Fernando Batista Jiménez

El caso Brad Will

La CNDH y el derecho a la verdad

El 26 de septiembre de 2008, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos emitió la recomendación número 50/2008 (http://www.cndh.org. mx/node/32), dirigida al Procurador General de la República, al Gobernador Constitucional del estado de Oaxaca y al Presidente de la Gran Comisión del Congreso del mismo estado, relacionada con el asesinato del reportero gráfico Bradley Roland Will, ocurrido cuando, en ejercicio de su profesión, captaba en video los acontecimientos derivados del movimiento social iniciado en mayo del 2006.

Esta recomendación puso en evidencia graves irregularidades en que incurrieron tanto la Procuraduría General de Justicia de Oaxaca, en un principio, como la Procuraduría General de la República -que después atrajo el caso- durante sus respectivas investigaciones ministeriales. Aunado a lo anterior, la CNDH integró una investigación alterna que incluyó trabajo de campo y numerosos dictámenes periciales en medicina forense, criminalística, audio y video, cuya importancia radica fundamentalmente en que desestimó las hipótesis planteadas tanto por la Procuraduría del estado como por la PGR, en el sentido de que los disparos de arma de fuego habían provenido de un victimario ubicado a pocos metros del reportero, esto es, a quemarropa.

La investigación de la CNDH llevó a concluir, por el contrario, que la distancia de los disparos había sido de entre 35 y 40 metros, lo que resultaba de una relevancia fundamental, atendiendo a que las indagatorias de los ministerios públicos apuntaban la responsabilidad hacia miembros de la APPO, mientras que la investigación de la CNDH derivaba, más bien, de la hipótesis de que la posición del victimario se ubicaba en una zona en que se encontraban elementos de la policía ministerial y preventiva.

Preocupante resulta que la recomendación 50/2008 no fue aceptada por la PGR, al grado de hacer público su desacuerdo, pues lo que se buscaba con esta investigación de la CNDH era que la Procuraduría contara con mayores elementos de prueba para el esclarecimiento de los hechos y no quedaran en el cajón de la impunidad como muchos otros casos, según las cifras más recientes del INEGI que ascienden al 92%.

Pero más preocupante aún es que el 16 de octubre del 2008 la PGR detuvo a una persona como presunto autor material del asesinato del periodista; quien permaneció más de un año en la cárcel y luego fue liberado por falta de pruebas que lo incriminaran.

Al rendir protesta como gobernador de Oaxaca, GabinoCué se comprometió a investigar el crimen del periodista ante el presidente del Comité de Asuntos Judiciales del Senado de los EU. Creó la Fiscalía de Delitos de Trascendencia Social, dependiente de la procuraduría de Oaxaca y exigió a la PGR la atracción de las investigaciones de los crímenes ocurridos en 2006.

Recientemente, a tres años, ocho meses de emitida la recomendación 50/2008, la Procuraduría General de Justicia de Oaxaca informó que se había logrado la captura del presunto homicida del periodista Brad Will, con base, justamente, en la hipótesis presentada por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en la referida recomendación.

A reserva de esperar el resultado de las investigaciones, se ha dado, un paso muy importante en materia de acceso al derecho a la verdad, con base en las investigaciones derivadas del sistema no jurisdiccional de protección a los derechos humanos. Hacemos votos para que las recomendaciones de la CNDH empiecen a ser analizadas con la mirada de quien busca fortalecer la cultura de la legalidad y las instituciones del país, de modo que, como ha afirmado nuestro Ombudsman nacional, el doctor Raúl Plascencia, la reforma constitucional en materia de derechos humanos se traduzca en una aplicación real y efectiva de las prerrogativas esenciales de la persona.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password