Cinque Terre

Marco Levario Turcott

[email protected]

Director de etcétera

México no debe ser territorio de monopolios

México es el territorio donde hay una disputa en el ramo de las telecomunicaciones. Y ésta ocurre, como aquí advertimos que sucedería hace casi dos años, por la falta de un marco normativo moderno que regule a la industria y por la omisión de los actos de gobierno que, en beneficio del país, debieran atender y procesar los intereses enfrentados.

Además de esas coordenadas centrales -ausencia de ley y autoridad- discurren en la esfera pública alineamientos tajantes que poco ayudan a comprender el asunto para convertirlo, como dice Purificación Carpinteyro en las siguientes páginas, en el crisol de oportunidades desde el que, a partir de una visión de Estado, se piense en el beneficio social y el auspicio del desarrollo económico de la industria a partir de generar más inversiones financieras con la consecuente oferta de empleo que esto implica. Eso, según nosotros, quiere decir acabar con el monopolio en las telefonías fija y móvil y, por supuesto, también en la oferta televisiva que recibimos, y que se halla concentrada en dos empresas; el imperativo de esto último lo hemos subrayado y documentado aquí en etcétera durante toda su existencia, y ahora lo refrendamos.

El lector se percata de que hemos sido enfáticos en el tema de la interconexión, y le decimos que lo seguiremos siendo, porque ese es el asunto que genera el enfrentamiento y porque no buscamos coartadas de ninguna especie para definirnos con toda claridad, junto con nuestra postura en favor de una tercera o cuarta opción televisiva, las que técnicamente sean posibles. etcétera no coincide con que un solo grupo empresarial, Telmex, controle el 80% del mercado en telefonía fija y, en telefonía móvil, lo haga Telcel y Telefónica que, juntas, abarcan el 92% de ese mercado. Es decir, la crítica que sostenemos al actual modelo de radiodifusión en la pantalla no nos impide, al contrario, dejar de cuestionar, por ejemplo, las prácticas anticompetitivas de los operadores dominantes de las telefonías fija y móvil. A lo anterior responde la portada de este número, como las más de 50 que hemos hecho dedicadas a Televisa y TV Azteca desde diversos órdenes temáticos.

Como hemos dicho desde siempre, este tipo de conflictos no se dan entre buenos y malos, sino entre grupos empresariales que promueven sus intereses económicos para desplegarse dentro de las enormes posibilidades de negocio que presenta la convergencia tecnológica. Y en etcétera tendrán cabida los diferentes planteamientos que hay al respecto, por eso, como el lector se enteró a través de nuestro portal, desde hace un mes invitamos a Grupo Carso a expresar aquí sus puntos de vista. Lo hacemos otra vez desde esta vía, pero desde siempre, como usted puede registrar nuevamente en esta ocasión, le presentamos opiniones diferentes e incluso contrarias entre sí, sobre el multicitado litigio.

Poco antes del cierre de esta edición se conoció de una multa extraordinaria contra Telcel por “reincidencia en la comisión de una práctica monopólica relativa” y ello generó las visiones tajantes a las que nos referimos líneas arriba, es decir, hubo festejos y admoniciones. Pero etcétera no es tribuna ni para la máscara ideológica que en realidad promueve los intereses de Telcel ni el asiento cómodo para el aplauso de aquella sanción. Aquí buscamos entender los vericuetos normativos y la explicación del experto para promover que todos los jugadores respeten las reglas del juego y a que el gobierno federal las aplique sin distingo ni cálculo pragmático. En ese contexto, celebramos que el Senado hubiera aprobado por unanimidad en comisiones la minuta de la llamada Ley Antimonopolios y esperamos que continúen los avances en esa dirección.

En etcétera concurrimos editores, profesionales en el análisis de los medios, no fanáticos ni integrantes de ninguna cofradía del bando que sea. Por supuesto que queremos participar de estos desencuentros sobre la base de las definiciones editoriales que hemos expuesto, y si creemos que tienen razón los empresarios de la televisión en participar en el mercado de la telefonía, lo decimos con todas sus letras como ahora es el caso, al mismo tiempo que esperamos que tales empresarios muestren la misma disposición para que eso también ocurra en el ámbito de la televisión. Es decir, tenemos la expectativa de que haya acuerdos entre quienes participan de esta disputa para abrir la competencia en esos mercados sobre la base de algo que los integra y que se llama total play.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password