Cinque Terre

Alfonso Bautista García

[email protected]

Retablo natural

Las dalias son herbáceas que se distribuyen desde México hasta Colombia –según los botánicos Graciela Calderón y Jerzy Rzedowski–. Pertenecen a la familia Asteraceae caracterizada por desarrollar inflorescencias (grupos de flores) en estructuras llamadas cabezuelas o capítulos que simulan ser una gran flor pero que en realidad está formada por dos tipos de flores que se insertan en un receptáculo: las que se encuentran en el perímetro suelen tener una larga y colorida lígula –que simula pétalos– y las flores tubulares que están en el disco del receptáculo. Las dalias son angiospermas criptófitas pues poseen tubérculos o raíces tuberosas subterráneas con las que pueden soportar la sequía para luego, con las lluvias, desarrollar tallo, crecer y florecer.

Los mexicas tenían una cultura que apreciaba las flores, cultivaban muchas especies, entre ellas las de las dalias, como Dahlia pinnata que, al parecer, es un híbrido entre Dahlia coccinea y Dahlia sorensenii. Como las especies silvestres florecen entre junio y septiembre, los mexicas las utilizaban en las celebraciones de la veintena Tlaxochimaco (en nuestro calendario del 4 al 23 de agosto), cuando la floración de esta asterácea es mayor.

Como muchas cosas de América, las dalias fueron transportadas a Europa. Semillas de Dahlia pinnata cayeron en manos del botánico Antonio Cavanilles, director del Jardín Botánico Real de Madrid, quien describió la especie en 1791 en Icones et Descripciones Plantarum dedicando el nombre del género al botánico sueco Andreas Dhal. La cabezuela de D. pinnata tuvo gran éxito en Europa donde comenzó a ser cultivada sistemáticamente como planta ornamental a partir de 1817. Su cultivo ha generado una gran diversidad de colores, número, tamaños y formas de las lígulas. Hacia 1872 se introdujo a Europa Dahlia coccinea y los horticultores de esas tierras comenzaron a hibridarla. En aquel entonces, los botánicos Thomas Moore y Maxwell Masters, identificaron esta especie como Dahlia juarezii, en honor a Benito Juárez, quien murió justo en 1872. Hoy se sabe que es la misma especie que Dahlia coccinea.

En la página 5 del diario oficial de la federación del lunes 13 de mayo de 1963, el presidente López Mateos expidió un decreto en el que se oficializaba que la dalia era la flor nacional. Esa iniciativa la impulsaron, entre otras instituciones, la Sociedad Botánica de México, el periódico Excélsior –que organizaba “Las fiestas de la flor” en Chapultepec– y la Unión Nacional de Floricultores y Viveristas –quienes un año atrás, en un evento de floricultura, la habían declarado la flor nacional–. Inmediatamente que entró en vigor el decreto, el entonces regente del Departamento del Distrito Federal, Ernesto Uruchurtu, pintó la avenida Reforma con los colores de las dalias.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password