Pasteles californianos

Opinión

Tuvieron que pasar siete años y un disco de lados B en el 2007, para que Cake regresara como el grupo que conocimos en los noventas.


Después de alejarse de las trasnacionales y construir un estudio que funciona exclusivamente con luz solar, se pusieron a trabajar y en el 2011 nos entregaron Showroom of Compassion.


Con este material no sólo regresaron a la independencia, sino incluso tuvieron que crear una empresa para grabar en total libertad. La obra es de lo mejor que Cake ha hecho en los últimos años, con un sentido del humor amargo y menos festivo, pero igual de incisivo. Las canciones hablan por igual de los presupuestos gubernamentales, bigotes, el odio a la vida diaria, una depresión invernal y un italiano.


Aquí la trompeta ha perdido el protagonismo, pero el sonido del grupo está más cohesionado. La voz de Mc- Crea aparece más melódica y las canciones no corren, se desplazan hacia donde necesitan. Con esto quiero decir que no se le notan las costuras, fluyen con facilidad.


Cake no es el grupo que crea todo un misticismo alrededor de ellos, incluso parecen bastante anti-rock. No hacen escándalos, son democráticos al componer, tienen un discurso políticamente correcto. Son, por supuesto, de izquierda y apoyan a Bernie Sanders y la reforestación. Más que rockeros parecen eternos estudiantes universitarios. Lo que dicen y escriben parece bastante razonado. Aquí no hay reacciones desmedidas, destrucción de cuartos de hotel o desplantes protagónicos. Es la perfecta música rockera para el blanco clase mediero estadounidense, pero, a pesar de lo anterior, sus canciones funcionan en nuestras mentes. Después de escucharlos por primera vez se vuelve sencillo reconocer su sonido. Se han mantenido en el espectro musical durante más de 20 años y no se han repetido, aunque han tropezado.


Sí, son la perfecta música blanca, pero, ¿qué era el grunge o el brit pop sino música blanca también? Una estaba llena de rabia, la otra de vanidad. Cake es música blanca llena de humor y crítica sin aspavientos contra el sistema norteamericano.


Para mí representaron un oasis musical frente a los ingleses petulantes y sólo por eso, los saludo desde estas páginas.


Cartas al director


Estimado señor director:


Leo con sorpresa en el último número de la revista que un colaborador suyo, Daniel Herrera, afirma que el libro Pero hermoso, de Geoff Dyer, tardó más de veinte años en ser publicado en español. La realidad es otra. La editorial londinense Jonathan Cape publicó la edición original en inglés en el año 1991. Y solo seis años más tarde, en 1997, el libro apareció en castellano publicado por la editorial madrileña Amaranto. Basta con abrir Internet para encontrar reseñas del libro aparecidas entre 1997 y 2010. En 2014, la editorial transnacional Random House publicó una segunda edición en español, claro está, sin mencionar que el libro ya había sido publicado en español anteriormente y siguiendo la interesada costumbre de las grandes editoriales de confundir a los lectores presentando “novedades” que no lo son. Lo anterior, evidentemente, no desmerece la lúcida reseña de su colaborador ni la estupenda calidad del libro, que merece ser divulgado y leído. Le envío un afectuoso saludo y espero que, en aras de la verdad, publique en su revista esta pequeña corrección.


José Manuel López. Amaranto Editores. Madrid.


Respuesta del autor


En mi columna del número anterior de etcétera abrí con una declaración radical, afirmé que el libro Pero hermoso había tardado más de 20 años en aparecer traducido al español. El 9 de abril recibimos una carta del editor José Manuel López quien dirige la editorial madrileña Amaranto. En ella nos hace ver que el libro fue publicado en español en 1997 por la misma editorial que dirige. En honor a la verdad debo hacer la aclaración y reconocer que a pesar de que investigué sobre las anteriores ediciones en español, no lo hice con suficiente profundidad e ignoré, sin ninguna intención oculta, por mero accidente, la edición de la editorial Amaranto.


Esto no evita una crítica que estaba haciendo en su momento: los libros de jazz y música similar, tardan bastante en aparecer en español y no queda más que buscarlos en inglés o esperar pacientemente.


Daniel Herrera

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password