Estados Unidos, medios y elección 2016

Opinión

En Internet la cosa se pone sabrosa. Dejando de lado a los sitios web derivados de otros tipos de medios informativos como periódicos o cadenas de televisión, o de aquellos expresamente dedicados a promover determinadas causas o banderas políticas, así como candidatos, tenemos a aquellos que informan, hacen análisis y opinan desde su “especialidad”, el ciberespacio. Aquí no ha habido hasta hoy nada “fuera de lugar”, es decir, hacia la izquierda y el Partido Demócrata donde encontramos a HuffingtonPost, Salon, ThinkProgress, DailyKos, y hasta cierto punto a Politico. Hacia la derecha y apoyando, pero también en algunos casos criticando al Partido Republicano tanto por lo que algunos perciben como su “timidez electoral”, como por otro lado, los excesos de Trump, encontramos a Breitbart, DailyCaller, TownHall, The Blaze, y el Drudge Report, sólo por citar a los sitios de cobertura política más populares del país de acuerdo al ranking de eBizMBA para el primero de febrero de 2016.

 

Aprovechando que andamos por la red, vale la pena darle una revisada al “Social Media” de los candidatos. El Pew Research Center en su último estudio encontró que en el muy perseguido grupo de edad de 18 a 29 años, el 35% nombra precisamente a la social media como la forma más útil para obtener información acerca de la elección y los candidatos. En general, 14% de los ciudadanos encuentran esta forma de información la más útil. De acuerdo a CNET, en Twitter, Trump y Clinton dominan con seis y alrededor de cinco y medio millones de seguidores, mientras que en Facebook Trump (de nuevo) y Ben Carson cuentan 5.5 y aproximadamente 5.1 millones de likes respectivamente, seguidos por Bernie Sanders y Hillary Clinton con alrededor de 2.5 millones cada uno. Se vuelve a apreciar una tendencia por parte de los republicanos a quedarse rezagados en el uso de estas herramientas como en ciclos electorales pasados, con la excepción de Trump y Carson que son precisamente los outsiders, o los no políticos de profesión en la carrera. También como se ha visto en el pasado, bastante interesante resulta el hecho de que mientras el 51% de los usuarios de redes sociales obtiene ahí información electoral, sólo el 18% la comparte publicando, comentando o respondiendo a comentarios sobre las elecciones en estas.

 

Algunas curiosidades

 

Hasta hoy, en esta todavía tempranera etapa del proceso las ocurrencias de más llamar la atención se pueden caracterizar tanto por ser esperadas, nada sorprendentes, como por todo lo contrario. Entre las primeras por ejemplo, se cuenta el trato preferencial, más de “porrista” que de periodista que George Stephanopoulos, el excolaborador de Bill Clinton en su primera administración, ha dado desde su programa en ABC, “Good Morning America”, a Hillary Clinton en su búsqueda propia de la presidencia. El hecho que más llama la atención al respecto, viene desde el año pasado y es no haber revelado públicamente sus donativos personales por más de 75 mil dólares a la mas que controvertida Clinton Foundation, aun antes de su entrevista a Peter Schweizer, autor del libro Clinton Cash que alega que muchos de esos donativos influenciaron las acciones de la exprimera dama como secretaria de Estado. En realidad el exdirector de Comunicaciones de la Casa Blanca no parece muy afectado por todo esto. Eso de “una vez Clintonista, siempre Clintonista”, no podría aplicar mejor que en su caso.

 

Hillary Clinton también tiene porristas en español, ya que Univision, y que en su parte noticiosa gusta tanto de ver “conflictos de interés” en todas partes, en especial en lo que tiene que ver con México, no distingue el suyo propio en el tema electoral. Ello porque no tiene empacho alguno en presentar a la candidata demócrata, de quien Haim Saban, uno de los principales propietarios de la cadena es megadonante, como la heroína del cuento en un mundo de villanos republicanos. Por supuesto, el desaseado asunto de la Clinton Foundation, de quien Saban es también donante importante, tampoco ha sido de interés noticioso significativo para Univision. Claro, lo importante para Jorge Ramos y compañía es hablar y dramatizar acerca de Donald Trump.

 

Pero entre lo que se cuenta de sorpresivo a por lo menos curioso, está el pleito de Fox News con Donald Trump. Mientras que no le faltan convencidos o al menos de aquellos que “van con la corriente”, dentro de la televisora conservadora, especialmente en las filas no precisamente más intelectuales de la cadena, la realidad es que a nivel empresa Fox News ya le pintó su raya a Trump, y con el mensaje claro de que “le haga como quiera”. Como eje en la historia se encuentra Megyn Kelly, la anfitriona de un show de Fox News que ha ascendido meteóricamente en la cadena en los últimos años. Si bien Kelly sirvió de comparsa a los “machos Alfa” de Fox por algunos años, ha tenido la intuición suficiente para encontrar momentos “de quiebre” que la han catapultado al estrellato (memorable cuando paró en seco al gurú de los pollsters republicanos, Karl Rove, cuando intentaba sugerir durante la cobertura de la noche de la elección presidencial en noviembre de 2012, que esta no estaba aun definida a favor de Obama). Uno de ellos tal vez el más importante, es haber plantado cara a Trump en el debate republicano que moderó el pasado mes de agosto, presionándolo y no amedrentándose ante sus baladronadas. Trump tardó mucho en dejar ir tal afrenta y se enfrasco en un “dime y diré” en el que la cadena le dio por el lado un tiempo hasta que el candidato estiro demasiado la cuerda. Cuando indicó que no iría al debate de Iowa a cargo de la cadena Fox si Kelly era uno de los moderadores, Fox respondió con algo equivalente a “tu sabes lo que haces”, y un boletín de prensa, directamente de la oficina de Roger Ailes, su presidente, burlándose del “miedo de Trump a la periodista”. Aquí hay por lo menos dos lecturas una, la inmediata, tiene que ver con autonomía corporativa e imagen, sencillamente no se puede permitir que Trump ni nadie dicte las decisiones periodísticas de la cadena, pero también puede ir mas allá. Bien por arriba de Ailes está Rupert Murdoch (News Corp), el magnate global de medios, bien conocido por sus ideas de libre mercado, incluyendo la liberación de la inmigración, más que por el conservadurismo redneck a la Donald Trump. Es probable que Murdoch no esté muy entusiasmado tampoco con la posibilidad de Trump en la Casa Blanca. Hasta hoy el affaire Trump-Kelly ha sido “la nota” en cuanto a política-medios. Pero en realidad el proceso es bastante joven, seguramente vendrán más jugosos acontecimientos desde el punto de vista de cobertura periodística.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password