Cinque Terre

Regina Freyman

[email protected]

Maestra en Letras Modernas por la Universidad Iberoamericana y profesora del ITESM, campus Toluca

Batman romántico e infausto

I try to show the schemers how pathetic their attempts to control things really are…Introduce a little anarchy. Upset the established order, and everything becomes chaos. I’m an agent of chaos. Oh, and you know the thing about chaos? It’s fair.

The Joker

I.Algunos datos biográficos Superman surcó los cielos de la mitología heroica con éxito la empresa Detective Comics o DC Comics pidió a Robert Kahn (Bob Kane), Bill Finger y Jerry Robinson, crear un paladín capaz de competir con su excelencia. Así nació Batman hace 72 años. La historieta que un día costó diez centavos y ahora cuesta 850 mil dólares contaba la historia de un hombre disfrazado de murciélago. En 1940 ya era protagonista de su propio cómic y en 1943 voló a los medios audiovisuales caracterizado por Lewis Wilson. En 1966 el Batman de la tele nos hizo felices a varias generaciones con una serie a Gogó (del francés regocijo, que se modificó con el tiempo para significar estar un poco bebido y tener ganas de reírse, adjetivo que ZAZ, PUM, va muy bien con el humorístico personaje televisivo) que protagonizara Adam West. En 1986 el personaje se renovó desde el cómic por el dibujante Frank Miller (Sin City y 300), en un conjunto de cuatro libros gráficos conocidos como Dark Knight returns, donde un Batman cincuentón y medio amargado revivió el interés del público por el héroe misterioso. Entre 1989 y 1997 aparecieron nuevas películas dirigidas por Tim Burton, las dos siguientes orquestadas por Joel Schumacher, que se parodiaban a sí mismas. Y finalmente, las tres de Nolan que han sido las más admiradas entre los seguidores del hombre murciélago.

La historia comienza así, una noche, Thomas Wayne, su esposa Martha y su hijo Bruce fueron al cine, otros dicen que a la ópera (optemos por el cine puesto que para esta narración ha sido un medio idóneo la película, una de Rodolfo Valentino (¿habrá sido su influencia quien desarrollara en nuestro personaje el deseo de ser un seductor?) pudo ser Monsieur Beaucaire o la perdida cinta A Sainted Devil (El diablo santificado, título por demás revelador en sintonía con cuanto aquí discutiremos). A la salida del cine, la familia fue atacada por un delincuente que les pidió sus joyas y dinero. El valiente Thomas se interpuso entre el asaltante y su esposa, al defenderla fue asesinado, su esfuerzo fue infructuoso, Martha también murió. El niño quedó solo ante los cadáveres, el ladrón huyó entre las sombras. Pero el muchacho juró sobre las tumbas de sus padres que combatiría incesantemente el crimen. El asesinato sucedió cerca del edificio de las Naciones Unidas el 26 de junio , fecha que Bruce conmemora visitando la escena para renovar su promesa.

Bruce fue adoptado y criado por Philip, hermano de Thomas. No fue hasta que Bruce era un adulto que se enteró que el asesino se llamaba Joe Chill. Después de la crisis, se dijo que Bruce permaneció en la Mansión Wayne, con Alfred Pennyworth, su mayordomo, hasta los 14 años, cuando se considera apto para aprender de los grandes maestros las artes de combate, estudió desde artes marciales, magia, etcétera, y fue agente del FBI. En 1935, se inscribió a la Universidad de Ciudad Gótica, ahí conoció a Julie Madison que actuaba como Ofelia en Hamlet, mientras que él actuaría de Polonio (lo que nos sugiere su veta trágica y su constante búsqueda personal). Salieron y se enamoraron, pero cuando se graduó, Julie se fue a Manhattan y Wayne se quedó en Ciudad Gótica, se convirtió en Batman. Tomó al murciélago como insignia, quizás influido por un disfraz que usó su padre para una fiesta, o por la criatura de esta especie que se internara alguna vez por las cuevas de su mansión.

En la más clásica tradición de la doble personalidad que padecen los superhéroes o las criaturas del horror como el Dr. Jekyll y el Sr. Hyde, Batman y Bruce Wayne deben cohabitar, no solo en su propia mente, sino en las mentes de los demás. Batman ha sido descrito como el mejor detective del mundo, el más grande escapista, excelente ventrílocuo y el estratega más ingenioso. Tiene memoria eidética, útil para el dominio de idiomas, artes, ciencias y capacidad detectivesca. Juró nunca usar armas de fuego, aunque sabe reconocer y operarlas todas. Hombre ocurrente, creó Wayne Enterpr ises para explorar todo tipo de tecnología en el combate contra el crimen, lo que le ha dado desde un cinturón que se desdobla en miles de recursos hasta su Baticoche y helicóptero.

La Baticueva, refugio del héroe, es una serie de catacumbas y túneles, una cueva de varios niveles inmensamete vasta que descubrió a los cuatro años, debajo de la Mansión Wayne. El espacio fue modificado drásticamente para servir de sede a Batman; es un laboratorio, centro de formación y sala de trofeos. Se accede por una escalera ubicada detrás de un reloj de péndulo en la mansión o por un elevador. Para entrar, el reloj tiene que estar ajustado a las 10:47, hora en que los padres de Bruce fueron asesinados.

II.Definiciones del héroe

Los héroes representan los sueños o el hombre común, las posibilidades de la imaginación. Entes ficticios que sirven de guía y modelo del hombre común. En un mundo individualista el héroe ha quedado relegado a la narrativa. Todas sus historias son la danza perpetua entre bien y mal. Su definición habla de hombres de cualidades sobrehumanas, favorecidos por los dioses, guerreros ilustres, destinados a lograr lo imposible. Suscualidades fundamentales son la tenacidad, misión de servicio e incorruptibilidad. Entregan su vida a algo que es superior a sí mismos, que tiene como transfondo la misión humana inscrita en cada célula: durar y preservar. De ahí nuestra sed de trascendencia e inmortalidad. Por ello el héroe más importante que desafía a la muerte en occidente es Jesucristo.

El señor Freud nos recuerda que todo ego experimenta ante el héroe su propia sensación de inmortalidad, su majestad el Ego es el héroe de todas las ensoñaciones e historias. Los héroes expresan deseos universales: el de ser amado, entendido, libre, el deseo de tener éxito, sobrevivir, el deseo de venganza cuando nos han hecho daño, el deseo de enmendar los errores cuando hemos hecho daño. Los más entrañables son los que parecidos al hombre común padecen debilidades, imperfecciones, manías y vicios.

En su libro Héroes, Bruce Meyer analiza la tipología y el significado de los grandes personajes heroicos y examina a los diferentes tipos que registra la literatura occidental: el héroe universal (Hércules), el héroe común (los bomberos del 11s o Perseo), el héroe trágico (Hamlet o Edipo), el santo (San Jorge), el épico y el romántico (Ulises, el quijote), el infausto (Don Juan o Lucifer) y finalmente, el héroe divino (Jesucristo o Buda). Se trata de personajes que se sitúan frente al mal o están dentro del laberinto de las pasiones y virtudes que nos reflejan.

Desde mi óptica, Batman se dibuja como un híbrido entre el héroe épico y romántico, con el oscuro héroe infausto donde las categorías bien / mal, se vuelven difusas. Como épico y romántico resiste la inexorabilidad y está seguro de poder vencerlo todo. Proviene de una familia de abolengo lo que le confiere cierto linaje, condición indispensable de esta categoría heroica. A diferencia del héroe trágico, el épico quiere controlar su destino y lo logra, lo hace mediante una fuerza sobrehumana, poderes mágicos, espirituales o, como es nuestro caso de estudio, a partir de poderes intelectuales extraordinarios. Son hombres que saben dosificar entre la acción, la introspección y la espera. Experimentan la angustia profunda que procede del mundo de los muertos, parecen sumergirse en un infierno. Es de ahí, de un gran dolor de donde toman su fuerza. Buscan la salvación de los otros para rescatar su propia alma.

Batman es también un héroe infausto. En el Dr. Fausto moraba un espíritu revolucionario que resurgió en el Romanticismo, es el deseo de alcanzar algo más allá de uno mismo, víctimas de una especie de hybris que los hace desafiar y transgredir. Marlow sugiere que el heroísmo está en el reconocimiento del yo personal, inmoral y sin remordimientos, que se inclina hacia lo inalcanzable, que deja entrever algo de locura. Un buen ejemplo de estos seres es el Don Juan, pseudónimo de libido, sombrío producto de la reflexión, no del mundo real sino del interior, de la identidad y el ego que subyace bajo la delgada patina social. Son la caja de Pandora de emociones entremezcladas, la antesala de lo desconocido. Confían en su capacidad para enfrentar el caos y transformarlo.

III.Batman y Drácula: bien y mal

La asociación de Batman con Drácula es evidente. Sus orejas puntiagudas evocan al Nosferatu de Murnau. Tanto en la elección del color negro, símbolo de elegancia aristocrática junto con la capa, revela su crianza declase alta. Se emparenta con el vampirismo desde tres vertientes: la arquitectura, la indumentaria y la seducción. ¿Qué es la mansión Díaz sino el castillo de Drácula? Una casa llena de recuerdos acumulados por seis generaciones, en la que su dueño es un señor feudal”.

Dice Ignacio Herrera Cruz en su artículo “Batman y su lucha por la noche”: Criaturas nocturnas, oscuras e impactantes, tanto Drácula como Batman, son entes ambiguos que tienen al murciélago como símbolo que representan la muerte y el renacimiento. A veces se les conoce como guardianes de la noche. El conde emplea la subespecie que se alimenta de sangre. Ambos trabajan por la noche. La dualidad en Drácula se da en su condición de vivo y muerto a la vez, temido y seductor, que también puede ser cualidad de nuestro héroe. Ambos tienen dos personalidades, una pública y la verdadera que sale por las noches. Mientras Batman es un paladín de la justicia, vengador que sale por las noches para defender a Ciudad Gótica del crimen; Bruce es un exitoso empresario playboy irresponsable y superficial que en mucho nos recuerda la condición del Don Juan, y vive de la fortuna personal de su familia. Constantemente es confundido con un delincuente más. Bruce se creó una imagen de playboy para evitar sospechas sobre su verdadera identidad, a veces se comporta de forma torpe y egocéntrica. Los dos poseen nobleza y abolengo, su personalidad es magnética, por razones distintas su atractivo sexual hechiza a las mujeres. Representan los instintos y fuerzas ocultas del ser, aunque uno tiende a la maldad y el otro a la bondad. Hablan con excelencia varias lenguas, tiene una sonrisa encantadora y son extremadamente corteses. Viven en mansiones sombrías y góticas. Para Drácula, en la versión de Francisco Ford Coppola, su objeto del deseo es la virginal Mina que representa la bondad y pureza de occidente; en cierto modo, se trata de una atracción entre contrarios. Para Batman su amor es la virtuosa Batichica, aunque siente una fuerte afinidad erótica por la oscura Gatúbela; otra vez el complemento entre contrarios.

Batman es la venganza y la sed de justicia, su tarea hace difícil que ame. Es una figura dionisíaca, fuerza anárquica, encargada de imponer el orden y la justicia por su propia cuenta. Su vestimenta de murciélago conserva su esencia oscura y siniestra, como la capa y aspecto entre elegante y rancio del mismo conde de Transilvania. Posee solo una regla: Batman no mata, pero sí sabe hacer daño; en la «Liga de la Justicia» Superman describe al hombre murciélago como “el hombre más peligroso en la Tierra”.

En los 50, el psiquiatra Fredric Wertham, afirmó en su libro Seduction of the Innocent (Seducción del inocente) que Superman promovía el racismo y la supremacía blanca, mientras que la Mujer Maravilla era lesbiana y Batman y Robin pareja homosexual entre un jovencito y un pedófilo. Por su parte, varios años después, George Clooney, que encarnó a Batman en la película Batman y Robin de Joel Schumacher, afirmó en entrevista con Barbara Walters que él caracterizó a Batman como gay. Christopher Nolan escapa de esta tendencia y presentan a un heterosexual, torturado y enamorado.

El influjo infausto de Batman y Drácula los hace transitar por zonas de ambigu%u0308edad, misterio y erotismo. En la novela de Stocker hay también un trasfondo de temor a que Drácula pueda penetrar también a los hombres. Quizás se transluzcan las tendencias del mismo autor que construye su personaje bajo el hechizo que ejercía sobre él el actor Henry Irving para quien trabajaba como representante y secretario. Este miedo queda patente en el libro cuando el conde dice de Jonathan: “¡Este hombre me pertenece!”.

Conscientes del parentesco, los creadores del cómic crearon una aventura en donde ambos se encuentran. En un pasaje singular, mientras Batman lucha por vencer a Drácula, el héroe dibuja una cruz en la pared con su propia sangre. Drácula está paralizado, al tiempo atraído por la sangre y resistiéndose al símbolo cristiano. Los vampiros están utilizando las criptas y túneles de la Mansión Wayne como su escondite y lugar de descanso, Batman sabe que debe convertirse en vampiro para vencer al malvado Conde.

El terreno nebuloso que pisan estos arquetipos se expande a terrenos infernales. Drácula es asociado con Lucifer o Satanás, sinónimo de rebeldía, maldad e instintos que la razón no controla. El héroe infernal sostiene ante el lector un espejo en el que refleja su yo más sombrío. Batman se asocia con Hades, ser Olímpico ni bueno ni malo, pero señor del inframundo y guardián de los muertos, el Hades, lugar que lleva el nombre de su señor, es un lugar que debe parecerse mucho a la Baticueva. Maximilian “Maxie” Zeus enemigo ocasional de Batman, en una ocasión intenta formar un equipo de agentes sobrehumanos basado en la mitología griega llamado los Nuevos Olímpicos. Maxie cree que Batman es Hades y que el Guasón es Hermes, el dios embaucador, guía de los muertos que ayuda a las almas en su tránsito hacia el Hades.

Tim Maclean, pintor y dibujante escocés, crea pinturas surrealistas en las que busca explorar los misterios de la conciencia y cómo ésta se forma según la cultura. Las obras de Tim están protagonizadas por figuras mitológicas, personajes históricos e íconos de la cultura pop. Hizo una miniserie mashup de personajes. Eligió a los superhéroes más famosos para combinarlos con dioses de la mitología griega: Spiderman como Hermes, Hulk como Hércules, Batman como Hades y la Mujer Maravilla como Atenea. Hades tiene un casco que le dieron los Cíclopes, que logra hacer lo invisible. Batman lleva máscara / casco que usa también para hacer invisible a Bruce Wayne. Bruce es millonario y Hades es dueño de todo el oro del planeta. Batman se siente orgulloso de su negro Batimóvil y Hades de su oscuro carro tirado por cuatro caballos negros como el carbón.

IV. Síntesis dionisiaca

Si podemos pensar, en términos nietzcheneanos que Batman y Drácula son equivalentes a lo apolíneo y lo dionisiaco, esto es más evidente al comparar al Guasón y a Batman. Esto se observa con mayor ímpetu en la película The Dark Knight (El caballero de la noche ) de Christopher Nolan. En El nacimiento de la tragedia, el filósofo recurre a la dicotomía apolíneo / dionisíaco de la Grecia clásica para explicar la lucha entre el orden de Apolo (ley, belleza, razón) y el caos de Dionisio (apetitos hedonistas, embriaguez, impulsos sexuales, instinto primario) y propone que estos dos elementos no se oponen sino que se complementan.

Batman, El caballero de la noche, representa a Apolo, simboliza los principios virtuosos, protege la ley, el orden y la justicia sobre todas las cosas. El Guasón representa a Dionisio, que busca el caos, la perturbación del orden, es un villano filosófico que ve el orden que obsesiona a Batman como mera ilusión.

La escena más emblemática de la película de Nolan es quizás en la que Batman finalmente captura al Guasón y se enfrentan, la lucha es una danza yin-yang de imágenes donde el Guasón confiesa que no quiere destruir a Batman, lo necesita, están destinados a participar en este duelo eterno que se parece tanto a la lucha de todo hombre por mantener ese espíritu contradictorio con que fuimos dotados

Referencias

Graves, Robert, Los mitos griegos, 2 vols. Madrid: Alianza. 1985.

Greenberg, Robert. The Essential Batman Encyclopedia. Ballantine Books New York 2008.

Meyer, Bruce. Héroes. Los grandes personajes del imaginario de nuestra literatura.

Siruela. Madrid, 2008. Stoker, Bram. Drácula. Leyenda, México, 2004.

Wright, Dudley. Vampires and Vampirism: Legends from Around the World. Transylvania Press, 1997.

Herrera, Ignacio Cruz. “Batman y su lucha por la noche” en etcétera

http://www.etcetera.com.mx/articulo/1626, 1 de julio, 2005

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password