Jorge Meléndez Preciado

[email protected]

Periodista

¿Último o primer debate?

Se acabaron las discusiones en los medios, que fueron, como siempre, muy pobres en contenido, simbólicas a más no poder y verborragias. Nada extraordinario por más que nos digan que hacen falta más debates y menos spots. Es cierto, los segundos son inútiles, tramposos y atosigantes, el peor ejemplo, los del Partido Verde donde Legarreta y Araiza anuncian despropósitos que incluso son rechazados con silbidos en el cine. Los primeros no son tales mientras se circunscriban al formalismo y los dictados de los partidos con un IFE sin decisión.

El más espectacular encuentro, fue el de los #YoSoy132. Con interrupciones, una planeación defectuosa, la conducción sin afinar y algunos tropezones que pudieron evitarse. Pero más fresco, con posibilidades de análisis -desperdiciadas por los tres-, interacción con los ciudadanos, diversas conducciones y asuntos importantes (cultura, grupos indios y medios, et al.)

De las tres partes, la mejor fue la de una buena cantidad de chavos, quienes podían impugnar la respuesta de los políticos. Es decir, hacer comunicación en serio y no estar como muebles a quienes se les habla para luego de la definición moverlos de sitio. Incluso se llegó al exceso de darles menos tiempo a los suspirantes que a los replicantes. No está mal. Lejos de ver a los grillos como poderosos se les colocó en lo que deben ser y nunca han sido, auténticos servidores públicos. Ráfaga ciudadana que puede abrir ventanas, antes clausuradas a quienes pagamos la fiesta sexenal.

Se habló de grupos indígenas y sus necesidades. Ello según el lingu%u0308ista Mardonio Carballo (Las plumas de la serpiente), debido a que los chamacos se formaron con las luchas del EZLN, agresiones a diversas comunidades (especialmente Atenco, ¿verdad Peña?) y encontraron en las batallas ancestrales su razón de ser. Explicación que nos remite al reclamo de los Iberos el 11 de mayo en su defensa de las violadas, los asesinados y humillados en la población aludida del Estado de México.

La famosa democratización de los medios, sin comillas, fue una interrogante para los invitados. Coincidencia del trío: es necesario evitar monopolios y oligopolios audiovisuales, cualquiera que éstos sean. Ante la insistencia de Josefina, Andrés Manuel dijo algo que había anotado tiempo atrás, incluso en telefonía. Esto último no será bienvenido por Slim, que empieza a ver mermado su poder y en seguida lanza sus capitales a otras partes. Lógico, el servicio que proporciona es caro y malo.

Quadri, quien fue audaz con los matrimonios entre parejas del mismo sexo, la legalización del aborto y la despenalización de la marihuana, estuvo a favor de la Cofeco que autorizó la alianza Televisa- Iusacell, lo cual traerá un decaimiento de Telmex. La decisión ha sido impugnada por analistas, comunicólogos y medios fuera del duopolio. Ojalá que los nuevos, sean en realidad jugadores y no simuladores (¿Vana esperanza?).

Josefina mintió. Es falso que no quiera criminalizar a quienes desean interrumpir su embarazo. El PAN, y el PRI de la mano de la irresponsable Beatriz Paredes, lograron que en 18 estados se castigue a las mujeres que no quieren concebir. Esa es la verdad y lo demás propaganda.

Andrés Manuel no quiso, otra vez, entrarle a un asunto que está resuelto por las autoridades capitalinas y no debe ser llevado a una consulta popular: las libertades de conciencia y de elección en el ámbito personal.

El candidato de las llamadas “izquierdas”, además no supo administrar sus tiempos y cuando dijo que hablaría de corrido se tropezaba y al final consideró que gracias al movimiento juvenil esta bostezante elección, hasta antes del 11 de mayo, dio un giro positivo y empezó a calentarse tanto que las acusaciones sin fundamento contra los chavos menudearon. Hasta que un boletín de prensa (pulsociudadano, 19 de junio), apareció con sesudas reflexiones de varios articulistas.

La discusión de los representantes de los tres posibles -a Luis Castro se le excluyó desde el principio-, en el programa de Carmen Aristegui, al día siguiente del encuentro con los #YoSoy132, resultó realmente soporífero. Y eso que fue antes el que esperaban decenas de miles, tanto que incluso lo calcó Joaquín López Dóriga en su espacio radiofónico.

El ejercicio del 19 de junio fue una muestra de talento, imaginación y audacia. Prueba clara de que la juventud, como tigre, salta inesperadamente. Y que la llamada Primavera Mexicana tiene muchas virtudes y defectos, pero es un rayo de esperanza y aliento en una sociedad cerrada, algo que precisó bien el gran Mauricio Merino (El Universal, 20 de junio).

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password