Luciano de Samosata

Opinión

De la vida de Luciano de Samosata no se sabe nada cierto, todo proviene de biografías apócrifas. Se entiende que nació en Samosata, Siria, el año 125 y se cree que murió en Atenas el año 192. Sin embargo, aunque todo lo que se sepa de él y su vida sea mera especulación tejida desde sus mismas obras, Luciano es uno de los escritores más famosos e importantes de la historia de Occidente. Vivió en tiempos del imperio romano; pero escribió y pensó en griego. Fue un filósofo extemporáneo con muy buen sentido del humor.


Escéptico y crítico, a Luciano se le considera el creador del diálogo satírico. Un género literario-filosófico que será continuado y ampliado por grandes pensadores como Erasmo y Voltaire. Francois Rabelais y Jonathan Swift declararon abiertamente su admiración por la obra del humorista de Samosata. Luciano satirizaba a sus contemporáneos romanos, poniéndoles como ejemplo a los griegos clásicos.


Luciano sostenía que los filósofos son seres extraños que a pesar de no tener la vida más penetrante que sus vecinos, pretenden ver claramente los límites del cielo, ignorando por completo que la mejor vida y la más sensata es la de los hombres corrientes.


Que traigamos a cuento a Luciano de Samosata en este recuento de la historia de la poesía erótica es por una obra en concreto: Diálogos de prostitutas, un título que ha sido semicensurado al ser traducido como “Diálogos de cortesanas”.


En el diálogo entre Leena y Clonarion se expresan los elementos por los cuales la obra antes referida fue semicensurada, pues entre los muchos detalles eróticos que resaltan de sus textos, está el “descubrimiento” de la lesbiana (término relacionado directamente con Lesbos).


Este “hallazgo” es, por supuesto, en sentido metafórico ya que el diálogo citado habla precisamente de la descripción de un encuentro carnal entre dos mujeres, pero se plantea como algo novedoso, prohibido, y por tanto, digno de toda curiosidad lúdica, respetando la esencia del erotismo griego.


Clonarion.- ¿Te acostaste? ¿Qué pasó a continuación? Leena.- Me besaban como los hombres, no sólo pegándome los labios, sino entreabriendo la boca, y me abrazaban y apretaban los pechos. Demonasa además me mordía mientras me besaba apasionadamente. Yo no podía suponer qué es lo que estaba pasando,pero al rato, Demonasa, estando ya un poco caliente, se quitó la peluca de la cabeza (era muy real y estaba bien ajustada), y se la vio con el cuero al descubierto, rapada como los atletas más varoniles.


En otro de sus textos, titulado Lucio o el asno, Luciano narra la historia de un muchacho que se transforma en burro o asno. Buena parte del relato tiene que ver con las proezas sexuales del protagonista, allí mismo plantea que el acto amoroso es como una lucha pugilística. Son relatos que podemos considerar como pornografía pura, por la crudeza de sus descripciones y la asusencia total de juicios morales sobre los actos realizados. En la narración el joven Lucio emplea diversas drogas para hacer el amor, y estas drogas lo inducen a realizar cada vez actos más raros y temerarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password