Susana De Anda Amador

[email protected]

Estudiante del Itesm campus Toluca

La estafa de luz

Al “Arco” Bicentenario (popularmente llamado estela de luz o Suavicrema), lo componen dos caras de 104 metros de altura (doble de 52, un ciclo completo del mundo mesoamericano) recubiertas con mil 704 placas de cuarzo. A cada cara la sostienen cuatro columnas. El cuarzo permite el paso de luz led, haciéndola un monumento luminoso, visible a gran distancia.

La Estela nace del concurso para un monumento conmemorativo por el Bicentenario de la Independencia de México. La propuesta ganadora se ubica en el Paseo de la Reforma de la Ciudad de México, a un costado de la Puerta de los Leones, que es la entrada principal al Castillo de Chapultepec, y convive al norte con la Torre Mayor.

Se pretendía que este “arco” fuese un nuevo hito urbano que no solo representase la historia de México, sino que la interpretase de manera moderna y diera al Paseo de la Reforma un nuevo lugar de reunión y celebración.

El proyecto ganador corrió a cargo del arquitecto César Pérez Becerril y un equipo de 22 arquitectos. Su propuesta, una torre iluminada cuyo concepto te invitase a voltear hacia el cielo para deleitarte en su magnitud.

El monumento pretendía ser inaugurado el 16 de septiembre de 2010, con motivo de la celebración nacional, pero se retrasó hasta el 7 de enero de 2011. Inmerso en una serie de controversias entre su creador, las constructoras y el pueblo indignado por el coste de la representación de su independencia.

Presupuestado en 393 millones de pesos, el costo final fue de mil 36 millones de pesos. Originalmente su cimentación tenia una profundidad de 30 metros y acabó en 50 metros, prácticamente la mitad del desplante superior. La estela de luz tiene acero estructural de Finlandia, cuarzo de Brasil que fue cortado en Italia y cada una de las mil 704 placas tiene 36 focos led. Nuestro monumento de celebración de identidad nacional cuenta con más intervenciones extranjeras que las mismas revoluciones.

Situación Urbana

En su libro La imagen de la ciudad, el urbanista Kevin Lynch habla de cómo los hitos de la ciudad han de tener tres elementos: identidad, estructura y significado. Por identidad se entiende que se le reconozca como monumento y que a su vez actúe como reflejo del pueblo. Al compararla con otros de la Ciudad de México, como el Monumento a la Revolución -el cual en su solución formal nos transmite un sentido de solidez por sus materiales que son ancla del sentido de fuerza del pueblo mexicano- o el Ángel de Independencia -que dota al usuario de diferentes lecturas al divisarlo a 500 metros en todo su esplendor, lo mismo que el deleite que producen todos sus detalles al ser tangibles-, notamos una falta de identidad: podríamos ubicar la aluzada en cualquier parte del mundo como reflejo de cualquier ciudad; no por ello pretendemos que todos nuestros hitos tengan forma piramidal o elementos prehispánicos.

Entendemos estructura como la relación que guardan los elementos urbanos con el observador. Si recorremos Reforma de oriente a poniente o viceversa, podremos apreciar el canto y la estructura del monumento, mas no sus caras iluminadas.Al automovilista le regala tan solo un microsegundo de vista. En contraste con, por ejemplo, la Torre Mayor, el edifico más alto de la Ciudad de México, la estela alcanza tan solo el ombligo del vecino; la falla está en el juego de las proporciones.

En su significado debe de dotar al espectador de valor emocional y práctico. La imagen del hito urbano es producto de la sensación inmediata conjugada con la memoria. En primera instancia el mexicano le arraiga un sentido de desdén por los problemas que acarreó la construcción de dicho elemento. Si se busca que la estela sea el nuevo lugar de reunión de celebración popular, ¿por qué no considera un fácil acceso peatonal? Carece de movilidad ya que se encierra en un juego de avenidas concurridas. El valor que se le ha conferido ha sido el de espacio de protesta, ya que representa toda la “estafa de luz”.

Elementos arquitectónicos

El relleno cremoso de la galleta, juego de columnas y anclajes visibles, carece de las instalaciones y vías verticales para su arreglo. Es decir, no hay solución en sí misma para arreglar alguna falla de la instalación eléctrica. La estela de luz se quedaría sin luz.

Su intención formal es indeterminada, es decir, parece estar resuelta al azar. El concurso hablaba de un arco, pero aún en su solución y síntesis, la propuesta carece de aportación arquitectónica. Se puede leer como una excesiva o nula claridad de forma: un rectángulo esbelto y alargado. Hay demasiada homogeneización en sus caras, ya que las placas de cuarzo simplemente se repiten N veces y anulan el ritmo y movimiento.

La disciplina arquitectónica es una de recursividad. Para muchos la estela de luz guarda una relación analógica con el Faro del Comercio de Luis Barragán, ubicado en Monterrey, un monumento que nace de la celebración de los 100 años de la cámara de comercio de su ciudad y proyecta una luz verde giratoria a los cielos regios durante la noche.

Tiempo – Espacio

La arquitectura nos habla de una experiencia sensorial condicionada por el tiempo-espacio. Por ello, la estela de luz se ha de percibir en constante movimiento. Ahora nos resulta vacío su aporte y función, la vemos bajo una connotación negativa. El tiempo presente no le es empático.

Como elemento del espacio público urbano no cumple su función democrática. Cuando el ciudadano en su colectivo tiene una reacción sensual con un espacio público urbano, se espera regrese y reincida en su uso. El carácter atractivo para el espectador debe aterrizarse mediante el análisis de la comunidad, sus gustos, tradiciones, costumbres, etcétera, lo cual no se traduce en su arquitectura: este artificio formal y su imagen no provocan una reacción poderosa.

Esta falta de claridad en su lectura hace que la estela de luz pierda su carácter de imagen publica aunque su forma, color y composición son fáciles de recordar. Hemos de esperar en la valoración de la siguiente generación su aceptación o relego.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password