Cinque Terre

Sergio Octavio Contreras

[email protected]

Doctor en Ciencia Política. Comunicólogo y master en sociedad de la información por la @UOCuniversitat. Profesor universitario. Consultor y conferencista en redes sociodigitales. Twitter: @Ciberpensador

Internet: red de mentiras

Este articulo fue publicado originalmente en la edición 155 (octubre de 2013) de la revista impresa, lo abrimos de manera temporal para su consulta.

De platillos voladores al alcoholismo de Calderón

Desde los albores de la expansión de Internet a lo largo del planeta el uso social de esta tecnología es dirigida por una gran variedad de motivos humanos, desde los básicos como la necesidad informativa hasta los psicológicos como el desdoblamiento de personalidades. Sin embargo, una característica sobre la cual se pueden establecer hipótesis diversas es el uso de la red con fines de manipulación: para edificar mentiras electrónicas y provocar efectos en terceros.

Si bien Internet representa una posibilidad de libre interacción comunitaria, esta libertad ha sido empleada en incontables casos para construir historias torcidas, invadir vidas privadas, crear confusión y conflictos. A través de la red y dada su estructura basada en nodos horizontales, esta herramienta puede ser un campo virgen para cometer todo tipo de abusos cibernéticos, crear rumores, realizar estafas o expandir chismes sobre alguna persona “famosa”, grupo social, poder público, económico, etcétera.

En cuanto a la regulación de la red, existen algunos organismos globales que tienen determinada injerencia técnica como la Unión Internacional de Telecomunicaciones, otros como gobiernos y organizaciones policiacas que operan bajo determinados argumentos políticos, vigilan e intentan controlar algunas libertades de la red. En algunos casos los fundamentos de vigilancia tienen sus bases en los efectos que pueden causar las mentiras, como el provocar pánico o un estallido social.

En la mayoría de los países no se aplican códigos o leyes que se enfoquen específicamente a combatir las mentiras en Internet, pues se mantiene como valor supremo la tan debilitada libertad de expresión, aunque existen algunas áreas sobre todo en materia de delitos cibernéticos que están reguladas legalmente, como es el derecho a la intimidad, el robo de información o de identidad, ataques contra sistemas financieros, públicos o privados, blanqueo de dinero, prostitución de menores, redes de narcotráfico en línea, distribución de virus informáticos y en fechas más recientes el llamado “derecho al olvido”.

En la red podemos partir de que su propia construcción tecnológica (y claro, su uso social) generan determinados elementos que son propios para la expansión de la cultura de la mentira y la manipulación. Entre algunos rasgos que se pueden destacar se encuentran:

a) Anonimato: permite disfrazar la identidad del emisor, construir una personalidad diferente a la realidad para evitar ser descubierto y poder operar desde las sombras. La mentira y los daños secundarios ocasionados al ser desenmascarado el autor de la misma, puede ser un hecho vergonzoso y condenable socialmente, por lo que el anonimato otorga mayores posibilidades para no ser exhibido.

b) Distanciamiento: quien comunica la mentira a través de un medio tecnológico se distancia del objeto, del contexto o de las personas a quienes se refiere la farsa. El distanciamiento es propicio para evitar la comunicación cara a cara.

c) Virtualidad: esta característica se aleja precisamente de la realidad, es decir del fondo que es tergiversado total o parcialmente y se aprovecha de las formas comunicativas digitales en red para edificar falacias ideales, como montajes de videos o imágenes fijas, entre otros. La virtualidad esquiva la constatación de hechos al atacar directamente la comprobación empírica o argumental.

d) Bola de nieve: dado su carácter electrónico, la mentira en la red es más funcional que el envío de una carta postal o una llamada telefónica porque puede tener el efecto de “bola de nieve” cuando es reproducida en un corto tiempo por terceros. Para quienes confían en que aquello que “conocieron” la información es “real” y tal realidad adquiere mayor certeza cuando los engaños llegan a ser reproducidos por los medios de comunicación tradicionales como “noticias”.

e) Mitomanía en red: como ha sido comprobado a través de experimentos, quienes mienten constantemente en la vida real, reproducen esta conducta en la vida digital, por lo tanto la mentira debemos definirla como un acto comunicativo intencional que dirige un individuo a otro, u otros, con fines manipuladores y desinformativos. Sin embargo puede que en la red quien controla la comunicación no siempre decida publicar conscientemente información falsa o parcialmente verdadera, como ocurrió recientemente con un grupo de hackers que tomaron control de la cuenta de Twitter de la agencia Associated Press a través de la cual publicaron la noticia de dos bombazos en la Casa Blanca lo provocó la caída de 150 puntos del índice Dow Jones. El tuit que se publicó el 23 de abril de 2013 a las 10 de mañana recibió casi 5 mil retweets en cinco minutos: Breaking: Two Explosions in the White House and Barack Obama is injured.

En la red el envío de mensajes diseñados como mentiras es conocido también como hoaxs, es decir bulos virtuales: información transmitida con diversos propósitos que van desde calumniar a una persona hasta provocar miedos. Parece que en todos los campos de la red la falsedad se ha convertido en parte de la cultura del hoax, por ejemplo con fines políticos, en periodos de campañas electorales, para imponer una ideología dominante, para denigrar a una persona o institución, para atacar a un grupo racial, etcétera. Los bulos electrónicos pueden llegar a convertirse en “cadenas” de desinformación al ser compartidos por las víctimas del engaño con sus conocidos y “contactos” mediante sus propios espacios comunicativos.

La distorsión de información o la manipulación de imágenes no es un fenómeno de la era de Internet, aunque es más fácil su producción debido al desarrollo tecnológico. Desde el siglo XIX se tienen registros fotográficos de hechos falsos o tergiversados, montajes de acontecimientos que nunca ocurrieron o bien, que ocurrieron de distinta manera, principalmente en épocas de guerra, con intenciones propagandísticas y mediáticas. Una galería histórica de mentiras difundidas por gobiernos, empresas y medios de comunicación durante el último siglo puede consultarse en el museo del bulo (www.museumofhoaxes.com).

La reproducción masiva de mentiras también llega como correos basura o spam, mensajes enviados en cadena sin una fuente confiable a una gran cantidad de destinatarios. El sitio Akismet.com mantiene un contador en tiempo real del número de mensajes no deseados que son bloqueados en el mundo: durante el mes de septiembre de 2013 se enviaron en promedio a nivel global 80 millones de correos basura al día.

El descubrimiento de la Atlántida, fotografías del chupacabras o las huellas del Yeti, el descubrimiento de los clavos de la pasión de Jesucristo, platillos voladores grabados en la ciudad de México o en la cima de Machu Picchu, las muertes de famosos como Barack Obama, Paul McCartney, Bon Jovi, Bill Gates o George Clooney (Ver etcétera electrónico, 1 de abril de 2013), el impacto de un tsunami en Japón con imágenes de una costa chilena o las profecías del fin de los tiempos del famoso baile Gangnam Style del cantante coreano PSY, parecen ser temas recurrentes que invaden de fantasías la red y que pueden permanecer activos en parte del imaginario colectivo.

Algunas mentiras

A continuación presentaré algunos ejemplos empíricos de mentiras que han circulado en la red producto de la desinformación o del ocultamiento de datos o contextos en forma intencional. En la revisión al tema se pude establecer un componente que aparece en todos los casos: la mentira evoluciona, conforme evoluciona el sistema digital de comunicación.

En el mundo digital tal vez el envío de correos electrónicos con historias falsas fue una de las primeras herramientas que se emplearon para diseminar contenidos falsos y en algunos casos archivos infectados con virus, como lo registra el sitio argentino rompecadenas. com.ar donde desde hace más de una década se recopila una gran cantidad de “leyendas urbanas”, o el portal snopes.com dedicado a “encontrar” rumores en la red. Entre las farsas descubiertas: relatos sobre el anticristo, la cura del cáncer, fraudes telefónicos, cierre de servicios de Internet, guerras nucleares, robos de órganos, solidaridad para salvar a niños enfermos, entre otros.

En 2001 se difundió a través de correos electrónicos una fotografía que mostraba a un supuesto turista en el momento en que las Torres Gemelas era atacada por un avión. La imagen era impactante, presentaba en primer plano a un joven vestido casualmente, con lentes de sol y una boina negra mientras que en segundo plano aparecía la imagen de un avión acercándose al edificio. El correo fue viral y una gran cantidad de cibernautas creyeron la historia falsa: la imagen decía más que mil palabras. El “turista” en realidad era Peter Guzli, un joven originario de Hungría que editó la fotografía para compartirla con sus amigos solo como diversión.

Mediante correo electrónico circula desde el año 2003 un video donde se advertía de los riesgos de practicar saltos desde puentes en Brasil. Bajo el título “una razón para no hacer puenting”, el video que puede consultare en YouTube muestra a una persona arrojándose desde un puente hacia un río mientras una cuerda elástica está sujeta a su cuerpo, cuando el intrépido joven llega a la superficie del agua un cocodrilo sale y se come su cabeza. Las imágenes que pueden llegar a ser perturbadoras para los cibernautas en realidad pertenecen a un comercial diseñado para la cervecera australiana Foster (www.fostersbeer.com), como parte de la promoción de sus productos.

Una noticia de la India impactó a la comunidad Internet en el 2004, cuando se difundió el hallazgo de un esqueleto gigante que alcanzaría los 26 metros de altura. Mediante la red se difundieron imágenes impactantes de los huesos gigantes, junto con un texto “periodístico” que daba cuenta del descubrimiento en la región occidental del país asiático, sitio resguardado por el ejército local y solo accesible a un grupo de arqueólogos de National Geographic. Durante la euforia de la noticia algunos medios en Bangladesh como La Nación publicaron nuevas historias asombrosas como el descubrimiento por parte del investigador Saalim Alvi de Riyadh de más huesos de proporciones monumentales en Arabia Saudita, presuntamente pertenecientes miembros de la tribu Aad. Las imágenes resultaron una mentira pues se trató de una fotografía tomada originalmente en el año 2000 durante una excavación en Nueva York, sobre la cual se realizó un montaje mediante Photoshop.

Tal vez durante el año 2005 la información falsa más popular (que incluso se convirtió en negocio para sus creadores) fue el caso del conejo Toby. A través del portal savetoby.com, sus creadores de nombres “James” y “Brian” anunciaron que ante la imposibilidad de mantener económicamente a la mascota, la sacrificarían y se la comerían si no recibían 50 mil dólares en donativos. La fecha para “cocinar” a Toby fue el 30 de junio de dicho año, pero el pazo se pospuso hasta el 6 de noviembre de 2006 y luego a diciembre. Al final de la historia las amenazas fueron falsas y lograron engañar a los cibernautas, recaudando más de 24 mil dólares de los ingenuos donantes, lo que les permitió editar un libro y obtener más ganancias.

En 2007 se originó desde Medio Oriente una serie de correos electrónicos y publicaciones en blogs que alertaban sobre el peligro de contestar llamadas de una serie de números telefónicos. El mensaje era el siguiente: “Hola colegas, no sé qué tan cierto sea esto, sino simplemente tomar precauciones. Por favor no atender las llamadas de los siguientes números 7888308001; 9316048121; 9876266211; 9888854137 pueden tener una hemorragia cerebral debido a la alta frecuencia, 27 personas murieron solo por contestar, ver las noticias para confirmar. Por favor, informar a todos sus familiares y amigos que es urgente”. La supuesta alerta resultó ser falsa, pero una gran cantidad de los habitantes de la comunidad red lo creyeron.

En las elecciones norteamericanas de 2008 se registró un hoax en contra del entonces aspirante a la presidencia de Estados Unidos, Barack Obama. El texto que fue enviado a cuentas de millones de cibernautas se titulaba “can Obama be president?”. Escrito por un supuesto “patriota”, el bulo afirma que Obama no debería gobernar a su país debido a que no era ciudadano estadounidense ya que había nacido en África. El bulo explicó en forma confusa el origen paterno y materno de Obama, al tiempo de persuadir a la población para que no votara por el político demócrata.

En dichas elecciones estadounidenses también circuló información contra el candidato McCain y su equipo de campaña, como fue la imagen de Sarah Palin gobernadora de Alaska posando en un traje de baño diseñado con la bandera norteamericana y portando una ametralladora. La imagen llegó hasta la redacción del programa American Morning de la CNN donde se emitieron comentarios negativos contra la campaña de McCain. La fotografía difundida por la red resultó ser un montaje elaborado con fines políticos.

En México el crimen organizado utiliza las nuevas herramientas tecnológicas para dar a conocer no solo mensajes a sus rivales, sino también para distribuir su forma de vida y construir mitos culturales. Un ejemplo es el célebre “Blog del Narco” sitio que desde su apertura en 2010 se convirtió en un “referente” informativo para los consumidores de la red. Sin embargo este espacio alberga una gran cantidad de imprecisiones, historias no confirmadas, apologías, rumores y chismes. Y siguiendo el tema de inseguridad destaca el encarcelamiento en Veracruz durante el 2011 de María de Jesús Bravo Paloga y Gilberto Martínez, quienes fueron acusados de provocar “sicosis entre la población” luego de que a través de Twitter y Facebook enviaron más de 30 mensajes falsos sobre supuestos ataques a instalaciones educativas y la muerte de varios niños.

El 4 de febrero de 2011 a través del Canal 22MX y 102.5FM del grupo MVS en su programa de primera emisión, Carmen Aristegui informó a la audiencia que según dichos en las redes sociales el entonces presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa tenía problemas de alcoholismo. Al aire, preguntó a sus radioescuchas que si son usuarios de Facebook o Twitter podrán darse cuenta de los comentarios que advierten que el ex mandatario mexicano es adicto a las bebidas etílicas para concluir cuestionando: “¿tiene o no problemas de alcoholismo el Presidente de la República? Debería, realmente, la propia Presidencia de la República dar una respuesta clara, nítida, formal, al respecto”. Evidentemente los hechos no se corroboraron y terminaron en una mentira construida en Internet y trasladada irresponsablemente al campo mediático.

A través de YouTube durante el mes de febrero de 2012 comenzó a circular un video presuntamente grabado en la región de Chukotka Okrug que mostraba a un mamut cruzando un río en Siberia. El video causó sensación en la red e incluso la historia llegó a las planas de los diarios The Sun y ABC. Lo único que se sabía era que un ingeniero del gobierno (cuyo nombre se desconocía) hizo una grabación de 10 segundos de un animal que se creía extinguido. Con el tiempo se descubrió que el video original fue obra del documentalista Lou Petho, sobre el cual alguien colocó un montaje del animal que posteriormente “vendió” como verdad dentro del ciberespacio.

Otro efecto “global” provocado por un mito fueron las siete profecías mayas del fin mundo. El texto que comenzó a circular por redes sociales, blogs, periódicos electrónicos y correos, decía que según la primera profecía el 21 de diciembre de 2012 terminaría el mundo de odio y materialismo humano. Durante varios meses la comunidad en red difundió el tema, algunos medios de comunicación reprodujeron los datos y lo complementaron con entrevistas a científicos, incluso canales de televisión con cierto respeto como History Channel transmitieron especiales sobre las predicciones. Al final las profecías mayas como las del mismo Nostradamus se convirtieron en farsas que en algunos casos generaron pánico real, como ocurrió en Perú, México, Rusia o Estados Unidos donde se llegaron a comercializar por red “paquetes” de víveres y medicinas para enfrentar el cataclisma mundial.

El 24 de enero de 2013 el diario español El País publicó en su versión en línea una fotografía donde aparecía muerto el ex presidente venezolano Hugo Chávez, acostado en una cama de hospital y entubado. La imagen había sido vendida al periódico en 30 mil euros a través de la agencia Gtres Online, pero al corroborar que no se trataba del líder extinto la empresa eliminó la imagen de su portal, rediseñó la edición impresa que estaría en circulación horas más tarde y pidió disculpas a sus lectores. En realidad se trató de una imagen colocada en YouTube por una asociación médica mexicana la cual fue alterada por el periodista italiano Tomasso de Benedetti (conocido en internet como el “king of fake”) quien la envió a tres agencias de noticias de Costa Rica, Cuba y Venezuela.

Tomasso de Benedetti es un caso digno de análisis: padre de familia, periodista de profesión y profesor, su mayor fama la acumuló por sus actividades profesionales en el embuste y la falsedad de noticias que han sido publicadas por una gran cantidad de medios en todo el mundo. En una entrevista concedida al periódico El Mundo, Benedetti aseguró que en los tiempos de Internet, cuando la rapidez es tan importante, la información vuela sin ningún control, “nadie verifica las informaciones, nadie las controla”. Comenzó publicando entrevistas falsas a personajes como Lech Walesa, Gore Vidal, John Grisham, Derek Walcott, Philip Roth, Mario Vargas Llosa, John le Carré, Mijaíl Gorbachov y al entonces cardenal Joseph Ratzinger, entre otros. Con el boom de las redes sociales Benedetti abrió perfiles falsos en Twitter y en Facebook desde donde suplantó a Umberto Eco, a Paco Ignacio Taibo, al cardenal Tarcisio Bertone, a los ministros Cristobal Montoro o Mario Monti, a los presidentes Raúl Castro, Hamid Karzai, Nicolas Sarkozy, Bashar al-Assad y Kim Jong-un; además anunció las muertes de Gabriel García Márquez, del Papa Benedicto XVI, del cineasta Pedro Almodovar y de Fidel Castro entre otros.

El pasado mes de mayo el portal de noticias International Business Times (IBT) del Reino Unido, dio a conocer el supuesto caso de un hombre sueco de 35 años de edad conocido como Hasse, quien murió después de tener relaciones sexuales con un nido de avispas. La “noticia” narraba que Hasse fue encontrado muerto por un vecino y presentaba 146 picaduras en el cuerpo. La autopsia reveló que algunas de las avispas muertas tenían semen y vello público de la víctima. La supuesta “noticia” resultó una mentira, los redactores de IBT al parecer la copiaron del portal sueco de bromas Nyheterna Sverige.

Conclusiones

La cultura de la mentira que se incuba a través de los espacios que proporciona la nueva tecnología electrónica es un rasgo distintivo de la sociedad red que debilita la credibilidad de la información y puede llegar a convertir los espacios comunicativos en nichos de historias no corroboradas, de campos descontextualizados, de fantasías construidas en las mentes de sus creadores. Desde las primeras herramientas que se expandieron gracias a los usuarios de Internet hasta las actuales redes sociales, la mitomanía digital parece ser un espejo de la propia realidad y de los componentes irracionales que pueden distinguirnos como especie. La mentira en red es sin duda un campo que puede afectar no solo las decisiones y acciones de los internautas, sino también las utopías que aparecieron en el horizonte como soluciones a problemas humanos que seguimos sin resolver

Referencias

Para mayor información sobre la cultura hoax se recomienda pude consultarse el sitio electrónico www.rompecadenas.com.ar

El Estados Unidos las historias falsas por internet son llamadas “leyendas urbanas”. Para conocer más al respecto visitar el portal: http://urbanlegends.about.com

Las imágenes del mamut “vivo” pueden consultarse en la noticia publicada por The Sun en YouTube: www.youtube.com/watch?v=HoJOzyhq0u0

Respecto a los montajes de imagines de los gigantes de la India, visitor el sitio el Departamento de Ciencias Geológicas de la Universidad de Cornell donde se muestran las imágenes originales que fueron posteriormente alteradas: www.graphics.cornell.edu/outreach/mastodon/aerial-views.html

Entrevistas concedidas por el inventor de noticias Tomasso de Benedetti a los diarios El Mundo y El País, pueden consultarse en los siguientes enlaces: www.elmundo.es/elmundo/2012/06/23/internacional/1340445424.html y http://elpais.com/diario/2010/06/06/domingo/1275796357_850215.html

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password