.


La herida para el periodismo militante fue grande, y trataron de suavizar el desmentido con los “presuntos”, los “habría”, y cualquier otra palabra con la que ejercen su “derecho a la suspicacia”, que no es más que una evasión de los hechos que contradicen sus consignas.


Tanto les dolió, que al margen de un nuevo escándalo que involucra a Televisa en supuestas acciones de lavado de dinero, el mismo semanario Proceso recurre al sesgo informativo para validar las nuevas acusaciones (de las cuales no hay indicios), incluso también se vale de la pluma de Jenaro Villamil.



El viernes 7 de mayo, The Wall Street Journal publicó un desmentido de Televisa sobre unas cartas que llegaron a la redacción de dicho diario, escritas por un “anónimo”, y en las cuales se asegura que la televisora lava dinero de diversos gobiernos estatales, a través de eventos ficticios en el Estadio Azteca. La empresa de Emilio Azcárraga Jean supuestamente se beneficia de esto con publicidad oficial lo que, implicaría una cobertura informativa positiva a los gobernadores.


Medios como Aristegui Noticias, Sin Embargo y Proceso, retomaron ese mismo día las acusaciones. Reforma, por su parte, publicó el fin de semana dos notas en primera plana haciendo referencia a la “revelación” del WSJ, tergiversando lo que en realidad difundió el diario: el desmentido de la televisora.


Proceso le dio la portada a las misivas del anónimo. El encargado de escribir “Televisa bajo la lupa de EU” fue Jenaro Villamil. En el texto se detallan nombres, montos, pero en realidad es exactamente la misma revelación que dos días antes presentó el WSJ, sin ninguna prueba, sólo las declaraciones del informante anónimo.


Villamil, en dos ocasiones (página 11 y 14), hace referencia al caso The Guardian-Televisa para argumentar que no es la primera vez que se vincula a la televisora con este tipo de operaciones (como si en el caso citado se hubiese comprobado la asociación entre Peña Nieto y Televisa).


Más aún: el reportero comete una grave falta ética y recurre al sesgo informativo para sustentar las nuevas acusaciones. En las dos ocasiones en que refiere las disculpas del diario británico, Villamil concluye la narración cuando Televisa anunció que analizaba emprendería acciones legales contra The Guardian.


"No es la primera vez que Televisa reacciona de esta manera frente a las revelaciones de sus cuentas secretas. Desde octubre de 2005 este semanario ha documentado las estrategias y planes de acción para vender cobertura informativa favorable a gobernadores, incluido Enrique Peña Nieto, quien firmó con el consorcio un Plan de Acción que lo llevó a ser el candidato presidencial del PRI en 2012 (Proceso 1512, 1513, 1857 y 1958).



"Televisa siempre negó públicamente la autenticidad de los documentos que sustentaban este acuerdo con Peña Nieto y que todos los días se confirmaba en la pantalla televisiva. En 2012 incluso amenazó con emprender acciones legales contra el periódico británico The Guardian si no se 'disculpaba' por la publicación de información sobre la estrategia a favor del exgobernador mexiquense", escribe en la página 11 Villamil, para retomar las más recientes acusaciones.


Y retoma en la página 14, con el mismo sesgo: "Proceso reveló desde octubre de 2005 una trama diferente de venta de promoción y de espacios informativos al entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, a través de empresas bróker, como TV Promo o Radar, ambas creadas por Alejandro Quintero Íñiguez, responsable de la comercialización de Televisa.


"El total de la inversión en un año se fijó en 691 millones 734 mil pesos. El plan de trabajo fue publicitar a Peña Nieto en las pantallas del consorcio y convertirlo en el candidato priista a la Presidencia de la República (Proceso 1512).


"La discusión sobre estos papeles del contrato de Peña Nieto con Televisa revivió el 7 de junio de 2012 cuando el periódico The Guardian publicó una versión similar a la de este semanario, pero con un monto menor".


Jenaro Villamil nunca detalla cómo es que The Guardian tuvo que disculparse con la televisora y aceptar que difundió documentos carentes de validez, con lo cual desinforma y deja una noción de que Televisa sí fue culpable y, por tanto, ante este nuevo escándalo, también es culpable de realizar operaciones irregulares, cuando hasta el momento no se han presentado tan siquiera indicios de los ilícitos que se le imputan y lo cual claramente es una violación a la presunción de inocencia (que tanto defiende el semanario cuando se trata de criminales).


Al respecto, ante lo que calificó como un “ataque coordinado”, Javier Tejado Dondé, vicepresidente de Grupo Televisa, anunció en entrevista con Ciro Gómez Leyva para Radio Fórmula, que demandará a Reforma y Proceso por incumplir con su derecho de réplica, aunado a la denuncia que interpuso contra quien resulte el autor de las cartas.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password