Cinque Terre

Pedro Manterola

Escritor.

Sobre las piedras

“Las piedras son consistentes, firmes y alegóricas, aunque parezcan hechas de arcilla o tengan cierto color metálico”, me dijo, sin que yo supiera bien a bien por qué empezaba a instruirme en temas pétreos. “Con piedras hay quien es capaz de construir casas, calles, puentes y campanarios, moldear siluetas, formas y periferias, tallar figuras, lenguajes y perfiles, esculpir imágenes, relieves, retablos, esfinges… Sé de una piedra con la que quisiera tropezar dos veces, la misma que podría lanzarse sin necesidad de esconder la mano. Es también la piedra que no podrá tirar quien se crea libre de pecado y la que arrojó David con su honda, es la silla que dio sosiego al peregrino, el cantil que persiste a la orilla del mar, el guijarro que cruza a saltos al otro lado del río, la roca que oculta un rostro antes de convertirlo en escultura. No es cemento, lápida, cascajo ni hormigón. Es farallón, risco, yacimiento, planeta, calzada, oráculo, arrecife, promontorio. Es gota permanente, huella eterna, ábrete sésamo, piedra filosofal, pila bautismal, cicatriz en la frente del déspota. Es memoria tallada, palabra imborrable. El atolondrado encuentra una piedra y ve un obstáculo, halla siempre un impedimento. El perspicaz tropieza con una roca e imagina en un instante cualquier arquitectura. No hay injuria ni sacudida que derribe los santuarios cimentados en lajas. Nadie será ya convidado de piedra, porque mía es la mano que saca del pozo la piedra que arrojó el insensato…” Había en sus palabras un tono de historia, descripción y profecía. “Dime, tú qué piensas”, interrogó sin necesidad de hacer una pregunta. La veo y descubro que existo en su mirada. Leo su piel como el que descubre una piedra preciosa tatuada en su epidermis. “No lo sé todavía, pero intuyo que tienes razón”. “Ven. El final de esta historia tú ya lo has tarareado, me lo has entonado tantas veces que supe que era una promesa. ¿Lo recuerdas?” Como una pedrada, llega a mi mente la respuesta. Comienzo a decir: “De piedra ha de ser la cama…”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password