Cinque Terre

Marco Levario Turcott

[email protected]

Director de etcétera

La campaña de Javier Corral contra El Universal

Durante los primeros días de abril pasado, el gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, denunció a El Universal porque -según él- éste emprendió una campaña en su contra al no ser favorecido con la renovación de los contratos de publicidad que sí obtuvo durante la administración anterior.

El diario informó sobre la creciente violencia en Chihuahua

El gobierno redujo los recursos para enfrentar la inseguridad

Grupo Imagen difunde gacetillas del gobierno de la entidad

De acuerdo con el mandatario, durante la gestión de César Duarte el autonombrado “Gran Diario de México” obtuvo más de 23 millones de pesos de publicidad y, por ello, ahora se ha dedicado a atacarlo al tiempo de relegar noticias relacionadas con el gobernador anterior. Incluso, durante una rueda de prensa, el 13 de abril, Corral dijo que el periódico “se está quemando muy gacho”.

La campaña” y las omisiones de Corral

“Yo no he hecho ningún convenio de publicidad con ningún medio de comunicación electrónico o impreso, nacional o local”, afirmó tajante Javier Corral en entrevista con Carmen Aristegui el 24 de marzo, al subrayar que ese tema es el origen de la supuesta campaña en su contra.

Desde mediados de marzo, el rotativo difundió información sobre la inseguridad en Chihuahua, aparejada con críticas al gobernador por recortar recursos a la seguridad pública o por viajar en un avión privado a Mazatlán durante un fin de semana especialmente violento en la entidad.

El portal “Al Margen. Tendencias para un periodismo del futuro” detalló que tan solo del 23 de marzo al 11 de abril, El Universal dedicó 13 portadas para golpear a Corral “sin sustento” al tiempo de relegar noticias relacionadas con el gobernador anterior prófugo de la justicia. Pero omitió informar sobre ese mismo gasto en otros medios.

En la entrevista con Aristegui, Corral sostuvo que según información “que le llegó desde adentro”, en el diario no vieron con buenos ojos su decisión de cancelar los contratos de publicidad y esa es la única explicación que encuentra para lo que él considera un linchamiento a su gobierno, reacción que no deja de causarle extrañeza dado que El Universal fue su casa de trabajo por casi 20 años, tiempo en el que, añadió, tuvo estrecha amistad con Juan Francisco Ealy Ortiz. Por lo mismo, cuestionó que además de hacer un manejo tendencioso de la información, le hayan negado su derecho de réplica al no publicar una carta que envió al periódico para expresar su posición respecto a su cobertura informativa (denuncia que, como veremos es inexacta).

Corral informa que durante la gestión de César Duarte El Universal recibió poco más de 23 millones de pesos por concepto de publicidad y advierte que no hay vuelta atrás en la cancelación de esos contratos. Sin embargo, no explica por qué otros medios que resultaron más perjudicados por su decisión, no han emprendido campañas en su contra, por ejemplo Excélsior, de Grupo Imagen, que solo en 2015 recibió 25 millones de pesos, es decir, más de lo que El Universal facturó en todo un sexenio. O Televisa, que recibió casi 69 millones de pesos.

El hecho es que mientras se confronta con El Universal, Corral guarda silencio sobre el convenio publicitario que firmó con Televisa por 13.9 millones de pesos para este año y tampoco ha transparentado los recursos por un millón de pesos al mes para el diario Cambio 16, que convirtió en el órgano difusor de gobierno, según admitió su coordinador de Comunicación Social, Antonio Pinedo.

Junto con ello, Javier Corral omite informar sobre la gran cantidad de gacetillas que su administración contrató a Grupo Imagen. Como se sabe, las gacetillas son un engaño para las audiencias pues son propaganda disfrazada de noticias; el mismo Corral denunció esas prácticas durante buena parte de su carrera. Este dato es contundente: de octubre de 2016 al 16 de abril de 2017, han aparecido 218 items de propaganda disfrazadas de noticias en Imagen. Ese engañó a la audiencia ocurrió a pesar de que en el plan de austeridad que Corral Jurado presentó en enero dice expresamente que “Por ningún motivo se contratará publicidad simulada como información (gacetilla)”.

También es impreciso lo que Corral aseveró en el sentido de que por atacarlo, El Universal relegó información relevante sobre su antecesor. En etcétera hicimos un monitoreo que tomó como universo a ese diario, Reforma, Excélsior, La Jornada y Milenio diario.

Del 1 de enero al 13 de abril pasado en los medios impresos se han registrado 684 impactos o ítems sobre César Duarte; los ítems son unidades de información que abarcan notas, columnas, artículos, primeras planas, encabezados y menciones. De ese total, El Universal es el que más contenidos tiene con 70 impactos y le siguen Reforma (62); Excélsior (55), La Jornada (54) y Milenio diario (50)

En las versiones digitales estos fueron los resultados:

Reforma: 5

24 Horas: 52

El Universal: 39

Excélsior: 37

Proceso: 27

La Jornada: 26

Milenio diario: 20

En cuanto al tratamiento de la información, por lo que respecta a El Universal, éste fue mayoritariamente neutral, es decir, de las 70 unidades de información que mencionan a César Duarte, en 65 de ellas no hay sesgo hacia el exgobernador. Únicamente se consignan hechos noticiosos como que fue fichado por la Interpol, el cateo a sus propiedades, los recursos de amparo interpuestos por sus excolaboradores cercanos entre otros.

Sobre la carta de réplica que Corral dijo que no le publicó El Universal por lo que difundió el diario el 23 de marzo en el sentido de que mientras se registraban hechos violentos en Chihuahua, él jugaba golf en Mazatlán–: la carta no se publicó en portada pero sí en páginas interiores, el 24 de marzo.

La desmemoria y sus campañas

Los medios son parte de la pluralidad mexicana; aunque no son transparentes al momento de expresar sus definiciones de política editorial (y sus motivaciones), las empresas de comunicación tienen apuestas políticas, como una y otra vez señaló en distintos foros Javier Corral, señaladamente en El Universal. En ese rotativo, por ejemplo, el ahora gobernador siempre tuvo foro abierto para empatar su agenda personal con la del diario, como as diferentes versiones que se hicieron de la Ley de Telecomunicaciones. Entre 2005 y 2006 El Universal cuestionó duramente a una legislación que, según sus editores, favorecía a Televisa, y otro tanto ocurrió entre 2010 y 2014, donde incluso se le agregó el plus de que mientras se beneficiaba a Televisa se perjudicaba a Carlos Slim. Los textos más relevantes sobre ese tema los escribió Corral, como el lector puede constatar en el archivo del portal del diario o en Google. De los 312 artículos que publicó entre enero de 2010 y marzo de 2016, 86 fueron contra Televisa, es decir, toda una campaña. En aquellos años sostuvo planteamientos como estos:

 

“El caso de censura más grotesco y patético a la vez es por el que ahora se expulsa de la pantalla de la televisión a Carlos Slim, empresario que hasta hace unas semanas era uno de los principales anunciantes tanto en Televisa como en TV Azteca. A Slim ya también le cayó el chahuistle, pues no sólo la empresa de la que es propietario está siendo atacada con base en una campaña de manipulación informativa por parte de las dos televisoras, sino que la persona misma de Slim ha sido vetada, como en su momento fueron eliminados diversos legisladores, gobernadores y hasta el propio Presidente de la República”. (15/III/2011 cuando Slim retiró la publicidad de sus empresas en las televisoras.)

O lo que manifestó el 11 de marzo de 2014 cuando el Ejecutivo envió al Senado el proyecto de reformas a la Ley de Telecomunicaciones:

“Mientras que a las empresas de Carlos Slim la resolución le impuso duras y costosas medidas asimétricas, que demanda sin duda sus niveles de concentración, a Televisa se le ha tratado con vista gorda y una obsequiosidad inexplicable por parte del nuevo órgano regulador que, con ello, adelanta su vulnerabilidad a las presiones del gobierno”.

En esos tiempos hubo convergencia entre los dueños de El Universal, personajes políticos como Javier Corral y el dueño de Telmex y Telcel. Pero incluso en otros temas la relación entre el entonces legislador y la esa empresa de medios se mostró muy estrecha (por lo que al gobernador de Chihuahua no debiera extrañarle el recurso de la filtración, como la que aludió a su viaje a Mazatlán mientras ocurrían hechos violentos en Chihuahua).

En junio de 2010 El Universal divulgó audios de unas grabaciones entre el exgobernador de Veracruz Fidel Herrera Beltrán y candidatos a cargos de elección popular en aquella entidad, aun cuando no eran claras las presuntas conductas delictivas en que pudo incurrir el citado personaje, Corral avaló así la decisión editorial de El Universal en su artículo del 22 de junio de aquel año:

“Sí, en efecto, las intervenciones telefónicas sin orden judicial son un delito, pero que nadie trate de eludir el fondo, rasgándose las vestiduras por el método como esos diálogos han llegado hasta los medios: son más graves los delitos que en ellas se contienen y es indiscutible que su difusión es un asunto de acreditado interés público, puesto que ponen al descubierto el destino que hace Herrera de los impuestos que los ciudadanos pagan, usándolos de manera ilegal a favor de la campaña de las campañas del PRI”. Dijo entonces que el diario, “depositario de un periodismo libertario”, hizo lo correcto.

El 3 de junio de 2012, El Universal divulgó en primera plana el llamado “pase de charola” de la coalición Movimiento Progresista a un grupo de empresarios para recaudar fondos para la campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador; como se recordará, el político tabasqueño acusó una campaña de desprestigio de este diario en su contra. Ante ello el 15 de junio, Javier Corral salió en defensa del periódico y su director en los siguientes términos:

“La petición de 6 millones de dólares que hicieron sus más cercanos ‘para ganar la Presidencia’, López Obrador no la considera falta grave. De la manera más ridícula culpó a Juan Francisco Ealy Ortiz, director del periódico que desveló el encuentro, como si éste hubiera urdido pasar la charola y luego ventilarla. Porque su ambigüedad le da también para eso: eludir cualquier responsabilidad cuando se le descubren sus inconsistencias, su incongruencia. Así lo ha hecho desde el caso de Ponce y de Bejarano, a quienes termina desconociendo en los hechos como si al primero no fuera él quien lo nombró tesorero y al segundo su secretario particular”.

Años después, Javier Corral denuncia una campaña en su contra de parte del diario al que antes defendió cuando fue acusado de emprender campañas contra algún político.

El 25 de noviembre de 2015, el titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), Santiago Nieto Castillo, anunció que había solicitado una orden de aprehensión contra Arturo Escobar, entonces subsecretario de Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación, para comparecer en torno a las acusaciones que distintos actores hicieron sobre gastos excesivos del PVEM, instituto político del que fue secretario general. A partir del 7 de diciembre, El Universal inició una serie de publicaciones contra Nieto Castillo, a quien señaló de omitir información para ocupar su cargo, como el hecho de haber sido asesor del PRD; algunos de sus articulistas de aquel entonces como Ciro Gómez Leyva, exigieron su renuncia.

En su artículo del 15 de diciembre Corral cuestionó: “La reacción del gobierno, de su partido y varios medios de comunicación fue inmediata, de descalificación y linchamiento personal al reconocido abogado que el Senado hizo fiscal autónomo por 79 votos a favor, ninguno en contra y una sola abstención”. El articulista omitió decir que esto inició en El Universal.

Demagogia y opacidad

La naturaleza del periodismo es subjetiva y sesgada y llega a tener impulsos políticos y económicos en el momento de conformar una línea editorial o cualquier obsesión temática. Junto con ello vale la pena tener presente que no existe una ley de asignación de publicidad que transparente los recursos oficiales dedicados a promover la imagen de los funcionarios en cualquiera de los niveles de gobierno, y por ello las audiencias no alcanzan a distinguir entre la información y las gacetillas pagadas.

Javier Corral es un político con amplia trayectoria y conoce la dinámica entre los medios de comunicación y los políticos o funcionarios; él mismo ha sido parte de ésta. Por ello, más allá de la existencia de campañas promovidas desde los medios, los funcionarios no pueden o no deben escudarse en ello para eludir la información que permita a los ciudadanos conocer argumentos y datos, para dar mayor solidez a la versión periodística o a sus réplicas. Durante su carrera eso es lo que ha dicho Corral aunque ahora eso no lo lleve a cabo como gobernador.

Siempre será un avance importante que en las entidades federativas prive la información pormenorizada respecto de la gestión de sus autoridades o respecto a los señalamientos que le hagan desde los medios. Junto con ello también es esencial, lo dijo una y otra vez Corral antes de ser gobernador, que se transparente plenamente los gastos de difusión del gobierno anterior así como las relaciones contractuales que la administración actual ha contraído y con qué criterios.

Al cierre

1) Súbitamente, desde el 12 de abril hasta el 26 del mismo mes, El Universal dejó de publicar notas sobre el gobernador de Chihuahua. 2) El 25 de abril, una investigación de El Diario de Chihuahua dio a conocer que parientes directos en distinto grado y familiares de al menos 28 funcionarios, entre ellos, Javier Corral, cobran en la nómina del gobierno estatal; en total son 76 familiares de funcionarios los que ocupan diversos cargos públicos (la información también la retomó la revista Proceso).

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password