Genaro Góngora Pimentel

Ministro de la Suprema Corte de Justicia, designado el 26 de enero de 1995, y cuyo periodo culminó el 30 de noviembre de 2009

Empresarios evasores

Es gravoso para las empresas el pago de salarios, desde luego, incluso el mínimo establecido. Representa una carga el pago de las prestaciones del seguro social. Se busca siempre no pagar las cantidades relacionadas con la proporción de participación de utilidades que cada año deben recibir los trabajadores. En esto el gobierno ha sido comprensivo con los señores empresarios para que puedan competir con el extranjero.

Se puede evadir el pago del salario mínimo y pagar todavía menos; se logra que los deberes que la Ley del Seguro Social y sus reglamentos imponen a los patrones no se cumplan; las prestaciones que deben darse al personal, se busca evitarlas, pues la finalidad de todo empresario que se respete, es ahorrar gastos.

¿Cómo se pueden lograr todas estas cosas? Con el outsourcing. Es decir contratan servicios externos, facilitan personal al empresario necesitado y con estos empleados se puede lograr todo. Sin embargo, en algunas ocasiones, la organización que buscó a una empresa de outsourcing puede tener que pagar indemnizaciones por demandas, multas y sanciones debido al incumplimiento de las obligaciones laborales y fiscales en que incurra el prestador del servicio de outsourcing.

En la Ley del Seguro Social artículo 12, fracción I y 15, incios A, se dice: “Aquellas compañías que utilicen los servicios de subordinados contratados por otros, son responsables solidarios del cumplimiento de los deberes que la Ley del Seguro Social y sus reglamentos imponen a los patrones”.

Esto quiere decir que si los proveedores de personal en outsourcing no cuentan con elementos propios suficientes para hacer frente a dichas obligaciones se convierten en intermediarios laborales a los ojos del Seguro Social; en consecuencia las empresas beneficiadas por las labores de este tipo de trabajadores son quienes responderán ante dicho Instituto, porque recibieron los servicios subordinados, elemento esencial para ser sujeto de aseguramiento al Régimen Obligatorio del Seguro Social.

¿En cuántos casos puede decirse que el IMSS ha hecho uso de sus facultades en los supuestos antes mencionados? El señor licenciado Carlos Gallegos, miembro de la Comisión Laboral de Coparmex, de quien hemos sacado los anteriores comentarios, dice a los empresarios que, previo a la celebración de un contrato de prestación de servicios con alguna firma de outsourcing, es recomendable verificar si esa compañía cuenta con la solvencia y liquidez económica necesaria para cumplir con sus obligaciones en materia de seguridad social, para que sea considerada como patrón y no como intermediario laboral.

Un artículo de The New York Times del 8 de febrero de este año, se refería a una firma de outsourcing de los hermanos Álvarez Puga, Alejandro y Víctor, que de ayudar a sus padres en los años noventa a llevar un pequeño puesto de comida frente a la terminal de autobuses en Tuxtla Gutiérrez, ahora se encuentran al frente de una firma consultora de muchos millones de dólares, viajan en aviones privados, tienen propiedades en Nueva York y clientes alrededor del mundo.

Dice el periódico que la poderosa firma provee servicios administrativos y consejos fiscales a una larga lista de compañías, además de elaborar esquemas para no pagar impuestos y aconsejarles otras prácticas fraudulentas. La investigación que ha llevado a emitir criterios de las autoridades contra los hermanos Álvarez Puga, ha también levantado un revuelo de enorme evasión fiscal sobre la poderosa industria outsourcing en México, así como también sobre profundas y muchas veces cuestionables relaciones entre las empresas y la política.

Un gobernador del estado de Chiapas, Pablo Salazar Mendiguchía se encuentra en prisión esperando ser juzgado, acusado, entre otros delitos aceptar 1.5 millones de dinero ilícito para enviar negocios a la firma de los hermanos Álvarez Puga, de acuerdo con el gobierno de Chiapas. En los últimos días, la Interpol, ha enviado avisos pidiendo el arresto del director de la firma, José Antonio Aguilar Bodegas, antiguo senador de la República, bajo la sospecha de “crimen organizado transnacional”; también piden el arresto de Alejandro Álvarez Puga, por fraude bancario y otros cargos.

La firma es bien conocida en los círculos políticos y de negocios en México. Compañías mexicanas y extranjeras contratan firmas como esas para que se encarguen de la nómina, impuestos y otros trámites fiscales de sus trabajadores. Arturo Urbina, un abogado mexicano, dice que 5 millones de trabajadores han sido contratados bajo los sistemas de outsourcing, pero que los impuestos de esos trabajadores hayan sido pagados, eso es otra cosa, conforme estudios de la Universidad Autónoma de Nuevo León, las evasiones fiscales entre 2004 y 2010 llegan a un billón doscientos. Otras fuentes estiman más alta la evasión fiscal.

Auditores del gobierno han identificado al menos 6 mil 500 firmas de outsourcing que no han pagado los impuestos de sus trabajadores. La noticia The New York Times podría servir para escribir toda una novela y, desde luego, no permite comentarla en su totalidad en este artículo. Tal vez lo más notable de la información es que no ha sido comentada por la prensa nacional. Sí, los empresarios mexicanos quieren ser competitivos y parece que hasta ahora lo van logrando.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password