Cinque Terre

Alejandro Colina

Analista político, escritor y psicoterapeuta.

Birdman nos exhibe

No digamos mentiras: en México Birdman no hubiera sido premiada. Ajustémonos a los hechos: salvo algunas excepciones, tropezó con la incomprensión y el ninguneo de ambos polos del público, así como de los medios masivos de comunicación. Digo, al menos hasta que fue nominada para los Oscar. Tengo para mí que el silencio previo y la algarabía actual revelan algunos vicios de la sociedad mexicana. Aludo a tres: 1) la escasez de públicos con la formación necesaria para conmoverse ante el patetismo bufo de la película; 2) el oportunismo y la vacuidad que predomina en los medios masivos de comunicación, esos creativos constructores de la original y generosa industria cultural mexicana; 3) el mutismo arrogante e igualmente mezquino de algunos representantes influyentes de nuestras élites culturales. La escasez de públicos formados constituye la tara más significativa y trascendente, incluso si uno repara en la calidad de nuestra democracia. ¿O acaso no harían falta ciudadanos penetrantes y absolutamente modernos para mejorar la democracia mexicana? ¿Debo añadir que, desde mi punto de vista, solo ciudadanos de esa clase pueden entender y disfrutar Birdman?.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password