Cinque Terre

Alejandra Escobar

[email protected]

Editora de etcétera

El paralelismo entre AMLO y Diosdado Cabello frente a J.J. Rendón

MARTÍN ZETINZ / CUARTOSCURO.COM                                                                                                                                                EFE

El pasado 13 enero, el líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) publicó un video en sus redes sociales donde exigió al PRI y al PAN aclarar si contrataron al estratega político J. J. Rendón para “atacarlo” y con ello impedir que llegue a la Presidencia de la República.

En una grabación de poco más de 11 minutos, Andrés Manuel López Obrador cuestiona, sin pruebas, el supuesto apoyo del venezolano a las campañas nacionales y en repetidas ocasiones le exige no promover la violencia política.

López Obrador utilizó las redes sociales para fustigar, llegar a sus simpatizantes y crear una ola de desinformación que, incluso cuando las respuestas a sus preguntas fueron concedidas, decidió callar y no aclarar, desmentir o disculparse.

Fue el 28 de septiembre de 2013 cuando Diosdado Cabello, entonces vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), se lanzó duro contra Juan José Rendón Delgado por presuntamente difundir un audio de Hugo Chávez para “desmoralizar” a las fuerzas revolucionarias y evitar, según él, que la población saliera a votar el 8 de diciembre del mismo año.

Diosdado, ahora diputado de la Asamblea Nacional de Venezuela, llamó “malnacido, traidor a la patria, perverso, ruin, manipulador” y otra serie de adjetivos al consultor político. A diferencia de López Obrador, el “número dos” del chavismo se dirigió a la masa popular en un evento público en el estado de Vargas, aunque su mensaje fue reproducido en las redes sociales y los medios nacionales.

Paralelismos

El discurso populista y mesiánico se reproduce con ambos personajes: mientras Diosdado grita, cual líder religioso, “nosotros amamos a Hugo Chávez, respetamos, lo adoramos”, el líder de Morena se retrata como víctima de la guerra sucia e insiste en la corresponsabilidad de los medios de comunicación de auspiciar la violencia política.

Desde el primer momento, AMLO acusa a la “mafia en el poder” de supuestamente contratar a Rendón para fabricar la guerra sucia en su contra, mientras el leal a Maduro dijo que está auspiciado por uno de los mayores “zánganos de Latinoamérica”, al referirse a Álvaro Uribe, a quienes acusó por muchos años de diseñar operaciones golpistas contra Venezuela. Ambos personajes anteponen el descalificativo antes que el sujeto y el tabasqueño en no pocas veces pronuncia el nombre de sus adversarios.

Estos discursos generaron entre sus fanáticos una reacción similar. Para el 29 de septiembre de 2013, seguidores y líderes chavistas, incluido Nicolás Maduro, lanzaron mensajes en Twitter con el hashtag #JJRendonMalNacido. El mismo 13 de enero pasado los seguidores, bots y troles de Morena y López Obrador atacaron al publicista, quien a través de esa misma red social denunció, incluso, amenazas de muerte. Todo esto, a pesar de que en los 11 minutos el tabasqueño exigió una y otra vez no generar violencia.

J.J. Rendón ha estado presente en los medios nacionales desde que la revista Líder anunció la entrevista que le realizó en el marco de las elecciones del próximo junio. En ella, el estratega explica que desde 2000 a la fecha ha estudiado el caso de México y se dice listo para hacer todo lo posible por combatir el peligro que representa López Obrador.

En el pasado, el tabasqueño no se había referido a Rendón. De hecho, en su grabación comenta apenas haber escuchado de él meses atrás.

Pese a las críticas por ser estratega de campañas negras, J.J. Rendón es uno de los mejores asesores políticos de América Latina. De acuerdo con su página electrónica ha dirigido 25 campañas presidenciales, entre ellas la de Juan Manuel Santos en Colombia (2010). Ésta tiene una similitud con nuestro proceso electoral 2018, y puede ser la respuesta al sorpresivo interés de López Obrador en torno al publicista: En las encuestas y la preferencia electoral se encontraba un candidato populista, Antanas Mockus, del Partido Verde (Colombia), sin embargo, con tan solo 50 días de campaña, Rendón y Santos lograron el triunfo con una diferencia de 40 puntos.

Un día después de que AMLO exigiera al “PRIAN” aclarar si contrataron a Rendón, la dirigencia nacional del PRI y el equipo de su precandidato, José Antonio Meade, negaron el señalamiento y acusaron al tabasqueño de mentir una vez más. A doce días (fecha en que se terminó de escribir este artículo), Obrador no ha vuelto a realizar comentarios pero tampoco a desmentir la información que propagó, es más, para el tercer fin de semana de enero el político volvió a difundir información falsa.

Las Fake News de AMLO

El sábado 20 de enero, el líder de Macuspana publicó en sus redes sociales una falsa encuesta atribuida al Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE) en la que presumía su ventaja rumbo a las elecciones presidenciales.

El mensaje lo difundió luego de que surgieran diversas notas en los medios sobre la posible injerencia rusa en el proceso electoral nacional y su vínculo con López Obrador.

Apenas una hora y media después, el presidente del GCE, Liébano Sáenz, rechazó la autenticidad de la encuesta y el político tabasqueño simplemente guardó silencio y no corrigió su error. De hecho, ante los cuestionamientos de diversos usuarios solo publicó un nuevo tuit dirigido a Federico Arreola en el que se deslindó y colocó un enlace a su portal con la encuesta falsa.

Es importante mencionar que el documento no contiene ningún logotipo oficial del GCE. También yerra en las fechas del supuesto sondeo y se refiere a José Antonio Meade como abanderado de la coalición Todos por México, cuando apenas el 19 de enero (la encuesta data hasta el 15 de enero) el Instituto Nacional Electoral aprobó la resolución para validar dicho nombre.

Al margen de la encuesta, dos semanas antes, el tabasqueño también criticó a los medios por, según él, no destacar los errores del precandidato priísta. Reprochó que solo se le haga bullying al presidente Enrique Peña Nieto y no a José Antonio Meade.

Lo anterior al referirse a un video editado que circuló también por las redes sociales en donde adulteraron la voz del exsecretario de Hacienda para que se escuchara: “La calle es para el delincuente y la cárcel para el ciudadano”, cuando lo que en realidad pronunció fue: “Tenemos que estar claros, de que la calle es para el ciudadano, y la cárcel es para el delincuente”.

El falso video circuló como bomba en las redes sociales, donde incluso el reportero de Proceso Jenaro Villamil y la escritora Sabina Berman, lo difundieron como verdadero. Ni AMLO ni Villamil ofrecieron disculpas por su error, mientras que Berman escribió “Muchas gracias @aurelionuno Como reflexionar sobre cómo seguir en Tuiter”, luego de que el coordinador de la campaña de Meade le informara que era falso.

Para el 25 de enero, Obrador volvió a difundir la imagen de otra encuesta que le favorece, no obstante, en lugar de investigar con su equipo si era certera, la lanzó a las redes no sin antes justificarse: “En Chiapas me entregaron esta encuesta domiciliaria del 16 al 18 de enero. Se las comparto, aunque podría ser falsa como la de Liébano”.

En estas páginas y en nuestro portal electrónico hemos expuesto cómo el precandidato de Morena se vanagloria de las encuesta a su favor y crítica las que no le dan ventaja, “Prensa fifi”, dice. El paralelismo de Andrés Manuel López Obrador y Diosdado Cabello también radica ahí, en su crítica constante de la prensa que no milita a su favor.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password