Cinque Terre

Marco Antonio Baños Martínez

Consejero del Instituto Federal Electoral.

Campeones del mundo

Foto: cuartoscuro / Rodolfo Angulo

El futbol me ha acompañado siempre (o yo a él) de una u otra forma. Está en mis rutinas de esparcimiento todos los martes casi a la medianoche, en mis recuerdos universitarios junto al dolor que rompió mi rodilla hace algunos años y apagó el sueño, que como el de muchos jóvenes, me veía en canchas profesionales. También está en mis hijos y su ilusión de anotar un gol el fin de semana frente a mis ojos. Cada torneo es una gran metáfora de la vida misma, con aciertos y errores, con llanto y alegría, con adversidades y árbitros. “La sub 17 dio una demostración contundente. Aplicación táctica, coraje, determinación y ganas de ser. Con cero pesos y mucho corazón…” escribí en mi cuenta de Twitter al término del encuentro que colmó los poco más de 100 mil lugares en el majestuoso Estadio Azteca, donde Pelé y Maradona llegaron a la cúspide.

Durante 90 minutos, un grupo de adolescentes que apenas supera los 16 años nos regaló un instante para recordar que ninguna rodilla se quiebra del todo, que la vida es un juego al que siempre vale la pena entregarse de forma honesta, que no si hay heridas también tenemos vendajes, y así es posible rozar e incluso llenarse de la alegría, de la ilusión de ser campeones del mundo.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password