Cinque Terre

Víctor Manuel Virueña

Abogado por la UNAM, emigró hace 11 años a Estados Unidos. Ha colaborado para diversos periódicos y revistas de ese país y es coautor del libro Democracia para el Cambio.

La radio hispana

Uno de los medios de comunicación en español con más desarrollo en Estados Unidos es la radio, ya que existen más de 300 emisoras en todos los formatos dirigidos a todo tipo de público, desde la música regional mexicana, hasta las estaciones cristianas.

Los reyes del rating son los talk shows matutinos, donde la fórmula del chiste fácil y la música grupera ha logrado captar millones de oyentes, lo que hace que anunciantes y políticos busquen aparecer en ellos a como dé lugar, tanto, que el famoso Eddie Sotelo “Piolín”se dio el lujo de hacer cantar “México lindo y querido” al presidente Barack Obama en su programa “Piolín por la mañana”.

Eddie Sotelo, originario de Jalisco y quien llegó como inmigrante indocumentado a este país, ha logrado un éxito sin precedentes a pesar de no tener ni voz de locutor ni formación profesional alguna, pero a cambio fue de los primeros conductores en abrir los micrófonos de su programa al movimiento por la legalización de millones de paisanos que viven en la sombra debido a las duras leyes antimigratorias de Estados Unidos.

“Piolín” lo mismo recolecta dinero para ayudar en el tratamiento de un niño inmigrante enfermo que para el traslado del cadáver de un paisano muerto lejos de su patria. La combinación entre chistes, bromas pesadas, narcocorridos y el apoyo a la causa de los inmigrantes, lo catapultó de una pequeña emisora en Fresno, California al gigante de medios hispanos Univisión. Su programa se transmite en 69 ciudades de Estados Unidos con una audiencia diaria que ha llegado a 9.9 puntos Nielsen (unos 3 millones de oyentes), sobrepasando a las estrellas anglo Rick Dees y Howard Stern.

Una fórmula parecida hizo triunfar al hondureño Renán Almendárez Coello con su show “El Cucuy de la mañana”. Durante cinco años consecutivos fue el rey del rating en la radio en español hasta que un incidente de violencia doméstica concluyó con su arresto y el escarnio público (lo que suele pasar en un país puritano como Estados Unidos). Sin embargo, la escuela de Almendárez echó raíces y ahora todas las estaciones tienen un show “gracioso” que busca un pedazo del competido espacio matutino.

Uno de los aspectos más interesantes de estos programas matutinos es que son utilizados por los radioescuchas para mandar mensajes a sus paisanos acerca de la localización de retenes de la temida “migra” como se conoce a la policía migratoria estadounidense: “Sólo llamo a la estación para avisarle a la gente que los verdes tienen un retén por las calles de…” es una frase que se escucha a diario en la radio en español y que desafortunadamente ha generado una especie de histeria colectiva, pues en la mayoría de los casos se trata de falsas alarmas que mantienen con miedo a la comunidad indocumentada, pero que en cierta medida tienen en jaque a las autoridades migratorias, las que no se explican cómo de pronto desaparecen los autos, en lo que ellos esperaban, fuera una transitada calle.

Los programas de noticias son casi inexistentes y se limitan a breves resúmenes de noticias de México y Latinoamérica, muchas veces leídos por personajes como “El greñas” quien, con una supuesta voz ranchera, lee la nota roja en La Poderosa de California.

En cuanto a política, los programas son francamente tendenciosos dependiendo el partido que contrate el espacio, los demócratas y los republicanos tienen sus propios programas de propaganda aunque se presentan como programas imparciales de análisis político y nunca se aclara que son espacios pagados de publicidad.

La principal compañía de radio en español es Univisión, con 70 emisoras que llegan al 73% de la población de habla hispana. Fundada en el año 2003, cuando Univisión compró la cadena Hispanic Broadcasting Corporation, tiene como punta de lanza estaciones que emiten el talk show de “Piolín” y música grupera, pero también maneja reggaetón en su estación La kalle, baladas románticas con Klove y deportes con La tremenda.

Otra cadena muy importante es Hispanic Radio Network, ya que tiene estaciones que se transmiten a nivel nacional y se distingue por sus programas comunitarios y de negocios, el programa Bienvenidos a América se transmite en 95 estaciones además de radio satelital.

Entravisión es otra empresa con un crecimiento notable, ya que cuenta con 47 repetidoras en el sur de Estados Unidos y que maneja sólo tres pero muy exitosos formatos: pop en español con la Superestrella, La Tricolor con música regional mexicana y un nuevo formato surgido por la crisis económica: José, una estación que combina todo tipo de música en español y comerciales, pero sin utilizar ningún locutor y ni siquiera una persona que escoja la música, puesto que una computadora hace todo el trabajo, lo que se ha convertido en un modelo económicamente muy rentable para la cadena.

También existen unas 200 estaciones que no están afiliadas a grandes cadenas y que por lo regular transmiten localmente con emisoras de baja potencia, que cubren las necesidades de pequeñas comunidades de habla hispana en lugares tan distantes como Omaha, Nebraska o Anchorage, Alaska. Estas emisoras viven de los comerciales de pequeños negocios como restaurantes y supermercados mexicanos.

Otro fenómeno interesante en la radio en español es la existencia de decenas de estaciones, la mayoría en AM, pertenecientes a iglesias cristianas de diversas denominaciones, que pagan la renta del espacio radiofónico gracias a las contribuciones voluntarias de sus seguidores y transmiten música cristiana de todos los géneros así como programas de evangelización. La radio se ha convertido en un poderoso recurso para atraer más seguidores y llevar su mensaje a una comunidad segregada como lo es la indocumentada.

Podemos concluir que la radio en español es un excelente negocio y que se le augura un futuro promisorio por lo numeroso de la comunidad de habla hispana que día con día crece gracias a la inmigración legal e indocumentada. Si bien es cierto que la calidad de los programas deja mucho que desear, también lo es que los millones de radioescuchas encienden gustosos sus aparatos, generalmente por las mañanas, para escuchar música y chistes en su idioma mientras laboran y conducen rumbo a casa donde los espera la joya de los medios en español: la televisión.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password