Cinque Terre

Federico Cendejas Corzo

[email protected]

Maestro en Literatura Mexicana Contemporánea, académico y comunicólogo

Diferencias iberoamericanas de léxico: cuestión de ideología

Toda actividad humana de origen netamente antropológica está destinada al cambio, es dinámica, por lo tanto en los idiomas, aspecto fundamental del ser humano, innegablemente presentan diferenciaciones locales o particulares de su uso común. Parte de dicho dinamismo son las innovaciones léxicas y gramaticales que responden al fenómeno de la evolución de la lengua, proceso que consiste, precisamente, en ampliar, modificar y extender los alcances significativos y comunicativos del lenguaje oral y escrito.

La creatividad léxica está a la orden del día, no es necesario ser un afamado lingüista para darnos cuenta de que nuevas palabras surgen día con día y se incorporan a nuestra lengua de manera natural, casi sin que nos percatemos de ello: “paradójicamente, consustancial también al sistema es el hecho de que cambia constante e imperceptiblemente.” (Company: 20).

Ahora bien, existe un fenómeno interesante al interior de las lenguas y sobre todo en aquellas que son usadas en amplias extensiones geográficas y por un gran número de hablantes. El español es un excelente ejemplo de lengua de largo alcance pues es utilizado en latitudes muy distantes y distintas entre sí. Dicho fenómeno radica en las profundas diferencias que presenta el español en cada una de sus variaciones, y que, sin embargo, no impide por completo el entendimiento de dos hablantes de español de diferentes latitudes.

Sabemos entonces que, por ejemplo, en España será muy común llamar a un niño con el sustantivo chaval, y que en la Ciudad de México puede ser denominado chamaco.

¿A qué se debe este cambio? ¿Por qué alguien elegiría llamar a un niño chamaco o chaval o mocoso o chibolo (en ‘peruano’)? La doctora Concepción Company explica la manera en que los hablantes elegimos una manera u otra de expresarnos, pues sostiene que la capacidad del hablante de elegir algunas estructuras o palabras en su discurso dependerá de diversos factores, lingüísticos y extralingüísticos (es decir factores que tienen que ver con la estructura del idioma como tal y factores contextuales como el clima, la clase social, la religión u otros que pueden afectar la manera en que nos expresamos).

Dentro de los factores lingüísticos se encuentran la economía del lenguaje (que el idioma sea lo más sencillo posible) o la semántica, sin embargo, considero que los factores extralingüísticos se convierten en un interesante objeto de estudio, pues estos determinan de una manera más contundente los cambios y diferenciaciones locales en la lengua.

Existe una cierta determinación psicológica de la lengua que nos permite asociar conceptos, cosas que tienen que ver con nuestro contexto o nuestra manera de percibir al mundo de manera individual o colectiva. Al respecto cito: “La conexión entre los distintos miembros de la categoría se realiza vía asociación o extensión metafórica entre dos puntos cualesquiera”. (Company: 18).

Fotografías – Emiliano Levario Saad

Estas asociaciones pueden darse por simple semejanza o por un comportamiento funcional similar. Así las expresiones ‘soy una papa para el futbol’ o ‘la loba de tu prima’ son asociaciones metafóricas, que cambian mucho en los diferentes dialectos del español.

Decir en España: ‘me cago en la hostia’ para el habla mexicana sería una ofensa atroz, seguramente debido al arraigado pensamiento religioso y católico de la mayoría de los mexicanos, y preferimos decir: ‘me lleva la chingada’. Tal vez un venezolano elija mencionar el mismo desacuerdo o hastío con un: ‘esto no va a salir ni a coñazos’. (Cazabonne, 2009: web).

La dialectología, rama de la lingüística que estudia las hablas locales, sus cambios, evoluciones y diferencias, nos da luz en esta clase de estudios y uno de los elementos importantes del cambio o diferencia es el contexto.

Eso que nos rodea y nos llena de ideas, la sociedad, la educación y las instituciones que nos rigen o regulan nuestro actuar determinan también la manera en que vamos a expresarnos. Ya hemos escuchado alguna vez que aprender, hablar o escribir en un idioma determinado es también una manera de comportarse y eso se debe a todo aquello que el idioma alcanza emotiva, psicológica y contextualmente.

Pondré un buen ejemplo, en México comemos ‘palomitas’ pero en diferentes latitudes hispanas no es así. Veamos cómo se le llama en distintos lugares a esta rica botana:

• Argentina: pochoclos
• Colombia: crispetas
• Chile: cabritas
• Cuba: rositas de maíz
• Ecuador: canguil
• España: rosetas
• Perú: cancha o popcorn
• Puerto Rico: popcorn
• República Dominicana: rositas de maíz
• Venezuela: cotufa (González y Tenorio, 2011: web)

Las palomitas de maíz, que generalmente consumimos en el cine o frente a la televisión, son populares en todo el mundo, sin embargo, en nuestra lengua tienen denominaciones tan diferentes por alguna razón. Para los mexicanos, aunque tal vez hayamos oído la palabra ‘rosetas’ nos sonará extraño que alguien nos pida un poco de nuestras ‘rosetas’, ahora bien, mayúscula fue mi sorpresa cuando un compañero colombiano de mi antigua escuela me pidió que por favor le diera un poco de mis ‘crispetas’; ¿Es extraño que en Puerto Rico, Panamá o Perú les llamen ‘pop-corn’ en inglés o que en Cuba y la Dominicana se les diga ‘rositas de maíz’ en lugar de ‘rosetas de maíz’?

Parece ser que el contexto es el principal factor del cambio en el léxico y que de alguna manera influye en las interesantes diferencias iberoamericanas del léxico y de las expresiones. Concluyo que, el fundamento de estas diferencias es una cuestión de ideología, a los mexicanos nos seguirá ‘llevando la chingada’ y los españoles seguirán ‘cagando en la hostia’ por una simple y sencilla razón, nuestra manera de ver al mundo es muy diferente y nuestra ideología, entonces, lo es también.


Bibliografía

Cazabonne, C. (2009) “Expresiones populares venezolanas” en La Jornada Venezuela del 28 de enero de 2009, disponible en: <http://www.lajornadanet.com/diario/archivo/2009/enero/28/9. html> Consultado en noviembre de 2013.
Company, C. (2003) “¿Qué es un cambio lingüístico?” en Cambio
lingüístico y normatividad. México: UNSM-Instituto de Investigaciones Filológicas.
González y Tenorio (2011) “En mi país se dice así” en Yo soy cultura latina, disponible en: <http://especiales.latino.msn.com/ culturalatina/fotos.aspx?cp- ocumentid=25825193&page=21> Consultado en noviembre de 2013.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password