Cinque Terre

Marco Levario Turcott

[email protected]

Director de etcétera

La otra campaña del IFE

Este articulista se sitúa sin ambages en la defensa del IFE respecto del embate al que ha sido expuesto. No coincide, sin embargo, con algunas ideas que se han expresado dentro de esta misma perspectiva.

Por ningún lado veo “el ataque de los poderes fácticos” que ahora señalan irregularidades de índole administrativa y financiera. Lo que puede registrarse es una colusión de intereses que parten de que el Contralor General Interno del IFE, Gregorio Guerrero, ha resuelto acudir a Reforma para expresar acusaciones sin que hasta ahora tengan fundamento, y no porque tal sea el dictamen de quien esto escribe sino porque el propio contralor ha dicho que no son concluyentes sus observaciones.

Al acudir a un periódico, el señor Guerrero coloca en el riel de la llamada “opinión pública” el procesamiento de una labor que debiera ser discreta y, con esa decisión, mina la credibilidad del Instituto. Y es que, nos guste o no, y a mí en lo personal no me gusta, las prevaricaciones del contralor son noticia, no sólo en Reforma sino en todos los medios de comunicación, lo mismo en Televisa que en El Financiero, La Jornada y Proceso, revista ésta última que fue la primera en aludir a posibles anomalias en la adquisición de un edificio en Acoxpa.

Se dice también que dentro de esa conjura se encuentra el PRI aunque, a reserva de que conozcamos los datos precisos que permitan sustentar una afirmación como esa, no es claro que sólo el tricolor estuviera interesado en cuestionar al IFE ya que, y esto sí es público, el PAN y el PRD han lanzado duras acusaciones al Instituto, y eso sucedió al finalizar febrero, por ejemplo, con el representante del partido del Sol Azteca, Pablo Gómez, quien le ha conferido verosimilitud a los planteamientos del Contralor.

Se arguye que el PRI y las dos principales televisoras del país participan en la supuesta confabulación porque el IFE sancionó hace varias semanas a Enrique Peña Nieto en virtud de que fueron difundidos anuncios más allá de las fronteras del Estado de México; eso lo ha dicho, por ejemplo, el diputado Javier Corral, quien recientemente asumió la responsabilidad de participar en la alianza que entre partidos pudiera darse para las elecciones en aquella entidad. Pero más allá de cualquier cálculo político, lo que sí puede acreditarse es que, en realidad, el gobernador sólo fue reconvenido y las televisoras no tuvieron sanción. Es decir, el dictamen que la Secretaría Ejecutiva propuso al Consejo exoneró a las televisoras.

Dentro de esa supuesta conjura se advierte la intención de destituir al Secretario Ejecutivo al ser éste un eslabón clave que atenta contra los intereses de “los poderes fácticos”. Lo que no se dice es que el máximo órgano de decisión del IFE es el Consejo General, integrado por los consejeros electorales y el consejero presidente. El Secretario Ejecutivo no tiene voto, su labor es cumplir lo que decida el Consejo General además de que “coordina la Junta General, conduce la administración y supervisa el desarrollo adecuado de las actividades de los órganos ejecutivos y técnicos del Instituto”. Para decirlo de otra forma, no es la Secretaría Ejecutiva la que determina las sanciones correspondientes como para que ahora se convierta en el centro del supuesto enojo de las televisoras.

Por cierto, lo que sí establece el COFIPE, en el inciso h del artículo 125, es que el Secretario Ejecutivo tiene como obligación: “Coadyuvar con el contralor general en los procedimientos que éste acuerde para la vigilancia de los recursos y bienes del Instituto y, en su caso, en los procedimientos para la determinación de responsabilidades e imposición de sanciones a los servidores públicos del Instituto”. Y esto es particularmente importante porque los que denuncian la presunta conjura han dicho que la exigenca de transparencia y rendición de cuentas sólo es una “patraña” orquestada para la campaña mediática. Quién sabe si lo sea, pero lo que sí es seguro es que la transparencia y la rendición de cuentas es una obligación legal a la que deben responder todos sus órganos directivos. Incluso, si existiera esa conjura de las televisoras o de cualquier otro tipo, la mejor forma de responder a la insidia es con transparencia.

etcétera

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password