Cinque Terre

Arouet

Entre los escombros, la esperanza

Hace unas semanas conocí esta fotografía en Facebook, gracias a Myrrha Iglesias y pense en esto:

Hay heridas que uno espera que no sanen nunca, porque implican la memoria sobre el dolor y la firmeza de no repetirlo. Por ejemplo las dos conflagraciones que en el siglo pasado conmovieron al mundo.

De ahí que siempre falte narrar la atrocidad de la guerra y recordar a las víctimas al mismo tiempo que despreciar a las ideologías y los actos que las perpetraron, y no ceder ni un solo milímetro a que vuelvan a abrirse paso, tal y como hacen hoy día las sociedaes alemanas, francesas e incluso españolas.

Parte de esa memoria imprescindible es el denuedo por salir avante a la vida y no como una preocupación para la sobrevivencia sino para hallar, aun en las situaciónes más adversas, el impulso vital de la razón, digamos que leer para anteponerla a todo y no nada más contra la estupidez de la hecatombe sino para proyectar, recrear, soñar vamos, para nunca dejar de querer ser.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password