Joyeria de plata mexicana para cautivar
Cinque Terre

Laura Islas Reyes

[email protected]

Periodista

TV de paga, la concentración

La televisión de paga enfrenta la urgente necesidad de abrirse a la competencia. La concentración -que permea en otras áreas de las telecomunicaciones en México- impide a los usuarios acceder a mejores servicios en términos de calidad y precio. Las cifras son contundentes.

En México existen 7 millones 613 mil suscriptores a los servicios de televisión restringida. Este mercado, particularmente el del sector por cable y vía satélite, ha presentado un crecimiento constante en los últimos años.

De acuerdo con cifras de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), la televisión satelital (DTH) tuvo su mayor alza en los últimos ocho años, con una tasa de 32%, mientras que los servicios por cable alcanzaron un 6.8%. Estas cifras corresponden al “Índice de Producción del Sector Telecomunicaciones (ITEL)”, con fecha del tercer semestre de 2009.

A diferencia de lo que ocurre con la DTH, el sector de la televisión por cable tiene un crecimiento que, aunque se puede calificar de constante, según el informe ITEL de la Cofetel, “empieza a desacelerarse”.

El principal factor que explica el crecimiento de la TV satelital es la llegada de Dish Latino. Este servicio es producto de una alianza entre MVS, Echo Star y Telmex, y sólo en seis meses alcanzó más de 530 mil suscriptores.

El arribo de este nuevo competidor evidencia el potencial crecimiento del segundo mercado en telecomunicaciones más grande en América Latina: el nuestro, que comprende el 16.9% de los 117 mil millones de dólares que genera esta industria en la región.

Los avances tecnológicos han apuntalado a este sector, que en 2008 creció 27.8%, una cifra muy superior al incremento del 1.3% del PIB nacional. Todo esto evidencia que el potencial de crecimiento es enorme.

Sin embargo, son razones de índole legal y la reticencia a la entrada de nuevos competidores las que frenan el dinamismo que requiere la industria de la televisión restringida y, en general, el sector de las telecomunicaciones.

La concentración

La convergencia tecnológica permite que una empresa que antes sólo ofrecía el servicio de TV por cable, ahora pueda brindar los de telefonía e Internet. Así ocurre desde hace unos años, cuando las cableras inauguraron el triple play en nuestro país.

En 2003, la Cofetel elaboró por última vez un diagnóstico de la TV por cable; dicho documento, que puede ser consultado en la página web de la comisión, establece que el mercado de la televisión restringida entonces era controlado por Televisa (Cablevisión y Sky) con 27% y Cablemás con 26%.

Actualmente, la situación no ha cambiado y Televisa se afianzó no sólo como el principal operador de TV restringida, sino también empieza a convertirse en la empresa dominante en el sector de las telecomunicaciones. En 2008, la empresa de Emilio Azcárraga obtuvo la autorización de la Comisión Federal de Competencia (CFC) para comprar Cablemás; dos años antes había comprado el 50% de Televisión Internacional (TVI), que da el servicio de cable en Monterrey.

Con este par de acciones y la presencia de Cablevisión, Televisa se consolidó como el operador más grande en el sector de TV por cable, lo que le abrió las puertas para ofrecer el servicio de telefonía e Internet a todos sus suscriptores.

Al cierre de 2008, en su informe anual, Cablevisión reportó que 25% de sus clientes contrataron algún servicio “en combo”, y un 8% hicieron lo propio con el triple play.

En ese último reporte financiero, la compañía dio a conocer que sus “servicios de Televisión, Internet y Telefonía crecieron 6.2%, 23.7% y 191.3%, respectivamente, en comparación con el año inmediato anterior”.

Además, las ventas en el tercer trimestre de 2009 “se incrementaron en 10.0% y 15.8%, respectivamente, en comparación con el mismo periodo del año inmediato anterior, llegando a 22 trimestres consecutivos de crecimiento sostenido”.1

A estos buenos resultados de Televisa, hay que añadirle el hecho de que hace unas semanas, la televisora anunció la compra de 30% de Nextel por un monto de mil 440 millones de dólares; dicha adquisición se encuentra sujeta a que ambas empresas resulten ganadoras en la licitación de espectro radioeléctrico que está en curso y se definirá en el mes de junio.

De concretarse la compra de Nextel, Televisa será la primera compañía en ofrecer cuádruple play en México: TV por cable, Internet y telefonía celular y fija. En general, las cableras son las más favorecidas con la convergencia; en los últimos años aumentó 16% este tipo de servicios, con 1.7 millones de suscriptores a Internet y 700 mil en telefonía fija.2

De igual forma, los industriales de la TV por cable son más reacios a la entrada de nuevos competidores, particularmente de Telmex.

Una y otra vez, la Cámara Nacional de la Industria de la Televisión por Cable (Canitec) se ha encargado de hacer pública su incomodidad con la posible entrada de Teléfonos de México al mercado de la TV restringida. Por ejemplo, cuando el 11 de febrero pasado la CFC dio a conocer la aprobación de la fusión de América Móvil y Telmex, ambas propiedad de Carlos Slim, el presidente de la Canitec, Alejandro Puente, se dijo decepcionado. “Esperábamos que la CFC revisara el fondo de los argumentos presentados, es decepcionante que haya aprobado la operación de América Móvil”. Sin embargo, cuando se le cuestionó sobre la compra de Nextel por parte de Televisa, sólo dijo que el fallo era “previsible”.3

etcétera buscó la opinión de Alejandro Puente; sin embargo, al cierre de esta edición no hubo respuesta.

El costo social

Uno de los argumentos que los cableros esgrimen hasta en contra de que Telmex dé servicio de video, tiene que ver con los problemas de interconexión surgidos entre los cableros y la telefónica de Carlos Slim.

Sin embargo, para Ramiro Tovar, académico del ITAM y especialista en telecomunicaciones, este asunto no debería ser condicionante para que Teléfonos de México brinde servicios de TV.

“La política correcta es (…) no evitar que la red más grande de telecomunicaciones que tiene el país -con cobertura no sólo en áreas urbanas sino, por obligación de su título de concesión, la única que tiene que dar servicio universal, porque así se privatizó- se quede fuera”.

Y añadió que “no se debe inhibir al operador de mayor extensión y oferta”, pues su “red queda aislada del cambio tecnológico. A lo más que puede llegar Telmex ahorita es al doble play, que es lo que da con Prodigy, con una velocidad de 2 Mbps (Megabits por segundo)”.

“Si cambia a video, esa velocidad es insuficiente, y tendría la necesidad de quintuplicar la velocidad para dar un servicio de video continuo”.

Son razones de índole legal y la reticencia a la entrada de nuevos competidores las que frenan el dinamismo

¿Quiere decir que Telmex no brinda un mejor servicio porque su capacidad está al límite?

“Telmex, si invierte para dar más velocidad, tiene un riesgo: invertir en una capacidad ociosa, porque quién sabe cuándo dará video. Inviertes para 10 Mbps, pero no le puedes meter más al tubo. El tubo lo haces más grande pero sólo le cabe un hilito de agua. En el caso de los cableros, como no hay rival, para qué invertir. Y los únicos que salimos perdiendo somos los usuarios (…) en términos de que tenemos menos opciones”.

La imposibilidad de que Telmex dé servicios de TV tiene un costo social para el país. Según un estudio elaborado por Tovar, éste “se ubica en el rango de 375 y 455 millones de USD anuales. El costo social total acumulado durante los últimos dos años se ubica entre 720 y 875 millones de USD”.

“De igual forma constituye un costo social el valor perdido por existir 20.4 millones de hogares que tienen acceso actual y potencial, en el hogar o en forma comunitaria, a la red de TELMEX como única opción de acceso a la TV multicanal, y que por ausencia de la modificación del título de concesión se ven excluidos de tal servicio”.4

En opinión del especialista, la apertura en la industria de las telecomunicaciones debe ser total. “Todas las empresas deberían ofrecer todos los servicios posibles, únicamente limitados por la tecnología”.

Respecto al marco legal, el profesor del ITAM mencionó que “tiene más aspectos de obsolescencia que no favorecen el cambio tecnológico. Además, no permite la concurrencia de los competidores actuales y potenciales, sino parece que éste tiene mucha semejanza con lo que es una política industrial dirigida, es decir con el tratamiento asimétrico de las empresas y competidores”.

El trato preferencial favorece a una empresa: Televisa. Este hecho provocará que el problema de la concentración en la industria de las telecomunicaciones sólo cambie de operador. El académico Ramiro Tovar lo explica así: “Televisa, de obtener las frecuencias y de la magnitud que se espera sea su entrada, y si comparamos lo que fue la privatización de Teléfonos de México en el 90, con lo que sería Televisa en 2010, pues aquello es nada, porque son medios, infraestructura, cobertura y contenidos. Todo eso ocurre mientras el principal competidor está detenido”.

“Parece que los reguladores le están haciendo al aprendiz de brujo, después no van a saber qué hacer para quitarle lo que le están dando”.

DTH: Competencia incómoda

Después de que Televisa compró Direct TV a finales de 2005, Sky se convirtió en el único oferente de televisión satelital en México, hasta que en noviembre de 2008 llegó a México el sistema Dish. En términos de competencia dentro de la TV restringida, esto es lo más importante que ha ocurrido en los últimos años.

Un dato evidencia el impacto alcanzado por el sistema DTH de MVS en nuestro país: Sky tardó cuatro años en alcanzar el medio millón de usuarios, mientras que Dish lo consiguió en medio año.

“Sky logró atraer a un total de 102,000 clientes a un año de su lanzamiento, cifra que creció a 266,490 en 1998, para alcanzar los 410,000 suscriptores en el 99 y llegar a los 590,000 en el año 2000. Actualmente Sky cuenta con una base de 1 millón 784,608 suscriptores, incluyendo los ubicados en Centroamérica”.5

Entrevistado por etcétera, Felipe Chao, vicepresidente de Relaciones Institucionales de MVS, habló sobre cuál es la clave del éxito de Dish. “Es un sistema de bajo precio, con los mejores canales de la televisión restringida y está dirigido a un mercado que en nuestro país no había sido atendido: el mercado que se encuentra en el nivel socioeconómico de C hacia abajo”.

Pero la llegada de Dish no sólo revitalizó un mercado que permaneció bajo el dominio de Sky durante diez años, sino que, lo más importante, permitió que más usuarios tuvieran acceso a un servicio de televisión restringida; en este caso, el número de suscriptores de TV satelital pasó de 1.5 millones a poco más de 2 millones.

Al respecto, Chao comentó que “Dish ha sido toda una revolución en el campo de la TV restringida, por el éxito que ha tenido, y porque ha permitido que el mercado al que estamos dirigiendo todos nuestros esfuerzos cuente por primera vez con un sistema de TV de paga. Yo te puedo decir que siete de cada diez suscriptores de Dish tienen por primera vez un sistema de televisión restringida”.

En resumen, para MVS “los resultados han estado por arriba de nuestros mejores escenarios”. Además, Dish “ha obligado a la competencia a sacar nuevos paquetes a menor precio, y con esto todos salimos ganando. Te obliga como empresa a ser cada vez mejor”.

Esta “revolución” que provocó Dish en el terreno de la televisión satelital, bien podría extenderse a otros servicios. “El proyecto es generar, a través de una plataforma tecnológica que se llama Wimax, servicios de cuarta generación y, por supuesto, ir más allá (…). Lo que vamos a generar con esto es lo mismo que hicimos con Dish: es obligar a la competencia a que te ofrezcan los servicios de telecomunicaciones a mejor costo, porque ésa va a ser nuestra propuesta”.

Ésas son las intenciones de MVS, en palabras de Felipe Chao, pero “por el momento eso está detenido por una serie de cuestiones jurídicas que esperamos que en breve se puedan resolver”.

Sin embargo, la presencia de Dish, con tan buena recepción por parte de los usuarios, provocó la incomodidad de Televisa, que se vio obligada a ofrecer nuevos productos, de menor costo, para paliar el impacto del servicio de MVS.

Otra de las razones por las cuales Dish incomodó a Televisa, es la presencia de Telmex, empresa encargada de la facturación de dicho servicio. “Nosotros pensamos que (Telmex) está participando en el negocio con dinero, porque no sólo está cobrando o facturando, está comercializándolo”, declaró Marco Rojas, director de Mercadotecnia de Sky.6

Cuando el país pierde

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), en México, 8.4 de cada 100 usuarios está suscrito a un servicio de banda ancha. El promedio es el más bajo de los 30 países que conforman dicha organización.

Los servicios de banda ancha, entre los que se encuentra la TV restringida, no son un lujo, y cada vez más se convierten en herramientas necesarias para el desarrollo del país.

El académico Ramiro Tovar señaló el daño que impide la aparición de nuevas ofertas en el sector de las telecomunicaciones. “El ancho de banda es cada vez más un insumo de la vida cotidiana y eso se refleja en la productividad de todos y en la del país. Y eso (la concentración), resumiendo, es un obstáculo para el crecimiento”.

Felipe Chao consideró que las telecomunicaciones en México “deberían ser la punta de lanza del desarrollo del país, que va a permitir mejorar en todo sentido la calidad de vida de la sociedad. Además, requiere de inversión, lo que te genera miles y miles de empleos”. El directivo de MVS concluyó que esta industria “no se ha desarrollado a la velocidad que debería, (…) esta situación ya no aguanta mucho más”.

En los últimos años aumentó el número de suscriptores a un servicio de TV de paga, pero aun con este crecimiento, es una realidad que México enfrenta un rezago en materia de convergencia digital, que no se podrá solucionar mientras no existan las condiciones para que haya una mayor competencia en el sector de las telecomunicaciones. Es la apertura lo que permitirá que cada vez sean más los usuarios de banda ancha, y cada vez más éstos gocen de un mejor servicio. Y eso, siempre es lo más importante.

Slim, dueño de más del 40% de Cablevisión

“Nos sentimos traicionados”, declaró Alfonso de Angoitia, vicepresidente de Televisa, ante la venta de deuda de Cablevisión que hizo el banco estadounidense JP Morgan a Inbursa, de Carlos Slim.

Gracias a esta operación, el magnate mexicano es ahora propietario de más del 40% de Cablevisión.

El vocero de Telmex, Alfredo Elías Ayub, aseguró que no están interesados en tener acceso a información confidencial de Cablevisión o en nombrar a algún miembro del Consejo de Administración de la cablera, aunque aclaró que si quisieran, podrían hacerlo.

“Tenemos un porcentaje importante en Cablevisión, más del 40%, que nos permitiría tener cuatro consejeros dentro de esa empresa, si quisiéramos”.

Televisa, por su parte, demandó a JP Morgan porque la venta que éste realizó a Inbursa era parte del crédito que la empresa de Azcárraga solicitó en 2007 para la compra de Bestel.

En una primera instancia, un juez federal de Estados Unidos le dio la razón a la televisora mexicana. Según información publicada por The Wall Street Journal, el fallo del juez Jed Rackoff, de la Corte de Distrito de Manhattan, se basó en el hecho de que “hay una alta posibilidad de que se presente un daño irreparable a partir de la capacidad de Inbursa (competidor de Televisa) para buscar y obtener la información confidencial de negocios de Cablevisión”.

Ordena SCT sacar del aire a Hi-TV

A pesar de que la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) determinó que Hi-TV era legal, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) resolvió sacar del aire la señal del servicio ofrecido por TV Azteca. Mediante un comunicado, el 23 de febrero, la SCT estableció que Hi-TV “es un servicio de telecomunicaciones que opera actualmente sin la debida concesión y es violatorio, por consiguiente, de lo establecido en la Ley Federal de Telecomunicaciones”.

Para brindar el servicio de Hi-TV, la empresa de Ricardo Salinas Pliego utilizaba los canales espejo que la SCT le otorgó para llevar a cabo la transición digital. Los canales 24,25 y 26, tenían como fin la repetición digital de las señales analógicas de los canales 7, 13 y 40, pero se utilizaron para crear un servicio de pago cuyo decodificador se vendía en las tiendas Elektra. Por esa razón, la dependencia impuso a TV Azteca y a Televisora de Valle de México (Canal 40) una multa de 4 millones 453 mil 150 pesos a cada una, además de ordenar la suspensión inmediata de las transmisiones de Hi-TV.

Ese mismo día, TV Azteca informó que impugnaría la decisión de la SCT, y negó que Hi-TV fuera ilegal. “Cumple con el Acuerdo por el que se adopta el estándar tecnológico de televisión digital terrestre y se establece la política para la transición a la televisión terrestre en México, publicado en el Diario Oficial el 2 de julio de 2004”, sostuvo en un comunicado. Un día después, Salvador Rocha Díaz, abogado de las empresas de Salinas Pliego, advirtió durante una entrevista para El Financiero que “la SCT no tiene la facultad jurídica para ordenar que suspendamos hoy las transmisiones, por lo que seguimos operando”.

MVS y Televisa

La SCT también negó la prórroga de los canales 46 de Cablevisión y 52 de MVS con el argumento de que ambas empresas solicitaron a destiempo su título de concesión para el servicio de televisión analógica restringida.

Además, la dependencia federal negó a MVS la prórroga de nueve concesiones de la banda de 2.5 GHz, “debido a que terminó la vigencia de los títulos de concesión y el espectro se encontraba en desuso”, además de que el uso óptimo de esas frecuencias es el relacionado con los servicios móviles de tercera y cuarta generación.

El dato

Cabe recordar que, el 23 de noviembre del año pasado, la Suprema Corte de Justicia resolvió que la SCT no tiene facultades para otorgar concesiones ni para autorizar prórrogas o refrendos ni para determinar la caducidad, nulidad o revocación de concesiones y permisos de radiodifusión.

Must carry, ¿otra forma de sabotear la competencia?

El must carry es la obligación de un sistema de TV restringida de transmitir los canales de televisión abierta. En nuestro país hay poca precisión respecto a esta figura.

Televisa está obligada a brindar su señal, pues fue una de las condicionantes que le impuso la Cofeco para autorizar la compra de algunas cableras, pero la empresa de Emilio Azcárraga da un trato desigual para ofrecer su señal.

En opinión de Felipe Chao, “éste es un problema serio, pues no hay la claridad que se debería de tener”.

“La televisión abierta es por naturaleza gratuita, basta con que la conectes, la enciendas, y tienes los canales abiertos. Sin embargo, si tú decides comprar un sistema de TV restringida, estos canales ya no los puedes ver. Tienes que switchear para poder ver la señal de la TV abierta (…). Es un problema serio que debe discutirse a fondo para estar en condiciones de equidad competitiva”.

Chao recuerda que una de las razones por la cual Direct TV fracasó en México, fue porque no tuvo acceso a los canales de la TV abierta.

Respecto a la situación de Dish, explica que “si queremos transmitir esa señal, tendríamos que pagar por ella. Si quieres pasar el Canal 2 tienes que comprar todos los demás canales, todo lo que es Televisa Network. Habría que empezar por desagregar esto, que no sea una venta en paquete”.

Diálogo de monopolios

La empresa propiedad de Carlos Slim ha insistido constantemente en que se le permita entrar al mercado de la TV de paga, a lo que las cableras se oponen, argumentando el dominio que tiene Telmex en telefonía.

A su vez, Telmex ha descalificado en varias ocasiones a los cableros, acusándolos de manejar “monopolios regionales”. “En el fondo de lo que se trata es de mantener el monopolio que tienen, el monopolio regional que tienen las empresas de televisión por cable. (…)Tienen la preocupación de que entremos con un producto de mejor calidad y de mejor precio”, ha declarado Arturo Elías, director de comunicación, relaciones institucionales y alianzas estratégicas de Teléfonos de México.7

Al respecto, el propio Carlos Slim ha dicho que “si se hiciera un análisis serio de cómo está el mercado, se ve que Telmex no puede dar algunos servicios, que tiene un brazo amarrado y no puede competir de manera justa y equitativa”.8

Por su parte, los cableros acusan a Telmex de ser una empresa dominante, sobre la cual recae la responsabilidad de los altos costos y malos servicios de banda ancha que hay en México.

Al respecto de quién es monopolio y quién no, el análisis elaborado por el profesor Ramiro Tovar, sobre la entrada de Telmex al mercado de TV de paga, expone un enfoque novedoso.

“El índice de concentración que la CFC utiliza no se debe de basar en la participación de mercado por empresa, sino en cambio en el número de líneas de banda ancha por plataforma que sean susceptibles de proporcionar servicios de triple play, por lo que tal índice se deberá calcular sobre la participación de las tecnologías o plataformas competidoras”.

“La Subsecretaría expone que el mercado se encuentra concentrado dado que TELMEX participa con el 68% cuando los operadores de TV por cable participan con el 26%. Lo anterior no refleja la competencia actual entre plataformas toda vez que los sistemas de TV por cable pueden ofertar triple play mientras TELMEX no puede participar con los mismos servicios (…).

“La interpretación correcta es que existe una concentración absoluta de servicios de triple play en la plataforma de los sistemas de TV por cable. Es irónico afirmar que existe dominancia en telecomunicaciones cuando la propia autoridad puede eliminar la concentración existente por tipo de red eliminando la restricción a TELMEX para ofrecer TV restringida por su red”.

Notas:

1 Cablevisión, Reporte financiero y operativo del tercer trimestre.

2 Reforma, 8 diciembre de 2009.

3 El Economista, 12 de febrero de 2010.

4 Ramiro Tovar, Estimación del costo económico y social del aplazamiento de la modificación del título de concesión a Telmex.

5 Elsemanario.com.mx, 14 de junio 2009.

6 Reforma, 6 de agosto 2009.

7 “Cableras piden regular a Telmex antes de su llegada a la televisión; Telmex dice que buscan proteger sus feudos”, 22 de enero 2008. Consultar en: www.canitec.org/noticia. php?idNoticia=641.

8 Conferencia de prensa, 20 de enero 2010.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password