Cinque Terre

Antulio Sánchez

[email protected]

Periodista, ha colaborado en diversas publicaciones. Autor del libro La era de los afectos en Internet (Océano, 2001). http://antulio.blogspot.com

Promesas de Apple

De Apple hemos hablado en varios momentos y seguramente lo seguiremos haciendo porque es una de las empresas de tecnología que ha revolucionado el campo de la comunicación y ha sido protagonista en los cambios sociológicos y ant ropológicos suf r idos por importantes sectores sociales que usan varios productos provenientes directa o indirectamente de dicha compañía.

Sin embargo, a pesar de la influencia de Apple en el campo de la computación y las nuevas tecnologías, al modificar las maneras de entender el diseño y operación de algunas interfaces, particularmente las de entretenimiento (por ejemplo iPod), su participación en el campo de la computación de escritorio sigue siendo pobre, apenas alcanza cerca del 5% del parque computacional. Por eso uno se pregunta si el carácter innovador de sus productos (reflejado en su iMac, iPod, iphone o la Power Mac G5) será suficiente para garantizar el éxito de AppleTV y si será un producto que cambiará radicalmente la manera de ver televisión.

En ciertos aspectos Apple se ha adelantado, como fue el caso del Newton Message Pad (primer PDA comercializado), que fue un producto interesante pero sin adeptos, aunque posteriormente dicha idea encontraría un desarrollo vertiginoso en manos de otros fabricantes.

En el caso de la AppleTV es un aparato que se conecta a la televisión a través de un puerto HDMI (High-Definition Multimedia Interface: Interfaz multimedia de alta definición) o de entradas de audio y video. Cuenta con un disco duro de 40 GB donde se almacenan los materiales, que convergen automáticamente con los contenidos de iTunes. Gracias a su módulo de conexión inalámbrica 802.11 podrá enlazar distintos materiales guardados en una computadora (Mac o PC) y de inmediato trasladar del iTunes a la TV fotos digitales, canciones, podcasts, videos y películas.

Pero vincular los materiales multimedia de la computadora y articularlos a la televisión más que generar un círculo virtuoso fomentará un entorno vicioso, porque para poder disfrutar estos contenidos se deberán adquirir en la tienda iTunes. Y ésta es una de las apuestas de Apple, que los usuarios de Internet compren más productos en su tienda en línea.

Una de sus virtudes es que los contenidos ya no dependen de la televisión, sino que provienen de la computadora. Es un medio descentralizado, no ligado a un esquema de distribución de contenidos, (esto a pesar de la gama de canales que hay en la actualidad), pero lo que está proponiendo AppleTV en realidad es una descentralización parcial.

Tiene varios inconvenientes. Uno es que en plena época de auténticos gestores de contenidos es absurdo que AppleTV no cuente con un reproductor de CDs y/o DVDs. Además, no está del todo claro si se podrán instalar los códecs necesarios para que soporte distintos formatos de video, los que, por ejemplo, se bajen de Internet. Por otro lado, tampoco es posible grabar programas de televisión, pues se deben adquirir los videos y películas correspondientes en la tienda de iTunes. Pero tampoco se puede menospreciar que la conexión HDMI de AppleTV estará sujeta a los sistemas DRM, lo que se torna en un impedimento para quienes no adquieran los contenidos de iTunes o que no posean los derechos legales de reproducción y todo el material almacenado por un usuario que no cuente con los DRM no se podrá ver, salvo que se haga vía tecnologías que rompan los candados.

En síntesis, estamos ante nuevas formas de distribuir contenidos televisivos por Internet, que los mismos están destinados a definir la forma en que se consumirán los materiales y que dejarán, sobre todo, una amplia libertad a los usuarios para distribuirlos, producirlos e incluso comercializarlos en audiencias de todos los tamaños y sabores. Sin embargo, esa nueva vinculación de televisión, Internet y computadora que ofrece AppleTV de ninguna manera es por ahora la vía para lograr dicho escenario y sólo debemos dejarla en mera promesa.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password