Cinque Terre

etcétera

Estrategia digital: el gobierno repite errores

El viejo adagio de que México se reinventa cada sexenio podría aplicarse a la intención de la actual administración federal de llevar a cabo “La Estrategia Digital Nacional”, que busca fomentar el uso de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) en el sistema educativo, pero que lo hace sin tomar en cuenta los estándares de organismos internacionales en la materia y sin considerar los avances que, en el rubro, hay en el país.

En el apartado de “Educación de Calidad”, esta estrategia busca integrar a las TIC en el proceso educativo para insertar al país en la sociedad de la información y el conocimiento.

El uso de las nuevas tecnologías para fortalecer la calidad de la educación ha sido un aspecto fundamental en las reformas del sector promovidas desde 2004. A fin de alcanzar los objetivos de su gobierno en materia de acceso a la tecnología y digitalización de los contenidos educativos, Vicente Fox impulsó el programa Enciclomedia. Su Libro Blanco señala que las metas alcanzadas hasta junio de 2006 eran:

1. Digitalización de 36 materiales para libros de texto gratuito y materiales de apoyo para alumnos y maestros de 5° y 6° de primaria, incorporando cerca de 17 mil recursos educativos e informáticos.

2. Equipamiento de 92 mil 939 aulas de 5° y 6° de primaria.

3. Se beneficiaron 2 millones 265 mil 83 alumnos en todo el país.

4. Adicionalmente se brindó capacitación a 81 mil 33 maestros a nivel nacional.

Enciclomedia concluyó en 2012, cuando en el Proyecto de Presupuesto del gobierno de Felipe Calderón no destinó recursos para su aplicación. En contra de este programa se habían expresado críticas desde diversos sectores por sus errores técnicos, los problemas del software que se utilizó para el diseño del contenido, la falta de capacitación al personal docente y directivo, la escasez de infraestructura tecnológica, la opacidad en el manejo de los recursos asignados y el derroche de los mismos.

Entre 2004 y 2008, Fox y Calderón destinaron a Enciclomedia un total de 24 mil 827 millones de pesos. En su informe de la fiscalización de la cuenta pública 2009, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) señaló que, de esa cantidad, 11 mil 333 millones (45.6%) fueron empleados en rubros no relacionados con los fines del programa (La Jornada, 27/06/2011).

Todavía en el presupuesto de 2012, la SEP, a cuyo cargo estaba la instrumentación de este programa, erogó mil 32 millones 303 mil 600 pesos para finiquitar contratos multianuales de prestación de servicios adjudicados en 2005 y 2006 para la ejecución de Enciclomedia (Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2012).

Ante el fracaso de Enciclomedia, la administración de Calderón se propuso realizar el programa “Habilidades Digitales para Todos” (HDT), que tenía como objetivo impulsar el desarrollo y uso de las TIC en las escuelas de educación básica, a través de un modelo pedagógico que contemplaba la formación y certificación de los docentes y directivos.

La SEP destinó, en 2012, 521 millones 938 mil 900 pesos para la operación de HDT, de los cuales, de acuerdo con la ASF; 474 millones 267 mil 800 pesos se utilizaron en la contratación de servicios de desarrollo informático y asesorías en materia educativa con universidades, las cuales se llevaron a cabo de manera directa, sin realizar investigaciones de mercado. En un contrato no se entregaron servicios por 7 millones 565 pesos.

En el presupuesto de ese mismo año se autorizaron 3 mil 175 millones de pesos para la contratación del servicio integrado de cómputo, denominado ABT, infraestructura tecnológica a través de la cual se pretendía instrumentar HDT. Sin embargo, ante la limitante de los servicios de conectividad a nivel nacional, la SEP canceló la licitación y canalizó estos recursos a otros rubros del gasto.

En los hechos, HDT no se realizó y José Ángel Córdova Villalobos, titular de la SEP, reconoció que la digitalización y acceso a la tecnología en las escuelas públicas del país fue uno de los grandes pendientes de la administración de Felipe Calderón (La Jornada, 4/09/2012).

El autor del presente texto realizó la investigación denominada La brecha entre los programas digitales de la Secretaría de Educación Pública y su aplicación práctica en las escuelas de educación básica para obtener el grado de Maestría en Educación con acentuación en Desarrollo Cognitivo, en la Universidad Virtual del Tecnológico de Monterrey. Ésta tuvo como objetivo determinar las causas que han dificultado el cumplimiento de los objetivos trazados en las políticas públicas para fortalecer, en las escuelas de educación básica, el uso de las TIC en el proceso de enseñanza-aprendizaje de los alumnos.

Como resultado de la investigación se encontró que, además de los factores arriba citados por los que se presume el fracaso Enciclomedia, la puesta en práctica de este programa y el de HDT se complicó por el incumplimiento de metas de las políticas públicas en materia de tecnologías educativas, las limitaciones de Internet y de contenidos educativos digitales en las escuelas, la reticencia por parte de los docentes y directivos para incorporar las TIC a la enseñanza, así como por las escasas competencias digitales de maestros y alumnos, la resistencia de los primeros a la capacitación, y la falta de integración del uso de las TIC en la gestión de los centros escolares y en la planificación educativa de los mismos, entre otros.

Estos problemas persisten en el sistema de educación básica del país. Tan solo en materia de infraestructura tecnológica, en un informe de septiembre de 2012, la SEP apuntó que de 84 mil 157 escuelas públicas primarias y secundarias, solo 35 mil 630 contaban con Internet y había un millón 25 mil computadoras, de un universo de un poco más de 25 millones de estudiantes.

Sin embargo, las condiciones adversas que han enfrentado los intentos para promover el uso de las TIC con enfoque educativo en las escuelas de educación básica no parecen ser suficientemente valoradas por el actual gobierno federal que impulsa el Programa Piloto de Inclusión Digital, el cual forma parte de “La Estrategia Digital Nacional”, pretende la adquisición de tabletas electrónicas para alumnos de quinto grado de primarias públicas que inicien el ciclo escolar 2014-2015 en los estados de Colima, México, Puebla, Sonora, Tabasco y Distrito Federal, y busca conocer diferentes modelos de integración de la tecnología dentro de las aulas, así como mejores prácticas y estrategias de formación docente.

El presupuesto de egresos de 2013 contempló un presupuesto de mil millones de pesos para este programa. Hasta el momento se han visto beneficiados 4 mil 500 estudiantes y se pretende alcanzar un universo de 16 millones de alumnos e invertir cerca de 50 mil millones de pesos (ADNpolítico, 19/03/2014).

El 26 de marzo pasado pasado, la SEP dio a conocer la conclusión del proceso de licitación para la adquisición de 709 mil 824 tabletas, que serán entregadas al mismo número de alumnos que contempla el programa para el ciclo escolar 2014-2015. La dependencia pagó 113.82 dólares por cada una, es decir, un total de 80 millones 792 mil 167.68 dólares, que al tipo de cambio de entonces sumaba cerca de mil 60 millones de pesos.

Las empresas ganadoras de esta primera etapa del proyecto fueron Synnex de México S.A. de C.V. Y Iusa Medicion S.A. de C.V.

Sin dejar de reconocer el esfuerzo institucional para fomentar el uso de las TIC como herramientas tecnológicas para fortalecer la calidad educativa del país, esto no será posible en tanto esta política pública no se visualice como parte integral del proceso de enseñanza-aprendizaje, se atiendan las insuficiencias tecnológicas, de infraestructura, contenidos y capacitación, y se promueva la participación de docentes, directivos, padres de familias y alumnos, no solo en el diseño de las reformas educativas, sino también en las estrategias para su ejecución.

La sola entrega de tabletas electrónicas a estudiantes tendría un impacto reducido en los esfuerzos por fortalecer el uso de las TIC con fines educativos, por las siguientes razones:

Este esquema no garantiza la seguridad y el mantenimiento del equipo, el número de alumnos que recibirá las tabletas es reducido en relación porcentaje total de estudiantes de educación básica (en este sentido el programa es excluyente y discriminatorio porque no atiende el derecho de todos los estudiantes a la inclusión digital), las competencias digitales de alumnos y docentes son escasas, y las condiciones de desigualdad de las familias de los estudiantes beneficiados y la brecha digital del país no permitirían un aprovechamiento óptimo del programa.

Los estudiantes utilizan las redes sociales para bajar y escuchar música, ver videos, comunicarse con amigos, con fines recreativos, y dedican muy poco tiempo para investigar temas vinculados a su formación educativa y actividades escolares.

El Informe de la Conferencia Internacional Impactos de las TIC en Educación, que realizó la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura entre los días 26 y 29 de abril de 2010, definió que el éxito de un programa de uso de nuevas tecnologías en la educación radica al menos en tres ejes:

1. Que la decisión de utilizar las nuevas tecnologías en la mejora de la calidad educativa forme parte de un mecanismo de organización y gestión escolar integral, con una visión colaborativa, un modelo pedagógico eficaz y con personal docente y directivo comprometidos con sus estudiantes.

2. Que se otorgue capacitación permanente al personal docente y directivo. Al primero para que desarrolle habilidades y conocimientos para el manejo de las nuevas tecnologías en el aula, y a los segundos para que ejerzan su liderazgo en la integración de las TIC en sus escuelas.

3. Analizar de qué manera los estudiantes hacen uso de las nuevas tecnologías no solo para poner en práctica sus habilidades digitales, sino también para fortalecer sus conocimientos y su proceso de formación educativa.

En suma, mientras se ignoren avances, aciertos y desaciertos en las políticas públicas de gobiernos precedentes, continúen la opacidad, el derroche de recursos públicos, la corrupción y la mala planeación, y se repita la desastrosa práctica de pretender reinventar el país cada seis años, estos y otros programas seguirán sin alcanzar resultados, con las consecuencias negativas que ello significa para el desarrollo nacional.

La investigación citada puede consultarse en http: //goo.gl/yVrCqC

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password