Cinque Terre

Iván de la Torre

[email protected]

Egresado de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la Pampa, Argentina

El universo Fanfiction

Fanfiction (o fanfic) es la ficcion escrita por los fans sobre los personajes y escenarios de sus películas, series de televisión, obras de teatro, poemas o libros favoritos; como explica uno de sus autores: “El axioma principal del fanfiction es que no se vende, se hace por diversión y por tributo al autor original. Buscamos en las fanfics lo que no encontramos en la trama de la historia, algo que nos satisfaga de verdad”.

A diferencia del pasado, cuando los derechos de una obra solían ser patrimonio exclusivo de empresas como Paramount que contrataban autores para que escribieran “novelas oficiales” sobre Star Trek con estrictas reglas acerca de los personajes y el escenario (por ejemplo: el capitán Kirk no podía aparecer como un cobarde, etcétera en el fanfic, los autores pueden escribir lo que quieran sin ningún tipo de censura (hacer, por ejemplo, que Kirk protagonice una ardiente escena sexual con Spock; o que Aragorn le confiese a Legolas: “Me gustan tus orejas”, mientras le acaricia el cuello) y difundirlo en Internet siempre y cuando, dejen perfectamente aclarado desde el principio que están rindiendo un homenaje al autor de la obra y no robándole sus derechos.

“El universo de Star Wars -escribió un fan- pertenece a George Lucas. Las historias e ilustraciones de esta página no intentan de ninguna manera infringir ese copyright. De verdad. No nos demanden, por favor. No tenemos un peso. Nos gastamos toda nuestra plata en merchandising de La Guerra de las Galaxias y en repetidas sesiones en el cine viendo Episodio I: La amenaza fantasma”.

Las fanfic pueden clasificarse de manera normal (policial, humor, aventura, terror, etcétera o usando términos inventados por los aficionados como “slash” (aventuras eróticas entre personajes del mismo sexo, género muy explotado a través de Spock y Kirk “angst” ( historias dramáticas) ; ” cross-over” (dos personajes de distintos universos que interactuan entre sí, por ejemplo, Batman conoce al

Hombre Araña) o “alternative universe”, típicos de los personajes de cómic donde un héroe visita el universo de otro.

También se puede clasificar a las fanfiction según colores: las historias “limón” tienen contenidos eróticos y sexo explícito; las “lima” son similares a las “limón” pero sin sexo explícito mientras las “naranja” son aptas para todo público.

Los aficionados, además, inventaron su propio vocabulario para comunicarse donde un “beta reader” es el que lee el trabajo de otro autor buscando fallos y errores; “canon” son los hechos tomados de la historia original; “drabble” es un relato de cien palabras y “Marie Sue” son personajes idealizados que representan al propio autor dentro de la fanfiction.

El nuevo género tiene, además, un rating que permite clasificar los trabajos, especificando a qué público están dirigidos. Por ejemplo, una historia “G” es apta para todo público mientras una “PG” recomienda la supervisión de los padres y una “PG-13” es prohibida para menores de 13 años.

El New York Times describió el nuevo fenómeno como “una liberación de los espectadores” donde “los individuos interfieren en el proceso creativo por sí mismos, apropiándose de sus héroes, un paso hacia la evolución de una cultura mediática más democrática e inclusiva”; mientras otros medios, más críticos, señalaron que la mayoría de las historias son fantasías de hombres y mujeres solitarios sin nada mejor que hacer con su tiempo libre.

Los grandes estudios -con excepción de la Paramount que intentó un boicot para que los fans dejaran de publicar material no autorizado sobre los personajes de Star Trek- no suelen molestarse por la fanfiction, agradeciendo, en voz bien baja, la promoción que hace de sus productos; la actitud de los escritores “homenajeados” varía: algunos la aceptan y otros tratan de impedirlo mediante abogados.

Para evitar estas críticas surgieron espontáneamente organizaciones como “Ciudadanos contra el slash malo” y “La asociación de críticos del Fan Fiction” que controlan la calidad de las narraciones.

Un pequeño grupo rebelde, agrupado en “Real People”, reclama el derecho a escribir sobre personas reales como actores o cantantes y no sobre personajes ficticios.

La historia más éxitosa, sin embargo, está basada en una ficción: Francisca Solar quedó tan desilusionada con el quinto libro de Harry Potter, que decidió, siguiendo el mandato propio del género, escribir su propia versión: “Unos tíos que viven en Estados Unidos me mandaron de regalo el quinto libro de Harry Potter en inglés. Me llegó cuatro días después de su lanzamiento. Me lo leí en 19 horas. La decepción fue tal que junté en mi cabeza todos los baches, todo lo que encontré que estaba mal hecho, lo que encontré que no estaba bien explicado, y de alguna forma fui armando en mi cabeza cómo debería haber sido y cómo arreglarlo en un próximo libro […] Lo que yo hice tiene más que ver con lo que el fan quería leer, porque yo soy fan. Antes de ser escritora, antes de ser Francisca, soy fan, y como fan quería leer lo que escribí”.

El resultado fue Harry Potter y el ocaso de los altos elfos, que Solar subió a Internet donde fue leída por unas 80 mil personas. Gracias a esa promoción impensada, la editorial Random House le ofreció publicarla, cambiando el nombre de los personajes, los lugares y cualquier referencia a la saga de Rowling; opción que fue rápidamente desechada por Solar: “la novela no tiene sentido si no es en el universo de Harry Potter”, explicó.

Finalmente, la editorial lanzó para Latinoamérica y España La séptima M, una novela inédita de Solar quien todavía reivindica un hecho importante para los aficionados: la igualdad entre el lector y el escritor: “Quiero terminar con esa visión que se tiene de los autores como si fueran personas completamente inalcanzables. La gente que está leyendo hoy mi libro y que va a seguir leyendo mis libros en gran parte es la misma gente que logré captar por mi fanfiction. Entonces, con ellos tengo este trato tan horizontal que no quiero romper por ningún motivo”.

Fan-Fiction (www.fanfiction.net): en varios idiomas, incluyendo el español. Uno de los archivos más usados y visitados, con multitud de categorías.

Adult Fan Fiction (inglés): el sitio más grande de fanfics para adultos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password