Cinque Terre

Angélica Recillas

Licenciada en Comunicación.

Enrique Alfaro, un farsante de la esperanza

Este artículo fue publicado originalmente el 19 de septiembre de 2016, perteneciente a la edición impresa 190


“Esta embestida de nuestros adversarios no es algo nuevo. Sabemos lo que es tener al sistema queriendo acabarnos, haciendo uso político de las instituciones y de algunos medios irresponsables que se prestan a su juego. Quienes no saben construir, sólo pueden avanzar destruyendo a los demás. Pero una vez más se equivocan y ofenden la inteligencia de la gente”, escribió en su página de Facebook el presidente municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez, a manera de respuesta a múltiples trabajos periodísticos que documentaron que Kurt Schmidt Díaz, hijo de un presunto operador financiero del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), ha estado en la nómina del ayuntamiento del la capital jalisciense y también durante su gestión como alcalde de Tlajomulco.

La reacción del alcalde tampoco es novedad; a él sólo le gusta figurar en la prensa como un político diferente, honesto y capaz de cambiar la historia. Conserva los titulares, notas y entrevistas donde lo retratan con ese ángulo. En cambio, lo exasperan los medios y periodistas que rompen ese esquema y publican historias incómodas que invariablemente atribuye a conjuras y ataques de sus adversarios.

Como casi cualquier personaje público o gobernante en funciones con aspiraciones a futuro, celebra las buenas noticias, o sea, la propaganda, y le pone de mal humor que la prensa se fije en lo que anda mal o que incluso se ponga a “rascarle” para encontrar eso que no es tan transparente. Alfaro es un hombre de poder que no acepta que una de las funciones del periodismo es la crítica del poder.

Relaciones peligrosas y poco transparentes

El 19 de agosto, el comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, informó de la detención de Sergio Kurt Schmidt Sandoval, alias “La Pistola”, operador del CJNG, uno de los grupos delictivos con mayor presencia en el occidente y otras regiones del país. A este personaje se le señala como presunto responsable de la desaparición del regidor de Puerto Vallarta, Humberto Gómez Arévalo, ocurrida en abril de 2015. A partir de ello surgieron diversos reportajes periodísticos sobre personajes vinculados a esta organización criminal, algunas de estas relaciones apuntan hacia el gobierno de Guadalajara.

El lunes 22, la periodista Denise Maerker presentó en su programa de noticias “10 en punto” una investigación que recoge el testimonio de la exregidora de Vallarta, Susana Carreño, quien denunció que en septiembre de 2013, Schmidt Sandoval la encañonó para exigir del ayuntamiento el pago en efectivo de 6 millones 300 mil pesos, recursos federales etiquetados por un diputado del PRI para la empresa teatral Fandango. Asimismo, según el periódico Mural, Carreño declaró en entrevista para una radiodifusora local, que Hugo Luna Vázquez, actual jefe de Gabinete en Guadalajara, fue quien la presionó en aquel entonces para que votara a favor de destinar esos fondos federales a la empresa de entretenimiento en la que tenía intereses el CJNG, acción a la que ella se había negado.

El miércoles 24, Hugo Luna difundió un comunicado en sus redes sociales, donde rechaza los dichos de la exregidora y la acusa de manipular la verdad para el golpeteo político. Sobre su relación con Schmidt Sandoval, dijo conocerlo como un personaje que “diciéndose empresario” tenía contacto con múltiples actores políticos en Jalisco, pero no especifica a quiénes se refiere.

En esa misma fecha, Milenio y Proceso revelaron que el hijo de Schmidt Sandoval, Kurt Schmidt Díaz, estuvo registrado en la nómina del gobierno de Guadalajara del 15 de noviembre de 2015 al 15 de agosto de 2016 con un salario de 25 mil 100 pesos mensuales. Su cargo específico no se precisa, sino que sólo aparece como “empleado de soporte técnico”.

Cuestionado al respecto, Enrique Alfaro señaló molesto: “No se puede ser así de irresponsable, no pueden salir a decir cosas así pues no es un tema menor. Nosotros no vamos a abonar a esa lógica del rumor sobre todo en esos temas sumamente delicados”.

Sin embargo, las revelaciones continuaron. El jueves 25 de agosto, el secretario general del Ayuntamiento, Enrique Ibarra, debió admitir en conferencia de prensa que Schmidt Díaz, en efecto, estaba en la nómina de la cual fue dado de baja tras la detención de su padre el 18 de agosto, sin embargo, Schmidt Díaz dejó de prestar sus servicios tres días antes según consta en el documento enviado a la Comisión Nacional de Seguridad. Ibarra confirmó que ingresó en noviembre de 2015 a la Coordinaciónde Desarrollo Económico y Combate a la Desigualdad como empleado de confianza. Lo que el funcionario no dijo fue que la relación laboral con Schmidt Díaz venía de más atrás.

En otro reportaje presentado por Denise Maerker se dio a conocer que Kurt Scmidt estuvo en la nómina del ayuntamiento de Tlajomulco en 2012 durante la gestión de Enrique Alfaro, donde cobró un sueldo de 5 mil 650pesos como “especialista”, aunque una vez más no se precisa el cargo exacto.

Y aún había más; el viernes 26, de acuerdo con un reportaje de El Universal, el ayuntamiento de Tlajomulco arrenda desde 2010 el edificio de la Policía Preventiva municipal a Adriana Díaz, esposa de Kurt Schmidt. En ese tiempo, Enrique Alfaro estaba al frente de la administración local. En otra nota publicada en el mismo diario se revela que Adriana Díaz Guzmán, también fue proveedora del gobierno de Tlajomulco, durante el gobierno de Alfaro Ramírez de 2009 al 2012.

En un intento por desmarcar a su administración de todos estos hechos, Alfaro dijo en entrevista radiofónica con Carlos Loret que nadie en su gobierno tenía conocimiento de las acusaciones contra Schmidt y dijo que éste “se movía como un empresario” y se reunía con funcionarios y legisladores del PRI y personajes vinculados al mundo del espectáculo. Dijo que durante su trayectoria pública ha estado acostumbrado a luchar “contra el sistema” cuando lo han querido involucrar en hechos irregulares. Por último, llamó a los medios a ser más responsables y al gobierno del estado a “no jugar” con asuntos tan delicados; en este sentido, reprochó que éste no le informara sobre las investigaciones contra Kurt Schmidt.

La prensa fastidiosa

En otros momentos de su gestión como presidente municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro ha dado muestras de intolerancia contra la prensa.

El 18 de febrero de 2016, el diario NTR Guadalajara dio a conocer un audio donde se escucha al jefe de gabinete del ayuntamiento, Hugo Luna, amenazar a Luciano González Hernández, uno de los representantes de los comerciantes del Mercado Corona para que “dejen de hacer ruido” respecto a los trabajos de reparación de este centro de abasto, afectado por un incendio en 2014, así como a la asignación de los espacios a locatarios; incluso, el funcionario le ofrece un cargo en la administración municipal a cambio de que “le baje”. Más aún, Luna involucró a su jefe en su amago al decir: “Enrique (Alfaro) tiene la capacidad de dar un pinche manotazo al Tribunal Administrativo del Estado (TAE) y tiemblan, a quien sea, ya los mismos magistrados nos están pidiendo esquina”.

Cuestionado al respecto, Alfaro Ramírez dijo reprobar el lenguaje usado por su colaborador pero aseguró que sus expresiones fueron hechas a título personal y no de su gobierno. Sin embargo, acusó a los medios de magnificar las cosas y ante la insistencia de los reporteros, disgustado replicó: “No pasó nada, no hay ninguna violación a la ley, lamento lo que dijo, reitero: no me gusta el tono, ya hubo un ajuste interno de lo que pasó no tengo más que decir al respecto… ¿Y cuál fue el ajuste?… Ya, ¿ya estamos no?, ya atendí la pregunta, estamos resueltos, la ciudad tiene muchas cosas que hacer, se los digo en la mejor manera, ya les contesté”.

En abril de 2016, el escándalo derivado del mal manejo que el partido Movimiento Ciudadano dio a su copia del padrón electoral, llegó hasta Enrique Alfaro al conocerse que el instituto político que lo postuló para el cargo que hoy ocupa encargó a la empresa Indatcom el resguardo de la importante información; al no contar con los suficientes medidas de seguridad, ésta pudo ser fácilmente localizada en Internet por un investigador estadounidense. Medios como Milenio y Reporte Índigo documentaron la relación de Alfaro con Indatcom, empresa que junto con La Covacha y Euzen, se han encargado de manejar su imagen y estrategia de comunicación desde su gestión como alcalde de Tlajomulco.

Según las investigaciones periodísticas, Indatcom recibió por parte de Movimiento Ciudadano en Jalisco, contratos de servicios por 1.5 millones de pesos en 2014 y 2015, y del Ayuntamiento de Tlajomulco de Zúñiga otros por 11.7 millones de pesos de 2011 a 2015. Y si bien la gestión de Alfaro fue de 2010 a 2012, los alcaldes que le han sucedido en el cargo, Ismael del Toro y Alberto Uribe, surgieron de su grupo político.

Asimismo advirtieron de un posible conflicto de interés por parte de su jefe de Comunicación Social, Carlos Delgado Padilla, quien formó parte de la directiva de las empresas ya mencionadas. Pese a ello, Alfaro descartó que su colaborador estuviera inmerso en conflicto alguno, por lo tanto, no prescindiría de él ni tampoco vetaría a las empresas que durante años le han acompañado en su manejo de medios.

Con ese tema Alfaro era cuestionado frecuentemente hasta que el 29 de abril declaró, visiblemente incómodo:

“Es un tema de partido, yo no voy a opinar sobre temas partidistas no milito ni siquiera en Movimiento Ciudadano”, desmarcándose del partido que lo ha respaldado buena parte de su carrera política.

Pero los cuestionamientos no paraban ni tampoco las reacciones airadas de alcalde. El 17 de junio se lanzó contra esa prensa fastidiosa que no lo dejaba en paz con el asunto de Indatcom: “Por eso me da mucha risa… y a estas alturas pa’ qué me enojo, cuando algunos medios, no todos, agarran temas y están friegue, friegue y friegue, sacando declaraciones y primeras planas, queriendo hacernos ver iguales a los que estaban; de una vez les digo: no somos iguales”, espetó. Y continuó:

“Fíjense qué curioso: dicen que por qué le di un contrato a una empresa (Indatcom) que nos maneja todo el tema de plataformas digitales y redes sociales dicen: ‘Alfaro le dio el contrato sin hacer una licitación pública’. Pero muy curioso porque esos mismos medios que están duro y dale no dicen nada, se quedan muy calladitos cuando se trata de contratos para ellos, para contratarles comerciales de radio y televisión y de periódicos. Esos también son por asignación directa, esos también son para comunicación, y miren, ¿se acuerdan de las hermanitas Vivanco?, ‘chirrín chin chin’, ahí sí, calladitos todos”.

Incluso con temas menos complejos Alfaro pierde la calma. El 18 de julio una reportera le preguntó sobre la situación en los mercados públicos así como su opinión sobre el diagnóstico que al respecto había hecho el Colegio de Ingenieros, el cual manifestaba que el 90% de los centros de abasto estaba en condiciones críticas. La respuesta del alcalde fue: “Pues hay que preguntarle al presidente del Colegio de Ingenieros Civiles por qué es tan irresponsable para asegurar una cosa así. Eso pregúnteselo a él”. En el video que circula en redes sociales la expresión del rostro de Alfaro delata su enojo.

Los pleitos del candidato

Durante su campaña por la presidencia municipal Enrique Alfaro protagonizó fuertes desencuentros con algunos medios a causa de informaciones que éstos publicaron sobre algunos colaboradores cercanos o bien, acerca de su desempeño como alcalde de Tlajomulco. Desde entonces es habitual en él la línea discursiva de que todo obedece a ataques o guerra sucia de sus adversarios.

El 4 de mayo de 2015, La Jornada Jalisco publicó como titular de portada: “El jefe de escoltas de Alfaro, en la mira de la Operación Jalisco”; la nota expone que Alejandro Muñoz Ochoa, jefe de seguridad de Alfaro Ramírez, había causado baja de la policía de Guadalajara en septiembre de 2012 por su presunta participación en diversos ilícitos como extorsión, abuso de autoridad e incluso protección a narcomenudistas vinculados al crimen organizado. El rotativo agregó que de acuerdo con un expediente del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), Muñoz Ochoa dio información a grupos delictivos para ponerlos sobre aviso de los operativos que se realizarían. La respuesta del entonces candidato llegó después de que el 7 de mayo, La Jornada Jalisco denunciara que a raíz de la información difundida tres días atrás, Alfaro Ramírez había emprendido una campaña de odio y descalificación en redes sociales contra el diario. Hasta entonces el equipo de Alfaro exhibió una carta de antecedentes no penales a favor de Muñoz Ochoa, así como su oficio de renuncia voluntaria a la policía de Guadalajara, para asegurar que el reporte publicado por La Jornada era falso. Al mismo tiempo, acuso al PRI de haber filtrado al periódico información errónea con el fin de golpearlo.

Once días después, el 18 de mayo Milenio Jalisco publicó un reportaje en donde se reveló cómo Alfaro amplió su residencia sin los permisos de construcción correspondientes, pese a que fue él mismo quien durante su gestión como diputado local promovió el Código Urbano, en el cual se establece que todo ciudadano debe contar con las licencias respectivas para efectuar cualquier modificación inmobiliaria. El rotativo precisó que antes de publicar la investigación, quiso recabar la opinión de Alfaro pero éste se limitó a decir: “Hagan lo que quieran. Hagan el ridículo y dile a Jaime que ya sé a quién responde”, según escribió en su columna del martes 19 el director editorial Jaime Barrera Rodríguez.

De igual manera, Alfaro publicó el viernes 22 en Facebook fotografías con portadas de Milenio con el siguiente mensaje: “Primeras Planas de Desinformación. Así se han visto varias primeras planas de algunos medios durante la campaña. Estas páginas ofenden la inteligencia de los tapatíos. El principal objetivo de estos impresos es confundir a los ciudadanos. La siguiente semana hablaré sobre el tema, mientras tanto, ayúdanos a informar a tu familia y conocidos con la verdad. No te dejes engañar”.

Esta vez Alfaro tampoco se pronunció sobre la campaña de difamación contra Milenio.

El 25 de mayo, La Crónica publicó un reportaje en el cual se señala que Enrique Alfaro incurrió en omisiones en la declaración patrimonial que presentó en 2012 cuando era alcalde de Tlajomulco; en ella aseguraba no tener propiedades y dijo tener un saldo total en cuentas bancarias por 6 millones 431 mil 283 pesos.

El diario agrega que en 2014, Alfaro declaró tener 41 millones 41 mil 962 pesos, es decir, su patrimonio se incrementó en 35 millones en un lapso de dos años, lo cual no se puede explicar si se considera que reportó en su declaración ante el SAT que de 2012 a 2015 sus ingresos fueron de 9.7 millones de pesos. Tampoco precisó el origen de los bienes inmuebles que, ahora sí, reconoció tener: dos casas, un departamento y un terreno en Zapopan; una casa en Tlajomulco y un departamento en Guadalajara, todos ubicados en zonas exclusivas.

Dos días después La Crónica difunde una carta que recibió de la cuenta de correo electrónico de Enrique Alfaro, la cual dice textualmente:

“Esta no es una carta aclaratoria, porque las mentiras no necesitan aclararse. Es un exhorto privado, de hombre a hombre, para que reflexionen sobre el triste papel que desempeñan como soldados del PRI.

Ignoro por cuantas monedas decidieron publicar las mentiras en mi contra; pero les aseguro que lo único que hacen es exhibirse como gente sin escrúpulos y sin autoridad moral para ejercer el periodismo.

Jorge Kahwagi: no voy a ceder a sus chantajes. Soy un hombre con dignidad y así actuaré siempre. Por vía de mientras, entablaré una demanda penal y otra civil por daños y calumnias. Si la ley no me da la razón y ustedes no cesan sus ataques, iré personalmente a hacer las aclaraciones pertinentes, para que me den la cara.

Estoy a sus órdenes.

Enrique Alfaro R.

PD. Espero que sean hombrecitos y respeten la privacidad de este exhorto. Hacerlo público solo les puede traer consecuencias que ni quisieran imaginar. No me dejo, ni me dejaré chantajear; sé que van a hacer otras dos publicaciones y se los advierto: mejor párenle”.

Alfaro aseguró en Twitter, que la carta era apócrifa; “Yo no envié ninguna carta y mucho menos una amenaza.

Reitero: Amor y paz”, escribió. Sin embargo, mandó un mensaje al Presidente y Director General de La Crónica de Hoy en el cual manifiesta su compromiso con la libertad de expresión, no obstante, advirtió: “Debido al delicado momento que se vive en el proceso electoral en Jalisco, y ante el clima de “guerra sucia” que experimenta mi campaña, me parece muy delicado que se esté jugando con estas cosas”.

Los retratos preferidos del político

“Es robusto como un búfalo. Afable pero en tensión. No viste como un burócrata sino como alguien que tiene cosas que hacer: camisa, chaleco y unos vaqueros que le vienen largos de abajo y se le deshilachan de pisarlos con el talón. Reconoce que tiene un carácter “explosivo” que está intentando moderar, pero la fortaleza de personalidad es uno de los atributos que le han dado credibilidad ante los electores”, publicó el 17 de noviembre de 2015 El País. Es el fragmento de una entrevista con Enrique Alfaro dos meses después de haber tomado posesión de la alcaldía de Guadalajara. “El limpio de Guadalajara” es el título de la nota en donde se retrata a Alfaro Ramírez como una de las figuras políticas con mayor proyección en México y cuya responsabilidad al frente de la segunda ciudad más importante del país, es la plataforma para un proyecto nacional que busca encabezar. Un Alfaro sonriente se ufanaba de que “ya demostramos que se puede derrotar a los poderosos y ahora tenemos que demostrar que más allá de la alternancia, somos capaces de construir una alternativa de gobierno”.

Ese retrato es de los que Alfaro conserva en su página web. Otro más es el artículo que Roberto Zamarripa publicó en Reforma el 29 de junio de 2015, apenas tres semanas después de que ganara las elecciones, donde lo llena de elogios. En el último párrafo se lee: Enrique Alfaro quería ser futbolista y acabó al frente del movimiento político más importante de Jalisco de los últimos 20 años, entre otras frases que magnifican la imagen del político tapatío.

La más reciente referencia sobre Alfaro en su página web data del 28 de junio de 2016. Es un reportaje de The Guardian titulado “Enfrentando la corrupción: ¿puede Guadalajara convertirse en un modelo de transparencia?”. En él se destacan sólo acciones positivas del funcionario, que busca que Guadalajara sea un ejemplo a nivel nacional.

En el registro de medios de la máxima autoridad de Guadalajara, claro, no hay ninguna de las historias que lo han puesto de mal humor o que desdibujen el perfil que él quiere construir: un líderazgo “fresco” y con posibilidades de construir una candidatura triunfadora por la vía independiente.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password