Verónica Díaz

Reportera

Daniel Moreno: “Este es un gobierno confuso”

¿Cuántos años llevas dentro de las lides del periodismo?

Ya cumplí 21, años. Empecé en el 89.

¿Qué tanto han cambiado los medios de comunicación desde entonces a la fecha?

Muchísimo, en todos los terrenos. Como un pequeñísimo botón de muestra diría que en la primera redacción en la que estuve, el famoso chayo era una práctica más o menos cotidiana entre varios de los reporteros con más experiencia de esa redacción.

Hoy sí creo que, aún cuando por supuesto existan y persistan muchas prácticas de corrupción, es algo que se ha vuelto cada vez más marginal, ese sólo detalle te pinta cómo sí ha habido un cambio en los medios de comunicación.

¿Te ofrecieron chayo?

Sí, a mí me ofrecieron chayo en su momento, varias veces. Además, era una práctica tan cotidiana en ese momento que te lo ofrecían con el discurso: oye esto no es para modificar tu línea editorial, esto es una práctica normal porque sabemos que a los reporteros les pagan muy poco. Se daba también algo muy tradicional que eran las comisiones de publicidad, tú cubrías una fuente, esa fuente metía publicidad al medio y a ti te tocaba una parte. Ese tipo de corrupción, sí creo que ha -no digo que desaparecido- pero sí se ha hecho marginal y en muchos medios es casi inexistente.

¿Aceptaste chayo?

No, ahí sí que no, podré presumir siempre que por ese lado nunca.

¿En qué medio te has sentido más a gusto?

Pues han sido diferentes formas de estar a gusto.

Te diría que en términos de ser reportero de una redacción, me sentí muy a gusto en Reforma, me sentí muy a gusto en El Economista porque ese diario me dio el privilegio de poder hacer, durante el tiempo que estuve ahí, básicamente reportajes. Ya con cargos de dirección, te diría que la revista Cambio fue un gran privilegio porque tener como jefe a Gabriel García Márquez, imagínate, que entrara él a tu oficina a corregirte un texto.

¿Cuál es uno de los osos tuyos que más recuerdas?

Cuando estaba arrancando me costó mucho trabajo entender ciertas dinámicas, muy priistas, de respeto a funcionarios públicos que uno veía más como seres humanos normales, estoy pensando en Fernando Gutiérrez Barrios. Era todo un drama poderlo entrevistar, te caía el Estado Mayor porque no podías ni acercarte. Esos eran osos que me tocaba hacer, básicamente por inexperiencia, o entrar a un acto del Presidente sin corbata y la camisa desfajada y que los del Estado Mayor te dijeran a dónde cree usted que está llegando. Es decir, los rituales priistas de los 80-90 me costó trabajo entenderlos y más de una vez hice osos así.

¿Te fajaste finalmente?

Sí, porque tenía que ir por la nota, no podía jugar a si no me aceptas desfajado no voy, cuando tenía que estar dentro para poder hacer la cobertura. No creo que el decir “me mantengo con la camisa desfajada” sea un acto de rebeldía, es medio ocioso eso.

¿Qué sientes cuando algunas radiodifusoras presumen un rating que no tienen mientras que el nivel de audiencia de la XEW se encuentra entre los más altos?

Me parece ofensivo. Todos en el medio saben que los ratings son más que cuestionados pero todos los usan para presumir, como sea, sus audiencias. En algunos casos me da ternura y en otros casos risa, escuchar: el programa fulano es el número uno y todo mundo sabemos que no lo es, que además, insisto, lo sabemos todos en el medio.

¿Qué cosas de la administración de Ricardo Rocha conservaste a tu llegada?

En realidad hubo mucho tiempo entre el paso de Ricardo Rocha y el mío. Aquí hay un cambio muy importante cuando Televisa y Grupo Prisa se asocian, ese sería el cambio fundamental. Comparar una administración como la de Ricardo Rocha con la mía sería muy difícil porque estamos hablando de momentos muy diferentes. Aquí hacemos un trabajo, ya con la presencia del Grupo Prisa que nos permite estar conectados a cadenas como la cadena Ser de España o Radio Caracol en Colombia que nos ha hecho cambiar mucho la dinámica de la W.

¿Con qué periódico te desayunas?

Con Reforma

¿Entrevistarías a “El Mayo” Zambada?

Sin duda.

¿Publicarías la foto de Paulette, fallecida, en portada?

No.

¿Notimex es una agencia para promover la imagen de Calderón?

Yo creo que no. Esa respuesta amerita más explicación, yo creo que desde hace varios años ha habido intentos de hacer una agencia de Estado, intentos fallidos por desgracia, pero creo que si comparamos lo que ha sido la agencia en los últimos 10 años con lo que fue en los 80 o 90, sería injusto no aceptar que ha habido cambios; insuficientes, pero ha habido.

¿Qué opinas de la política de comunicación social del gobierno federal?

No es una política que comparta, pero no sólo la política de comunicación sino creo que este gobierno es confuso, es decir, no tiene una claridad de hacia dónde va, cuáles son sus líneas de trabajo y eso hace que sea muy difícil desde los medios entender por qué tal mensaje, por qué tal programa.

Yo no puedo entender por qué en diciembre se dice que el tema más importante de este gobierno es la reforma política y sea por dictados de comunicación social o decisión del presidente, pasan 2 meses sin que el tema se vuelva a tocar. Bueno, ¿es importante o no es importante? No sólo criticaría la política de comunicación social, sino que sobre todo criticaría que este es un gobierno confuso.

¿Qué tanta publicidad recibe la XEW?

No tengo el dato a la mano, pero… si quieres lo consigo ahora mismo.

No. Está bien. ¿La XEW ya salió de los números rojos?

No. Estoy convencido que tiene que ver con varios factores, quizá el más importante para mí es que la W ha tomado la decisión, desde hace varios años, de no vender sus contenidos; es decir, si nosotros comparamos lo que ocurre en otras estaciones de radio que venden sus contenidos, que venden entrevistas, que venden en algunos casos hasta línea editorial, me parece lógica que tenga números negros. Una estación como esta que decide no vender la opinión de sus conductores, no vender espacios de información al mejor postor, tiene una dificultad mayor para encontrar el punto de equilibrio. Creo, sin embargo, que estamos cerca de ello.

¿Quiere decir, en contraparte, que la W es libre, independiente y autónoma editorialmente?

Yo estoy convencido de eso, yo aquí jamás he recibido una indicación de este tema sí, este tema no, pero más aún: yo nunca le he dado una indicación a un conductor en ese sentido.

¿Cuál es tu opinión sobre la más reciente oportunidad frustrada para reformar las normas de la radiodifusión y las telecomunicaciones en México?

Es absolutamente lamentable y para citar a cierta revista, una burla del PAN y del gobierno.

¿Coincides en una reforma integral o en pasos paulatinos al respecto?

En una reforma integral, lo que pasa es que no tienen por qué ser contradictorios, lo que tenemos que hacer es arrancar, si por llegar a acuerdos políticos entre los partidos tenemos que ir por partes, vayamos por partes, pero por lo menos vayamos, evidentemente la apuesta es una reforma integral.

¿Cuáles son los temas?

En el caso específico de la radio, hay muchas cosas que tienen que moverse. Estoy convencido que el tema de las concesiones tiene que repensarse, aún cuando estando de este lado, del lado de una radiodifusora, por su puesto tengo diferencias de opinión con quienes consideran que se tienen que licitar eternamente las concesiones. Yo creo que esto atentaría contra la estabilidad de las propias empresas y de los proyectos periodísticos en este caso, pero no eludo que es un tema que se tiene que abordar. Para mí es muy importante el tema de la regulación de la venta de contenidos, particularmente los políticos, no podemos dejar de lado el dato irrefutable de que hay estaciones de radio que entrevistan a políticos en campaña, cuando esto está prohibido por la ley. Y menciono sólo dos temas, por supuesto es muchísimo más complejo, estoy convencido que el tema de inversión extranjera se tiene que repensar, me parece aldeano jugar que la inversión extranjera atenta contra la soberanía, me parece que ese es un debate que está absolutamente superado.

¿Creíste en el compromiso del gobierno federal para adecuar esa estructura normativa?

No, porque no es la primera vez que nos fallan en esto; es decir, no veo por qué habríamos de creerle, nada más extendería la responsabilidad del gobierno y de los partidos políticos, representados en el Congreso.

¿Quiénes fueron los héroes de tu infancia?

Tuve la gran fortuna de crecer rodeado de una época del Campeonísimo, los héroes de mi infancia eran del Rebaño sagrado.

¿Y ahora?

Tengo muchos héroes, héroes en el mejor sentido en términos periodísticos porque he tenido la gran fortuna de trabajar con muchos de los mejores periodistas de este país. Tengo la gran fortuna de trabajar en una empresa que en parte, por su lado Prisa tiene como jefe máximo a Juan Luis Cebrián y yo crecí asumiendo que él es uno de los grandes periodistas que ha habido en el mundo, no sólo de habla hispana, que es un privilegio trabajar con él, que es un activo profesional y ético de la empresa, incuestionable, tengo esa gran fortuna. Muchos de mis héroes están vinculados a mi propio oficio.

¿Quién es tu héroe o heroína periodista?

Quizá la palabra héroe es un poco excesiva. Te diría quiénes son mis referentes periodísticos en México, te podría mencionar 10 o 20, empezaría con René Delgado, Jorge Fernández, quien me enseñó el oficio, quien me dio la oportunidad de estar aquí; Raymundo Riva Palacio, con quien trabajé en El Financiero; Ramón Alberto Garza, con quien trabajé en El Universal y la revista Cambio. He tenido la gran fortuna de trabajar con muchos de los grandes periodistas de México y son ellos mis referentes. ¿Cómo olvidarme de Carlos Marín? Fui su segundo a bordo 3 años en Milenio y me parece un tipo francamente talentoso.

¿A qué conductor de radio admiras?

De nuevo, admiro a muchos. Yo, cuando leo tus entrevistas en etcétera con ese tipo de preguntas, supongo que muchos contestan pensando en lo políticamente correcto. Y ahora que me lo preguntas tú, me enfrento a esa misma disyuntiva: ¿cuál es la respuesta políticamente correcta? En primera, corre uno el riesgo de decir admiro a los que están en la W o de mencionar a los nombres más importantes. Aun así intento mencionar a algunos que respeto, yo respeto mucho a Joaquín López-Dóriga, creo que hace un trabajo notable en la radio; respeto a Denisse Maerker; respeto a Pepe Cárdenas, y presumo de que tenemos aquí en la W a un grupo de conductores jóvenes de primer nivel, no podría de dejar de mencionar a Carlos Puig, Enrique Hernández, Salvador Camarena. Yo respeto mucho a Martha Debayle que me parece verdaderamente buena en su trabajo. En la W tenemos un grupo de conductores de primer nivel.

¿Quiénes son tus mejores amigos periodistas?

Andrés Becerril… qué difícil a ver si no me regaña alguno de ellos. ¿Sabes qué?, mejor te la cambio, te la pongo más fácil, mis tres mejores amigos periodistas son Carlos Puig, Martha Debayle y Salvador Camarena.

¿Pero cuál fue la diferencia?

(Risas) Es que te digo que son preguntas que me hacen decir “híjole, no se me vaya a olvidar alguien porque entonces voy a recibir una llamada insultándome”, ¿no? Mis mejores amigos son periodistas; tengo una relación de amistad con David Aponte, por ejemplo, que es mi segundo de a bordo y no quisiera de verás que se piense que es trampa que lo menciono, no, David y yo nos conocemos desde hace 20 años, hemos sido competencia, hemos trabajado juntos, lo estimo y respeto. Aquí he conocido a Rosana Villamárquez, la coordinadora de producción de la estación, que es alguien verdaderamente valiosa. Conocía desde antes, poco, a Enrique Hernández y aquí lo descubrí como profesional y como amigo.

De veras intentando no hacer una respuesta políticamente correcta te diría que tengo la gran ventaja de trabajar con un grupo de periodistas que además son amigos míos, Salvador Camarena y yo nos conocemos hace 15 años, trabajamos juntos en Reforma, en El Universal, tenemos una relación muy cercana; Carlos Puig es alguien con quien yo tenía una relación marginal antes de trabajar aquí y que en estos 2 años hemos acercado mucho nuestra relación.

De verdad trato de no hacerte trampa, pero sí reconozco que entre la gente de la estación están algunos de mis mejores amigos, sin eludir que tengo otros más en otros medios. Cuando entré a Reforma trabajé con un periodista amigo mío, muy querido, que se llama Roberto Zamarripa, subdirector del periódico, a quien respeto mucho; con Arturo Cano, Ignacio Rodríguez Reyna, Gerardo Galarza, un gran editor de este país, y hoy es director adjunto de Excélsior.

¿Beatles o Rolling?

Beatles.

¿Serrat o Sabina?

Serrat.

¿Reforma o Milenio?

Que me perdona Carlos Marín, pero a quien quiero mucho es a Reforma.

¿Excélsior o El Universal?

El Universal.

¿Cuándo y por qué te pusiste la última guarapeta?

Tengo 20 años de no beber, entonces la verdad ni siquiera me acuerdo.

¿Cuántas veces has intentado dejar de fumar?

Tantas que la verdad me considero un fracaso en ese tema; la última hace 6 meses, duré casi un mes sin fumar y estaba yo de un humor tal, que aquí hubo votación popular para que regresara a fumar.

¿Eres nostálgico, qué te da nostalgia si es el caso?

Sí soy nostálgico, me causan nostalgia muchas cosas que se han ido perdiendo en el tiempo por razones

naturales. Nosotros de pequeños íbamos a nuestro pueblo, que se llama Arcelia Guerrero, hoy es un pueblo invadido por el narcotráfico imposible de visitar. Eso me da mucha nostalgia, es un pueblo pequeño, diría que feo, muy caluroso, pero ahí crecí y duele saber que mi familia ha tenido que salir de ahí porque la violencia está presente en cada minuto del día.

¿Gina Montes o Sasha Montenegro?

Gina Montes, por razones generacionales; digo, no soy tan viejo.

¿Cuántos amigos tienes en facebook?

Ninguno, no tengo página en facebook.

¿Tuiteas?

No, tampoco.

¿Escuchas radio por Internet?

Sí. Aunque soy franco: escucho fundamentalmente la W y las estaciones de Prisa, porque me interesa y aprendo mucho escuchando la radio de otros países.

¿Usas los podcast?

No, me declaro totalmente torpe en lo que se refiere a Facebook, Twitter, podcast, me hablan en un idioma que entiendo poco sin que eso signifique que lo minimizo.

¿Qué estación escuchas en tu auto cuando estás en medio del tráfico?

W radio, sin duda.

¿Como dice el clásico, ¿el futbol es para ti lo más importante entre lo menos importante?

El clásico Javier Solórzano que, por cierto, es un gran mexicano y un chiva hermano, tiene absolutamente toda la razón, creo que él es autor de la frase, yo a él se la oí y me parece totalmente afortunada.1

¿Tú también eres de los que dice que detesta al América como una forma de expresarle su cariño y admiración?

(Risas). No, no tanto; detesto al América por principios y por religión, yo soy de los que dicen -también citando un amigo- hay sólo dos equipos a los que odio: América y las fuerza básicas del América.

¿México jugará el quinto partido?

Sí, contra Argentina. Dios quiera, le ganemos.

¿Crees que éste sea el Mundial de Messi?

Sí, aunque Maradona se empeñe en lo contrario.

¿Qué cobertura hará la XEW al respecto?

Muy intensa porque (en Televisa Radio) tenemos derechos en exclusiva de la transmisión del mundial. Estadio W transmitirá los 64 partidos, y la W pasará 32; todos los de México y de octavos de final en adelante. Vamos a tener un programa conducido por Enrique Hernández que se llama Sudáfrica 20-10, a las 6 de la tarde; Pasión mundialista, que es nuestro programa deportivo, espacios mundialistas en todos los programas. Para nosotros es una apuesta muy importante.

¿Qué opinas de la política que han tenido los diferentes órdenes de gobierno respecto a la solución de delitos cometidos contra periodistas?

Es uno de los muchos temas donde este gobierno peca de omisión de una forma escandalosa. Yo no creo, necesariamente, que por el sólo hecho de ser periodistas muertos, el gobierno tendría que investigar más que cualquier otro caso. La falta de investigación de los periodistas asesinados o desaparecidos es tan grave como lo que ocurre con las 22 mil personas muertas por el narcotráfico, que siempre se presume que son los malos que murieron y por lo tanto no hay una investigación.

Nota: 1 Nota del editor: La frase es de Jorge Valdano.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password