Premio Nacional de Protección Nacional
Cinque Terre

Melina Alzogaray Vanella

[email protected]

Melina Alzogaray Vanella Lic. en Historia. Investigadora-creativa

Comunitarias, hablemos de medios libres

Charla con una mujer que defiende la libertad de ser distintos

“Lo único, lo exclusivo, lo irrepetible de cada persona, de su sino y de su historia, constituye tal vez el fenómeno más importante del mundo”, decía Ryszard Kapuscinski. Por eso, en el 13 aniversario de etcétera, agradezco habitar este espacio libre para reconstruir historias particulares, que sin embargo también develan lo universal. La entrevista de historia de vida también da cuenta del proceso particular a través del cual se disputa la posibilidad de ser.

Ercarni Remolina es una joven mexicana; periodista y poeta; Walt Whitman fue de sus primeras influencias. Comenzó como fotógrafa en España; trabajó en TV Azteca y para diferentes medios gráficos de México; desde hace tiempo trabaja con los artistas Gran OM y con Ático Lunático y juntos conforman A™, un colectivo de subversión semiótica. También mantiene su página de poesiaguerrila.wordpress.com y como periodista milita en la Convergencia de Medio Libres.

Además impulsa de manera colectiva Radio Caracol, un proyecto comunitario independiente en las costas de Oaxaca.

Encarni le teme a las mariposas. Encarni erra y luego existe. Se divierte en esta vida. Hospeda en su interior un ego hermoso y profundo como el océano Pacífico. Tiene un problema de adicción con los tatuajes, en su cuerpo hay más de los que su madre puede contar: prosperidad en el culo; lagartijas trepando en su vida; el suspiro del Moro; el principio, el fin y el vacío; el nombre de los pescadores; un doloroso altar a la muerte en el tobillo; la portada de un libro amargo de su abuela; un homenaje a los comunistas que mató el comunismo; la paz y el mundo en sus muñecas; el elefante de Anibal. Bendito caos el que habita en su interior.

¿Cómo llegaste a ser quien eres?

Yo tengo tres escuelas en la vida: mi familia, TV Azteca y las calles.

Primero tuve la suerte de nacer en la familia en que nací: mi papá es mexicano y mi mamá del sur de España. Los dos -cada quien a su manerafueron revolucionarios. La familia de mi papá llegó desde España a México en 1890, fueron de los primeritos que llegaron a Veracruz, que entonces se llamaba Santa Rosa Necoxtla. Creo que mi abuela fue mi primera influencia, ella fue considerada en México como “la madre de los escritores que retomaron las culturas prehispánicas”; se llamaba Isabel Suárez de Laprida y también fue de las primeras mujeres que estudiaron Filosofía y Letras en México. En los libros de la SEP venían sus cuentos; y de pequeña, cuando yo les decía a mis compañeros “Este cuento que leemos es de mi abuela”, ellos me contestaban “¡Sí claro, y mi abuelito es Batman!”. Yo siempre quise ser escritora como ella.

La familia de mi mamá es de Granada, mi abuela viene de Fuente Vaqueros, el mismo pueblo de García Lorca; ellos fueron perseguidos por Franco: eran rojos. A mi abuelo no lo mataron porque era ferrocarrilero y la dictadura necesitaba de los maquinistas. La familia de mi abuela fue muy perseguida y una buena parte también se viene a México.

Curiosamente mis padres se consideran “a-políticos”. Mi mamá me dice “Nunca me metí en política porque mis padres le tenían mucho miedo. Yo solo iba a la Juventud Socialista Andaluza a bailá y cantá”. Ella baila y canta muy bien el flamenco, con los años me di cuenta de que “aquello de bailar, para los socialistas” era un acto bien político.

Nací en el DF y fui a la Academia Amaddox, ahora de Los Legionarios de Cristo. Luego viajé mucho por España y vi que el mundo era muy grande y España era chiquita. Encontré el arte en la calle; estudié fotografía en Barcelona, me gustaba la vida hippie de mis tíos que recorrieron el mundo con un carrito de hot dogs. Trabajé en las calles como estatua; siendo Marilyn Monroe descubrí el poder del arte en la calle. Conocí de cerca el Movimiento de Okupas en España. Cuando supe que para vivir de la fotografía tenía que hacer publicidad me asusté y corrí a México a estudiar en la Carlos Septién.

Participé en un casting de TV Azteca por casualidad y entré a “Desde cero”, un programa de Paty Chapoy, sobre periodismo para jóvenes. Juré que no volvería pero regresé con un programa de videojuegos. Con el tiempo estaba lista para ir a darles clases de inglés a monjes budistas en el Tíbet y me llamarón Mirna Ojeda y Fides Velasco para ser reportera cultural de “Con sello de mujer”. Con TV Azteca tuve mucha libertad y comencé a meter cultura, danza, teatro… También trabajé en el diario La Crónica haciendo un par de especiales sobre el 68 y sobre el terremoto del 85.

En algún momento pensé que me había equivocado de carrera y que tenía que estudiar política, hasta que un día en Mazunte, leyendo un libro de Max Weber, me dije “si estás aquí trabajando en Radio Caracol es porque estudiaste periodismo”, si no nunca me hubiera rifado al llevar adelante una radio.

¿Cómo definirías a los medios masivos de comunicación?

Para mí, los medios de comunicación son el arma más poderosa que puede tener un gobierno. Si reflexionamos acerca de lo que significó la radio en la segunda guerra mundial, creo que gran parte de la responsabilidad del holocausto la tuvo la radio. Eran unas bocinas maravillosas de las cuales salía una voz que nunca antes habían escuchado, y claro que esa voz se veía como dios. Yo he hablado con mujeres, aquí en la Sierra Oaxaqueña, que me cuentan que cuando vieron el primer foco de luz en su vida, pensaron que era dios. ¡Los medios siempre van a tener ese poder!

Ese poder en todo el mundo está controlado por una oligarquía internacional. Mientras se mantenga ese control, el acceso a la información va a ser tan limitado como el gobierno lo decida. Si tenemos un mundo con gobiernos que controlan la educación y los medios, pues queda en un lugar muy cuestionable la democracia.

Vemos en estos días la denuncia por parte del Frente de los Consumidores de que Televisa, TV Azteca y Milenio Televisión se niegan a transmitir un spot que habla sobre la importancia del IVA a los refrescos, y lo dicen justamente por esta epidemia de obesidad que tiene México, porque estamos considerados por la ONU como el país más obeso del mundo; y resulta que las televisoras se niegan a transmitir el spot aunque esta organización que intenta emitirlo quiere pagar. Ese poder que tienen los medios finalmente es paralelo al poder que tiene el gobierno.

¿Qué son los Medios de Comunicación Libres?

Son el camino que nos queda, creo yo. Sin embargo es bien importante reconocer que hay medios comerciales que son muy serios, muy respetados y sabemos que con ellos podemos contar. De hecho, ése fue uno de los temas que tratamos en la última Convergencia de Medios Libres en San Cristóbal de la Casas.

Como Medios Libres nuestra función más importante es romper un cerco informativo muy claro que tienden las televisoras, es obvio: el cinismo no es solo de los periodistas -como decía Kapuscinski-, el cinismo es de todos los que habitamos este país. Es increíble la manipulación de la información de los medios, sea de derecha o de izquierda, pero lo que no se vale de ninguna manera es cortar información.

Por eso creo que la necesidad de los Medios Libres es defender lo poco que queda del periodismo como un acto social. De hecho yo sí creo que estamos viendo el comienzo de la decadencia de los grandes medios. Creo que es lento, tendremos que tener paciencia. Pero cada vez veo más patadas de ahogados de los monopolios.

¿Qué nos enseñan los medios privados y estatales?

Una cultura del consumismo y una falsa adoración a “lo estético”. Algo que surgió en los ’80 en Los Angeles, un movimiento dirigido a los adolescentes hijos de familias adineradas que iban a los malls; esa tendencia se ejemplifica con la venta de los primeros celulares que eran unos ladrillos que costaban 200 dólares, sin embargo al mismo tiempo salió una imitación igualita de plástico que costaba 20 dólares y toda la gente lo compraba. ¿Por qué? Porque ya no importa lo que tienes sino lo que aparentas que tienes. En Radio Caracol tenemos una sección “Técnicas de manipulación para el televidente distraído”; mientras estemos distraídos también estamos jodidos.

¿Cómo han crecido los medios alternativos en México?

Tiene una historia muy larga, desde la resistencia indígena, los magonistas, con gacetas alternativas. Los medios libres siempre han estado de la mano de los movimientos políticos, o de rebeldía, o de los pueblos en conflicto. Los medios libres en México han nacido por la necesidad de una comunidad de responder ante conflictos ya existentes. En Oaxaca específicamente toman mucho poder los medios libres en 2006 con el Movimiento de Maestros, por esa época los maestros tienen sus propias radios. En Juchitán está Radio Totopo, allí no solo entienden la resistencia en torno a la lengua indígena, sino también vinculada a la lucha frente a los proyectos de energía eólica.

Cuando en la banda hablamos les digo “yo tengo 20 watts y tú tienes 50 y aquéllos otros tienen 8, y los otros 15… pero si nos estamos juntos tenemos un montón de watts y cubrimos un montón de territorio”. Entonces poco a poco hemos ido organizándonos. Los medios libres no somos solo las radios y los medios gráficos; mucha gente hace difusión política y cultural por medio del arte. Nuestra radio comenzó a gestarse en respuesta a una ola de violencia en Mazunte.Si bien no es un proyecto “político”, somos conscientes de ser una radio comunitaria y formativa y eso sabemos que también es un acto político.

¿Cuáles son los principales obstáculos a enfrentar?

Un poco de todo. Principalmente las leyes mexicanas que prohíben a los medios independientes vender publicidad. También el miedo de los legisladores mexicanos a las comunidades indígenas, dicen que son “focos de rebeldía”; se teme que existan medios comunitarios. Hay mucho más conflicto hacia los medios libres.

¿Internet y las redes sociales fortalecen a los medios libres?

Muchísimo. Internet y las redes creo que son los bastiones del Movimiento de Medios Libres. También es cierto que nos expone de otra manera, pero creo que las ventajas son más grandes que las desventajas. Hay que recordar que es un mínimo de la población mexicana y mundial, la que tiene acceso a Internet.

Nos confiamos de Internet y no podemos hacerlo. Es importante que sigamos divulgando la información a la antigua, en las calles. Existen muchos ciber-activistas que se quedan en el ciber, y no sirve de nada. También es cierto que en México no tenemos una conciencia política desarrollada, como la tiene Argentina por ejemplo.

¿Qué colectivos se dedican a luchar por un reconocimiento de los medios comunitarios y un marco regulatorio equitativo?

Por suerte hay un montón. En la última Convergencia de Medios Libres fue muchísima más gente de la que se esperaba, y eso fue muy inspirador. Proyecto Ambulante, Agencia Subversiones, Revolución 3.0, La resistencia somos todos, Colectivo Zapatista, Los hijos de la tierra, Radio Zapote (uno de los medios libres más importantes que tenemos porque los acoge la Universidad de Antropología Colectivo Mala calle, Colectivo huarache, Gran OM. Y en el mundo de la música, a grandes artistas independientes como LenguaAlerta, La black sister Gabriela (de Monterrey), Manik B (San Cristóbal), Umano Ache (Nuevo Laredo, Tamaulipas), Akil Ammar (viene del árabe y significa “el que construye por medio de la razón”), Red Retro (subversión semiótica).

¿Cómo se encuentran los medios comunitarios?

Estamos en un momento interesante de “encontrarnos”, de aprender, somos muchos y estamos uno atrás del otro. Nos mantiene la esperanza por un México más justo. Estuve en Bulgaria y no vi nada que se compare con la pobreza en la Sierra de Oaxaca. No es solo la situación de pobreza, sino la falta de voluntad por querer ver y asumir lo que sucede, por parte de los mexicanos que tienen educación y tienen la posibilidad de mirarlo. Así nos hemos educado. La pobreza se nos olvida por propia conveniencia, si no, no podríamos quedarnos sentados en nuestro sillón viendo las telenovelas que vemos.

¿Cuándo nace Radio Caracol?

En abril de 2011. Yo de pronto digo que soy taoísta por conveniencia, el taoísmo dice “todo surge tal y cómo debía de suceder”. De pronto aquí, en una temporada alta hubo una ola de violencia. Yo no sabía que vivía en un pueblo donde podían golpearte y violarte, podían verte algunas personas y nadie se acercaría a ayudarte. Comencé a cuestionarme qué podía hacer, e hice un discurso. El miedo es contagioso, nadie quería hablar. En ese discurso decía que “es más importante para nuestro pueblo construir lazos humanos que construir carreteras”, teníamos que pensar sobre esto y finalmente hacemos una junta con todos los ciudadanos de Mazunte y comenzamos a hablar de “seguridad”. Es la primera vez que se reunía un grupo de ciudadanos sin que los convoque el Agente Municipal. Y luego se hizo una asamblea con las autoridades que reventó de gente. En ambas juntas se platicó de la necesidad de una radio que ayude a combatir la violencia en el pueblo. Yo, como periodista, me comprometí a hacerlo. Y vino el compañero Emiliano (un habitante de Mazunte) a ofrecerme las posibilidades concretas de tener una radio. Y comenzamos, en menos de una semana estábamos en el aire.

¿Por qué lucha Radio Caracol?

Luchamos por un Mazunte sin violencia, que conserve el medio ambiente, por los Derechos Humanos, por un lugar bonito para vivir, tener una mejor comunidad. Luchamos para que la gente piense; siempre les repito a los oyentes en mi programa: “Deben cuestionar todo. ¿Quiénes te informan? ¿Por qué? ¿Para qué?”, incluso se los digo respecto a mi propia persona y los que trabajamos en la radio. Luchamos por desarrollar otra opción. En Mazunte estamos bastante limitados, no tenemos teléfono fijo, por ello tampoco tenemos acceso a un Internet rápido (el que llega aquí es satelital no nos llega ni siquiera un periódico, tienes que ir a Huatulco o Puerto Escondido que están a una hora. Solo llega, cada vez que hay un asesinato, un cochecito de Potchutla gritando: ¡Señooora vengaaaaa a ver las fotos del muertooo!

¿Cómo se financia la radio, tienen publicidad?

No tenemos publicidad, esa sería una buena opción. Los que trabajamos allí somos voluntarios. Nos financiamos por medio de un bazar de ropa usada, juguetes, artículos de cocina, todos donados. Con eso pagamos Internet, la luz, reparaciones, los gastos que va teniendo la radio. Renta no pagamos. Vamos a rifar radios porque nos dimos cuenta de que la gente no tiene muchas radios en sus casas.

¿Por qué es importante el crecimiento de este proyecto?

En el poco tiempo que llevamos ya se ha visto un cambio en el pueblo hacia la tolerancia y el respeto hacia una cultura de amor. Desde que empecé el proyecto pensé que sería bueno dejarlo funcionando de manera autosuficiente, para irme a la sierra a comenzar otra radio. ¡Ojalá y suceda así! En un comienzo vinieron varias niñas mazunteñas a participar, tenían sus propios programas. Se fueron poco a poco, porque es mucha responsabilidad y mucho compromiso, las entiendo: si tienes 16 años y vives en la playa es muy difícil concentrarte, más cuando es una labor social.

¿Se puede llegar a concienciar a una población adoctrinada por los medios masivos?

Sí. Y ya lo estamos comprobando. Toda mentira repetida mil veces se convierte en verdad, pero también toda verdad que repitas mil veces le gana a la mentira.

¿Cómo repercute que participen ciudadanos no periodístas?

Aquí la minoría somos periodistas, hay mucho antropólogo e historiador. Los maestros en Oaxaca no son periodistas, la radio zapatista surge de la misma manera, por el cerco informativo que les impusieron. Surgen de personas que entran en los medios por necesidad; más que tener una carrera, o más que cualquier otra cosa es que no toleramos la injusticia. Encontramos los medios libres como una forma de difundir esa “otra realidad” que sabemos que existe.

¿Que se necesita para generar una radio auto-gestionada?

Lo primero es un equipo que, con aproximadamente 10 mil pesos ya lo puedes armar: monitor, antena, computadora. Aunque hoy lo más fácil para una radio es por medio de Internet. Nosotros lo hacemos por medio de un programa muy sencillo que se llama MIX LR, y lo puede usar cualquiera. También usamos un software libre, creo que por nuestra propia seguridad es muy importante que comencemos todos a cambiarnos, puedes cambiar a Audacity. Hay una página maravillosa radioteca.org. que invita a las radios comunitarias, todos los medios independientes a que suban allí su material. No creemos en el copyright, creemos en el “copia y difunde”.

Y dejando Internet a un lado, hay muchas formas de hacer medios libres, no nos limitamos a la definición clásica del periodismo: los medios libres están en las calles, en los artistas gráficos, en la gente que hace rap, en cualquier artista independiente, en cualquier persona que trae un mensaje de conciencia y se resiste a esta manipulación mediática que nos impone una manera de vivir consumista y una carrera individual, en vez de social.

Como ahora que mucho se habla de los anarquistas y nadie entiende qué es el anarquismo. Un anarquista cree que no es utópico tener una sociedad donde cada uno pudiéramos desarrollar al máximo nuestros potenciales, con el único fin que es el bienestar social. Para mí ahí está la gran diferencia y el gran error de nuestro sistema que nos enseña que todo es en función del bienestar individual, como una carrera de ratas. Pero “si estás en una carrera de ratas, aunque llegues en primer lugar, toda la vida vas a seguir siendo una rata”, dice una de mis canciones favoritas. Creo que ésa es la diferencia.

¿Piensas que estos medios alternativos quizás acaban siendo escuchados- leídos siempre por la misma gente?

Creo que cada vez hay más gente. El compañero Ático (de Radio Caracol) dice que somos un rizoma, y así vamos generando una red y nos apoyamos unos a otros. Entonces los que escuchan a Casa Verde Colectivo -que ya es muy conocida en el DF-, de pronto se enteran que ellos salen en Radio Caracol, y por medio de nosotros escuchan a Guerrilla Queers, de la resistencia chicana en Los Ángeles y así… La otra diferencia es que no competimos entre nosotros como sí lo hacen los medios comerciales. Nosotros luchamos por una vida mejor para México y para el mundo.

¿Cómo crees que debería ser la relación entre los gobiernos y los medios libres?

(Encarni toma su tiempo para contestar) Creo que estamos bien sin relación.

¿De qué forma se puede plantar cara a la presencia casi hegemónica de los sectores más conservadores en los medios de comunicación? ¿Sería conveniente la unión de los medios alternativos para crear un proyecto periodístico en igualdad de condiciones que los medios masivos, o hay diferencias insalvables que impiden esta unión?

Acabas de dar en uno de los puntos importantes de los que estamos de este lado. En San Cristóbal perdimos un día entero por este tipo de disputas y diferencias entre unos y otros, dejando de lado la necesidad de organizar una forma colectiva de resistir. A lo mejor soy muy optimista, pero creo que sí se puede. Hay una reflexión de un politólogo gringo acerca de que a la gente hoy en día le preocupa más si eres de izquierda o de derecha, a que si eres del bien o del mal. Creo que esa es la base de todo. Tengo muchos amigos a los que respeto mucho, algunos son de derecha y otras de izquierda, otros a-políticos. Y eso no quiere decir que quieran un peor futuro para todos, sino que tuvieron un aprendizaje diferente a nosotros. Creo que es una labor de diálogo. Derecha e izquierda son etiquetas del ego.

¿Qué es la poesía para ti y qué puede aportar a los medios?

La poesía en mi caso es el talento con el que nací y me costó mucho trabajo aceptarlo y valorarlo, porque no me costaba hacer poesía. En un momento con el Gran Om intentamos hacer rap con mi poesía. ¡Ah, rap!: puedo hacer poesía política y periodismo juntos, a veces hacer un periodismo tan crítico te puede poner en riesgo. Pero finalmente la música y la poesía y los medios te dan oportunidad de “mentar la madre bonito”, sin que nadie se dé cuenta. Con la poesía ambién puedo hacer política, puedo informar, generar conciencia y lo puedo hacer de una manera muy sutil como lo es la poesía. De hecho, para los mayas el poeta era un trovador de cultura que iba pasando de generación en generación. Y de los poemas podían convertirse en hechizo, por tanto el poeta también era un chamán.

¿Cómo te imaginas a los medios libres en el futuro?

Dentro de 100 años esperemos que no exista la diferencia entre Medios Libres y Medios No Libres. Que los gobiernos y las sociedades hayamos evolucionado lo suficiente como para no hacer siempre esta diferencia entre ellos y nosotros.

Encarni me señala uno de sus tatuajes y dice: Como exclamó Anibal Barca al subirse a su elefante “Encontraremos un camino, y si no lo crearemos”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password