Cinque Terre

Fedro Carlos Guillén

[email protected]tmail.com

Narrador, ensayista y divulgador de la ciencia.

El Imer y yo

“Te quiere correr, pero no se atreve a decirte”. Mi fuente se refería a Nora Patricia Jara, directora del Sistema Nacional de Noticieros y al despido de mi columna semanal en el noticiero matutino del IMER de mi amigo y compañero de estas páginas, Mario Campos. Me quedé pensando en varias cosas. La primera es mi absoluta incomprensión a que alguien no pueda encarar a otra persona y decirle simplemente: “Ocurre que no me gusta tu trabajo así que estás fuera”. La segunda y más importante es que “despedirme” de un lugar en el que durante seis años trabajé sin cobrar un centavo me sonaba chirriante ya que me hacía pensar en una relación de empleado, cuando yo en mi infinita ingenuidad pensé que no lo era.

Las cosas se fueron desarrollando en una comedia de grand guignol que me interesa compartir con usted, querido lector, porque considero ilustra la forma en la que se toman decisiones en este país, basando mi hipótesis en que se hacen con las patas.

Como señalé en mi carta al director del Imer, publicada en estas páginas y enviada a su correo oficial, durante seis años establecí una rutina semanal con Campos en aras de divulgar la ciencia en una forma que nos parecía amena y divertida (escribo esto no por vanidad sino con el respaldo de numerosas expresiones públicas y privadas de que la dinámica era interesante). Sin embargo, un día llegó “el joven” al que imagino novato y encargado de transmitir las malas noticias. La primera llamada fue en el sentido de que tendría que ceñirme a un tiempo determinado, lo cual era razonable. Sin embargo, el formato de mi sección se modificó; las fanfarrias que sonaban divertidas cuando Mario contestaba acertadamente las preguntas que le formulaba se desvanecieron y la hora en la que entraba al aire se empezó a modificar a capricho. Una tarde me habló el joven y me dijo nervioso que había una tarjeta en la que se le indicaba que me agradeciera y que la sección se cancelaba. Como no son modos, lo expresé, y minutos más tarde finalmente marcó la señora Jara para decirme que “violaba todos los códigos periodísticos”. Desde luego le colgué el teléfono.

Ante la presión de muchos radioescuchas, @mediacionimer aclaró que el día 8 de enero darían una explicación (los hechos ocurrieron el 12 de diciembre). Ese día comentó que los directivos pedían un plazo hasta el 29 de enero para dar argumentos. Ése fue el gran día. La señora Jara se presentó irascible, y confusa me acusó de todo lo acusable y lo que no; que si era un sketch, que si hablaba de otras radiodifusoras, que si violé todos los códigos de ética, etcétera (cabe decir que nunca tuve objeción a salir sino a la forma en la que fui informado). Al aire se le hizo la pregunta obvia: “¿Y si hizo todo eso porque duró seis años?” y otra: “¿Alguien habló con él antes?”. La respuesta fue negativa y tan clara como el chapopote. Acto seguido vino lo grave: Jara me acusó de “conflicto de intereses”. De inmediato le pedí vía @mediacionimer que lo aclarara. La respuesta fue textualmente:”No contesto alusiones personales. No lo voy a hacer. No es mi trabajo. Y ahorita vengo también como directora y soy funcionaria pública”. No supe si reír o llorar, pero como soy un hombre terco he pedido ya a la mediadora del Imer que pida una explicación que sigo esperando.

Al final del día fueron seis años gozosos que disfruté muchísimo con Mario Campos y siempre quedó claro que mi colaboración la generaba debido a que interactuaba con él. En el momento en que él saliera lo haría yo de inmediato. Sucedió al revés, Mario valoró sus opciones y decidió no renovar contrato a la semana siguiente, por supuesto de manera independiente a mi salida. Una pena que la radio pública vuelva a ser esa caja vieja al servicio del Estado y no un medio creativo innovador y audaz para establecer contacto con la gente.

Ya les contaré qué me contestó la señora Jara, cuyas explicaciones hallarán en esta página por si quieren reír un rato: http://www.mediosyciudadanos.com/2014/01/da-el-imer-suversion-de-la-salida-de.html

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password