Cinque Terre

Rubén Aguilar Valenzuela

[email protected]

Consultor, profesor y articulista y exvocero presidencial

Cobertura mediática de la violencia

Lo que sí se debe comunicar

La cobertura del tema de la violencia provoca un tipo de adicción en la sociedad y en los medidos. Es el atractivo que para muchos tiene la sangre, el morbo y el escándalo. Los tres venden. Es por eso que en todas las sociedades, también las más desarrolladas, tienen medios, en particular periódicos, que cubren de manera preferencial o exclusiva esa temática.

En ese marco, que se podría incluso calificar de “natural”, aunque no de ético, los gobiernos deben hacer un esfuerzo para tomar distancia del tema de la violencia e ir en contra, por valoraciones éticas y políticas, de la agenda que sobre la misma le va a intentar imponer, por lo menos un sector de los medios de comunicación.

Uno de los más grandes errores del presidente Felipe Calderon fue haber centrado la comunicación de su gobierno solo en torno al tema de la seguridad. Él, con sus constantes declaraciones, actuaba como una caja de resonancia de la “nota” sobre la violencia, que a nivel mundial, salvo muy contadas excepciones, está el caso del presidente Álvaro Uribe en Colombia, siempre termina en fracaso para los gobernantes y sus gobiernos.

A partir de mi experiencia y del análisis de la comunicación de diversos políticos, en Mexico y América Latina, es claro que los temas de la inseguridad y la violencia no deben estar presentes en la agenda mediática de los gobiernos, cualquiera que sea su nivel. Es también evidente que estos se encuentran obligados a hacer todo lo que les corresponde para hacerles frente. Eso no está a discusión.

Si un gobierno quiere “entrarle” al tema de la seguridad solo conviene que lo haga a partir de los cuatro grandes apartados que se proponen a continuación. La experiencia muestra que estos no contribuyen a “publicitar” al crimen y a los criminales; no generan temor e incertidumbre en la ciudadanía y tampoco producen una imagen negativa del país o la ciudad.

La experiencia muestra, en cambio, que el tratamiento de estos temas puede contribuir a generar la imagen de que el gobierno está “ocupado” en la problemática; que sabe cómo hacerlo y que tiene las herramientas y la capacidad técnica para llevar adelante su estrategia.

Los capítulos a ser comunicados son:

1) Equipo e instalaciones

Se puede mostrar la adquisición de nuevos equipos (helicópteros, patrullas, radares…) y también la creación o mejora de las instalaciones (centros de mando, de rastreo…). Los ciudadanos asocian eso a que se está haciendo lo correcto y que se tiene el equipo y la capacidad operativa para hacer frente al crimen y la violencia. A partir del cine y la televisión la ciudadanía se ha hecho la imagen de lo que es un buen equipamiento policiaco. Ella, pues, ya tiene un referente y si el gobierno la sabe “alimentar” provoca una reacción positiva en ella.

2) Capacitación

Se pueden “publicitar” las acciones de formación y capacitación para los diversos cuerpos encargados de la seguridad. Entre ellas están las graduaciones de los policías, las capacitaciones que se tomen en el extranjero, los cursos de actualización a cargo de especialistas nacionales y extranjeros. La educación siempre es bien vista. Es un valor posicionado socialmente. Las imágenes creadas por el cine y la televisión de la “buena” preparación de los policías son también un referente al que los gobiernos pueden recurrir cuando comunican el tema de la seguridad.

3) Historias

Se puede contar, a partir de casos contundentes, historias que muestren el profesionalismo de los encargados de la seguridad o el heroísmo de alguno de los mismos. Alguien que se la “jugó” o incluso perdió la vida en el cumplimiento de su deber. Es también objeto de la narrativa la vida personal de estos. Se pueden mostrar casos que rompan con las visiones prefabricadas o prejuiciadas que existen sobre estos servidores públicos. Así, llama la atención la existencia de un policía afecto a la literatura, uno que gusta del cine y otro que pinta o toca algún instrumento musical, pero también quien es un deportista destacado.

Los victimarios nunca deben aparecer, pero hay casos que las víctimas sí. Se puede contar la historia de alguien, claramente personalizado, que perdió la vida a causa de una acción criminal. El tratamiento debe ser respetuoso y nunca deben aparecer las imágenes del crimen sino aquellas que muestran lo que se perdió. La víctima sonriendo, en su entorno, etc.

Se puede también contar la lucha de alguien que por la fuerza de voluntad dejo atrás la adicción al alcohol o a las drogas ilegales de la que era presa. Se puede también contar la historia de una prostituta que dejo ese “trabajo”, para dedicarse a otra actividad. Resulta siempre interesante la historia de un preso que se arrepiente de su vida pasada y en la cárcel, a partir de su esfuerzo, cursó la universidad.

4) Números consolidados positivos

La numeraria que se ofrezca siempre debe dar cuenta del éxito. Se redujo en tanto por ciento los asesinatos, los secuestros y el robo. Siempre se deben ofrecer números consolidados y en una rutina de tiempo fija. Se puede, por ejemplo, cada mes o dos meses dar los números que prueban el éxito de la estrategia. En medio de ese tiempo no se deben ofrecer números. A la ciudadanía le resulta difícil dimensionar cantidades y esto se vuelve todavía más complejo si permanentemente está siendo “bombardeada” con números.

A manera de conclusión

Los países de América Latina, el nuestro no es la excepción, viven niveles de violencia particularmente altos. De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) esta es la región más violenta del mundo. Los gobiernos en sus distintos niveles están todos los días enfrentados al tema de la inseguridad. A este tema en la mayoría de estos países, hay honrosas excepciones, los medios le dan una cobertura constante de carácter sensacionalista. Pienso que los gobiernos no pueden evadir el tema, pero que deben articular su estrategia de comunicación en la materia a partir de los cuatro grandes campos propuestos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password