Cinque Terre

Luis Castrillón-RST

Escritor

Café sin cáncer

Después de 25 años, la relación entre el cáncer y el consumo de café ha sido descartada por evidencia insuficiente. (Ojalá pronto dijeran lo mismo del tocino)



Después de un cuarto de siglo y luego de descartar estudios inexactos o mal conducidos, el café ha sido oficialmente descartado en la lista de productos reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que podrían incidir en el desarrollo de algún tipo de cáncer en seres humanos.


Desde 1991, el café, así como el mate, otros tipos de tés y bebidas calientes que forman parte de la cultura gastronómica e incluso como elemento de socialización para diversas culturas en el mundo, había sido considerado como un riesgo para la salud humana.


Sin embargo, luego de una amplia y acuciosa revisión de los estudios que habían generado tal percepción, la Agencia Internacional para la Investigación sobre Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés) ha descartado tales conclusiones y recomendado a la OMS retirar las bebidas mencionadas de la lista oficial de carcinógenos.


Hace 25 años, el café fue clasificado como “posiblemente carcinógeno para humanos”, ubicándose en el Grupo 2B de esa lista.


Sin embargo, de acuerdo con la publicación oficial de la IARC hecha a través de The Lancet Oncology esta semana, esa definición estaba basada en evidencia limitada sobre la asociación de cáncer de vejiga en estudios de casos de control y evidencia inadecuada de carcinogenicidad en animales usados en experimentos.


Además se encontró evidencia que sugiere la ausencia de relación con cáncer de seno en mujeres o padecimientos similares del intestino grueso.


Fue en mayo de este año que un grupo de 23 investigadores se reunieron en la IARC, en Lyon, Francia, para evaluar los estudios acumulados hasta este año en los que se relacionaba el cáncer con el consumo de bebidas como el café, el mate y otras que se ingieren calientes.



La evaluación implicó revisar una amplia base de datos de más de mil estudios experimentales y observacionales que estaban disponibles. Dentro de esta revisión se le otorgó un gran peso a investigaciones en las que se manejaron con precisión factores que pueden provocar confusión en los resultados, como el consumo de alcohol y tabaco, ambos reconocidos como posibles causas de cáncer en seres humanos.


Las conclusiones fueron las siguientes:


  • Cáncer de vejiga: no hay evidencia consistente de su relación con el consumo de café. En algunos estudios existieron factores de confusión relacionados con el alcohol y el tabaco y algunos tipos de ocupaciones en el caso de hombres.


El grupo consideró incluso que las asociaciones reportadas entre el cáncer de vejiga y el consumo de tabaco podrían deberse a un control inadecuado de fumadores en los estudios. En ese sentido se tomó en cuenta la fuerte relación que existe entre el consumo de tabaco y café.


  • Cáncer de endometrio: la revisión de los estudios mostró asociaciones inversas con la ingesta de café. Es decir, contrarias a la posibilidad de desarrollar la enfermedad.
  • Cáncer de hígado: Investigaciones realizadas en Asia, Europa y Norteamérica indican también relaciones inversas. Incluso se identificó un factor de reducción en la posibilidad de desarrollar este padecimiento relacionada con el consumo de café.
  • Cáncer de seno: el análisis de estudios que incluyen a más de un millón de mujeres indicó también la ausencia de asociación entre esa enfermedad y el consumo de café.
  • Cáncer de páncreas: de forma similar, no hay evidencia consistente de asociación.
  • Cáncer de próstata: no se encontró evidencia suficiente
  • Los resultados fueron similares con otro tipo de cánceres como: pulmones, colorectal, de estómago, esófago, cavidad oral, ovarios, leucemia infantil y cerebral.


Los especialistas del IARC fundamentaron sus resultados en la falta de evidencia adecuada, un inadecuado control de factores de confusión, potencial de errores en las mediciones, sesgos de selección o sesgos de recuerdo entre los voluntarios de los estudios, además de un número insuficiente de estudios en algunos de los casos de cáncer referidos.


La conclusión es directa: no existe evidencia suficiente y adecuada que relacione el cáncer en personas con beber café.


 


En el caso del mate, una bebida tradicional de Sudamérica, principalmente de Uruguay y Argentina, los estudios sobre la asociación entre la enfermedad y su consumo mostraron una tendencia significativa al relacionarlo con su consumo caliente o muy caliente, para cáncer de esófago.


Los estudios que examinaron el consumo de mate frío no mostraron asociación con ese cáncer.


Investigaciones similares con bebidas que se ingieren calientes o muy calientes mostraron una relación entre el cáncer de esófago.


Sin embargo, a partir de esos datos, el grupo de expertos concluyó que la evidencia es limitada e inadecuada.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password