Cinque Terre

Rubén Aguilar Valenzuela

[email protected]

Consultor, profesor y articulista y exvocero presidencial

¿Por qué escribo?

En los últimos meses me he preguntado por qué escribo. Antes no lo habían hecho. Comparto con ustedes las siete respuestas que me he dado. No son originales o novedosas, pero son las mías.

La primera es por el interés de estar informado. Me llaman la atención muchos temas, cada vez más, y esto me obliga a seguirlos en la prensa, revistas y libros. El saber que voy a escribir sobre ellos me obliga a leer. Todos los días leo cinco periódicos y ocasionalmente seis o siete.

Veo también algunos portales y consulto con mucha frecuencia Internet. Me acerco a lo largo del día a la información que está en las redes. En el carro oigo noticieros de radio. Hace muchos años que no veo televisión. Reviso cuatro revistas mensuales y de manera puntual accedo a alguna revista semanal. A lo largo del año leo unos 50 libros de temas diversos.

La segunda es que lo hago para aclararme las ideas y ordenar mi pensamiento. En primera instancia escribo para mí. Eso me permite, me obliga, a procesar la información y luego darle una estructura coherente. Es imposible escribir si antes no tienes claridad sobre el tema.

Confronto la información y veo distintas opiniones. A veces, cuando ya estoy escribiendo, me doy cuenta de que me falta información. Asumo, entonces, que con la disponible es imposible armar un texto. En ese caso tengo dos opciones: desistir o buscar más información y opiniones.

La tercera es para construir una opinión propia. El tener que definirme me obliga a profundizar y me permite intercambiar y dialogar con los otros. La escritura es el instrumento que me posibilita elaborar lo que pienso.

Cualquiera puede orquestar una posición personal sin la necesidad de escribir. En mi caso se ha vuelto una necesidad. Requiero redactar para conocer, ordenar y tomar postura.Y eso también, es un valor añadido, permite que lo que he escrito se grabe en mi memoria.

La cuarta es para compartir lo que pienso y participar en el debate. Lo que sostengo puede interesar a algunos y a otros resultarle irrelevante, y esto no surge de una posición petulante sino de un genuino y verdadero interés de intercambiar con los demás mi punto de vista y estar atento a los puntos de vista de los otros.

Siempre he pensado que debemos hacer el esfuerzo de encontrar la verdad. De ir más allá de la opinión y partir de datos duros e información confiable. Siempre a través del intercambio y el diálogo y nunca de la imposición y la descalificación.

La quinta es para dar a conocer ideas o hechos que estimo relevantes. A cada uno nos interesan más unos tramos que otros. Escribir sobre ideas y hechos que me interesan, y no necesariamente están en la agenda cotidiana, me permite hacerlos presentes en la agenda pública.

Es una manera de tratar de influir, en la medida que me es posible, debo reconocer que es un espacio muy pequeño, en el posicionamiento de ciertos acontecimientos y en la valoración de los mismos. Y también, de la misma manera, tratar de que se expongan ciertas ideas.

La sexta es para apoyar actividades e ideas con las que me identifico. Cuando accedes a una plataforma pública tienes la posibilidad de apoyar a personas y grupos para dar a conocer lo que hacen o piensan. Mi criterio de selección son las acciones e ideas que considero valiosas.

Es una manera de dar acceso a los medios a quienes por sí mismos no lo tienen. Es una forma de compartir con ellos, de socializar, el espacio al cual tengo acceso. Y es también una manera de solidarizarme con ellos y su causa. Hay una séptima respuesta y es que escribo porque me gusta, lo disfruto mucho. Y seguramente que este gozo tiene que ver con los espacios de acción y las posibilidades que me abren las otras seis respuestas.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password