Joyeria de plata mexicana para cautivar
Cinque Terre

María Cristina Rosas

[email protected]

Profesora e investigadora en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

Ricos y famosos: ¿ficción o realidad?

Cada año la revista Forbes da a conocer la lista de las personas más ricas del mundo real. En México es un tema que no pasa inadvertido debido a que, con la pésima distribución de la riqueza que caracteriza al país, resulta que cuenta con el hombre más acaudalado del planeta, Carlos Slim Helú. Con todo, es todavía más interesante la otra lista de Forbes, dedicada a los caracteres de ficción más prósperos. Esta lista se viene dando a conocer desde hace varios años y en ella aparecen tanto los “nuevos ricos”, esto es, personajes de ficción de reciente creación que han saltado a la fama en las historietas, el cine y/o la televisión, como otros personajes que son recurrentes y que existen desde hace varias décadas. Predomina el sexo masculino en ambos casos. Con frecuencia, buena parte de los ricos de hoy son herederos de fortunas familiares. La mayoría pertenecen y/o se desenvuelven en el mundo anglosajón, aunque hay excepciones interesantes, comenzando por el caso del mexicano más rico. Las dos listas son dinámicas y experimentan actualizaciones y cambios año con año, con la aparición de nuevos ricos y la supresión de otros que, o dejaron de serlo o no alcanzan el top 15.

Pero también hay diferencias a destacar. En los personajes de ficción, las fuentes de sus ingresos tienen que ver con actividades más “tradicionales”, por así decirlo, como la minería, las armas, y los bienes raíces. Con unas cuantas excepciones, las nuevas tecnologías, como fuente de riqueza, no están presentes. Las edades de los personajes tienen un rango de variación importante, que va desde las 10 hasta las 370 primaveras, pasando por algunos sin edad. En muchos casos, los acaudalados caracteres utilizan parte de sus fortunas para causas nobles y/o para expiar sus culpas, proyectando, así, una imagen positiva, por lo que la filantropía cobra una importancia fundamental, más allá de las descargas tributarias de la vida real. Pero también hay villanos legendarios, egoístas y avariciosos. Un dato por demás revelador, es que ninguno de los personajes de ficción más acaudalados, llega siquiera a acercarse a la fortuna personal de Carlos Slim Helú, seguramente por aquello de que es tan, pero tan próspero, que ni siquiera en la ficción se logra recrear a alguien tan rico como él.
Para incluir a personajes de ficción en la lista de los más ricos, Forbes utiliza una metodología que vale la pena reseñar. De entrada, deben ser caracteres recurrentes de películas, libros, series de televisión y/o historietas. Ciertamente tienen que ser ricos. Su condición de personajes de ficción significa que quedan excluidas figuras míticas o folklóricas, amén de que deben formar parte de una historia o historias narrativas, sin que sea estrictamente indispensable que sean protagónicos. Este punto es importante porque desde 2006, la figura de Santa Claus quedó excluida de la lista de Forbes. Parte de la controversia estriba, por supuesto, en que una decisión de este tipo, abona al debate sobre la existencia del mítico personaje, tema que numerosas familias no quieren tocar con sus vástagos (no es el objetivo de este análisis dar cuenta del origen de la imagen de Santa Claus, que, como es sabido, es una creación de la Coca-Cola Company). Inicialmente, Forbes solía incorporar en su lista al mítico Santa Claus, sobre la base de que, al poder llevar regalos a todos los niños que se portan bien, entonces posee seguramente una enorme fortuna personal, aunque imposible de calcular. Como era de esperar, miles de niños iracundos enviaron cartas a Forbes para exigir que Santa Claus fuera eliminado de la lista, argumentando que, para ellos, Santa Claus existe.

La revista replicó que no pretende negar su existencia y que lo sigue considerando uno de los caracteres más ricos del mundo. Pero no lo ha vuelto a incorporar. Aclarados estos puntos, a continuación, la lista de los 15 personajes de ficción más prósperos y acaudalados de Forbes en 2010.

Carlisle Cullen, el más rico

Este personaje, también conocido como Stregone Benefice, saltó a la fama en las películas Crepúsculo y Luna Nueva, y se le verá nuevamente en Eclipse, todas ellas producto de las novelas románticas de fantasía escritas por Stephanie Meyer. Su edad física es de 23 años. Hijo de un pastor anglicano, nació en la década de 1640. Su padre se dedicaba a cazar lobos, brujas y vampiros, a menudo confundiendo a seres humanos con ellos. Un día, Carlisle fue atacado por un vampiro y sabiendo que sería rechazado por la sociedad, decidió aislarse y asumir su dolorosa transformación. Cuando tomó conciencia de que se había convertido en vampiro, trató de suicidarse de diversas formas, sin conseguirlo. Hambriento y sediento, dio muerte a un venado y descubrió que podía alimentarse de la sangre animal sin tener que recurrir a la sangre humana. Para redimir sus culpas, se convirtió en médico. Así, Carlisle es un vampiro benévolo, capaz de resistir la tentación de la sangre humana, debido a que a lo largo de 300 años ha aprendido a controlar su apetito. Es esposo de Esme, y padre adoptivo de Edward, Rossali, Emmett, Alice y Jasper y todos ellos son vampiros que sólo consumen sangre de animales, nunca de humanos, a menos, claro está, que busquen convertir a un humano en vampiro.

Los Cullen deben emigrar periódicamente de un lugar a otro, a fin de no despertar la sospecha de sus vecinos, dado que nunca envejecen. Sus mudanzas son posibles, en gran medida, gracias a la solvencia económica de Carlisle, quien a lo largo de 370 años ha logrado amasar una considerable fortuna, la mayor para un personaje de ficción, valuada en poco más de 34 mil millones de dólares, gracias a que aprendió a tomar buenas decisiones en materia de inversiones.

Rico McPato, solterón amargado

Se trata de un pato antropomórfico, creado por Carl Barks; apareció por primera vez en diciembre de 1947. Es el carácter animado más rico, según Forbes, al menos en 2010. No es un personaje protagónico, sino secundario, vis-à-vis el Pato Donald -de quien es tío por la vía materna-, si bien se creó una historieta exclusiva para él, Uncle Scrooge, o Tío Rico McPato, que sigue circulando al día de hoy. Su nombre, en inglés, recuerda a Ebenezer Scrooge, de la novela de Charles Dickens, “Un cuento de navidad”.

Rico McPato parodia a los irlandeses. A los 13 años, emigró de Irlanda, donde trabajaba como lustrador de calzado, a Estados Unidos, la tierra de las oportunidades y donde, previsiblemente, haría su enorme fortuna. Su primera incursión tuvo lugar en una historieta de Dell Comics, titulada Christmas on Bear Mountain y el personaje era distinto de como se le conoce hoy. En la historieta aparecía con barba, avejentado, viviendo en soledad en una enorme mansión y un poco amargado. Barks había pensado que no fuera un carácter recurrente, pero en 1948 decidió incluirlo en otra historieta, The Old Castle’s Secret, donde se le caracterizó por primera vez como el pato más rico del mundo.

Rico McPato es avaricioso y en ocasiones se le ha visto forzando a Donald y a los sobrinos de éste -Hugo, Paco y Luis- a sacar brillo a cada centavo que integra su fortuna, sin dar a sus familiares ninguna remuneración. Sin embargo, tiene una ética para los negocios y valora la honestidad, al punto de que le ha salvado la vida a quienes han tratado de asesinarlo. Y aunque parezca increíble, para él, el dinero no lo es todo. En cierta ocasión, fue víctima de un hechizo que implicaba que para poder estar con una diosa, tenía que renunciar a su fortuna. Los patitos, Hugo, Paco y Luis, al tanto del hechizo, buscaron la manera de romperlo y cuando Rico McPato se dio cuenta de que para consumar su amor, debía renunciar a su familia, entonces se acabó el hechizo. Lo que también es cierto es que no tiene esposa ni ha estado casado, y tampoco dona dinero a caridades.

A pesar de que su educación es pobre, es ambicioso y tiene una mente brillante y se muestra siempre dispuesto a aprender, tan en así, que posee una biblioteca espectacular. Se le ha escuchado decir que “el conocimiento es poder.” Dado que frecuentemente busca tesoros, es una especie de arqueólogo amateur.

Ricky Ricón, el niño más rico del mundo

Richard “Richie” Rich Jr. es otro personaje animado de historietas -aunque ha incursionado en series de televisión y en 1994, en un largometraje con Macaulay Culkin en el papel estelar-. Es hijo único de una familia muy acaudalada y posee por lo menos dos cosas de todo aquello que el dinero puede comprar, como reza la publicidad de Master Card. Fue creado por el historietista Warren Kremer para Harvey Comics, que también dio vida el personaje de Gasparín -a quien, en tono de parodia, Bart Simpson describe como “el fantasma de Ricky Ricón” añadiendo que con toda la fortuna que tenía, seguramente se deprimió y se suicidó-, entre muchos otros. Este niño rico con su enorme moño rojo y pantaloncillos azules, apareció en 1953 y su primera historieta vio la luz en 1960. Es el niño más rico del mundo.

A pesar de que las condiciones estaban dadas para que Ricky Ricón fuera odioso y fresa, lo cierto es que siempre se le retrata como un personaje amistoso, sensible y caritativo. Según Forbes, no se ha dejado ver desde hace varios meses y se especula que está de luto por la muerte de su gran amigo y “guía espiritual”, Michael Jackson.

Tony Stark e Iron Man

Anthony Edward Stark es un personaje que originalmente vio la luz en las historietas de Marvel Comics, en marzo de 1963, de la mano del célebre Stan Lee, creador, al lado de otros historietistas, de una pléyade de super héroes como el Hombre Araña, Hulk, Los Cuatro Fantásticos, Thor, etcétera. Tony Stark es un ejecutivo de Stark Industries, playboy, ingeniero, fabricante y vendedor de armas. Esta profesión es la que casi le cuesta la vida, sufriendo un severo daño en su corazón, cuando, a raíz de un secuestro, sus captores querían obligarlo a fabricar un arma de destrucción en masa. En lugar de eso, Stark fabricó un traje blindado que le permitirá salvar su vida y escapar. A continuación, enfundado en su traje, y utilizando tecnologías elaboradas en Stark Industries, protegerá al mundo de los criminales, y así es que nace Iron Man.

La figura de Iron Man no podía escapar al contexto de la guerra fría, y Stan Lee utilizó a este personaje para exaltar la importancia de la tecnología y las empresas estadunidenses en la lucha contra el comunismo. Con el fin de la confrontación Este-Oeste, la lucha anticomunista de Iron Man se modificó y, en adelante, se abocará a combatir al crimen organizado y, por supuesto, al terrorismo.

En una entrevista imaginaria con Tony Stark – o mejor dicho, con los guionistas de Marvel Comics- publicada en la revista Forbes (http://www.forbes.com/2010/04/13/ tony-stark-iron-man-opinions-fictional-15-10-interview. html), Iron Man revela que si algún súper héroe está interesado en un traje como el que él posee, lo vendería a razón de 14 mil millones de dólares, cada uno.

Jed Camplett y los Beverly Ricos

Los Beverly Ricos -en inglés Beverly Hillbilies- fue una exitosa serie de televisión de la CBS que se transmitió del 26 de septiembre de 1962 al 23 de marzo de 1973, acumulando 274 episodios, de los cuales 106 fueron en blanco y negro (de 1962 a 1965) y los 168 restantes a color. Se trata de una serie que quizá en el momento actual no sería tan “políticamente correcta”, considerando la connotación peyorativa de la palabra Hillbilies -que se puede traducir, literalmente, como “bajados del cerro”, en alusión a los habitantes de áreas rurales, en particular de los que viven en la zona de los Apalaches, en la Unión Americana.

Los Beverly son una familia integrada por Jed Camplett, el patriarca viudo; Daisy May “Granny” Moses, su suegra; Ely May Camplett, hija de Jed; y Jethro, hijo de su primo. Oriundos de hillbilly, los Beverly se mudan a Beverly Hills, en California, una vez que en su terruño encontraron petróleo. Así, la historia trata de la vida de esta familia, en un exclusivo barrio californiano, y de su estilo de vida poco sofisticado, moral y minimalista, en oposición al de sus vecinos. El hecho de que Jed Camplett figure en el quinto lugar de los más acaudalados del mundo de la ficción, obedece, explica Forbes, al incremento en los precios de los hidrocarburos en los últimos años.

Adrian Veidt, el más inteligente

Adrian Veidt es un personaje de las historietas Watchmen, creadas por Alan Moore y David Gibbons y que apareció por primera vez en 1986. Veidt nació en 1939 y es hijo de inmigrantes alemanes sumamente ricos. En su infancia destacó por su inteligencia, obteniendo las mejores calificaciones en la escuela. Sin embargo, él ocultó esta información a sus familiares y conocidos, obteniendo calificaciones estándar. Más tarde sería considerado el hombre más inteligente del mundo. Al quedar huérfano, heredó, a los 17 años, la fortuna de sus padres, misma que donó a la caridad, y emprendió una misión visionaria, siguiendo la ruta de su ídolo Alejandro el Grande. Para ello, se desprendió de todos sus recursos materiales, porque deseaba lograr cosas por sí mismo y se dirigió al Medio Oriente. Una vez que concluyó su travesía, se dio cuenta de que Alejandro el Grande no era “tan grande” y que, en cambio, Ramsés II había sido una de las figuras más célebres de la antigüedad, por lo que se convirtió en el nuevo héroe de Veidt. Así, al re-gresar a Estados Unidos, se autodenominó “Ozymandias” y se transformó en un “vigilante” que lucharía contra los criminales.

Pero los “vigilantes”, dado que procuran la justicia por su propia mano, suelen ser muy criticados por los medios, y “Ozymandias” no fue la excepción, por lo que cuando las autoridades promulgaron el Acta Keene, prohibiendo las actividades anticriminales de los “vigilantes”, “Ozymandias” reveló su identidad al mundo y se retiró del súper heroísmo. Mercantilizó su propia imagen y a través del empleo de tecnología avanzada y de la investigación genética, se transformó en un magnate de los negocios, y desarrolló numerosas actividades filantrópicas. Deseoso de acabar con la posibilidad de una guerra nuclear, Veidt planeó un evento catastrófico que uniría a las naciones. Una vez que completó su proyecto, decidió asesinar a todos sus cómplices. Uno de sus compañeros “vigilantes”, el Comediante, sabedor de los planes de Veidt se le enfrentó y el hombre

más inteligente del mundo lo asesinó. Justamente la historia de los Watchmen comienza de esta manera. Según Forbes, Veidt se encuentra autoexiliado en algún lugar de la Antártica, presumiblemente desarrollando un plan para salvar al mundo con el apoyo de William Gates y Bono.

Bruce Wayne y Batman

Batman fue creado por Bob Kane y Bill Finger en 1939, en el marco de la gran depresión económica en Estados Unidos. Bruce Wayne es su verdadera identidad. Se trata de un empresario, heredero de una gran fortuna y que además está involucrado en la venta de armas. Cuando niño, presenció el asesinato de sus padres, y desde entonces se prometió luchar contra el crimen. Su campo de acción es Ciudad Gótica, y en su cruzada contra los malos es ayudado por su mayordomo Alfred, su compañero Robin, por el comisionado Gordon y en ocasiones también por Bati Chica. A diferencia de otros súper héroes, Batman no posee súper poderes, pero se apoya en sus habilidades detectivescas, su intelecto, su fortuna -la que le permite elaborar numerosos inventos-, su salud y su fortaleza física. En 1940, Batman logró tener su propia historieta y al paso del tiempo incursionó en el cine y en la televisión. Posiblemente junto a Superman es uno de los iconos de la cultura popular estadounidense más importantes y reverenciados en el mundo. Cabe destacar que en las historietas de DC Comics, Bruce Wayne aparentemente murió en 2009, aunque lo que ocurrió en realidad es que viajó en el tiempo y perdió la memoria.

Tooth Fairy y las monedas bajo la almohada

En el mundo anglosajón y en general en Occidente, es común la creencia de que cuando los niños y las niñas empiezan a perder sus dientes de “leche”, hay que ponerlos bajo la almohada porque el hada de los dientes o Tooth Fairy vendría por ellos, y depositaría en su lugar monedas. En Estados Unidos, la leyenda del hada de los dientes se propagó en los primeros años del siglo pasado. La revista Forbes sostiene que Tooth Fairy es egresada de la Escuela de Medicina Dental de la Universidad de Harvard y que Santa Claus le regaló varios millones de dólares, para que ella pueda seguir depositando pequeñas cantidades de monedas bajo las almohadas de todos los niños del mundo.

Por supuesto que una de las preguntas obligadas es ¿qué hace Tooth Fairy con todos los dientes que colecta? Forbes señala que existen rumores de que los vende a laboratorios chinos, quienes los emplean en investigaciones sobre la clonación humana. Otra hipótesis es que los dientes de “leche” son el ingrediente secreto que utiliza el famoso Coronel Sanders en la receta del pollo frito al estilo Kentucky (http://www.forbes.com/2010/04/13/ tooth-fairy-bio-opinions-fictional-15-10-the-rock.html).

Thurston Howell III y La isla de Gilligan

La United Artists Television produjo la exitosa serie La isla de Gilligan, transmitida por la CBS del 26 de septiembre de 1964 al 4 de septiembre de 1967, siendo cancelada sorpresivamente tras su tercera temporada, pese a que mantenía altos niveles de audiencia. La historia versa sobre el naufragio del S. S. Minnow, con cinco pasajeros a bordo y dos miembros de la tripulación, quienes habían acordado un tour de tres horas, pero en ese lapso el barco enfrentó una tormenta tropical y todos los tripulantes fueron a parar a una isla en alguna parte del Océano Pacífico.

Turston Howell III y su esposa Lovery son dos de los náufragos. La riqueza de Howell queda de manifiesto en el hecho de que para el paseo en bote que duraría tres horas, llevó consigo decenas de miles de dólares en efectivo y numerosos cambios de ropa. Este personaje no parece darse cuenta de que el dinero que posee carece de importancia en la isla. Los otros supervivientes son tolerantes con él, y aceptan que no desempeñe ninguna tarea. Este extravagante millonario duerme con un osito de peluche que se llama Teddy.

Sir Topham Hatt, el controlador gordo

El controlador gordo o Sir Topham Hatt es una creación de W. V. Awdry y que aparece en los libros de Las series del ferrocarril, publicadas por primera vez en 1945. En los dos primeros libros, se le conoce como el director gordo, mientras que en el tercer libro se le denomina el controlador gordo, cuando el ferrocarril fue nacionalizado. En Estados Unidos se le conoce como Sir Topham Hatt, porque el adjetivo “gordo” tiene connotaciones peyorativas.

En los libros, al igual que en las series de televisión, la imagen de este personaje suele aparecer estática, si bien en temporadas televisivas subsecuentes se le convirtió en personaje animado utilizando tecnologías como la CGI. Sir Topham Hatt posee la colección más grande de motores de vapor de ferrocarril, el principal medio de transporte en la isla Sodor, ubicada en las costas británicas y donde el controlador gordo es dueño de casi todo. Si bien tiene algunos motores que operan con diesel, él sostiene que nunca reemplazarán a los que funcionan a base de vapor. Asimismo, con frecuencia se le ve dando “instrucciones” a los motores, a quienes llama por sus nombres, como si se tratase de personas.

Artemis Fowl, el mayor coeficiente intelectual

Este personaje fue creado por la pluma del escritor irlandés Eoin Colfer. Colfer señala que la idea de este caracter surgió a través de la experiencia familiar. Colfer tenía un hermano, Donal, quien desde pequeño mostró una notable habilidad para meterse en problemas y salir impune, por lo que pensó que sería fantástico crear un personaje que fuera como James Bond, pero a la inversa, un villano, y así surgió Artemis.

Los Fowl son una familia de legendarios criminales, cuya historia se remonta a la conquista de los normandos, habiendo amasado una gran fortuna tanto por canales lícitos, como ilícitos. Artemis Fowl II es hijo de un as del crimen irlandés quien, de manera predecible, se llama Atemis Fowl I. Una vez que su padre desapareció cuando los rusos hundieron un barco en que viajaba la familia -la madre de Artemis, Angelina Fowl sufrió un colapso nervioso por esta causa-, Artemis se hizo cargo de los negocios familiares, ampliando la red de contactos y actividades en Rusia y el Ártico. Artemis es un niño prodigio, cuya edad en los libros de Colfer oscila entre los 10 y los 12 años, y posee el mayor coeficiente intelectual de Europa. Una vez que rescató a su padre -quien era retenido por la mafia rusa-, se reunió con él, buscando en adelante dar legalidad y legitimidad a los negocios familiares. Así, se encuentra desarrollando una súper computadora de mano. Entre las habilidades del niño prodigio figuran que es políglota; que puede agregar y extender notas musicales a composiciones de autores como Bach y Beethoven; que puede dar conferencias sobre temas tan diversos como matemáticas, ciencia, historia y literatura; y que ha publicado artículos en revistas sobre psicología, habiendo dado también una importante conferencia sobre la política en los Balcanes.

Burns, el hombre malo de Springfield

En Springfield, el magnate Charles Montgomery “Monty” Burns, creado por el historietista Matt Groening, es dueño de la planta de energía nuclear que genera la electricidad para toda la ciudad. En palabras de Lisa Simpson, es un hombre malo y que además es el jefe de Homero Simpson. Es el villano de la serie, asistido por el incondicional Waylon Smithers, quien lo cuida, asesora, admira y ama profundamente.

Burns representa al descarnado capitalismo corporativo estadounidense, y busca afanosamente incrementar su fortuna. Desconoce los nombres de sus empleados -algo que desespera y enoja a Homero-, a quienes intimida constantemente-, y a menudo reduce sus prestaciones, mostrando poco interés por su seguridad y la de la planta nuclear. Tiene 104 años de edad, y su personaje permite evocar la cultura popular de los años 50 en Estados Unidos. Por su longevidad y su aparente desconocimiento de la realidad actual, suele buscar inversiones en tecnologías y productos obsoletos. Es avaricioso y hace lo que le viene en gana, burlando, a menudo, a las autoridades. Poseedor de un billete de “un trillón” de dólares, fue estafado por Fidel Castro.

Según la revista Wizard, ocupa el 45° lugar entre los más grandes villanos de todos los tiempos. Entre sus fechorías destacan bloquear el sol para que los ciudadanos de Springfield incrementaran la demanda de energía; el secuestro de 24 cachorros propiedad de la familia Simpson, para convertirlos en abrigos de pieles; el robo de caramelos a los niños, específicamente a Maggie Simpson; la adopción de Bart Simpson, para convertirlo en su heredero, siempre que el primogénito de la familia se transformara en una persona cruel como “Monty”; despojó a la Escuela Primaria de Springfield del petróleo que legítimamente le pertenecía, etcétera.

“Monty” Burns muestra su agrado con la frase “excelente”, mientras se frota las manos en señal de codicia. Según Groening, el personaje se basa en la figura de Fredrik Olsen, un magnate naviero de nacionalidad noruega y dueño de Timex. Otros millonarios a quienes evoca, incluyen a John y David Rockefeller. Asimismo, se observan paralelismos con Howard Hughes e inclusive con otro personaje de ficción, Charles Foster Cane, mejor conocido como El ciudadano Cane.

Al igual que otros súper millonarios incluidos en la lista de Forbes, la fortuna de este personaje ha variado con el tiempo, y, por ejemplo, en 2005 figuró en el quinto lugar; en 2006 se ubicó en la segunda posición; en 2007 fue el sexto más acaudalado; en 2008 cayó hasta el 13° lugar y, en la lista correspondiente a 2010, está en la 12° posición.

Charles Bass, un adolescente con mucho dinero

¿Qué es peor que un adolescente con dinero? Charles Bhartolomew “Chuck” Bass puede responder esta pregunta. Este personaje, surgido de las novelas para adolescentes Gossip Girl, escritas por Cecily von Ziegesar, era un carácter secundario. Sin embargo, cuando Gossip Girl saltó a la pantalla chica, Chuck Bass se convirtió en una de las figuras principales. Las novelas, la primera de las cuales se publicó en 2002, versan sobre las vidas y las aventuras amorosas de una serie de niñas ricas que estudian en la Constance Billard School, una escuela sólo para mujeres.

Chuck reside con su familia en el Hotel Plaza, en la zona más exclusiva de Manhattan y asiste a la Escuela Preparatoria de Riverside para hombres. Es un muchacho poco amigable, pero tolerado por los demás, debido a la inmensa fortuna de su familia. A diferencia de otros caracteres adolescentes de ficción, comprometidos con causas nobles, o bien, interesados en acrecentar la fortuna personal y/o familiar, a Chuck Bass sólo le interesan el sexo y la diversión y su padre lo recrimina frecuentemente por su falta de ambición y su pobre desempeño en la escuela. Tras ser rechazado por parte de numerosas instituciones educativas, su padre decidió enviarlo a una escuela militar en la que Chuck nunca se presentó, y en las novelas de Gossip Girl, pasó un buen tiempo sin saberse de él. En las entregas más recientes de Cecily von Ziegesar, Chuck Bass regresa como un hombre cambiado que muestra intensiones amorosas más formales con la chica con la que mantuvo altibajos afectivos previamente, la adolescente millonaria, pero de gran corazón, Blair Waldorf. A la muerte de su padre, Chuck Bass heredó el enorme imperio familiar de los bienes raíces de Bass Industries. Sin embargo, decidió vender la mayor parte de las acciones del emporio familiar a su madrastra, y con los recursos restantes adquirió el Empire Hotel. Hay rumores de que su madre biológica está viva, y ello podría cambiar los planes de Chuck Bass.

Jay Gatsby y F. Scott Fitzgerald

La novella El gran Gatsby de F. Scott Fitzgerald, tiene como protagonista a James “Jimmy” Gatz, un joven brillante de origen humilde, que asiste al Colegio de Saint Olaf, y para poder pagar sus estudios sirve en ese mismo lugar como intendente. Esta profesión, que Jimmy considera humillante, lo lleva a abandonar la escuela, cambiando su nombre a Jay Gatsby, encontrando igualmente trabajo con un multimillonario llamado Dan Cody. En 1917, mientras se entrenaba para ir a pelear en la Primera Guerra Mundial, se enamoró de una hermosa mujer, Daisy, quien pertenecía a una familia muy acaudalada.

Jay Gatsby luchó con heroísmo en la guerra. Una vez finalizada la contienda, Jay Gatsby asistió al Trinity College en Oxford y es durante sus estudios que recibió una carta de Daisy, en la que ella le informaba que se casaría con otro aristócrata de nombre Tom. Gatsby, en lugar de renunciar a su amor, decidió buscar la manera de hacerse rico y ascender socialmente, para conquistarla.

Cuando regresó a Estados Unidos, la ley de la prohibición había transformado al país, y los delincuentes gozaban de un estatus social similar al de la aristocracia, por lo que la brecha que separaba a las clases sociales se diluía, dado que el crimen organizado creaba nuevos millonarios de la noche a la mañana. Ante esto, Jay Gatsby se empezó a relacionar con gánsteres, lo que le ayudó a amasar una enorme fortuna y mudarse a un exclusivo barrio ubicado en Long Island donde residían

Daisy y Tom. Jay Gatsby llevó a cabo fastuosas fiestas, invitando a los vecinos, con la esperanza de volver a encontrarse con Daisy. En cierto momento lo logró, pero no la convenció de dejar a Tom. El desenlace de esta historia es memorable: Jay Gatsby se resiste a creer que Daisy lo rechaza y en una secuencia de desafortunados eventos, ella, manejando el auto de Gatsby, con él a bordo, atropella a Myrtle, la amante de Tom. Y cuando el esposo de Myrtle se entera de que su mujer fue atropellada por el auto de Jay Gatsby, va a casa de éste y lo mata y a continuación se suicida. El funeral de Jay Gatsby transcurre ante la ausencia de la mayor parte de sus vecinos de la alta sociedad. Pese a esta truculenta historia, Jay Gatsby es un icono de la cultura popular estadounidense, sobre todo porque ratifica la idea del hombre que “se hace a sí mismo” y que hace todo lo que sea necesario para lograr lo que se propone.

Lucille Bluth y Arrested Development

La aclamada serie de televisión Arrested Development -que literalmente se puede traducir como “arresto en curso”-, a pesar de recibir las mejores críticas e innumerables distinciones, tuvo una corta duración de, apenas, tres temporadas, entre 2003 y 2006. Esto lo atribuye la Fox, a los bajos índices de audiencia que acumuló. Creada por Mitchell Hurwitz y narrada y producida por Ron Howard, cuenta las peripecias de una acaudalada y disfuncional familia, los Bluth. Arrested Development sorprendió por las innovaciones que introdujo en las series, entre ellas, el uso de cámaras de video personales, además de la recurrencia de fotos de archivo y fragmentos de documentales.

La historia gira en torno a Michael Bluth quien lucha por mantener unida a la familia a la que cada integrante hace lo posible por crearle problemas. Michael se convierte en presidente de la Bluth Company, cuando su padre, George, es encarcelado tras una investigación de las autoridades gubernamentales, por actividades fraudulentas. Mientras George padre está en prisión, sigue tratando de ejercer el control de la empresa a través de George Junior, hermano de Michael. En cierto momento, George padre escapa de prisión y viaja a México con un portafolio que contiene evidencias concluyentes sobre los tratos que tuvo con Saddam Hussein. Una vez en México finge su muerte y regresa a su hogar en Estados Unidos, y se esconde en el desván. Cuando lo descubren las autoridades, es puesto bajo arresto domiciliario y es cuando confiesa haber aceptado la construcción de casas en Irak para un grupo de contratistas británicos.

Es aquí donde el personaje de Lucille Bluth, esposa de George padre, entra en acción. A lo largo de la serie, Lucille aparece como una mujer alcoholizada, acostumbrada a un costoso estilo de vida que financia a través de la Bluth Company. Al final de la tercera temporada, sin embargo, Lucille se revela como el cerebro de todas las acciones fraudulentas de la empresa. Su papel en esta disfuncional familia consiste en manipular a todos sus miembros para consolidar su propio poder. Según Forbes, hay rumores de que posee numerosas cuentas bancarias en Suiza. Asimismo, dado que desapareció súbitamente, las autoridades estadunidenses la buscan, y estiman que salió del país rumbo al sureste de Asia.

¿Y los otros riquillos?

Como ocurre en todas las listas, siempre hay alguien que queda excluido. Seguramente en estos momentos, el lector de estas líneas se pregunta por qué no aparecen personajes tan memorables y horriblemente ricos como Lara Croft, Mr. Monopoly, el Tío Sam, Mamá (de la serie Futurama), Willy Wonka, Súper Mario, Lex Luthor, y Cruella De Vil, por mencionar sólo algunos. Aunque Forbes no lo menciona en sus criterios metodológicos, un factor determinante para incluir o no a determinado personaje es la popularidad. En otros años, todos los caracteres recién citados, han figurado, sea porque su popularidad se incrementó en el cine (por ejemplo, cuando se estrenó la versión de Tim Burton de Charlie y la fábrica de chocolate, o las distintas versiones de Disney de 101 Dálmatas), o por la presencia en el mercado de algún video juego novedoso. En estos momentos, que Carlisle Cullen encabece la lista de los súper millonarios de la ficción en el recuento de Forbes para 2010, no debe sorprender, considerando la popularidad de Crepúsculo y todas sus secuelas -cortesía, en buena medida, del galán de moda, Robert Pattinson o Edward Cullen.

El villano Lex Luthor, figuró en la cuarta posición en la lista de Forbes correspondiente a 2005, en momentos en que la caracterización de Michael Rosembaum como némesis de Clark Kent en Smallville, causaba furor, tanto así, que la revista People consideraba a Rosembaum en 2006, uno de los hombres más sexys del planeta. Como se recordará, en 2007, el actor neoyorquino anunció que se retiraría de Smallville tras su séptima temporada.

En cualquier caso, la revisión de las dos listas de Forbes ratifica que la realidad supera a la fantasía. Sería imposible que Carlos Slim Helú y/o William Gates, abandonen sus redituables negocios, para enfundarse en los trajes de Iron Man o de Batman, a fin de combatir a los malhechores. Menos probable es que renuncien a sus cuantiosas fortunas por el bien de la humanidad.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password