Imagen: "Deep Breathing", por Melanie Weidner. Fuente: Listen for Joy.

El aire que respiras

 Respira profundamente. Probablemente supones que está llenando tus pulmones de oxígeno rico y vivificante. No realmente. El ochenta por ciento del aire que respiras es nitrógeno. Cuando inhalas, el nitrógeno…

Leer más

Música para sus oídos

Se rio para sus adentros mientras se rascaba la espalda. No alcanzaba bien el lugar de la comezón, por lo que se empujó con los pies, se deslizó sobre el…

Leer más

La edad de la inocencia

La más tierna infancia es madre de la ingenuidad. Mi tío Javier fue uno de los primeros en hacérmelo notar. Aún recuerdo cuando platicaba con mi papá mientras mis dos…

Leer más
Foto: Alejandra Escobar

Viridiana, “La Pelona”

Para escribir el siguiente relato debo inventar nombres, trazar sus personalidades y situarlos en una línea de tiempo y lugar. Hablaremos de cuatro adolescentes, tres hombres y una mujer. El…

Leer más

Benjamín, un campeón sin corona

El cielo es grisáceo de lluvia pertinaz en noviembre de 1973. Como todas las mañanas muy temprano Benjamín baja corriendo las escaleras del edificio para ir a entrenar a la…

Leer más
Imagen: recuperada de col2.com

Yo, la Muerte

La noche y el aire de Tzintzuntzan tuvieron la culpa. También los murmullos de los rezos, el olor del copal y el brillo de tantas veladoras sobre las lápidas.  Había…

Leer más
Foto: assets.catawiki

Carita de porcelana

Mateo habitaba mi recuerdo. Alto, desgarbado. Dueño de una personalidad indomable. No se guiaba por estaciones del año ni husos horarios. Absorto, vestía mi cuerpo en óleos que más tarde…

Leer más

Natalia

Vivo en la Ciudad de México desde hace muchos años. Soy feliz allá, pero a pesar de ello, dos veces al año me entra una nostalgia tenaz por volver a…

Leer más

Casandra, la bruja nalgona

Ocurrió durante el aquelarre de iniciación. Una falla de cálculo en la pócima. El caldero pedía polvos de diente de leche, costra de rodilla y un pelo de daemon, que…

Leer más
Cuartoscuro

Chavela y mi abuela

Las vidas de Chavela y mi abuela se cruzaron varias veces. La primera en la Ciudad de México era 1936. Chavela, de diecisiete años con el cabello trenzado y su…

Leer más

Página 1 of 3

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password