Jorge Meléndez Preciado

[email protected]

Periodista

Entre la banalidad y la partidocracia

Tiempo, aparentemente, de veda electoral, aunque no en todas partes, más que nada en los medios audiovisuales donde el IFE y la Fepade tienen una presencia abrumadora, debido a los partidazos.

Cada hora escuchamos un montón de spots (¡viva el anglicismo!) con poca imaginación, mucha repetición y nula información.

El más añejo es la voz de un aparente tendero que le pide a un desconocido le preste su credencial de elector hasta después de los comicios, y a cambio le dará un kilo de frijol y un dinerito.

Consultando a varios ciudadanos, me dicen que ello es frecuente en el Estado de México. Aunque el ofrecimiento no es tan pobre, sino más amplio: calles, cemento, atención escolar y hasta clínicas, especialmente en Chimalhuacán, donde una líder motejada “La Loba”, continúa apoyando al tricolor.

Otro más de la misma época, presenta a un jefe regañón diciendo a sus empleados que si no votan por el que convenga, los despide. Tal vez lo oigan el dirigente de los trabajadores del IMSS, los del SNTE y los de Pemex. La sonrisa, e incluso la carcajada serán estentóreas.

Ambos son de la Fepade, la poco efectiva Fiscalía donde estuvieron Arely Gómez, quien será, ni duda cabe, senadora por el PRI, y María de los Ángeles Fromow, entre otras burócratas.

Los más recientes son dos (del IFE), también repetidos hasta en vigilia.

En uno, varios familiares comentan si deben votar. Luego de un instante, el sobrino alerta: hay que seguirle la pista a quienes son electos, a lo que el tío recapacita “No lo había pensado”. Pero ya sabemos que ni la ociosa Secretaría de la Función Pública, ni la Auditoría Superior de la Federación han podido hacer nada por llamar a cuentas a quienes nos defraudaron con el Centro de las Artes, la Biblioteca Vasconcelos- es más, Fernando Larrazabal, encargado de ese cibercafé gigante, obtendrá una senaduría en el PAN-, ni la Estela de Luz (mortuoria) ni el Senado ofensivo.

¿Y si denunciamos a los que no cumplen quién los obligará?

El más reciente dice que después de largos años, los jóvenes tienen más oportunidades (sic gerontocrático). Y alerta: “Conoce y compara las propuestas de los partidos”. Sólo que hay una dificultad: lo que vemos, sabemos y contrastamos son rostros, declaraciones, figuras, acarreos, desbarres y un largo etcétera, no programas, documentos, elaboraciones. Incluso, cuando más, habrá un par de debates que hasta ahora no se ha dicho cómo se desarrollarán y seguramente no habrá participación del ciudadano.

Pero hay dos que son de risa loca: cómo se eligen los representantes de casilla. Lo mismo pensando en un nombre y un apellido que invocando el abecedario y un mes del año. En época cibernética y de redes, todavía el azar, como en la Lotería, es lo importante. Tal vez debido a que las profecías mayas están presentes en este 2012 y hay que ceñirse a lo nacional

Debido a esas y otras tonterías, el 30% de los ciudadanos no saben que el primero de julio hay que acudir a las urnas (Mitofsky), el 75% de los jóvenes no sufragará por ningún partido (encuesta de la UAM). Y los entrevistados por esta importante casa de estudios dicen: el IFE “se rige por el dinero, por el gobierno, por los partidos” y confían más en los amigos y en familiares que en las huestes de Leonardo Valdéscuyos artículos en El Universal, son de antología.

Dos muchachos a quienes se les pidió su opinión en el estudio mencionado dicen: “A los candidatos ni siquiera los escogemos nosotros. ¿Por qué votar?” Y: “La democracia la viven los grupos reducidos; es para los de arriba”.

Mientras tanto, a quienes desean inscribirse como abanderados a la silla embrujada y no pertenecen a los partidos (Clouthier y otros), los manda Leonardo, según la ley, a la Oficialía de Partes. La burocracia tiene sus reglas.

¿No sería conveniente que el ex dirigente del PMT y yerno de Heberto Castillo sin infringir normas fuera más atento con aquellos que ahora están en la disidencia?

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password