Cristina Vales

[email protected]

El sexismo en Hollywood, ¿realidad o mito?

                                                                                    Instagram / emmawatson

Este texto fue publicado el 23 de febrero de 2018

El año pasado fue uno de tumultos en la Meca del Cine. Pero ningún escándalo llamó tanto la atención como la caída del gigante de la producción Harvey Weinstein y el destape de sus incontables abusos sexuales a mujeres del medio. A partir de ahí, la avalancha no ha parado y varios pesos pesados han salido embarrados, incluyendo a Kevin Spacey –quien fue corrido de “House of Cards”, serie que protagonizaba– y Woody Allen –quien ha afrontado cargos por décadas.

Sin embargo, este parece ser el inicio de una nueva era en la industria del entretenimiento, o al menos eso pretende ser. A partir de esta apertura por parte de víctimas y testigos, se han creado campañas –como #MeToo y #TimesUp– que pretenden mostrar la realidad sobre la cultura sexual en dicha industria. Una cultura que se ha encargado de cosificar.

Ahora en Hollywood se vive un ambiente de enojo, en donde ni el más pequeño error es perdonado. Eso es resultado de un abuso sistémico hacia el sexo femenino y las minorías. Porque es una realidad que el sexismo permea hasta a las mujeres más poderosas de la industria: con papeles parcos, carreras arruinadas si se niegan favores sexuales y mala reputación cuando se decide ser abierta con temas escabrosos.

Las oportunidades no son las mismas y pocas veces tienen que ver con la falta de talento. Se tiene la creencia social de que la mujer no puede con el peso del trabajo de un  hombre. Y eso se demuestra también en la oferta de roles femeninos que se encuentran en la cartelera. Hay ejemplos puntuales como el caso de Marvel, que se negaba a hacer una película sólo sobre Black Widow porque pensaban que no iba a tener una audiencia. DC demostró lo contrario con “La mujer maravilla”, dirigida por Patty Jenkins y que se convirtió en la historia más taquillera de la nueva generación de DC.

Al final, aunque se diga lo contrario, la falta de oportunidades se demuestra en eventos como los Golden Globe de 2018, que se convirtió en un escaparate donde las mujeres  reclamaban el abuso –por casi todas vistieron de negro–, pero también una paradoja de la profunda brecha entre sexos. En esta ocasión, se nominó a cinco directores hombres, dejando de lado a Greta Gerwig, cuya película ganó Mejor película de comedia o musical en la misma premiación. Tal vez fue una coincidencia, pero en un año en donde el tema está en primer plano, llama la atención.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password