Claudia Benassini Félix

Profesora de la Universidad Panamericana y la Universidad Simón Bolívar

¿Batalla por las audiencias o por la concentración?

“Gracias a Granados Chapa, quien terminó siendo el ideólogo y padrino de la alianza entre Iusacell y Televisa”, escribió en su cuenta de Twitter Ricardo Salinas Pliego @RicardoBSalinasP el jueves 7 de abril, un día después de que se diera a conocer la noticia de que Televisa adquiriría el 50% de las acciones de Iusacell, el operador de telefonía celular de Grupo Salinas. Efectivamente, el domingo 23 de enero el periodista dedicó al asunto su columna “Plaza Pública” de Reforma.1 A partir del lunes 24, no faltó quien cuestionara la seriedad del texto.2 Es más, Televisa y Televisión Azteca publicaron sendas cartas en las que desmentían los hechos narrados por Granados Chapa un día antes.3 Y el columnista hizo lo mismo, aunque no descartaba los argumentos vertidos en su columna del domingo.4 Casi tres meses después se concretaron los señalamientos del autor: desde el miércoles 6 de abril circuló la información sobre la operación entre Grupo Televisa y Grupo Salinas.

Es probable que los hechos arriba narrados hayan pasado inadvertidos incluso por los analistas del sector. Tampoco se relacionaron con los acontecimientos que se desencadenaron a partir del viernes 18 de febrero, cuando el Grupo Carso tomó la decisión de no anunciarse en los canales de Televisa. Ambas partes argumentaron que se trataba de una diferencia sobre las tarifas publicitarias. Cinco días más tarde, el miércoles 23, la información se concentró en la decisión de Carso de retirar su publicidad de los canales de Televisión Azteca. La razón: la televisora habría condicionado la venta de espacios comerciales a una reducción en las tarifas de interconexión que Telmex y Telcel cobran a Iusacell, empresa del Grupo Salinas. A este reclamo se sumarían las televisoras afiliadas a la Cámara Nacional de la Industria de la Televisión por Cable, parte de las cuales ofrece desde hace algunos años los servicios de triple play.

Desde el principio, la intervención de las instancias del gobierno federal encargadas de regular el campo de las telecomunicaciones5 mostraron su tibieza frente al cisma que amenazaba al sector. Y también desde el principio Canitec y las televisoras emprendieron una agresiva campaña contra su adversario, ante la negativa de bajar las tarifas de interconexión y la insistencia de buscar modificar el título de concesión de Telmex para, como sus competidores, ofrecer también los servicios de triple play. En pocas palabras, se trata de un enfrentamiento entre estos grupos mediáticos por conquistar un mayor segmento del mercado de las telecomunicaciones. Sumemos a este escenario el reciente acuerdo firmado por MVS, Alestra, Clearwire e Intel para ofrecer servicios de banda ancha móvil utilizando para ello las bandas 2.5 a 2.7 GHz, originalmente concesionadas al primero, aunque actualmente en proceso de refrendo de dicha concesión.6

Este trabajo parte de este contexto. Sus propósitos son presentar los tres frentes que tiene abiertos el sector de las telecomunicaciones en México y reflexionar sobre sus implicaciones en las audiencias y en el futuro de los actores participantes. Nos referimos a la campaña que en contra de Telmex-Telcel ha emprendido buena parte de los concesionarios de televisión por cable, telefonía en Internet, en principio dirigida a las audiencias, aunque buscando también ser atendidos por el interlocutor que hasta el momento se ha mantenido a la sombra: el gobierno federal. Adicionalmente, presentaremos una síntesis de las negociaciones entre Televisa y Grupo Iusacell y sobre la oferta de Internet a bajo costo propuesta por un conjunto de empresas encabezadas por el grupo MVS. Finalmente, reflexionaremos sobre los escenarios de la batalla y sus implicaciones en las audiencias destinatarias del triple y, eventualmente, cuádruple play.

La campaña
La estrategia inició en los periódicos, aparentemente impulsada por el Instituto Interamericano de Telecomunicaciones e Información, A.C. A partir de la segunda quincena de febrero, prácticamente todos los periódicos que circulan en la ciudad de México dieron cabida a la publicación de inserciones. A través de estos espacios, Telmex-Telcel, Canitec y una parte de sus afiliadas7, así como compañías telefónicas,8 se cruzaron acusaciones sobre el elevado costo de sus tarifas de las empresas del Grupo Carso, incluidas las de interconexión. En un segundo momento, la estrategia absorbió los medios electrónicos: en los espacios publicitarios comenzaron intercalarse spots con opiniones de usuarios Telmex y Telcel a propósito de las deficiencias en sus servicios; en sus informativos las televisoras dedicaron espacios que daban cuenta de las elevadas tarifas telefónicas de las empresas del Grupo Carso. La estrategia se acompañó de llamadas telefónicas a los usuarios, en las que se preguntaba sobre la calidad y costo de los servicios telefónicos fijos y celulares. Finalmente, hacia finales de marzo se subió la página www.todoslosmexicanos.org, con ligas a Facebook, Twitter y Youtube, anunciada como “un sitio para que todos los mexicanos se expresen sobre la situación que vivimos con respecto de las telecomunicaciones en México”.

En este contexto, el investigador Gabriel Sosa Plata destaca que el Instituto Interamericano de Telecomunicaciones e Información, A.C. “es una asociación sobre el cual no se tienen antecedentes, pero que de la noche a la mañana logró obtener cuantiosos recursos para anunciarse en horarios triple A (los de mayor audiencia) en televisión y pagar desplegados en varios periódicos de circulación nacional para cuestionar a Telmex y a Telcel”.9 Sea lo que fuere, añade el investigador, “(a principios de abril) se incrementó la polémica porque el presidente de Grupo Televisa, Emilio Azcárraga, promovió en su cuenta de Twitter a dicha página y pidió a sus más de 370 mil seguidores opinar sobre ella”.10
Por su parte, Telmex y Telcel respondieron con desplegados y banners en periódicos impresos y en línea, que centraban sus acusaciones en “el duopolio televisivo”.11 Más recientemente, han aprovechado los mismos espacios para promocionar el paquete de televisión de paga Dish y la línea Telmex por $299 pesos al mes, con impuestos incluidos. Adicionalmente, el viernes 8 de abril, El Universal dedicó una nota a las declaraciones de Javier Mondragón, director jurídico de Telmex, quien afirmó que desde 1995 existe un oficio de la SCT y un criterio de la Comisión Federal de Competencia, que permiten a la telefónica ofrecer servicios de televisión, pero lo harán cuando lo autorice la autoridad administrativa; en sus palabras, “no podernos ir a la ley de la selva”.12 No hay mucho que agregar sobre la estrategia de las telefónicas que forman parte del Grupo Carso, salvo que es muy limitado el espacio de radio y televisión del que disponen para difundir su punto de vista. De hecho, prácticamente se limita a las estaciones del grupo MVS, con el que sostiene el convenio para la distribución del sistema Dish de televisión de paga, que ha sido objeto de diversos cuestionamientos.13

Televisa compra acciones de Iusacell
Entre el 5 y el 6 de abril la información comenzó a circular en los periódicos, retomada del World Street Journal. Televisa sostuvo pláticas con Grupo Iusacell para explorar la posibilidad de una eventual asociación que permitiera a la primera incursionar en el mercado de la telefonía móvil. 14 Los periódicos hacían referencia al diferendo que las televisoras mantienen con las empresas de Carlos Slim. De manera casi paralela se hizo pública la transacción: Televisa pagaría mil 600 millones de dólares15 por el 50% de las acciones de Grupo Iusacell, “como única vía para frenar al monopolio Telmex-Telcel”, señaló el 8 de abril La Jornada.16 La información añadía que, de acuerdo con Mony de Swaan, presidente de la Cofetel, la alianza representa una alta concentración, pero el tema corresponde a la Comisión Federal de Competencia cuyo presidente, Eduardo Pérez Motta, dijo que “se analizará”. Por lo pronto, la primera consecuencia de la alianza fue la caída de las acciones de Televisa en la Bolsa.
Las reacciones continuaron en los días subsiguientes. El 9 de abril, los reporteros de la fuente entrevistaron a Slim en el marco de la Convención Nacional Bancaria, quien se limitó a señalar que veía “muy bien” la alianza Televisa-Iusacell. Emilio Azcárraga Jean reconoció que estará dura la competencia contra Slim y pidió confianza a los inversionistas en la decisión tomada la semana pasada. Por su parte, la Canitec avaló la alianza Iusacell-Televisa ante el escenario de que bajen las tarifas de telefonía móvil. Finalmente, como parte de la batalla que el duopolio televisivo sostiene en contra de Telmex y Telcel, se suspendió la publicidad de Dish, particularmente en los canales de televisión abierta. Un hecho que propiciaría la presentación de una queja de oficio por parte de la Comisión Federal de Competencia, no necesariamente una sanción.

La oferta MVS Alestra-Clearwater-Intel
El último enunciado permite abrir las cifras de MVS sobre el crecimiento de la oferta de Dish, de acuerdo con sus datos:17 en dos años han logrado dos millones de suscripciones, cifra que SKY, filial de Televisa, logró en 13 años. Con ello se ha generado la competencia, y que por primera vez muchas familias mexicanas pueden contar con un sistema de televisión de paga. Recordemos, adicionalmente la promoción Dish línea Telmex por $299 pesos al mes: un precio verdaderamente competitivo en el mercado que al menos hasta el momento mejora las tarifas de televisoras por cable afiliadas a la Canitec. En este contexto, el mismo día que se anunció la alianza Televisa-Iusacell se dio a conocer la conformación del consorcio concesionario integrado por MVS, Intel Capital, Alestra y Clearwire para operar la banda de 2.5 Gigahertz y ofrecer servicios de Internet de banda ancha 20 veces más rápida que las existentes en el mercado con precios 50% más bajos. El proyecto, conocido como “banda ancha móvil para todos”, busca ofrecer Internet de alta velocidad a precios bajos a grandes empresas y que éstas lo lleven al usuario final.18 La principal crítica que enfrenta el consorcio es que “si se deja a MVS la totalidad del espectro asignado se permitirá una acumulación excesiva que pondría en riesgo la competencia (…;) Vargas dijo que el modelo del consorcio concesionario elimina esta posibilidad porque al existir un consorcio concesionario se democratiza el capital al haber por lo menos cinco accionistas con 20% de participación accionaria cada uno”.19
¿Qué falta? Una serie de procedimientos, algunos con años en trámite. “Después de casi tres años de solicitar la renovación de las concesiones de 12% de los 190 Mhz que tiene asignados MVS en la banda 2.5 GHz para ofrecer servicios de banda ancha móvil, el gobierno federal no ha dado una respuesta a la empresa, lo cual tiene detenida una inversión por alrededor de mil millones de dólares”.20 Al parecer, la SCT ya hizo diversas propuestas a MVS, sobre todo de pago, para el reordenamiento de la banda, basadas en estándares internacionales para el uso de la misma.21 Con ello se fomentaría la competencia entre particulares por la oferta de servicios a menor costo y mayor calidad. Al momento de escribir este ensayo, ni la Cofetel ni la CFC se habían pronunciado al respecto. En este momento, el proceso enfrenta un obstáculo adicional: la Canitec, en voz de su presidente Alejandro Puente ha declarado que el gobierno debe rescatar estas frecuencias y licitarlas de la mejor manera. En otras palabras, se propone que el espectro concesionado a MVS desde hace varios años y en proceso de refrendo, sea licitado para que los concesionarios de la televisión por cable puedan tener acceso y ofrecer servicios de banda ancha móvil de alta velocidad como un atractivo adicional para sus suscriptores.22 Puente añade que la banda de 2.5 Ghz “tiene el potencial equivalente al ancho de banda que utilizarían cuatro empresas nacionales de telefonía móvil”.23
Epílogo provisional: ¿y la audiencia?
Al momento de concluir este ensayo, Telmex y Grupo Dish enfrentan una nueva demanda por parte de Iusacell “por prácticas monopólicas”. De acuerdo con el equipo jurídico de Grupo Salinas “dijo que se trata de prácticas como el empaquetamiento de servicios, el condicionamiento de descuentos de Dish sólo a clientes de Telmex, y por subsidios cruzados”.24 Un elemento adicional en el escenario de las telecomunicaciones mexicanas en este momento, sobre el que podemos extraer las siguientes conclusiones:
1. La batalla que en este momento libra el sector mexicano de las telecomunicaciones tiene dos frentes. Primero, Telmex, que busca modificar su título de concesión para ofrecer servicios de triple y cuádruple play. Segundo, las empresas de televisión por cable -encabezadas por Televisa- agrupadas en la Canitec, que se oponen a la modificación del título de concesión de Telmex, exigen una baja en los costos de interconexión y participación en la banda de 2.5 GHz, hasta ahora concesionada a MVS, para una mejor posición en el sector.
2. En este contexto, como parte de su campaña de respuesta a la Canitec y empresas telefónicas, Telmex ha manifestado que bajará los costos de interconexión siempre y cuando dicha rebaja repercuta en los usuarios. Dicho de otra manera, que la rebaja no se vaya a los bolsillos de los concesionarios, sino que se refleje en las tarifas de los paquetes ofrecidos a los suscriptores. Un punto hasta ahora no esclarecido por la Canitec y/o sus afiliados.

3. Adicionalmente, llama la atención la posición de la Cámara a propósito de la asociación Televisa Iusacell con el argumento de que se reducirán las tarifas de telefonía móvil, entre otras implicaciones. Pero la Canitec reprueba la asociación MVS-Alestra-Clearwater-Intel con el argumento de la excesiva concentración de la banda de 2.5 GHz por parte de la primera, que el gobierno debiera licitar abiertamente para beneficiar a más empresas. Dicho de otro modo, se aprueba a la primera a pesar de representar alta concentración y se descalifica a la segunda ante el escenario de que ofrezca servicios de Internet de banda ancha a precios más competitivos que las empresas afiliadas a la Cámara que ofrecen servicios de triple play.

4. En este trabajo han quedado prácticamente fuera las compañías telefónicas enfrentadas a Telmex también por las tarifas de interconexión. No obstante, es importante tomar en cuenta que desde mediados de enero, la Comisión Federal de Telecomunicaciones solicitó a Telmex la reducción de las tarifas de interconexión de 95 a 42 centavos, según lo pactado con las telefónicas, a fin de estimular la competencia entre las empresas del sector. Ante la negativa de la empresa integrante del Grupo Carso, el órgano regulador de las Telecomunicaciones comenzó a acumular denuncias que hasta el momento de escribir este trabajo estaban parcialmente resueltas.25

5. De los dos puntos anteriores se deduce que Telmex tiene dos frentes abiertos, uno con la Canitec y otro con las compañías telefónicas. Hasta ahora la respuesta ha sido tibia. Sus inserciones en la prensa son numéricamente menores que las de sus competidores. Los banners forman parte de la estrategia de respuesta que dispone de pocos espacios en los medios electrónicos para exponer su punto de vista. En este contexto, cabe destacar que la respuesta de Telmex frente a la opinión pública ha sido tibia. Si bien Carlos Slim estaría vetado en el duopolio -veto que incluye la información y la publicidad- sus respuestas a la prensa no contribuyen a que la opinión pública incorpore su posición en el debate.

6. Igualmente tibia ha sido la posición del gobierno federal, que frente a los medios se mantiene como telón de fondo y mero espectador de la batalla. El presidente de la Cofetel afirma que la alianza Iusacell-Televisa representa alta concentración, pero el asunto corresponde a la Comisión Federal de Competencia. Ambos organismos no han presentado una posición abierta frente a la alianza MVS Alestra-Clearwater-Intel, aunque el secretario de Comunicaciones se limita a declarar que no se ha llegado a un acuerdo. En otras palabras, los organismos responsables de dictaminar la posible concentración y/o dominancia en el sector han permanecido más en calidad de observadores y con una posición poco clara ante estos escenarios.

7. La concentración de canales de televisión es evidente para los analistas del sector. De acuerdo con Purificación Carpinteyro -ex subsecretaria de Comunicaciones y Transportes- de 41 concesiones 224 son de Televisa y 180 a Televisión Azteca y únicamente 17 son independientes. Por lo tanto, sería deseable llevar a cabo las licitaciones que se requieren para crear competencia y hacer que los bienes de la nación sirvan al interés público.26

8. Por lo que se refiere a las audiencias, Gabriel Sosa Plata se muestra optimista. “Aunque no nos guste por sus implicaciones políticas y económicas, la alianza Televisa-Iusacell podría ser benéfica para los consumidores porque con el afán de ganar o mantener a sus clientes, veremos promociones más agresivas de las telefónicas”, que derivarían en el abaratamiento de los servicios. ¿Se imagina, continúa Sosa Plata, “si el gobierno en lugar de favorecer a Televisa concede las prórrogas en la banda 2.5 a 2.7 Ghz para el desarrollo del proyecto de banda ancha móvil para todos que promueven MVS, Alestra, Clearwater e Intel? Sin duda habría más beneficios a los usuarios y al país”.27

9. En otro trabajo, el mismo Sosa Plata -apoyado en resultados de encuestadoras como GDV y Parametría-señala que “la campaña de desprestigio y descalificación (hacia Telmex) tiene baja recordación en la población y no ha cambiado la percepción de precio en el sector de las telecomunicaciones, pero sí es fuertemente criticada y molesta para aquellos que la recuerdan. (…;) Se observa entonces que los monopolios de telefonía fija (Telmex) y móvil (Telcel), así como su dueño, pierden terreno de la imagen frente al duopolio de las televisoras y sus propietarios. Pero lo anterior no significa que el conflicto entre empresas no esté afectando la imagen de las principales televisoras del país. De hecho, la caída en su imagen se registra en el periodo de febrero a marzo del presente año”.28

10. Sin embargo, hablar de “compromiso con el público”, al estilo de las inserciones es mucho más complejo pues existe la tentación de caracterizarlo como una totalidad homogénea, tal como se hizo en los primeros estudios durante la década de 1940. Ciertamente, al menos una parte de las audiencias está comprometida con al menos uno de los actores arriba descritos, en la medida en que está satisfecho con los servicios. Pero siempre existe el riesgo del cambio de opinión, ya sea por la calidad de dichos servicios, las tarifas o, incluso, el contenido de la programación televisiva en el caso del triple play. De aquí que el usuario sea visto como una instancia cambiante y, en consecuencia, como el eslabón más débil de la cadena. En este contexto, añadiendo información a los datos arriba mostrados por Sosa Plata, comienza a crearse la confusión. ¿Iusacell anunciándose en Televisa? ¿Qué implicaciones tendrá la asociación en términos de manejo de contenidos a través de los teléfonos celulares? En este sentido, ¿el duopolio se mantendrá en competencia o hará coproducciones? Preguntas que empiezan a circular entre las audiencias.

11. Es importarle dar seguimiento a la batalla en el sector de las telecomunicaciones, toda vez que las preguntas anteriores están presentes en las redes sociales. Asimismo, como ya se comentó, todoslosmexicanos.com ha abierto frentes en Facebook, Twitter y Youtube, con respuesta por parte de las audiencias. Ya también se comentó que se trata de una estrategia de la Canitec y el duopolio televisivo en contra de Telmex y Telcel. ¿Qué uso se le dará a los cientos de testimonios ahí vertidos?

12. Finalmente cabe preguntarse hasta dónde llegará la batalla en el sector de las telecomunicaciones en México. Una batalla que algunos apuestan será ganada por Carlos Slim, y otros apuestan por sus detractores, aunque sin escenario probable en el caso de MVS y empresas que le acompañan en el proyecto “banda ancha para todos”. Una batalla que, en resumidas cuentas, no visualiza un proceso mediador, en buena medida por la reacción de las autoridades correspondientes frente a estos escenarios.

Notas
1 Granados Chapa daba cuenta de cómo se habría llevado a cabo la negociación, a través de la que Televisa habría adquirido el 100% de las acciones cuando, de acuerdo con la información generada a partir del miércoles 6 de abril, se trató del 50% de las acciones del Grupo Iusacell.
2 El lunes 24 de marzo Carlos Marín remató su columna “El asaltó a la razón” de Milenio Diario señalando que “para vergüenzas este periodista comprometido, que no escarmentó con su promoción de otra célebre y demencial invención: la de la viejita “multiviolada y asesinada” por soldados en la Zongolica.
3 De acuerdo con el vocero de Televisa, “Grupo Televisa continuará con su estrategia para avanzar en el sector telecomunicaciones y dar mejores servicios y tarifas a los consumidores mexicanos. Como parte de esta estrategia sostenemos rutinariamente pláticas con actores y operadores del sector telecomunicaciones. Entre ellos con Nextel. Si bien Nextel y Grupo Televisa tienen a la fecha una amplia relación comercial no hay planes de regresar a la sociedad que se conformó para participar en las pasadas licitaciones de Espectro (números 20 y 21) por las razones que se adujeron el año pasado. Si el señor Granados Chapa hubiera tenido el profesionalismo de consultar a las empresas y personas citadas en su artículo, seguramente lo hubiera redactado de forma distinta”. Y de acuerdo con el vocero de Televisión Azteca, “es lamentable que Miguel Ángel Granados Chapa, que dice defender el derecho a la información, distorsione la realidad y defienda oscuros intereses”.
4 En su “Cajón de Sastre” del 24 de enero, Granados Chapa anota: “En sendas cartas que aparecen en esta misma edición, Televisa y Grupo Salinas desmienten la venta de Iusacell, a que me referí en la “Plaza pública” de ayer. A reserva de ofrecer una respuesta más completa, admito avergonzado que cometí dos errores profesionales. En primer lugar, me dejé llevar por el afán de dar a conocer una primicia, una noticia exclusiva en un ámbito de gran importancia pública, línea infrecuente en mi habitual trabajo de información y análisis. En segundo lugar, como lo señalan los desmentidos a los que en ese punto reconozco plena razón, no inquirí a las partes sobre el hecho, omisión motivada
por la firme confianza que me merece la fuente de que abrevé esa información. Al mismo tiempo que acepto la gravedad de este desliz profesional solicito a los lectores lo disculpen”.
5 Especialmente la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).
6 Las bandas 2.5-2.7 fueron originalmente concesionadas a MVS para la transmisión de señales vía microondas. Si bien las han utilizado en este sentido, las concesiones de al menos una parte del espectro han caducado y/o están en proceso de refrendo. En este contexto, la Canitec exige al gobierno federal el rescate de ambas frecuencias para licitarlas de mejor manera.
7 Cablevisión de Apatzingán, Cablevisión de Jiquilpan, Megacable y Cablemás, entre otras. Sobre esta última cabe destacar que Televisa incrementó su participación accionaria en la empresa en más de 50%; se trata de una televisora desde hace varios años ligada al consorcio de Emilio Azcárraga Jean.
8 Avantel, Axtel, Bestel, Iusacell y Marcatel entre otras, citadas en orden alfabético.
9 En su columna “Mediateca digital” del miércoles 6 de abril, Sosa Plata añade que el registro del dominio informativo se hizo en Nicaragua a nombre de Francisco Medina, cuyo teléfono y dirección electrónica registrada no respondían. “El sitio es hospedado por la empresa Interplanet, ésta si ubicada en el Distrito Federal, pero de acuerdo con “Hoy en Telecomunicaciones” el registro todoslosmexicanos.org podría ser cancelado si incurrió en falsedad de información. Los dominios con la extensión org, como se sabe, se refieren a organizaciones no gubernamentales. En nuestro país, dice, la opción más convencional para registrarse es acudir a la entidad autorizada, NIC México, y agregarle la terminación org.mx, pero no lo hicieron porque el órgano regiomontano es muy estricto con los requisitos para dar de alta un registro. ¿En dónde se hizo el trámite? En la India, en un “registrador” denominado Directi Internet Solutions, para evitarse cualquier problema”. Cabe añadir que tras la publicación de esta columna diversos periódicos, entre ellos Reforma, publicaron notas a propósito de la estrategia utilizada para atacar a Slim.
10 En La silla rota (www.lasillarota.com), 6 de abril.
11 “El duopolio televisivo quiere imponer una voz fuerte, pero no puede competir con una voz clara: TELMEX”; “México padece la televisión de paga más cara de los países de la OCDE”; “Duopolio televisivo ataca para evitar competencia en TV: TELMEX”; “Iusacell, ex monopolio celular pierde participación de mercado del 100% al 4.4% y usa noticiero con mentiras para presionar a las autoridades”.
12 La nota, firmada por Angelina Mejía Guerrero, amplía las declaraciones de Mondragón al respecto: “El argumento de Televisa hace 16 años se explica porque tenían un gran interés en que Telmex le comprara 49% de las acciones de Cablevisión, por lo que a petición de esta empresa, el entonces subsecretario de Comunicaciones de la SCT, Carlos Casasús, emitió un oficio en el que se permitió la participación de la telefónica en el mercado de la televisión, y al llegar a la CFC fue validado por el entonces presidente de ese órgano, Fernando Sánchez Ugarte, debido a que argumentó que ese era tema del regulador y no de esa instancia”.
13 MVS está asociado con la empresa Echostar para administrar el sistema Dish de televisión de paga. La relación con Telmex se limitaría a la prestación de servicios de facturación y cobranza en el recibo telefónico y de la comercialización de sus servicios a través de la red de distribución de la telefónica.
14 Las notas añaden que esta negociación se produjo “debido al fracaso que tuvo Televisa al abandonar el consorcio que formó con Nextel para ganar la licitación 21 del espectro radioeléctrico, negociación que la televisora abandonó poco después de que se emitió el fallo en el que Nextel resultó ganador” (La Crónica de hoy, 7 de abril).
15 $1,565 millones en deuda convertible y 37.5 en capital.
16 De acuerdo con Miriam Posada García, “Con esta operación Televisa incursiona en el mercado de la telefonía móvil e Internet; ya ofrece telefonía fija a través de Bestel, domina el mercado de televisión abierta y restringida con Sky, Cablevisión y Cablemás, y tiene en puerta la puesta en marcha del par de hilos de fibra oscura de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) que ganó en licitación junto con Telefónica Movistar y Megacable”.
17 Datos tomados del documento “Banda ancha móvil para todos”, http://www.mvs.com.mx/BANDA_ANCHA.pdf
18 Nota de Cecilia Higuera, La Crónica de hoy, 7 de abril.
19 Nota de Angelina Mejía Guerrero, El Universal, 6 de abril.
20 Nota de Angelina Mejía Guerrero, El Universal, 7 de abril.
21 Nota de Susana Mendieta, Milenio Diario, 13 de abril.
22 Nota de Susana Mendieta, Milenio Diario, 13 de abril.
23 Nota de Carla Martínez, Reforma, 14 de abril.
24 Nota de Carla Martínez, Reforma, 14 de abril; es diferente a la citada previamente.
25 Las telefónicas llevan individualmente su proceso legal ante la Cofetel, hasta el 17 de marzo, Axtel había obtenido una tarifa de 42 centavos y Alestra de 39. No obstante quedan muchas denuncias similares por resolver, además de la demanda de Televisa ante esta instancia y la Comisión Federal de Competencia por monopolio encubierto de Telmex.
26 Opiniones vertidas en el foro que para discutir el tema organizó la Escuela Libre de Derecho. Nota de Carla Martínez, Reforma, 9 de abril.
27 Opiniones publicadas en la columna “Telecom y medios”, pu-blicada los viernes en el periódico El Universal, 8 de abril.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password