Cinque Terre

Ruth Esparza Carvajal

[email protected]

Subdirectora de etcétera

Virgilio Caballero: “Nos tomaron el pelo”

¿Cuál es tu balance de esta nueva oportunidad perdida?

Se trata exactamente de una oportunidad perdida, pero no de cualquiera, era la oportunidad que parecía más seria y completa y también más oportuna y con mayor viabilidad. Estaba presentada una reforma integral que llegó a un punto en que jamás se había llegado. Tanto en lo que se refiere a los temas que integraron la iniciativa, como del respaldo que parecía tener, desde luego, de parte de la sociedad civil y de las agrupaciones que han estado pendientes de este proceso desde hace muchos años, pero también el respaldo de dos partidos, el PAN y el PRD y los legisladores del resto de los partidos. Por lo tanto la oportunidad desperdiciada parece más una jugada política de los que quieren que nos acostumbremos a aceptar cualquier cosa, porque el pretexto que dieron es fútil y torpe, argumentaron que había que dar oportunidad a una nueva consulta con los empresarios de radio y televisión, como si éstos no hubieran expresado lo que quieren y lo que no quieren en múltiples ocasiones, en público, en privado y en consulta con el Congreso. Además lo dejaron para el último momento, cuando ya el Congreso estaba a punto de terminar su periodo ordinario.

Quién presento la ley, desistió.

La iniciativa ha sido consultada en múltiples ocasiones y estaba lista. En cambio, en lugar de la ley y en lugar también de los parches con que se pretendía suplirla, sí ha salido el órgano promotor de producciones audiovisuales que ha creado la Presidencia de la República, en un acuerdo anunciado casi clandestinamente y que es lo único que queda de cierto respecto a un cambio, alguna novedad en la cuestión de los medios electrónicos, yo como ciudadano, como periodista, me siento indignado porque parece que otra vez nos tomaron el pelo.

¿Qué falta para que haya iniciativas normativas?

Ya nada, está dada la supuesta voluntad política, pero sobre todo están los planteamientos de más de 20 años recogidos en una ley integral que no dejó afuera casi nada. El casi lo pongo, porque no estoy de acuerdo con algunos otros compañeros también, en lo que esa iniciativa de ley señala respecto a la creación de un nuevo órgano coordinador o de autoridad en el sector, al que le llaman Instituto en lugar de Comisión, porque lo sigue dejando en manos del Ejecutivo, es el Ejecutivo quien nombra los comisionados y es el secretario de Comunicaciones y Transportes, el que determina las opiniones técnicas de ese Instituto, en realidad la propuesta de la ley integral y lo digo con pena, nos regresa a lo que era, antes de la Cofetel, la cuestión, el Ejecutivo en pleno tomando las decisiones sobre concesiones y permisos y otros aspectos fundamentales del empleo del espectro radioeléctrico, cuando de lo que se trata, es de sacar de manos del Ejecutivo federal esas facultades que fueron el precedente y el recurso, el instrumento para establecer el duopolio de la televisión en México y el monopolio de las telecomunicaciones. En ese arbitrio, que en última instancia quedaba en manos de un sola persona, el Presidente de la República, se ha fundado todo el desorden y la arbitrariedad y el desacuerdo que tenemos mucha gente con el uso del espectro radioeléctrico. Esto todavía es posible corregirlo.

¿Crees que haya apertura del grupo que propone esa ley integral para revisar eso?

Ese grupo da un argumento de “peso” y entrecomillado, porque podía no serlo. Es un órgano insuficiente porque se declara que no tenemos la mayoría legislativa para tener un órgano constitucional autónomo; mi propuesta a los legisladores es que se pongan condiciones serias, que se acorte el funcionamiento de este órgano insuficiente, mientras se puede tener un órgano constitucional autónomo y pongo dos ejemplos: que el Senado intervenga en la aprobación de las propuestas que haga el Ejecutivo para el nombramiento de los consejeros, así habrá un poco más de margen de opinión política y segundo, que se pongan exigencias curriculares severas, de calado hondo para que los consejeros cumplan con requisitos que garanticen que pueden cumplir de manera equitativa su función, por ejemplo, que no hayan tenido cargos políticos o credenciales en relación con las actividades de la telecomunicación o de la radiodifusión, que no tengan intereses cercanos que los aprieten o que los acorten a ellos en su funcionamiento como consejeros, esto aceptando que por el momento tenemos que restringirnos a la realidad política de no contar con la mayoría en el Congreso.

Y dándole atribuciones atribuciones independientes de la SCT.

Exacto, que por lo menos tenga posibilidad de fundamentar con libertad sus opiniones de carácter técnico.

Es decir, hoy la Cofetel tiene más autonomía que el organismo o Instituto que propone la ley integral. Por eso le llamo regresar al pasado, por eso creo que eso ya lo habíamos superado, este órgano tendría menos atribuciones que la Cofetel; no puede ser.

¿Y en dónde nos equivocamos quienes proponemos cambios a la ley porque no hemos podido llevarla a buen puerto?

Porque somos más débiles o no somos tan fuertes como los son el duopolio y los intereses inmensos que están en esto, cómo te explicas que teniendo en la mano esta propuesta integral, literalmente en las vistas de la aprobación se nos dice que no se puede, con argumentos baladís y absurdos, ¿no? Aunque parece ser que Madero no se quedó atrás, dijo que el Presidente no había estado de acuerdo; además, fíjate, nos lo dice en la víspera de que el Presidente va a inaugurar la Asamblea de la Canitec, como si hubiera previsto las fechas con toda exactitud, que cara les iba a dar a los empresarios de la televisión habiendo estado de acuerdo con una reforma integral.

¿Ha faltado negociación para empujar una ley o buscar leyes parciales? La del Estado que no se ha podido hacer, y se han hecho reformas parciales.

Para no seguir atorados. Antes de que se presentara esta ley, yo también tuve la oportunidad de participar en una mesa redonda, donde propuse esto que estás sugiriendo, vámonos por partes, por ejemplo saquemos lo de los medios públicos. Estaba puesta, por cierto, en la reforma parcial que proponían, Sotelo y Beltrones, era una reforma que llamamos nosotros de la zanahoria y el pan, la zanahoria era el reconocimiento de nuevos derechos o de derechos a los que tienen y no han sido reconocidos; las estaciones comunitarias y de servicio público, pero lo que era el palo era terrible, esa zanahoria a cambio del refrendo automático a las concesiones privadas, por eso peleamos porque no pasara, y conseguimos detenerla, no yo, sino muchos legisladores pero esas reformas parciales parecen la alternativa, vámonos en serio con los medios públicos por lo menos.

Porque si no nunca vamos a avanzar, finalmente los grandes consorcios son los actores que van a participar y presionar y entonces no camina ni una cosa ni otra y de todas maneras ellos siguen teniendo sus refrendos y sus prórrogas

Sobre todo por los tiempos políticos, ellos les llaman tiempos políticos a los tiempo electorales, que es el problema de fondo, vienen las elecciones de julio, en septiembre ya no podrá hacerse una reforma de este tipo

¿En esto los únicos que siguen ganando, son los grandes consorcios?

Sin duda, son los que finalmente presionaron.

Con la iniciativa de Sotelo ellos ganaban, pero se avanzaba en los medios públicos y comunitarios.

Lo que ganaban no era poco, el refrendo automático es una entrega de territorio nacional, peor quizás que el que hicimos a mediados del siglo XIX, porque el espectro radioeléctrico es parte del territorio nacional.

Pero es una prórroga, no una entrega del territorio.

Le llaman prórroga, pero es una prórroga administrativa condicionada, dicen ellos, los de la iniciativa, a perpetuidad.

Que se puede revocar si ellos no cumplen.

No dice eso la ley. La propuesta no habla de revocación en ningún caso, habla de las posibildades de prorrogar o de refrendar; es una entrega a perpetuidad, por eso resulta absolutamente inaceptable.

Analista

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password