Cinque Terre

Mireya Maldonado

Periodista.

Los “hijos de la chingada” de Proceso y La Jornada

Un medio relativamente nuevo, Colima 3.0, sube un video a YouTube. Ahí se observa que el gobernador de Colima, Mario Anguiano Moreno, escucha a un grupo de trabajadores universitarios que le piden intervenir en un conflicto del sindicato de la Universidad de Colima. El funcionario responde: “Si alguien los quiere a ustedes, ‘ijo e’ la chingada, soy yo”. Los trabajadores no se ofenden y le contestan: “Pues no se nota, ¡demuéstrelo!”. La conversación sigue hasta que el panista Leoncio Morán le grita “corrupto” al mandatario y éste se va.

¿Difama que algo queda?

El texto de Colima 3.0, en vez de registrar lo que ahí ocurrió, inventa que el gobernador respondió a los universitarios con evasivas y el insulto “hijos de la chingada”. La nota “volada” la retoma y adereza desde el título, el pasado 12 de abril, Pedro Zamora Briseño, corresponsal de Proceso, quien además pregunta si el primer mandatario estaba ebrio. Cita a la fuente pero parece no haber puesto atención a las imágenes. El mismo día, el corresponsal de La Jornada, Juan Carlos Flores Carrillo, reproduce aquel bulo sin mencionar de dónde obtuvo la “información” y como si hubiera estado en el lugar.

El portal Colima 3.0 tiene el logo de la empresa Argos y enlaces a los portales de Revolución 3.0, Pulso Ciudadano, Oaxaca 3.0 y Michoacán 3.0, entre otros. En la sección “Quiénes somos” de Revolución 3.0 se lee: “nace de la trayectoria de más de 20 años de Argos en medios de comunicación. La experiencia guiada por la coyuntura que actualmente impacta en la credibilidad de los medios de comunicación en México, y en el mundo, reafirmó la necesidad de crear mejores maneras de socializar la información, otorgarle participación a la ciudadanía y dinamizarla a través de la tecnología…

“Una de las premisas fundamentales de Revolución trespuntocero es dignificar los contenidos con el fin de priorizar la profundidad, la veracidad y el alcance de la información sobre la primicia…”.

Lo cierto es que la nota que acompaña el video que subió Colima 3.0 se aparta de la veracidad.

El 14 de abril el sitio publica una aclaración editorial: “El debate que se ha suscitado entre usuarios de las redes sociales, así como las notas y opiniones vertidas en diversos medios de comunicación, se ha centrado en la suposición de que el gobernador aparece en estado de ebriedad, por lo que es necesario aclarar que Colima 3.0 jamás mencionó esto en la nota publicada”. No aclara por qué convirtió en insulto una expresión coloquial que los universitarios sí comprendieron.

En la nota “Niegan que gobernador de Colima estuviera ebrio”, que publica Proceso el 13 de abril para dar espacio a la réplica del coordinador general de Comunicación Social del Gobierno del estado, René González Chávez, el corresponsal Pedro Zamora dice que “respecto de las versiones que surgieron en varios medios en el sentido de que el mandatario estaba ebrio, algunas de ellas recogidas el sábado por este espacio informativo…”. La pregunta es: ¿a cuáles medios se refiere si su nota salió después de la de Colima 3.0 y éste aclaró que no habló de ningún estado etílico?

Ausencia de ética

Los corresponsales y los medios que a partir de Colima 3.0 se pasaron la nota como estafeta, no estuvieron en el lugar de los hechos, tampoco entrevistaron a Mario Anguiano ni a los universitarios para indagar si se consideraban ofendidos.

No obstante, hicieron un escándalo.

Otros medios también omitieron reseñar el video, a pesar de ser su único referente. Pero eso sí, tildaron el incidente de penoso y lo asociaron con el supuesto alcoholismo de Felipe Calderón, como El Semanario sin límites.

Vanguardia.com publicó la misma nota y Diario Cambio la tituló de acuerdo con su estilo y colores, que van del rojo al negro, asentando hechos que no ocurrieron. ADN político se sumó al linchamiento e ignoró el video aunque lo exhibe. En resumen, propalaron el escándalo que inició Colima 3.0, ávido de lectores, pero no una nota periodística basada en hechos.

El mismo estilo está en otra nota de Pedro Zamora, publicada en Proceso el 13 de marzo, que informa sobre el desalojo de indígenas, quienes “mantenían tomado el sistema de bombeo del manantial que abastece de agua a la zona conurbada de la capital del estado”. Agregó que se lesionó a cerca de 20 personas, “quienes fueron empujados y pisoteados por los agentes a su paso…”. Dos días después, nuevamente, el corresponsal de La Jornada mencionó que en Zacualpan dos niños y varias mujeres resultaron con heridas leves.

No hubo denuncias de lesiones de parte del grupo desalojado, quienes continuaron sus acciones frente al Palacio de Gobierno, pues se oponen a que en su comunidad se explote una mina de oro. Por ello habían tomado las instalaciones de agua que abastecen a 250 mil habitantes.

Pedro Zamora ya no menciona a los “pisoteados y lesionados” en la nota del 19 de marzo (http://www.proceso.com.mx/?p=367658), donde informa sobre el nuevo plantón de habitantes de Zacualpan y de su entrevista con Rogelio Rueda Sánchez secretario general de Gobierno, quien fue acompañado por el Comité de Derechos Humanos no Gubernamental.

¿Quién es Leoncio Morán Sánchez?

Dice Colima 3.0 en su aclaración: “asumimos el compromiso de difundir los asuntos públicos con una perspectiva crítica, pero sobre todo bajo un interés social, visibilizando los problemas y agendas que están ausentes en los medios hegemónicos, el debate en este sentido, es una herramienta para construir una ciudadanía presente en la construcción de la vida pública”. Entonces, ¿por qué no enriqueció la información dando más datos sobre el personaje que apareció en el video gritando acusaciones contra el mandatario de Colima?

En la nota de todos los medios se menciona que Leoncio Morán Sánchez, exdiputado y exalcalde de Colima, le grita “corrupto” al gobernador de la entidad. Sin embargo, ninguno da más datos sobre el personaje, militante del PAN.

El diputado Héctor Insúa deslindó recientemente al PAN de Morán Sánchez y agregó que “cuando opina lo hace a título personal, ya que no tiene ninguna representación formal del partido… Sabemos que ‘Locho’ es una persona que tiene un carácter impulsivo y que toma decisiones como las que ocurrieran ese día…” (en el portal Colima noticias).

En 1994, Morán atropelló al ciclista Jesús Sepúlveda Virgen, quien murió en el hospital del IMSS de la localidad. Morán no pisó la cárcel y evitó indemnizar a los deudos, a pesar de la orden de aprehensión en su contra, publicó en 2005 el Diario de Colima (http://www1.ucol.mx/hemeroteca/pdfs/180405.pdf).

En 2010, con base en una nota de Proceso, Colima Noticias retomó: “en 2006, en la que coincidieron las elecciones locales con las de senadores de la LX Legislatura, circuló en los medios de comunicación de Colima un documento elaborado por el Cisen que daba cuenta de un presunto vínculo entre políticos panistas y el narcotraficante Germán Torres Anguiano, lugarteniente de Ignacio Coronel, uno de los cabecillas del cártel de Sinaloa.

“Según el informe, Torres Anguiano apoyó las campañas de los dos senadores panistas por Colima: Jesús Dueñas Llerenas y Martha Leticia Sosa Govea, así como la de Leoncio Morán Sánchez, entonces candidato a la presidencia municipal de Colima para el periodo 2006-2009 y actual diputado federal”.

En mayo de 2010, “alrededor de 60 diputados federales del PAN externaron su malestar con el trabajo del subcoordinador administrativo de su bancada, Leoncio Morán, por la falta de transparencia en el manejo de los recursos que dispone ese grupo parlamentario.

“El periódico Reforma señaló que el legislador colimense informó de manera general a dónde ha ido a parar el dinero, sin explicar cuánto recibieron la coordinadora de los diputados panistas, Josefina Vázquez Mota, sus coordinadores cercanos y el resto de la bancada”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password