Cinque Terre

Irasema Rodríguez

Los Slim Media: ¡Ese apoyo sí se ve!

Aun antes de ser enviada al Senado por parte del presidente Enrique Peña Nieto, el pasado 24 de marzo la iniciativa de ley secundaria en telecomunicaciones, ha logrado hasta el momento construir un gran consenso, pero en contra. Una lectura general al documento permite ver que se trata de un proyecto incompleto y regresivo, que deja de lado aspectos fundamentales para contar con un sistema de medios públicos y privados plural, diverso y equilibrado. De igual manera, hay señales preocupantes que amenazan la libertad de expresión y el derecho a la información, una de ellas, acaso la más importante: la concentración excesiva de atribuciones en la Secretaría de Gobernación, en detrimento del Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) como órgano autónomo regulador.

Estos temas deben ser, en teoría, los más importantes a discutir, tanto para legisladores como para especialistas y medios de comunicación, especialmente aquellos que se presentan a sí mismos como críticos, independientes y ejemplos de pluralidad, pero no es así. Lejos de promover este sano debate, se han inclinado abiertamente a favor de los intereses del magnate Carlos Slim en este mercado y su muy personal batalla contra las televisoras, en particular Televisa. Esto es, se han convertido en su instrumento para reducir a una vulgar lucha de titanes, un tema que amerita un análisis profundo en donde los protagonistas principales deben ser las audiencias, los ciudadanos de a pie.

Tres primeras planas. Ese apoyo sí se ve

Jueves 26 de marzo: “Telmex se queja contra las duras condiciones del Ifetel”. La primera plana de La Jornada, dedicada a las quejas del monopolio de las telecomunicaciones sobre la espera de dos años para poder ingresar al mercado de la televisión y su negativa rotunda a compartir con otros concesionarios su infraestructura, tal y como se le ordena al ser declarado preponderante. Sin embargo, en el desarrollo de la información, no se cita una sola palabra sobre Dish, empresa donde participa financieramente, y del uso que ésta hace de la señal abierta de las televisoras, con las que tanto pelea.

Un día después, el viernes 27, vuelve a obsequiar su primera plana a los intereses del hombre más rico de México: “América Móvil: es inconstitucional la reforma peñista”. Detalla en la nota principal que se imponen a esta empresa obligaciones excesivas, le exige invertir para dar gratis sus servicios y protege a Televisa en el negocio de televisión abierta y restringida. Advierte además, que tanta regulación le genera incertidumbre jurídica e inhibirá las inversiones que permitirían redundar en servicios de mejor calidad.

El domingo 30 de marzo, aunque no es la nota principal, sí publica en primera plana una nota donde especialistas advierten sobre la nueva temporada de la Ley Televisa. En la página 7 se detalla: Con esta iniciativa de ley, “el Estado decidió volver a ser gerente de los monopolios y permitir que la telecracia gobierne en el campo de la cultura”, sostuvo Javier Esteinou Madrid, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana.

Consideró fundamental que el Legislativo defienda todas las garantías y premisas incorporadas en la Constitución con la reforma en telecomunicaciones de junio pasado. Si los legisladores aprueban la propuesta del presidente Enrique Peña Nieto sin modificarla, “habrán legitimado la Ley Televisa dos, con sus nefastas consecuencias para el desarrollo del país en el siglo XXI”.

Lunes 31 de marzo, La Jornada remata, así: “Televisa y Tv Azteca, ganonas con la reforma”. La nota principal detalla: Para Televisa, la propuesta de legislación secundaria del Ejecutivo no contiene más afectaciones que las obligaciones impuestas por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) y al contrario, resultará beneficiada a través de Iusacell, en la que tiene 50% de participación, debido a que la legislación impone sanciones más severas a América Móvil, de las que se beneficiarán las pequeñas empresas de telecomunicaciones, señaló Accival Casa de Bolsa.

Para La Jornada, la principal preocupación es el presunto favorecimiento a Televisa, en perjuicio de América Móvil, lo cual, en un diario con su línea editorial, resulta sorprendente. Temas como las radios comunitarias y los medios públicos, apenas le han merecido en un lapso de seis días, un par de notas en páginas interiores y unas cuantas líneas en el editorial del 31 de marzo.

De ataques y andanadas

El 25 de marzo, el noticiero matutino de MVS, conducido por Carmen Aristegui, organiza una mesa con los dirigentes nacionales del PAN y PRD, Cecilia Romero y Jesús Zambrano, respectivamente, quienes la víspera hicieran un pronunciamiento conjunto en contra de la iniciativa presidencial en materia de telecomunicaciones. La conductora intentó en vano, que los participantes se comprometieran a promover un recurso de inconstitucionalidad.

El 26 de marzo, Aristegui reprochó que el senador Javier Lozano se negara a participar en un debate con su correligionario Javier Corral, toda vez que al parecer tienen posturas divergentes sobre la iniciativa en telecomunicaciones: “En el ejercicio democrático, la sociedad mexicana gana cuando puede ver directamente a los actores defender sus ideas y sus planteamientos, argumentar y contraargumentar para que la sociedad mexicana pueda tener su propio punto de vista. Eso que es muy democrático, ¡ah, cómo cuesta trabajo en nuestro país!”, sostuvo.

Acto seguido, y ante la negativa de Lozano, le concedió al senador Javier Corral más de una hora para que éste hiciera despliegue de estridencia al exponer su muy personal visión sobre la ley de telecomunicaciones. Su prolongada alocución, que no entrevista, se centró en descalificar a la empresa Televisa más que en explicar de qué forma ésta se vería beneficiada con la iniciativa. Se dijo víctima de una campaña persecutoria y difamatoria por parte de la televisora y de otros actores, a quienes nunca identificó plenamente, por sus posturas “críticas” ante el proyecto enviado por el Ejecutivo.

El jueves 27, como respuesta a lo expuesto por Javier Corral, Grupo Televisa envió una carta a Carmen Aristegui, misma que no fue leída de manera textual, como correspondería a un elemental ejercicio de equilibrio informativo. Tan solo se aludió a la misiva por unos segundos en los resúmenes informativos, y en cambio, obsequió generosamente a Javier Corral poco más de 40 minutos para responderle a la televisora y reiterar lo dicho en la entrevista del día anterior. Agrega que en redes sociales hay otra “andanada” en su contra, para acusarlo de servir a los intereses de Grupo Carso y remata con la advertencia de que Televisa “no lo va a amedrentar”.

La carta de Televisa, disponible en el sitio Aristegui Noticias, acusa al senador Corral de tener una deuda con esta empresa por la producción de unos spots, cuando contendió por la gubernatura de Chihuahua. Televisa sostiene que las opiniones de Corral “carecen de objetividad, ya que parten de un conflicto de intereses que él estaría obligado a revelar, pero que penosamente omite”.

El viernes 28, Carmen Aristegui entrevista a Mony de Swann, extitular de la desaparecida Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), quien después de ser constantemente cuestionado en el sexenio anterior en este espacio noticioso por sus presuntos conflictos de interés con empresas que el organismo a su cargo estaba obligado a regular, ahora se convierte en una voz autorizada para criticar la iniciativa presidencial por acotar atribuciones al nuevo órgano regulador, “que construimos”, según dijo el entrevistado.

El único elemento que hace cierto contrapeso a la cobertura de MVS fue la entrevista del 25 de marzo con Aleida Calleja, expresidenta de la AMEDI, quien brevemente cita otros aspectos que deben ser analizados en el proyecto de reforma al sistema de telecomunicaciones, como los medios públicos y la excesiva concentración de facultades en la Secretaría de Gobernación, sin embargo, no se profundiza en los temas.

Conflictos de interés

Tanto Reforma como El Universal intentan no ser tan obvios en su respaldo hacia las empresas de Carlos Slim, pero no lo consiguen. Aunque sus encabezados no son tan focalizados y sus notas no están tan llenas de adjetivos, finalmente se encuentran los elementos que permiten inferir sus conflictos de interés con el magnate.

En El Universal, destaca el artículo del senador Javier Corral el martes 25, donde con argumentos genéricos y políticos, más que jurídicos y técnicos, llega a la conclusión de que se trata de una Ley Televisa reloaded. El miércoles 26, se publica una nota titulada “Analistas: regresiva, reforma en telecom”, en cuyo cuerpo se resalta la opinión de Gabriel Sosa Plata, articulista de este diario y ombudsman de MVS, quien indica que la iniciativa se distingue por contener una propuesta desequilibrada frente a la regulación de agentes preponderantes y en materia de radiodifusión, además de que se ve un control injerencista del Ejecutivo en el Ifetel. Agrega que resulta exagerado el plazo de 24 meses que Telmex debe cumplir como preponderante. El 27 de marzo sobresale la nota cuya cabeza dice “Necesario, castigo a Telmex: Televisa” y detalla que de acuerdo con Alejandro Bustos, vicepresidente jurídico corporativo de Televisa, Telmex debe ser castigado porque se beneficia de la gratuidad del must carry y must offer a través de Dish, de lo contrario la medida tomada por el Ifetel no servirá. Finalmente, el lunes 31, Irene Levy, colaboradora del rotativo y presidenta de Observatel, asegura en su artículo que hay la intención de aprobar en fast track la iniciativa.

Por lo que respecta a Reforma, el miércoles 26 da cuenta del PRD y el PAN ante la ley de telecomunicaciones. Destaca declaraciones de la diputada del PRD, Purificación Carpinteyro, articulista de este diario, quien califica el proyecto como inequitativo, pues somete a empresas telefónicas y es laxa con televisoras. El viernes 28 le da un espacio en primera plana a los señalamientos de América Móvil, que acusa protección a Televisa, pero no da cuenta de la postura de la televisora, quien también cuestionó la propuesta del Ejecutivo. El sábado 29 publicó en páginas interiores una nota titulada “Acusa PRD a Peña de torcer telecom” y en el cuerpo se detalla que esto se hace en la definición de agentes preponderantes.

Temas ausentes

Los medios arriba analizados cuestionan el proyecto presidencial en materia de telecomunicaciones en función de los intereses empresariales a los que se encuentran vinculados. Su capacidad de crítica no les ha dado para analizar los derechos de las audiencias, la libertad de expresión o el desarrollo y fortalecimiento de los medios públicos y comunitarios, entre otros temas que deberían ser los realmente importantes en el debate por venir. Acaso sea porque estos medios también se sentirían amenazados de concretarse nuevas ofertas de medios y contenidos.

Más ataques

El senador Javier Corral denunció también que en redes sociales se ha activado una estrategia para desprestigiarlo y afirmar que apoya al empresario Carlos Slim (Grupo Carso).

“El tema es tratar de decir que quienes criticamos a Televisa, estamos respaldando a Carlos Slim. Sí creo que hay algunos puntos en la iniciativa que tienen filos contra las empresas de Slim y otros muy adecuadas y necesarias contra la preponderancia de sus empresas. Esencialmente, estoy de acuerdo con las medidas que se le imponen. Corral destaca: “Televisa no habla de las medidas que le benefician con la iniciativa de leyes secundarias”.

“El gran problema de esa empresa conmigo es que no me han podido doblegar. Pero saben que no tengo la falla que tienen muchos políticos, porque yo soy hombre honesto, y mi consistencia política está ahí. Ellos reaccionan ante cualquier intento de someter a los medios a la rectoría del Estado”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password