Justine Dupuy

Los campeones del gasto en Publicidad

Durante la negociación presupuestaria 2012, una de las propuestas que Fundar y Artículo 19 presentamos a los legisladores es que integraran al artículo 21 del decreto de presupuesto un tope para el concepto 3600 de Comunicación Social y Publicidad. En otras palabras, solicitamos que el Poder Ejecutivo no pudiera gastar más del 0.03% del Presupuesto de Egresos de la Federación en la llamada publicidad oficial.

Un gasto sin tope ni candados

Y es que el 0.03% es una cantidad nada despreciable. En los últimos años, este porcentaje ha equivalido más o menos a unos mil millones de pesos. Sin embargo, esta propuesta no se integró al Decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2012. Esto nos permite presagiar que el próximo año, como ha sucedido y se ha documentado durante todo el sexenio, el Poder Ejecutivo ejercerá recursos millonarios para promover su imagen con cargo al erario además de en tiempos electorales.

En el Presupuesto de Egresos 2012 la asignación para publicidad oficial alcanza los niveles históricos de 2009, cuando se habían presupuestado más de 2 mil millones de pesos y el monto ejercido fue 2.5 veces mayor a este presupuesto (más de 5 mil millones). En efecto, para el próximo año, durante el cual habrá una elección presidencial, el Poder Ejecutivo prevé gastar 2,108.5 millones de pesos en Comunicación Social y Publicidad1 cuando en el mismo proyecto quitó recursos a programas en áreas de salud, infraestructura sanitaria y de migración.

Además de presupuestar recursos millonarios para Comunicación Social y Publicidad, la práctica de reasignar y sobreejercer recursos durante el ejercicio fiscal que se ha observado en los últimos cuatro años dibuja la posibilidad de un gasto ejercido mayor al original. Desde 2007, el Ejecutivo Federal ejerce el doble de lo aprobado por los legisladores para el concepto 3600 Comunicación Social y Publicidad. Para 2010, el gobierno se gastó 4 mil 720.4 millones de pesos. Este monto es 2.5 veces mayor a lo aprobado (1,728.8 mdp). Este monto sobreejercido (2,991.6 mdp) representa más de diez veces lo que el gobierno había presupuestado para el programa de Reducción de la mortalidad materna para el mismo periodo.

Secretaría de Turismo gasta 41% de los recursos en comunicación social

Entre 2006, ultimo año del sexenio de Vicente Fox, y 2010, la Secretaría de Turismo fue la dependencia con el aumento más importante en cuanto a gastos ejercidos en Comunicación Social. Sus recursos para el concepto 3600 incrementaron en 12,750%. En segunda posición se encuentra la Secretaría de Salud con un aumento del 9,898% en ese mismo periodo. El tercer aumento más importante fue el de la Secretaría de Defensa cuyos recursos ejercidos aumentaron en un 5,516%.

La Secretaría de Turismo es también la que más gasta en lo que va del sexenio. De 2007 a 2010, ejerció 6,267,029,630.07 pesos. Es decir, el 41% del total de los recursos del concepto 3600. Y los otros campeones del gasto en Imagen de la Administración Pública Federal son la Secretaría de Salud con un gasto total ejercido de 2007 a 2010 de 2,761,607,074.85 y en tercera posición está Hacienda con 1,396,088,052.00.

Ya que no se logró poner tope a estos gastos, se espera entonces que estos recursos millonarios tengan un impacto positivo sobre la vida de los mexicanos, la economía y la salud en el país. Por lo mismo, sería interesante conocer la evaluación de las campañas que han difundido estas dependencias. En otras palabras, valdría la pena preguntarse si la Secretaría de Hacienda logró recaudar más gracias a su publicidad, o si los mexicanos están más informados sobre sus derechos y aumentó su acceso a la salud, o si entre 2007 y 2010 hubo más turistas que visitaron México. Las respuestas permitirían evaluar a quién realmente beneficiaron estos gastos: ¿a los mexicanos o a los que los gobiernan?

El próximo año es un año electoral y el gasto en Comunicación Social y Publicidad sigue sin topes ni candados y ahora con un proyecto de presupuesto que alcanza niveles históricos para este rubro. La única fuente de control que queda es la vigilancia de los legisladores a lo largo del próximo año. Urge que nuestros representantes pidan cuentas claras sobre estos gastos y prevean mecanismos de sanción para los servidores públicos que hagan mal uso del dinero asignado a la publicidad oficial.

Nota

1 Este artículo se escribió cuando el presupuesto todavía no había sido aprobado.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password