Cinque Terre

Orquídea Fong

[email protected]

Periodista/comunicóloga egresada de la UNAM.

Busca SOGEM incidir en la calidad de los medios: Jesús Calzada

Tras un largo tiempo de turbulencias al interior de la Sociedad General de Escritores de México, su nuevo presidente, el escritor Jesús Calzada, aseguró que se ha avanzado satisfactoriamente hacia el rescate académico de la escuela y que parte de sus esfuerzos son a mejorar la formación de los periodistas para incidir en la calidad de los medios de comunicación.

En entrevista con etcétera, habló del tema de los maestros de SOGEM que declararon haber sido despedidos, de su visión del actual estado de los medios de comunicación, del periodismo de Carmen Aristegui y del papel de la televisión en relación con la educación y la cultura.

Al iniciar la plática afirmó que “no hay tal cosa como maestros despedidos”, en referencia a algunos artículos periodísticos que denunciaron despidos injustificados en contra de profesores de la escuela de la SOGEM.

Maestros despedidos y “periodicazos”

Entonces, ¿no hubo maestros despedidos?

–No, claro que no. Todos los profesores trabajan bajo un esquema de prestación de servicios, no son empleados, ni la SOGEM es patrón de los maestros. Y por ello, ante la ley, no se puede despedir a quien no se tiene contratado.

Relató que al llegar él a la presidencia, se notificó a un grupo de profesores que ya no podrían continuar dando clase; eran aquellos que impartían las asignaturas que no estaban dentro del plan de estudios. Hacia el año 2009, dijo, se impuso el “amiguismo” para designar profesores, y se dejaron de impartir materias esenciales. “Empezaron a llamar cuates en un plan de ‘¿qué clase me puedes dar?, ¿cuál se te antoja?’, y así, el plan de estudios se volvió una colcha de parches”.

Después de haber ganado la presidencia de la SOGEM por más del 80% de los votos en septiembre del 2016, Calzada nombró director de la escuela al dramaturgo y periodista Héctor Anaya, junto con quien se inició el reordenamiento académico y disciplinario de la escuela de escritores con una primera medida consistente en poner en marcha un nuevo plan académico.

De acuerdo con Calzada, la directora saliente, Elsie Méndez: llevaba alrededor de cinco años sin rendir informes además de que no era socia de la SOGEM.

–A Elsie le ofrecimos gratificación conforme a ley y se le ofreció seguir dando clases. Se llamó a maestros nuevos y los anteriores empezaron una campaña de periodicazos diciendo que los despedí. Yo les había pedido integrarse al nuevo plan de estudios y no quisieron.

Entre las medidas que hya puesto en marcha en su administración –que durará cuatro años– están: hacer un fuerte énfasis en la disciplina y evitar el uso discrecional de las instalaciones de la escuela. Dijo –incluso– que hubo alguna ocasión en que se rentó un salón para una sesión de Cienciología.

“Realmente me da mucho gusto informarte que la escuela de escritores está comenzando a funcionar como el semillero de nuevos socios de SOGEM que siempre debió haber sido”.

De periodismo, televisión y lectores críticos

En materia de calidad de la escritura, ¿cómo ves al periodista mexicano?

–Tienes que buscar con lupa. Tengo pocos periodistas que admiro, entre ellos están ustedes.

Muchas gracias.

–Creo que etcétera es un remanso de ética y de paz para el lector promedio. No estoy dorándote la píldora, ¿eh? Hay diarios muy mixtos. Yo estuve suscrito al Reforma y cancelé mi suscripción. Estaba suscrito porque ahí escribía un entrañable amigo mío, German Dehesa; falleció y seguí por un par de plumas, como Catón. Pero de repente, se volvió baratillo de supermercado: Carmen Aristegui junto con Ricardo Monreal y honestamente me choca estar quitando la fruta podrida para dejar la buena. En Milenio, El Universal y Excélsior, junto con muy buenos reporteros, columnistas y editorialistas, encuentras otros que dices tú, “¿quién les dio cabida?” No digo que no haya libertad de expresión… Pero los diarios deben ser más escrupulosos y tener lo que antes tenían: ¡una línea editorial! Para bien o para mal.

Consistencia.

–Hay muy pocas publicaciones coherentes con una línea editorial, la gran mayoría lo que quieren es vender y juntan la paja buena con la paja mala.

Hablabas en alguna ocasión, en tus redes sociales, sobre cómo la falta de preparación en escritura y la ignorancia en literatura están dañando al periodismo.

–Están dañando a todos los medios de difusión. Si tú eres un periodista con un criterio complejo, automáticamente empiezas a perder lectores. Lo mismo nos ocurre a quienes escribimos todo: teatro, cine, televisión. En televisión empecé a notarlo. Yo presentaba un proyecto de cierta complejidad y me decían “no, la gente no lo va a ver, porque no lo va a entender”. Y yo decía, “ay, que menosprecio tan feo”, hasta que empecé a notar que era cierto.

Al menos masivamente.

–Bueno, es que te tienes que dirigir a la masa. Si eres periodista, no es de minorías, si eres escritor, no puedes darte el lujo de ser de minorías, porque te mueres de hambre, en segunda, y porque estás tratando de que esas ideas sean puestas a consideración, a la reflexión de la mayoría de lectores tuyos.

 

Ahora bien, la gente piensa que el bajo nivel académico y educativo del país es culpa de la televisión, es el cliché típico. Ahora ya no hablan sólo de Televisa, ahora es el duopolio (Televisa y TV Azteca) y la palabra suena tan bonita… ¿es armoniosa, no? Se deja decir sabroso. (Risas).

¿A quién debes reclamar tú las carencias educativas y culturales de un país? Pues a las instancias oficiales que alimentas con tus impuestos para que se dediquen precisamente a educar, es decir, a la SEP. ¿A quién puedes reclamar el bajo perfil cultural de un país? Pues a quien también se alimenta del erario, de los impuestos que tú pagas para que justamente se ocupe de configurar y preservar el perfil cultural de tu país, en este caso la Secretaría de Cultura, antes Conaculta.

Este reclamo habla del gravísimo desenfoque de criterio que hay en el mexicano promedio. A ver, ¿por qué la gente acusa a Televisa de que la SEP no hace su trabajo?

No entiendo.

Se dice que hay una especie de complot, una conspiración… –¡Perversa! –Sí, una conspiración entre gobierno y medios de comunicación para mantener al pueblo alienado.

–¡Cierto! Pero tiene que ser necesariamente con el contubernio de la SEP y de la Secretaría de Cultura.

Que al mismo tiempo que lanzan esfuerzos educativos, lanzan esfuerzos…

–Anti educativos.

Y a la gente no parece hacerle cortocircuito la contradicción.

–¿Sabes por qué no le hace cortocircuito la falacia?

Porque no pueden verla, por el bajo nivel socioeducativo y académico que toleran a diario..

Cursis de closet y desprecio a lo femenino

 

Reconocido autor de telenovelas para Televisa (la versión moderna de “Corona de lágrimas”, fue uno de sus éxitos más recientes), Jesús Calzada habló de la satanización de este género, al que, dijo, se le ha achacado ser lo más alienante que puede encontrarse en la televisión. Cuando el futbol provoca más fanatismo (“vandalismo y hasta muertes”, señaló), sin recibir las intensas críticas que se hacen a las telenovelas. “Es frecuente que la gente salga a las calles a causa de un partido de futbol, pero nunca he visto una manifestación en la Columna de la Independencia para quejarse de que la heroína le ganó a la villana ¡por siete bofetadas a cero!”, bromeó.

¿Por qué este énfasis en lo “dañino” de las telenovelas?

–Porque al mexicano promedio le parece mal ejercer sus sentimientos.

La gran mayoría de los machos mexicanos son cursis de closet, y en muchos casos, espectadores de telenovelas de closet. La educación sentimental promedio que recibimos los mexicanos es: “las mujeres son lindísimas, ¡pero no te comportes como una!, porque son animales de segunda clase”.

Se dice con desprecio que las telenovelas son “cosa de señoras”.

–Y al ser así, entonces es algo deleznable, porque es subcultura y subgénero y entonces, ya que tienes un género desdeñado y además, el más popular del televisor mexicano, ¡pues ya tienes a quien echarle la culpa de lo que te dé la gana! Es una concatenación de sensibilidades y de chivos expiatorios.

El “periodismo deleznable y mañoso” de Aristegui

Entiendo, por lo que dijiste hace rato, que no simpatizas con la forma de hacer periodismo de Carmen Aristegui.

–No. Porque tú no puedes convertir un rumor en noticia. El primer compromiso que tiene un periodista con su lector es informarle de algo que a él, por cuenta propia, le hubiera costado mucho trabajo averiguar.

Si vas a convertirte en “faro rojo de la democracia”, que es el complejo que ella tiene desde siempre, ¡pues entonces apóyala en todas sus formas! No te calles las regadas de tus cuates, las corrupciones de tus cuates, y no te la pases atacando al contrario. No estás haciendo periodismo, estás haciendo partidismo. Y el periodismo sectario siempre me ha parecido indeseable, en cualquiera de sus formas.

Esa forma de hablar que tienen algunos periodistas, incluida Carmen Aristegui, con uso abundante de condicionales, habría, podría, debería, ¿qué opinión te merece?

–Eso es usar el lenguaje en su manera más mañosa, incluso perversa. Porque dan a entender como certeza algo que no es más que una conjetura. Y si tratas de señalarles ellos se defienden con un “dije habría, dije podría, son verbos condicionales”. Ellos avientan la nota y esconden el tiempo verbal (risas), es la forma de periodismo más deleznable y mañosa. Es chantaje de tía solterona: “yo que ella, me vestiría de tal modo…

Pero, ¿por qué tiene tal popularidad Carmen Aristegui? Porque alimenta al trol, como dicen en las redes, el resentimiento del mexicano, que supone que tiene cosas gravísimas que reclamar y misterios espantosos que revelar, y ella es el dedo flamígero que le señala todo eso.

¿Crees que SOGEM podría incidir..?

–No, no podría, ¡puede! (Risas)

¡De acuerdo! ¿SOGEM puede incidir en los medios?

–Por supuesto.

¿Cómo?

–Estamos empezando talleres para mejoría del trabajo en los medios periodísticos. En la escuela se está dando un taller sabatino de periodismo de la ciencia. También hay una materia que está por darse en el segundo semestre: Retórica y Discursiva. Pensada precisamente para enseñar cómo dar un mensaje de tal manera que éste sea unívoco, enfático, directo y no andes con inseguridades tipo Aristegui: “porque según se ha sabido”, “se dice que bien podría”, y cosas así.

Es un estilo que emplean muchos periodistas.

–Sí. Aristegui lleva la antorcha, pero la sigue una horda.

En SOGEM queremos que se eviten en el periodismo estos podrías y habrías, y también lo que ella llama el “derecho a la suspicacia”, que no es más que el “derecho” a la tergiversación, a la calumnia, y el querer salirse con la suya y la incapacidad congénita de disculparse por haber dado una nota falsa.

Recordarás la famosísima nota del alcoholismo de Calderón. Federico Arreola salió a decir “no es cierto, yo inventé esa ota como una venganza por una vileza que Felipe Calderón me hizo”. Y a pesar de eso Carmen Aristegui jamás se sintió obligada al menor desmentimiento, lo cual la asemeja a su favorito, López Obrador, quien, jamás ha reconocido uno solo de los muchos errores, gazapos y deslices que ha tenido. Pero yo con él tengo la confianza de siempre: que el Peje por su boca muere.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password