Cinque Terre

Angélica Recillas

[email protected]

Licenciada en Comunicación.

El regreso de Aristegui a la radio y el fin del mito de la censura

El 17 de octubre, después de tres años y siete meses de su salida de MVS, Carmen Aristegui regresó a la radio abierta gracias a un convenio con Grupo Radio Centro, mediante el cual se transmite en la frecuencia 97.7 de dicho grupo radiofónico el programa de noticias que, desde 2015, la periodista genera y difunde desde su plataforma digital.

La primera emisión derivada de este acuerdo estuvo marcada por la llamada del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, quien mostró su beneplácito por el retorno de Aristegui, a quien le manifestó que “nunca más se debe censurar a la prensa libre e independiente”, e hizo un reconocimiento a los propietarios de Radio Centro por abrirle un espacio.

Foto: Cuartoscuro

Desde el 28 de septiembre, cuando Aristegui dio a conocer en rueda de prensa su acuerdo con Radio Centro, negó cualquier injerencia de López Obrador y aseguró que las negociaciones con la cadena estaban en marcha desde antes de que el futuro mandatario expresara públicamente su deseo de que ella y José Gutiérrez Vivó regresaran a la radio. Asimismo, enfatizó que aun cuando se produzca el cambio de gobierno en México, su programa mantendrá su línea crítica e independiente.

La propia periodista, sus seguidores en las redes sociales y algunos columnistas, califican su regreso como “un triunfo contra la censura desde el poder” e insisten en atribuir a un hecho de esta naturaleza su salida de MVS, empresa con la que mantiene un diferendo legal. Sin embargo, cabe anotar que en estos más de tres años y medio Aristegui no ha estado ausente de la esfera mediática.

La transmisión del noticiero de Aristegui a través de la radio comercial sin duda contribuye a enriquecer la oferta informativa y a alentar la competencia y la pluralidad, pero también es un hecho que su acuerdo con Radio Centro no se circunscribe sólo a ello, sino a una natural conveniencia económica para ambas partes, en el contexto del fin de un sexenio y el inicio de otro que ha generado la expectativa de una redefinición de la relación entre los medios y el poder.

Con el visto bueno del poder

El presidente electo se comunicó al programa de la periodista el 17 de octubre y calificó el suceso como un buen inicio de una nueva época en que se reivindica al periodismo libre, aun cuando no ha concluido el presente sexenio.

Carmen: nada más para desearte lo mejor. Estoy seguro que va a ser muy exitoso tu programa, lo ha sido en otros momentos, incluso en el tiempo en que nada más tenías transmisión por Internet. Ahora que ya estás en radio de nuevo, radio abierta, vas a tener, como siempre, muchos radioescuchas, mucha gente pendiente de tu noticiero por lo que tú representas, por lo que tú significas como periodista independiente, profesional, y te deseo lo mejor”, le dijo López Obrador a Aristegui.

[…]Es una nueva época que inicia reivindicando al periodismo libre. Ahora sí que dando la recompensa a quien fue víctima de la censura. Qué bien que los dueños de Radio Centro te abran este espacio muy merecido. Con esto ganamos todos, mejora la vida pública del país y se hace valer la libertad de expresión. Es un buen gesto que se hayan abierto estos espacios para ti.

López Obrador aprovechó la ocasión para reiterar su deseo de que Gutiérrez Vivó también regrese a las frecuencias radiales, aunque acotó que esto lo hace sin afán de inmiscuirse en las decisiones editoriales de los medios de comunicación, ni de “marcarles línea”.

Foto: Cuartoscuro

Las sugerencias, implícitas y tácitas, del próximo presidente para que Aristegui volviera a la radio comenzaron a cobrar relieve a partir de una entrevista con Jesús Sibilia para el programa “Telereportaje” de la emisora XEVT en Villahermosa, Tabasco, donde ofreció que en su administración, siendo “muy respetuoso de los dueños de las concesiones”, iba a procurar el regreso a la radio de Gutiérrez Vivó y de Aristegui.

Tres días atrás, la periodista había manifestado que esperaba que en el gobierno de López Obrador hubiera “cero censura”; en entrevista con medios luego de develar la placa de las 150 representaciones de la obra teatral “La Señora Presidenta”, Aristegui confió en que las expectativas generadas hacia el futuro gobierno se tradujeran en mayores libertades y derechos para toda la sociedad.

El 1 de octubre, tres días después de que Aristegui anunciara el acuerdo con Radio Centro, López Obrador calificó el hecho con un avance extraordinario; celebró la apertura de espacios para periodistas independientes como ella y garantizó que en su gobierno no habrá censura contra nadie.

Aristegui, por su parte, también ha tenido palabras de elogio para el futuro titular del Ejecutivo: el 21 de octubre, durante una conferencia en el último día de la Feria Internacional del Libro en el Zócalo capitalino, señaló que hay una expectativa muy grande, y lo que le sigue, de cómo será López Obrador como presidente, y se refirió a él como un hombre que “a punta de golpes, fraudes y guerra sucia en su contra, fue construyendo una posibilidad que sucedió después de 30 años de batalla”.

Futuros integrantes del gabinete de López Obrador, como Javier Jiménez Espriú, Alfonso Durazo y Zoé Robledo, felicitaron a través de Twitter a la periodista por su regreso a la radio, al igual que la jefa de Gobierno electa de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, así como legisladores como Patricia Mercado, Tatiana Clouthier y Miguel Ángel Osorio Chong. Este último fue duramente criticado por usuarios de las redes pues lo acusaron de que como secretario de Gobernación no hizo nada para impedir la “censura” contra la comunicadora en referencia a su salida de MVS.

El acuerdo, el anuncio y los detalles

El 28 de septiembre a mediodía, en rueda de prensa, Aristegui y Juan Aguirre Abdó, en representación de Grupo Radio Centro, dieron a conocer una alianza entre esta cadena radial y la plataforma Aristegui Noticias para que, a partir del 17 de octubre, la señal del programa de noticias de la periodista que desde 2015 se transmite vía Internet, ahora se haga a través de la frecuencia 97.7 de FM en un horario de 7 a 10 de la mañana de lunes a viernes.

Foto: Cuartoscuro

Aristegui señaló que después de varios meses de negociaciones se concretó esta alianza en una fórmula “poco común”, donde un grupo radiofónico toma un contenido producido para Internet y lo reproduce. Se dijo satisfecha por el convenio y rechazó cualquier intervención por parte del presidente electo, aunque reconoció su compromiso de no “dar línea” a los medios y de respetar la libertad de expresión. La comunicadora reiteró que su salida de MVS se debió a un acto de censura ordenado desde el poder y, por ello, celebró que el gobierno de Enrique Peña Nieto esté por llegar a su fin.

Por su parte, Aguirre expuso que la empresa no intervendrá en modo alguno en los contenidos del noticiero y únicamente será el vehículo para su transmisión a nivel nacional; de ahí que Aristegui tendrá libertad “absoluta” para llevar a cabo su labor periodística, tal y como lo ha venido haciendo a lo largo de su trayectoria. Destacó que para el grupo resulta de suma importancia la difusión de un proyecto informativo como el de Aristegui, sobre todo tomando en cuenta que había un sector de las audiencias radiofónicas “desatendido” a partir de la salida de Aristegui de MVS.

El empresario dijo ver con buenos ojos la reducción del presupuesto destinado a la publicidad gubernamental, anunciada por el próximo gobierno. “Creemos que los recursos públicos deben estar muy bien ejercidos y actualmente habría que revisarse cómo se están ejerciendo. Creemos que deben estar invirtiéndose de acuerdo a las audiencias que tiene cada medio en su sector. Esto es muy importante”, indicó. En torno a los términos económicos del acuerdo, se limitó a decir que éstos son “confidenciales”.

De manera complementaria, Grupo Radio Centro emitió un comunicado que destaca que los altos niveles de audiencia del consorcio, aunados al periodismo de Aristegui, hacen que su programa de noticias “esté destinado a convertirse rápidamente en el más escuchado en la República Mexicana”. Asimismo, destaca que la plataforma Aristegui Noticias cuenta con 10 millones de usuarios únicos, además de gozar de “la más alta credibilidad” según diversas mediciones.

De acuerdo con información citada por el analista Javier Tejado Dondé en su columna del 2 de octubre en El Universal, el retorno de Carmen Aristegui se inscribe en un contexto en que Grupo Radio Centro enfrenta diversos desafíos, como una multa por 415 millones de pesos por incumplir el pago por la cadena de televisión que había ganado en el proceso de licitación lanzado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), y otros siete millones por frecuencias de radio que tampoco pagó. Asimismo, al ser una empresa altamente dependiente de la publicidad oficial, 129 millones de pesos facturados en 2017, es muy probable que con la decisión de hacerse de los servicios de Aristegui busque “hacer migas” con el próximo gobierno, a la luz del anuncio que éste ha hecho de reducir los montos de la publicidad. “La idea es no perder estos recursos que representan 13% de su venta total”, expone el especialista.

Foto: Cuartoscuro

Tejado considera que sólo una decisión “política” como la tomada por Radio Centro explica la ilógica estrategia comercial de una “pulverización” de sus audiencias, al tener compitiendo en sus emisoras en el mismo horario a comunicadores reconocidos como Sergio Sarmiento, Carmen Aristegui y Carlos Loret de Mola. Señala que las recientes contrataciones de los dos últimos implican un aumento de sus costos y, por ende, grandes adeudos. Por tal motivo, para mejorar sus ventas, incorporaron a dos nuevos directivos, provenientes de Televisa Radio/Prisa.

Asimismo, el columnista expone que tiempo atrás hubo interés de Francisco Aguirre por llevar a Aristegui al grupo desde su salida de W Radio; sin embargo, dos de sus hermanos que estaban dentro del Consejo frenaron este intento y actualmente, cuando estos parientes ya no están en la directiva, fue posible concretar el acuerdo.

Hoy el tema es distinto, pues los hermanos que frenaron a Pancho ya no están en Radio Centro, con lo que pudo haberle ofrecido, sin mayor oposición de su Consejo, cualquier salario. De hecho, ha trascendido que el arreglo entre el empresario y comunicadora conlleva, además de un importante sueldo, un porcentaje de ingresos por comercialización de spots.

Sobre el contrato de Aristegui, el portal de noticias Eje Central publicó el 4 de octubre en su columna de trascendidos, La Trastienda, que contempla un salario mensual de un millón 200 mil pesos, más un porcentaje no especificado de los ingresos publicitarios. Esta información no ha sido ni confirmada ni desmentida por ninguna de las partes.

Lecturas de un regreso

El retorno de Aristegui a la radio generó diversas lecturas, sobre todo tomando en cuenta que el gobierno saliente ha sido acusado de censurar a la periodista, mientras que, por otro lado, para nadie es un secreto la afinidad de la comunicadora con la próxima administración federal.

Tejado Dondé, en el artículo ya referido, considera que es buena noticia que la comunicadora regrese a la radio nacional y que cualquier noción de veto haya quedado atrás. Asimismo expone que Aristegui llega a un escenario de alta competencia por las audiencias en los informativos que se transmiten en horario matutino, donde destacan Ciro Gómez Leyva y Óscar Mario Beteta en Radio Fórmula, Gabriela Warkentin y Javier Risco en W Radio y Sergio Sarmiento y Carlos Loret de Mola, dentro de Grupo Radio Centro, a donde ahora se suma la periodista. También subraya que en el tiempo en que Aristegui estuvo fuera de la radio comercial se generaron cambios legales, como los efectuados a la Ley de Derecho de Réplica, que supone nuevas disposiciones ya validadas por la SCJN, que abren la puerta para que los medios y periodistas tengan que rectificar por información falsa o inexacta o resarcir daños a actores que así lo reclamen. Expone:

Todos los periodistas tienen que ser más cuidadosos en lo que trasmiten y, al ser Radio Centro una empresa que cotiza en la BMV, será fácil fijar los montos de reparación. Con ello, tanto la periodista como Radio Centro están más expuestos a demandas millonarias si cometen abusos o errores en un ánimo de ganar rating.

Por su parte, Gabriel Sosa Plata, quien se desempeñara como ombudsman de las audiencias en MVS cuando se suscitó el conflicto que derivó en la salida de Aristegui de dicha empresa, sugirió el 2 de octubre en Sin Embargo que si José Antonio Meade hubiera sido el ganador de la elección presidencial, muy probablemente no se hubiera concretado el retorno de Aristegui a la radio comercial. Según él, Grupo Radio Centro “supo leer” el mensaje enviado por la sociedad en los comicios del 1 de julio.

Sosa Plata admite que la alianza entre Aristegui Noticias y Radio Centro se ha percibido por algunos como una de las acciones que han tomado varias empresas de comunicación para “enviar un mensaje” al gobierno que encabezará López Obrador, por lo que se despide a reporteros, articulistas y columnistas críticos hacia el futuro mandatario y, por otro lado, se conserva o se incluye en sus nóminas a periodistas que cuentan con su aprobación.

Sin embargo, Sosa Plata descarta de antemano cualquier posibilidad de que Aristegui pueda convertirse en una suerte de portavoz del nuevo gobierno; afirma que le constan su profesionalismo y compromiso con un periodismo crítico hacia el poder, sin importar el signo político. Adujo que:

No hará el papel de Jacobo Zabludovsky en la época del partido único. Quienes conocemos profesionalmente a la periodista, sabemos que no es la periodista que cede a las presiones o las seducciones del poder político o de la empresa que se anuncia en su noticiario. También lo deben saber en GRC. Y si fuera distinto, habrá voces que la cuestionarán y exigirán a través del derecho de réplica y de la queja. De ahí la relevancia que exista la figura de la Defensoría de las Audiencias y de otros mecanismos de autorregulación efectivos.

A su vez, Nicolás Lucas, en el sitio web de El Economista, expuso el 28 de septiembre que el anuncio del regreso de Aristegui se produce en medio de la sucesión presidencial en México y a unas cuantas semanas de que el presidente electo declarara que en su gobierno “procuraría” su reincorporación luego del “lamentable” caso que provocó la finalización de su programa en MVS.

Foto: Cuartoscuro

“Por eso es que Carmen Aristegui ahora estará a prueba por las audiencias y aún más por sus críticos al respecto de con cuánta independencia editorial comunicará sobre el pronto sexenio de López Obrador y de la afinidad que él siente por el trabajo de ella”, comentó Lucas.

También anotó que esto se inscribe en la recomposición que se ha dejado ver en varias empresas de comunicación. Menciona así la próxima desincorporación de Televisa Radio de su holding, la migración de reconocidos comunicadores de un medio a otro y la incursión de los influencers de Internet en la radio. Por otra parte, alude a la acusación que algunos competidores hicieron contra Radio Centro de manipular las cifras de los rating de Ibope.

Presente en la esfera mediática

Desde marzo de 2015, cuando MVS rescindió su contrato por abuso de confianza, Aristegui ha sostenido que fue víctima de un “acto autoritario de censura desde el poder” como consecuencia de su labor periodística, en concreto por la difusión del reportaje de la llamada Casa Blanca, donde se denunció el conflicto de interés que rodeó la adquisición de una lujosa residencia por parte de Angélica Rivera, esposa del presidente Enrique Peña Nieto, a un contratista privilegiado de su gobierno.

El citado trabajo periodístico fue difundido el 19 de noviembre de 2014, y la salida de Aristegui se produjo hasta cinco meses después. En ese periodo la periodista no refirió haber sido objeto de algún tipo de amenaza o presión. Más aún, como etcétera documentó, en diciembre de 2014, un mes después de transmitirse el reportaje, MVS renovó su contrato en condiciones económicamente muy favorables para ella. Incluso en febrero de 2015 ella decidió –sin consultar a la empresa– adherir su espacio de noticias a la plataforma MéxicoLeaks, para recibir denuncias anónimas y documentos confidenciales sobre presuntos casos de corrupción. Esa circunstancia suscitó el conflicto que dio lugar a la conclusión de su contrato y que a la fecha se dirime en tribunales.

La periodista supo desde entonces construir y mantener en la opinión pública la línea discursiva de la censura, y muchos mensajes que recibió con motivo del anuncio de su acuerdo con Radio Centro, o artículos y columnas escritas por comunicadores afines a ella, se condujeron en la lógica de una “derrota a la censura”, “una batalla contra el autoritarismo y por la libertad de expresión” y otras interpretaciones similares. El 17 de octubre, principalmente en Twitter, se leyeron mensajes como los siguientes:

“Venciendo la censura de @EPN, Carmen Aristegui y su equipo regresan hoy a la radio en México. Yo sí los voy a oir”: Jorge Ramos, periodista de Univisión.

“De nuevo al aire, celebrando el regreso de ese archipiélago de libertad. Ese lugar que informa y reta y cuestiona y es contrapeso constante del poder. Ese lugar imprescindible donde se defiende el derecho a saber. Enhorabuena”: Denise Dresser, politóloga y colaboradora de Aristegui Noticias.

“#BienvenidaAristegui. De vuelta a la radio en 97.7 FM de Radio Centro desde este miércoles. #NoNosVanACallar”: Jenaro Villamil, reportero de la revista Proceso.

Por cierto, este último escribió en un texto para la versión digital del semanario, que tras su abrupto despido de MVS, Aristegui inició este miércoles 17 de octubre transmisiones de su programa en Grupo Radio Centro y se convirtió en Trending Topic en redes con mensajes de felicitación, a favor de la libertad de expresión y en contra de los intentos de censura del gobierno de Peña Nieto.

Si bien Aristegui estuvo más de tres años y medio fuera de la radio comercial, nunca dejó de estar presente en la esfera mediática; desde su plataforma de Internet creó un espacio donde ha seguido presentando reportajes críticos contra Peña Nieto, como el referente al presunto plagio de su tesis de licenciatura, o las supuestas irregularidades en su matrimonio eclesiástico. Asimismo, ha mantenido espacios en CNN y Reforma y, más aún, su regreso a las frecuencias radiofónicas se produce estando todavía en funciones el gobierno que presuntamente la censuró.

También se ha presentado dentro del territorio nacional en diversos foros públicos como universidades o ferias del libro, donde se ha podido expresar libremente respecto a la agenda nacional y, en particular, a los casos de corrupción del gobierno. En una conferencia ofrecida en el marco del último día de actividades de la XVIII Feria Internacional del Libro del Zócalo, añadió a la oportunidad que tendrá el próximo gobierno, aprovechando su gran poder y legitimidad, de investigar judicialmente los casos de la Casa Blanca y las triangulaciones de recursos públicos en la Sedesol y la Sedatu. “¿Qué hacemos con Enrique Peña?”, preguntó a los asistentes, que al unísono corearon “¡Cárcel, cárcel”.

La pluralidad en los medios es fundamental en las sociedades modernas, y el retorno de Aristegui a la radio abierta alienta esta diversidad y fortalece la sana competencia entre las diversas opciones noticiosas. Se trata, sin duda, de una buena noticia que pone fin al mito de una censura que nunca existió.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password