Cinque Terre

María Cristina Rosas

[email protected]

Profesora e investigadora en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

EU: ¿feminización de su política exterior?

Por tercera ocasión en la historia reciente de la diplomacia de Estados Unidos, una mujer ocupa la Secretaría de Estado, siguiendo una tradición que se inició durante la administración de William Clinton, cuando designó a Madeleine Albright al frente de la cancillería. Durante el gobierno de George W. Bush, su ex asesora de n seguridad nacional, Condoleezza Rice, fue designada igualmente secretaria de Estado. Y ahora, con el gobierno de Barack Obama, una vez mas es una mujer: Hillary Rodham Clinton, el rostro y garante de la diplomacia de EU ante el mundo. Con todo, sería muy arriesgado afirmar que la presencia de Albright, Rice o Clinton constituye una feminización de la politica exterior, o menos aun que ello hace más tersas las relaciones de EU con las naciones del orbe.

Madeleine Albright

Fue la primera mujer enla historia de EU en ocupar la jefatura dela cancillería de su pais. De origen checo, comenzó a llamar la atención en las altas esferas politicas al asesorar a la candidata ala Vicepresidencia Geraldine Ferraro en l 984, y al candidato presidencial Michael Dukakis, en 1988, en temas internacionales. Ninguno de los dos personajes logró la victoria en los comicios correspondientes, pero para entonces el Partido Demócrata confiaba ampliamente en el buen juicio de Albright en asuntos de política exterior. Por eso cuando William Clinton llegó a la Presidencia, Madeleine Albright fue encumbrada al rango de embajadora de Estados Unidos ante la ONU (de enero de 1993 a enero de 1997) para, posteriormente, brincar a la Secretaria de Estado, cargo en el que permaneció hasta el 20 de enero de 2001.

La imagen de Albright, de 71 años de edad, es la de una mujer que pertenece a un estrato social privilegiado (al respecto, se recuerda su participación en la serie de televisión Gilmore Girls, cuando aparece como ella misma en el sueño de una de las protagonistas), que disfrutó de una educación de élite (egresada de la Escuela Kent de Denver, del Colegio Wellesley, y de las universidades Johns Hopkins y Columbia), que es políglota (ademas de checo e inglés habla francés, ruso, polaco y serbio-croata), y que además es autosuficiente (estuvo casada desde 1959 con Joseph Medill Patterson Albright, con quien procreó tres hijas y de quien se divorcio en 1982).

De manera mas reciente, ademas de haber asesorado a Hillary Clinton a lo largo de su precampaña para buscar la candidatura del Partido Demócrata ala Presidencia, y posteriormente a Barack Obama en su campaña, se desempeña como profesora en la Universidad de Georgetown. A lo anterior habría que añadir sus incontables vinculos con empresas, think tanks, labolsa de valores de Nueva York, y figuras politicas de alto nivel en todo el mundo. Incluso, cuando el presidente checo Vaclav Havel anunció su retiro, se especuló que Albright pudiera reemplazarlo, idea con la que la ella coqueteó un tiempo.

A proposito de su desempeño en la ONU, es muy conocida su ríspida relacion con el entonces secretario general Boutros Boutros-Ghali. Asimismo, en el marco dela crisis que derivó en el genocidio en Ruanda en 1994, Albright se opuso en el Consejo de Seguridad a aprobar un despliegue de Naciones Unidas en el atribulado país africano. Poco despues, en el programa 60 minutes dela CBS, en una entrevista en la que se le cuestionó la utilidad de las sanciones aplicadas contra Irak, debido a que se estimaba que medio millón de infantes habían muerto en ese pais por la falta de acceso a medicamentos y otros satisfactores, Albright declaró que ese era un precio alto, pero que valía la pena pagarlo.

Uno de los últimos actos publicos de Albright, a dias de transferir Ia Secretaría de Estado a Colin Powell con el arribo a la presidencia de George W. Bush (enero de 2001), fue una llamada al entonces secretario general de la ONU, Kofi Annan, a quien le dijo en un tono poco amistoso, que Estados Unidos seguiría buscando la destrucción de las armas de destrucción en masa en manos de Irak, y que las sanciones aplicadas contra ese país no serían eliminadas sino después de que se destruyeran los supuestos arsenales químicos, biológicos y nucleares de Saddam Hussein. Dura hasta el final. ¿Frágil? De ninguna manera.

Condoleezza Rice

Véase ahora el caso de Condoleezza Rice. Como dato curioso vale la pena destacar que el padre de Albright, Josef Kolber, quien fuera profesor en la Universidad de Denver, tuvo a Rice como alumna. En sus memorias expuestas en Madame Secretary, Albright refiere que la alumna favorita de Josef Kolber era Condoleezza.

Condoleeza Rice, o Condy, como la llaman afectuosamente algunos, tiene 54 años de edad y nació en Alabama, recibiendo, al igual que Albright, una educación privilegiada. Desde los tres años de edad comenzó a aprender frances, música y ballet. De hecho, aunque no es pianista profesional, no lo hace nada mal, y de vez de cuando interpreta diversas piezas con un grupo de música de cámara (y en 2002 acompañó al chelista Yo Yo Ma en un concierto). Rice realizó estudios en la Universidad de Denver, donde uno de sus mentores mas influyentes fue el padre de Madeleine Albright. Rice afirma que gracias a las clases con Kolber se interesó en la politica mundial y las relaciones internacionales.

También realizó estudios en la Universidad de Notre Dame y terminó doctorándose en Ia citada Universidad de Denver con una tesis sobre la democratización en Checoslovaquia (como se ve, los vínculos entre Rice y Albright son sorprendentes). De hecho, hasta 1982 Rice fue demócrata, pero su decepción en torno a la política exterior de James Carter la llevó a las filas republicanas. Más tarde estuvo vinculada a la Universidad de Stanford, que la catapultó a las más altas esferas de la política estadounidense.

Siempre se le ha identificado como una mujer dura en las decisiones que toma y en la cercana asesoria que le ha brindado a George W. Bush (hay quienes la llaman Halconeezza). Además, antes de ser una figura tan importante en la administración Bush, estuvo vinculada a corporaciones como Chevron, que incluso bautizó a un buque tanque de su propiedad con el nombre Condoleezza Rice (que posteriormente fue cambiado a Altair Voyager). ¿Cuantas mujeres en el mundo pueden presumir de que hay un buque tanque que lleva sus nombres? Forbes, que desde 2004 publica la lista de las l00 mujeres mas poderosas del mundo, ubica a Rice entre las diez primeras (ocupo la primera posición en 2004 y 2005, la segunda en 2006, la cuarta en 2007 y la séptima en 2008. ¿Dura? Mucho. ¿Fragil? Para nada.

Hillary Clinton

La imagen primigenia de Hillary es la de una mujer brillante, sí, pero extremadamente ambiciosa, dispuesta incluso a sacrificar su dignidad personal (recuerdense las infidelidades de su esposo William) en la busqueda del poder

Es verdad que Hillary, de 61 años, es una mujer ele- gante (aunque sus antecesores también), bien portada, con buen gusto, que da mucho de que hablar y no sólo por su marido. En la red hay paginas electrónicas destinadas exclusivamente a analizar la manera en que la señora Clinton ha variado sus peinados (Hillary’s Hair, por ejemplo) desde que fue la primera dama de Arkansas hasta que su esposo llegó a la Presidencia. Pero estos aspectos tan femeninos de Hillary, en algun momento fueron percibidos por ella (y posiblemente por algunos de sus asesores), como un obstáculo para ganar la nominación del Partido Demócrata a la Presidencia. Ya se comentaba en este mismo espacio la polemica que se suscitó cuando la señora Clinton, en plena precampaña pidió que se retirara su fotografia de la portada de una afamada revista, dado “que esa fotografía en particular la hacía ver “muy femenina” y, por lo mismo “débil” como para aspirar a presidir a la nación más poderosa del mundo.

Egresada, al igual que Albright, del Colegio Wellesley, tuvo inicialmente una orientación republicana pero cambió de bandera a raíz del movimiento por los derechos civiles y la guerra de Vietnam y se tornó demócrata. l/las tarde estudió en la Escuela de Derecho de Yale donde se graduó como abogada, trabajando para prestigiados despachos y tuvo tanto exito que cuando su esposo llegó a la Casa Blanca, la fortuna personal de Hillary superaba por mucho la de William.

Hillary es pragmática y se adapta a las necesidades y los contextos. Cuando contrajo nupcias con William, mantuvo el nombre de Hillary Rodham, cosa que irritó a su propia madre y a la de su esposo. Más tarde, durante la campana por la gubernatura de Arkansas de William, adoptó el nombre de Hillary Clinton para minimizar las criticas de los votantes, para quienes la mujer parecia ser demasiado “independiente.” Ya en la campaña presidencial, adoptó el nombre de Hillary Rodham Clinton, en el ánimo de ofrecer a los votantes dos personalidades por el precio (voto) de una”. Queda claro que cuando termino la gestion de William como Presidente, Hillary buscó la senaduría por Nueva York como un trampolín para la Casa Blanca. Al haber convivido con el poder y dada su vision política, es natural que tuviera esas pretensiones, mismas que se vieron frustradas, al menos por ahora, por la victoria de Barack Obama. Pero la Secretaria de Estado le dara visibilidad y juego político.

¿Feminización?

Si por feminización se entiende un papel accesorio o secundario de las mujeres referidas en la vida política de Estados Unidos, la respuesta es un no rotundo. Ni Madeleine, ni Condy, ni mucho menos Hillary son las típicas amas de casa que han puesto en primer lugar a su familia a costa de sus aspiraciones personales. Por el contrario: Albright, divorciada, sólo tiene dos hijas, Hillary, casada, una. Rice, ninguna. Las tres son apasionadas de su trabajo e, independientemente de otras consideraciones, lo hacen muy bien desde la óptica de los intereses de Estados Unidos en el mundo.

Para obtener lo que necesita del mundo, EU echa mano de los diversos instrumentos con que cuenta: bélicos, diplomáticos, sanciones, vinculación constructiva, entre otros. La Secretaria de Estado en EU, a diferencia dela Secretaria de Relaciones Exteriores de México, es una herramienta esencial para la seguridad del país que demanda negociadores habiles, con oficio politico y vision, capaces inclusive de intimidar a sus interlocutores. Ciertamente Albright, Rice y Clinton, poseen esas cualidades y por ello tienen o han tenido esas responsabilidades.

Fue visible, en el caso de Madeleine Albright en su gestión ante la ONU y como canciller, que no por ser mujer dejó de promover los intereses de su país. Madame Secretary no fue ni dócil, ni débil, ni cedió pese a las numerosas críticas que recibió ante las posturas asumidas en torno a diversas crisis y conflictos. Lo mismo se puede decir de Condoleezza Rice, quien echó a andar la diplomacia de la transformación que, en los hechos, busca hacer más operativa la gestión diplomática de EU en el mundo, usando más las nuevas tecnologías y capacitando a su personal. Pero la dureza de Rice en la lucha contra el terrorismo, la guerra contra Irak y los aliados de EU es ampliamente conocida. ¿Es razonable suponer que habrá un dramático cambio de rumbo en la presidencia de Barack Obama y con Hillary Clinton, como gestora de su política exterior? No. Si Hillary no fuera apta para la encomienda que se le ha dado, ni siquiera habría sido contemplada para el citado cargo.

Con todo, dicen que los cambios deben ser para bien y es justo y necesario un cambio luego de los conocidos desatinos de la administracion Bush. Obama, ciertamente, buscara’ explotar la imagen del cambio y el “bono de consenso” de que goza, para introducir reformas, propuestas, legislaciones, etcétera. Dara prioridad a los temas domesticos, como lo demanda la actual crisis económica. Y su imagen en el exterior será la glamorosa Hillary Rodham Clinton, quien tiene ante sí la difícil tarea de mostrar que puede garantizar los intereses de EU en el mundo, y, de paso trabajar en su ambicioso proyecto personal.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password