Fernando Gutiérrez Cortés

World Internet Project México

El World Internet Project (WIP) es una iniciativa del doctor Jeffrey Cole, director del Centro para el Futuro Digital de la Annenberg School for Communication, de la Universidad del Sur de California, en Estados Unidos. Actualmente, más de 30 grupos de investigadores de importantes instituciones educativas y organismos dedicados al estudio de Internet y las telecomunicaciones, establecidos en 30 países, se han sumado al WIP. Cada año o cada dos años -dependiendo de los recursos disponibles- realizan investigaciones relativas al impacto de Internet en sus respectivas sociedades.

Las principales diferencias de las investigaciones realizadas por el WIP frente a otros estudios sobre Internet son:

1.Los estudios del WIP centran su atención en el impacto social de Internet.

2.Los encuestados son usuarios y no usuarios de Internet.

3.Se trata de una investigación internacional en la cual son observados los mismos criterios metodológicos. En los estudios realizados por la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI) sobre hábitos de los usuarios de Internet, cualquier persona puede responder las encuestas al ingresar a los sitios web de las instituciones afiliadas a ese organismo; en cambio el estudio del WIP México comprende una encuesta que es aplicada a los mismos informantes durante cinco años. Ello nos permite evaluar el impacto de Internet en la calidad de vida de la población encuestada.

En 2008 realizamos el primer estudio del WIP México, al cual asignamos el siguiente título: Estudio de hábitos y percepciones de los mexicanos sobre Internet y diversas tecnologías asociadas. Los resultados de esa investigación los dimos a conocer en abril de 2009.1

Por lo que respecta a la investigación de 2009, teníamos la intención de presentar los resultados a finales del mes de febrero de 2010. Sin embargo, debido a la difícil situación económica en 2009, algunos de los informantes considerados en la primera encuesta perdieron sus líneas telefónicas, situación que nos obligó a identificar prospectos idóneos para reemplazarlos. Por ello, hasta final del mes de julio dimos a conocer los resultados de nuestro segundo estudio.

Penetración de Internet

El total de usuarios de Internet en México que reporta nuestro segundo estudio (30 millones 239 mil 600) coincide relativamente con la cifra asentada en el reciente estudio de la AMIPCI (30 millones 600 mil).

Y los no usuarios, ¿por qué rechazan utilizar Internet? Dadas las grandes carencias de nuestra población, podríamos suponer que el principal argumento de los no usuarios, para no usar Internet, sería económico. No es así. Los no usuarios sencillamente no perciben ventajas significativas para convertirse en usuarios.

Los principales estudios sobre usuarios de Internet en México han identificado una brecha digital por género, la cual ha observado una sensible reducción a lo largo de los 10 años recientes.2 En el periodo 2008-2009 no se registra cambio alguno.

La mayoría de los usuarios son sumamente jóvenes (61% del total tienen menos de 25 años y 76% menos de 32). Es posible advertir que el porcentaje de usuarios menores de 25 años descendió 3% mientras que en mayores de 33 años podemos advertir similar incremento porcentual.

En los sectores con mayor poder adquisitivo en nuestra sociedad (niveles A, B y C ) se presenta el porcentaje relativo más elevado de usuarios (59%) y el crecimiento relativo más significativo (6%). En cambio, en los sectores socioeconómicos menos favorecidos podemos observar los más elevados porcentajes de no usuarios (80%) y el menor crecimiento porcentual relativo (1%).

Uso de Internet

En el estudio de 2009 admitimos que los usuarios de Internet pudieran responder varias opciones en la pregunta relativa al sitio desde el cual establecen su acceso a la red. De acuerdo con los resultados obtenidos, 69% indicaron que el principal punto de conexión fueron cibercafés, casa de amigos y bibliotecas; el hogar (61% escuela (43%) y trabajo (28%).

En el estudio realizado en 2010 optamos por considerar únicamente el principal punto de conexión y el tiempo promedio dedicado a Internet por día y semana. Además incorporamos el descriptor “celular”. Los hombres emplean más el celular para conectarse a Internet que las mujeres. En cambio las mujeres se conectan más a Internet a través de cibercafés que los hombres. Los niveles socioeconómicos más altos observan el mayor número de conexiones a Internet a través de teléfonos celulares y los niveles socioeconómicos más bajos principalmente establecen sus conexiones a través de cibercafés.

Con respecto a los hábitos de conexión a Internet por edad, en el grupo 40-46 años dedican más horas de conexión a través de teléfonos celulares y en el grupo 54 a 70 años se presenta el mayor número de conexiones a través de cibercafés.

La opción “revisar correo electrónico” fue la principal actividad en línea de los usuarios de Internet. Determinadas actividades propias de la Web 1.0, como “chatear en foros”, han perdido interés. Los usuarios comienzan a reconocerse como prosumidores y prefieren invertir su tiempo en actividades de la Web 2.0, como publicar información en blogs y participar en redes sociales y Twitter.

En nuestro segundo estudio advertimos un sensible incremento en el tiempo dedicado a medios de comunicación. Debemos tener presente que durante 2009 la situación económica fue muy crítica para la mayoría de los mexicanos. Para atenuar los efectos de la crisis, no pocas familias optaron por reducir ciertos gastos en su tiempo libre, dedicando mayor número de horas al hogar. Vale la pena destacar que el número de horas por semana dedicadas a Internet casi empata al número de horas dedicadas a la televisión.

Notas

1 El estudio comprendió poblaciones con más de 50 mil habitantes en todos los estados de la República y el DF. El trabajo de campo fue desarrollado durante los meses de octubre y noviembre de 2008 y el procesamiento de la información lo efectuamos durante el mes de diciembre. Entonces aplicamos 2 mil 035 entrevistas entre usuarios y no usuarios de Internet -hombres y mujeres de 12 hasta 70 años-, para lo cual efectuamos 27 mil 310 llamadas telefónicas que representan más de 35 mil minutos de tiempo aire. El error estándar del total de la muestra, considerando al universo a estudiar como infinito, con un intervalo de confianza de 95% y dando a las probabilidades de que ocurra o no el evento en sus máximos valores (50% y 50%), fue de 2.21% El segundo estudio también comprendió poblaciones con más de 50 mil habitantes en cada uno de los estados de la República Mexicana y el Distrito Federal. El trabajo de campo fue realizado del mes de diciembre de 2009 a febrero de 2010 y el procesamiento de la información se hizo en el mes de marzo. Realizamos 2 mil entrevistas a usuarios de Internet y no usuarios, para lo cual efectuamos 35 mil llamadas telefónicas que equivalen a más de 80 mil minutos de tiempo aire. El error estándar del total de la muestra, considerando al universo a estudiar como infinito, con un intervalo de confianza de 95% y dando a las probabilidades de que ocurra o no el evento en sus máximos valores (50% y 50%), es de 2.21

2 El primer estudio sobre hábitos socioculturales de los usuarios de Internet -Hábitos del Mercado Online en México-, fue realizado por Greenfield Online para la Asociación Mexicana de la Industria Publicitaria y Comercial de Internet -hoy Asociación Mexicana de Internet- y los resultados fueron dados a conocer el 26 de octubre de 2000. Entonces la brecha digital por género resultaba mucho más pronunciada: 70% hombres y 30% mujeres.

3 En el congreso de la Asociación Mexicana de Agencias de Investigación de Mercados y Opinión Pública (AMAI), celebrado el 9 de septiembre de 2008, Heriberto López Romo, destacado investigador, explicó las modificaciones al índice de nivel socioeconómico, conocido como Regla AMAI 13×6, que desde 1994 es empleado como “norma” por la AMAI, para la investigación de mercados en México. La Regla 13×6 clasifica los hogares mexicanos en seis niveles socioeconómicos, a partir de un árbol de asignaciones que considera 10 indicadores: número de televisores en color y computadoras (tecnología y entretenimiento número de focos, número de autos y estufa (infraestructura práctica baños y regadera (infraestructura sanitaria tipo de piso y número de habitaciones (infraestructura básica capital humano (educación del jefe de familia). A las 10 variables referidas les asignaron puntos, considerando el coeficiente de cada uno de los calores en una regresión sobre el ingreso familiar. El nivel E -el menos favorecido- suma hasta 60 puntos; el nivel D, entre 61 y 101 puntos; el nivel D , entre 102 y 156; el nivel C, entre 157 y 191; el nivel C , entre 192 y 241; los niveles A/B entre 242 y más. Véase: www.amai.org/congreso/2008/memorias/ponencias/ lopezromo.pdf (fecha de consulta 10 de abril de 2010).

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password