Cinque Terre

Roberto García Requena

[email protected]

Experto en telecomunicaciones

Mitos y realidades de la 2.5 Ghz

Mucho se ha dicho y escrito respecto a la decisión del gobierno federal para rescatar los 190 megahercios (MHz) de espectro radioeléctrico concentrados en la llamada banda de 2.5 GHz (la franja de espectro va de los 2500 MHz a los 2690 MHz). Fue notable la verbena mediática que protagonizaron en el pasado mes de agosto funcionarios del gobierno federal con el Presidente de Grupo Multivisión (MVS), Joaquín Vargas, principal concesionario afectado con tal decisión. Las acusaciones no se hicieron esperar y el señor Vargas hizo serios pronunciamientos señalando una intencionalidad política por parte del gobierno para rescatar las frecuencias concesionadas. El gobierno negó toda acusación de esta naturaleza.

Más allá de los dimes y diretes que estuvieron a la orden del día, parece necesario hacer un ejercicio de valoración objetivo, técnico y económico, que de claridad respecto a la situación que guarda esta banda del espectro, por cierto, de interés y dominio de todos los mexicanos. Entremos de lleno a los hechos, a los datos duros, a las experiencias internacionales, y a entender la evolución de la tecnología que ha permitido potenciar y revalorar el uso de la 2.5 Ghz en todo el mundo. Por ello propongo repasar algunos mitos y realidades de lo ocurrido con esta banda para que tengamos una idea más precisa de lo que acontece a su alrededor.

1) ¿La banda 2.5 GHz cambió de uso? REALIDAD

Originalmente la banda fue concesionada en la década de los 90, como en el resto del mundo, para prestar servicios de televisión y audio restringido por microondas (multichannel multipoint distribution service; MMDS por sus siglas en inglés). Así se otorgaron los títulos de concesión en ese entonces y dadas las características tecnológicas del momento se necesitaba un ancho de banda de 190 Mhz de espectro para poder otorgar dicho servicio.

Para 2000 la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) identificó, entre otras, a la banda de frecuencias 2.5 GHz como susceptible para utilizarse en la prestación de servicios de telecomunicaciones móviles internacionales (IMT pos sus siglas en inglés). Al cabo de los años y con el avance de la tecnología, y en un afán de hacer un mejor aprovechamiento del espectro radioeléctrico en todo el mundo, la misma UIT emitió en 2007 la recomendación M.1036-3, mediante la cual solicitó a los gobiernos integrantes de la organización -entre ellos México- poner a disposición la banda 2.5 GHz para desplegar redes de nueva generación para la prestación de servicios de banda ancha fija o móvil. En otras palabras, Internet de alta velocidad.

Esta situación provocó un reordenamiento de la banda a nivel internacional. En el caso de México, la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) actualizó el Cuadro Nacional de Atribución de Frecuencias, que había estado vigente desde 1999. El 28 de marzo de 2008 se publicó en el Diario Oficial de la Federación que la banda de 2.5 GHz anteriormente atribuida exclusivamente para servicio fijo, dentro del que se ubica el de televisión y audio restringido vía microondas, ahora también sería atribuida para el servicio móvil. Esto significó que, conforme a la nueva atribución resuelta por el órgano regulador, en dicha banda se pueden prestar desde esa fecha servicios que antes no estaban incluidos, entre lo que destacan el servicio de banda ancha móvil.

En este momento es cuando empieza el reordenamiento de la banda en México por parte del gobierno federal para seguir con las recomendaciones internacionales y hacer un uso más eficiente del espectro radioeléctrico. Es entonces cuando empieza el jaloneo con los concesionarios que ocupaban la banda, principalmente MVS.

2) ¿Estaba subutilizado el espectro en la 2.5 Ghz? REALIDAD

Además de considerar las recomendaciones de la UIT para la banda de 2.5 GHz, la Cofetel motivó su decisión de opinar negativamente el otorgamiento de prorrogar a MVS las concesiones en razón de la baja utilización que esta empresa hacía del espectro radioeléctrico. A decir de la propia Cofetel, el uso del espectro por parte de MVS era muy ineficiente. Lo anterior quedó de manifiesto cuando el órgano regulador hizo una comparación con empresas que también utilizan el espectro radioeléctrico nacional que les ha sido concesionado, tal y como se muestra en la siguiente tabla:

Estas cifras corresponden a datos proporcionados por Cofetel a junio de 2009 para la región móvil 9 del país, que incluye la Ciudad de México, Estado de México, Morelos e Hidalgo. Mientras Telcel tenía más de 300 mil usuarios por MHz concesionado y Telefónica casi 192 mil; MVS solo mantenía mil 500 usuarios. Es notoria la baja eficiencia espectral con la que operaban las concesiones de MVS, lo cual hizo evidente la subutilización de las bandas concesionadas.

Por otro lado, MVS había señalado públicamente que los usuarios que a la fecha tenían contratado el servicio de televisión restringida vía microondas serían migrados al servicio “Dish” (televisión satelital). Tal situación ocasionó todavía una mayor subutilización de la banda 2.5 Ghz, que presumiblemente para el día en que se declaró su rescate ya no había ni un solo usuario.

C1: Dos bloqueos FDD (Frecuency Duplex Division) de 70 MHz a los extremos (70×2) y un bloqueo central de TDD (Time Duplex Division) de 50 Mhz.

C2: Dos bloqueos FDD de 70 MHz a los extremos, y un bloque central FDD de 50 MHz pareado con otro bloque fuera de la banda de 2.5GHz.

C3: Un solo bloqueo TDD de 190 MHz, o con una combinación de FDD/TDD.

3) ¿El bloque de 190 MHz es mucho espectro para un solo operador? REALIDAD

La UIT ha propuesto tres opciones para segmentar los 190 MHz de espectro en la banda de 2.5 GHz para su explotación en prestación de servicios de banda ancha móvil. Las canalizaciones son las siguientes:

Ahora bien, de las recomendaciones de la UIT en el contexto internacional la opción de segmentación más aceptada es la C1 (70X2 FDD y 50 TDD). De hecho, en 2008, se publicó en el Diario Oficial de la Unión Europea, la decisión que permite la armonización de esta banda en los países miembros. En dicho documento se adopta la segmentación C1 de la banda propuesta por la UIT.

Una vez emitida la recomendación de la UIT, las empresas productoras de equipos iniciaron los desarrollos tecnológicos correspondientes. En la actualidad, dos tecnologías apuntan para utilizarse en el despliegue de las redes móviles, que permitirán un mejor aprovechamiento de la banda, y por ende mayores servicios para los usuarios: WiMax (Worldwide Interoperability for Microwave Access) y LTE (Long Term Evolution).

En particular, LTE (tecnología asociada a FDD) es la que tiende a prevalecer en el mercado, y es que la segmentación FDD es la que se utiliza en las bandas que actualmente se explotan para la prestación de servicios móviles (bandas de 800 y 900 MHz, 1.7 y 1.9 GHz).

Organismos especializados señalan que con segmentos mínimos de 40 MHz es posible desplegar una red eficiente y competitiva en el mercado para la prestación de servicios móviles. En tal sentido, y solo a manera de ejemplo, el Foro WiMax estimó en 2007 que el despliegue de una red para servicios móviles de banda ancha con tecnología WiMax requiere como mínimo segmentos continuos de 40MHz, mientras que la Asociación GSM ha señalado en diversos documentos técnicos que el despliegue con tecnología LTE requiere segmentos contiguos de 20MHz (20X2 MHz) para alcanzar el máximo rendimiento de la tecnología en la prestación de los servicios.

Las recomendaciones de los estudios técnicos especializados tienden a corroborarse con la experiencia internacional. En particular, se tiene conocimiento que 18 países han llevado a cabo procesos de licitación en esta banda del espectro radioeléctrico: once de Europa (Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Holanda, Italia, Noruega y Suecia), tres de Asia-Pacífica (Hong Kong, Nueva Zelanda y Singapur) y cuatro de Latinoamérica (Brasil, Colombia, Chile y Perú). Los resultados de asignación se describen en la TABLA 1.

Como se puede observar, en ningún país se han dejado los 190 MHz de espectro a un solo operador. La experiencia internacional dice que el espectro se ha licitado en pedazos, en promedio, de entre 40 y 50 MHz por operador. En la mayoría de los países han quedado cuatro operadores, pero en algunos casos existen hasta cinco o seis, como en Singapur.

4) ¿El gobierno quiso sacar a MVS de la banda? MITO

Con el reordenamiento de la banda, la SCT solo quiere hacer un mejor uso de los 190 Mhz de espectro para maximizar su valor económico y social. Fueron varios años, desde 2007, que la SCT inició un proceso de acercamiento con los concesionarios en la banda para conocer sus planes y explorar nuevas tecnologías que aprovecharan de mejor manera el espectro. A pesar de tener una opinión no favorable de la Cofetel sobre el otorgamiento de prórrogas, todavía en abril de 2011, MVS anunció el proyecto “Banda Ancha Móvil para Todos”, conformado por un consorcio con participación de la propia MVS, Clearwire, Intel y Alestra para explotar servicios de Internet con una inversión de mil millones de dólares.

Este anuncio hizo manifiesto que todavía en esas fechas había disposición y voluntad de la SCT para llegar a un acuerdo con MVS para la explotación de la banda. De lo contrario, ¿para qué iban a invertir esa cantidad de dinero si la autoridad ya les hubiese negado cualquier posibilidad de prórroga y aprovechamiento tecnológico en la banda? Sería absurdo.

El meollo del asunto para que la SCT no prorrogara las concesiones y después decretara el rescate de la banda de 2.5 GHz se debió a que no se pudieron poner de acuerdo con MVS respecto a la contraprestación que esta última tenía que pagar para explotar servicios de banda ancha móvil, no contemplados en sus títulos de concesión. A decir de los propios funcionarios del gobierno federal, el precio o valuación que tenía de la banda la Secretaría de Hacienda era de 27 mil millones de pesos -a razón de 10.5 centavos de dólar por MHz/Pob nacional-, versus los 104 millones que ofrecía MVS. Es decir, la empresa quería pagar tan solo el 0.385% del monto en el cual el gobierno federal valúa este espectro. Vaya divergencia.

Los comparativos internacionales de precios de licitaciones son complicados, y para contextualizar sus resultados es necesario conocer sus marcos normativos, las bases de licitación, y en particular conocer plenamente el contexto económico del país correspondiente. Por ejemplo, las últimas licitaciones de la región en la banda 2.5 Ghz fueron en Brasil (junio de 2012) y Chile (julio de 2012), las cuales tuvieron en términos económicos resultados diametralmente diferentes.

En Brasil el precio MHz/Pob nacional fue de alrededor de 11 centavos de dólar americano, mientras que en Chile alcanzó los 3.7 centavos de dólar. Cabe señalar que para ambas cifras se consideraron las ofertas económicas y los pagos periódicos que tienen que realizar las empresas durante la vigencia de la concesión (En Brasil cada dos años las empresas deben cubrir al gobierno federal el 2% de sus ingresos, en tanto que en Chile existe la obligación de pagar un aprovechamiento anual). A decir de la Secretaría de Hacienda una de las propuestas del gobierno era licitar un pedazo de la banda para que fuera el mercado quien le asignara un valor, y con esta referencia establecer el pago de la contraprestación por el resto de la banda a MVS. Este mecanismo parecía idóneo para tener un parámetro de valuación. Ante la falta de un precio, el mecanismo de subasta ha demostrado ser muy eficiente para asignar un valor de mercado a un bien o servicio. Sin embargo, MVS tampoco estuvo dispuesta a esta propuesta.

Se puede concluir que se hicieron esfuerzos por parte de la SCT para llegar a un acuerdo de valuación con MVS respecto del precio de la 2.5 GHz, sin llegar a un resultado. Como consecuencia fue que la SCT notificó en diciembre de 2011 la negativa de prórroga a las concesiones, y posteriormente a declarar el rescate de la banda en agosto de 2012.

La idea es que una vez consumado el rescate se pueda iniciar un proceso de licitación en la banda para asignarla al mercado y que se empiecen a ofertar servicios. La propia SCT ha manifestado la posibilidad para que MVS participe activamente en el proceso de licitación y, de ganar, pueda explotar servicios de banda ancha móvil.

5) ¿La competencia en banda ancha perjudica a Televisa? MITO

Se ha empezado a tejer un discurso por parte del grupo de críticos afines a encontrar en Televisa al “enemigo público número uno”, en el que buscan señalar que el gran perjudicado de que MVS pudiese explotar dicha banda hubiera sido Televisa por miedo a la competencia. Esta afirmación parece desconocer por completo la realidad y composición del mercado de las telecomunicaciones en México.

Según datos de la OCDE, a mayo de 2011, Telmex concentraba el 80% del mercado de telefonía fija y el 74% del Internet, al tiempo que Telcel alcanzaba el 70% de la móvil. Por su parte, Televisa solamente tenía una participación de 2% en la telefonía fija del país y el 6 % del Internet. Con la compra de la mitad de Iusacell, no reflejada todavía en los indicadores de la OCDE de ese momento, ahora también tiene presencia en el mercado móvil, con el 4% de éste. Es decir, no queda duda del poder y tamaño de mercado de Telmex/Telcel sobre el de Televisa. El primero es alrededor de 40 veces más grande que el de la televisora.

Bajo esta premisa, cabe hacer la misma pregunta: ¿a quién le conviene el status quo? ¿a quién en realidad le perjudica la potencial competencia en servicios móviles que representa la banda de 2.5? ¿Al monopolio o al chiquito que desembolsó mil 600 millones de dólares para poder comprar la mitad de Iusacell y de esta manera lograr apenas un 4% del mercado móvil? La respuesta es evidente.

Todavía más evidente cuando sabemos que el socio comercial de MVS en su proyecto de televisión satelital “Dish” es justamente Telmex. MVS y Telmex hicieron una alianza para penetrar el mercado de la televisión restringida, en el que Telmex no es dominante y en el que además tiene una prohibición expresa para prestar este servicio. En esta misma lógica, MVS y Telmex también pudieron haber hecho mancuerna para no dejar entrar a la competencia en donde sí son dominantes: servicios de Internet. ¿Entonces por qué atorar la 2.5 GHz con cinco años de negociaciones con el gobierno federal, y ahora otros tantos en litigios de prórrogas y rescates? Pues porque en la medida que nadie explote esa banda, en esa misma medida las rentas monopólicas de Telmex subsistirán.

De hecho, sería lógico que a Televisa le interese participar en la eventual licitación de la 2.5 GHz y ganar un pedazo de espectro en esta banda. La posición contraria- mantener la banda y el espectro ocioso- no hace sentido para una empresa que está luchando para incursionar en el mercado de servicios móviles y competir contra los operadores dominantes. Así de fácil.

Conclusión

Me parece que los datos, la evidencia internacional, así como la propia prospectiva y evolución de la tecnología no deja lugar a duda respecto del origen y destino de la banda de 2.5 GHz. Es cierto que con la decisión de rescate de la banda por parte del gobierno federal se han afectado intereses privados como los de MVS, pero ha sido en beneficio del interés público. La intención es que el día de mañana todos contemos con servicios de Internet de mayor calidad a precios más asequibles. Lo demás son patadas de ahogado

Nota

1 En FDD un canal es para la comunicación Radiobase-equipo terminal del usuario y el otro es para comunicación equipo terminal del usuario-Radiobase, en tanto que en TDD a través del mismo canal se realiza la comunicación Radiobase-equipo terminal y equipo terminal-Radiobase, haciéndose la división en el tiempo.

En México, los servicios móviles actuales utilizan tecnología FDD.

* TABLA 1. MHZ adjudicados por operador en licitaciones de la banda de 2.5 GHz (revisar en www.etcetera.com.mx).

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password