Cinque Terre

Miguel Carbonell

Hay que dejar de exhibir a personas detenidas

Día tras día, durante años o quizá décadas, los ciudadanos mexicanos han visto a través de los medios a personas detenidas por haber cometido actos que las autoridades que las detuvieron piensan o creen que son delictivos. Por muchos años el periódico Alarma presentaba las fotos más escabrosas, la narración más amarillista, la fabricación más burda de historias. La complicidad entre reporteros que cubrían la llamada “nota roja” y la policía era evidente y recíprocamente infamante. Lo peor de todo es que, en cierta medida, todavía se mantiene, para vergu%u0308enza tanto de los cuerpos policiacos como de los profesionales de la información.

Por fortuna, en México ya hemos comenzado a discutir sobre el enorme daño que se produce mediante la exhibición mediática de personas que acaban de ser detenidas, pero todavía no se ha formalizado una acusación ante un juez, no ha habido un juicio en el que se ofrezcan, desahoguen y valoren pruebas, no se ha dictado una sentencia ni han tenido derecho a interponer un recurso. Nada de eso ha sucedido, y las personas detenidas ya han sido sentenciadas por el tribunal más implacable de todos, contra el cual no cabe promover ningún tipo de amparo: el tribunal de la opinión pública.

Una historia de terror puede comenzar de la siguiente manera:

Imagine por un momento el lector que un día cualquiera, mientras circula por las calles de su ciudad, lo detiene una patrulla. Los agentes le piden que baje de su vehículo y proceden a revisarlo. Luego le dicen que encontraron un paquete de “polvo blanco” en la guantera del coche y le piden dinero para evitar que lo lleven ante el Ministerio Público. Siendo usted un ciudadano de buena fe y honrado, se niega a darles dinero y les pide que lo lleven ante el Ministerio Público, donde todo sin duda alguna se aclarará, ya que usted está seguro que esa bolsa no estaba en su coche y fueron los propios agentes los que la “sembraron” con el objeto de poder extorsionarlo.

Lo llevan ante el Ministerio Público con la única prueba del dicho de los policías y la famosa bolsita. El Ministerio Público abre una averiguación previa por un delito de tráfico de estupefacientes, pero antes de que quede integrada la misma llama a los medios de comunicación y usted es presentado como un “presunto” narcomenudista, de esos que -según la publicidad del gobierno- envenenan a nuestros hijos afuera de las escuelas.

¿Le parece un cuento de ciencia ficción? No lo es. De hecho, se trata de un rutina bien conocida entre nuestros policías. La “siembra” de droga o incluso de armas por parte de elementos policiacos es mucho más común de lo que podría parecer.

Otro día hablaremos de esa clamorosa forma de corrupción. Centrémonos ahora en la presentación ante los medios: usted todavía no ha sido acusado de nada, no hay pruebas que lo incriminen más allá de toda duda razonable, no ha sido llevado ante un juez y ni siquiera ha podido hablar con su abogado. Pero su cara ya está en todos los periódicos, en el noticiero estelar de la televisión y en decenas de páginas de Internet. Cuando dentro de quince años sus hijos pongan su nombre en un buscador de Internet, entre las primeras noticias sobre usted encontrarán que su papá fue detenido una vez por ser un “presunto” narcotraficante.

Desde el momento en que usted es presentado ante los medios de comunicación su vida cambia para siempre: no será improbable que pierda su trabajo, sus vecinos lo mirarán con recelo y dirán “si salió en la tele es porque algo habrá hecho”, a sus hijos les faltarán al respeto en la escuela y hasta sus familiares le harán preguntas incómodas. En pocas horas habrá perdido su existencia, tal como la conocía hasta entonces. Para evitar este tipo de abusos completamente violatorios de derechos humanos, la Comisión de Derechos Humanos del DF (CDHDF) ha emitido una muy relevante recomendación (la 3/2012) en la que se pide a la Procuraduría local que deje de exhibir ante los medios de comunicación a las personas que están detenidas. Se trata de un caso importante no solamente por el tema que trata, sino sobre todo por lo novedosos que son los planteamientos que hace la Comisión. De hecho, se trata de un pronunciamiento que la pone en la vanguardia, ya que ninguna otra Comisión del país había señalado con tanto énfasis las violaciones que suponen esa especie de presentación de trofeos de cacería, tan socorrida por procuradurías y secretarías de seguridad pública tanto en el ámbito federal como local.

El problema surge porque se trata a las personas detenidas no como “presuntos inocentes” (que es lo que dice la Constitución que son), sino como el fruto de una cacería humana en la cual el captor se termina tomando la foto con la “presa”. Eso hacen los cazadores, ya sean que maten elefantes en Botsuana o alces en las montañas canadienses. Da lo mismo: el cazador quiere dejar constancia fotográfica o en video de sus hazañas, para que los demás se puedan enterar de sus habilidades cinegéticas.

La pregunta importante que, como sociedad, debemos hacernos es si vamos a seguir permitiendo que las autoridades se comporten como cazadores y si estamos dispuestos a ser algún día (ya que a cualquiera le puede pasar) presas que merecen ser exhibidas ante los medios, antes incluso de tener la oportunidad de defenderse ante un juez. La CDHDF nos acaba de ofrecer una batería de argumentos de gran riqueza para poder ir civilizando a nuestros cuerpos policiacos y para entablar un diálogo fecundo sobre el modelo de procedimiento penal que queremos para México. La alternativa es sencilla: o bien optamos por ser tratados como personas portadoras de derechos o bien seguimos estando expuestos a ser tratados como simples trofeos. No hay punto medio y lo que está en juego es mucho. Por eso es que debemos discutir el tema con urgencia.

La Procuraduría General de Justicia del DF, en respuesta a la Recomendación de la CDHDF, emitió una circular en la que ya circunscribe un poco la forma y los casos en que se puede presentar a personas detenidas ante los medios de comunicación. Aunque no se trata de un documento que permita terminar por completo con los abusos generados por las prácticas exhibicionistas de las autoridades mexicanas, al menos suministra una plataforma de discusión, al reconocer que no en todos los casos se pueden presentar a personas detenidas antes los medios y de que tampoco cabe hacerlo de forma humillante o degradante. Es un pequeño avance sin duda, pero es mejor tener eso que nada.

Como quiera que sea, la discusión ya está abierta y habrá que darle continuidad, en beneficio del debido proceso legal, pero también con el propósito de aportar consideraciones éticas al ejercicio periodístico, para que los medios no se conviertan en tribunales y los reporteros no se asemejen a verdugos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password