Cinque Terre

Fedro Carlos Guillén

[email protected]

Narrador, ensayista y divulgador de la ciencia.

Absurdos

Creo que fue Ibargüengoitia el que dijo “En México confundimos lo grandioso con lo grandote” y en efecto, los mexicanos vivimos bajo el paradigma de que más es mejor lo que explica a señoras con camionetotas lleva niños al karate, estelas de luz o el inefable “Coloso”, esa madre espantosa que se diseñó para celebrar tardíamente las fiestas del bicentenario. El tamaño del pene, la altura de una persona, su capacidad económica y de consumo son muestras ejemplares de que vivimos bajo la premisa de que el número cuenta y cuenta mucho. Sin embargo se ha llegado a límites que a mí me inspiran una profunda ternura y que me gustaría compartir con usted, querido lector.

Como se sabe, tuiter es una red social con ciertas reglas muy elementales entre las que se cuenta la posibilidad de seguir a cualquier usuario entre los que se cuentan presidentes, organizaciones, medios de comunicación y simples mortales como usted y como yo. La regla aplica de manera recíproca, es decir, si hay alguien interesado en lo que uno escribe o muestra, lo seguirá.

Las razones para seguir a alguien son variopintas; es interesante, está buenona, tiene sentido del humor o las que usted guste. Una última regla es que si no nos gusta que alguien nos siga, existe la opción de bloquearlo y sacarlo de nuestra vida social. Se asume que aquellas personas con un alto número de seguidores tienen “algo” con lo que no cuenta el resto e inclusive he visto idiotas desdeñar a otros bajo el argumento del bajo número de seguidores con los que cuentan, Bien, hasta ahí todo en orden, sin embargo, resulta que en esta imbecilidad de más es mejor acompañada de enormes inseguridades, hay gente que ha tomado la sorprendente iniciativa de crear cuentas de tuiter y venderlas para inflar artificialmente el número de seguidores de cualquiera. Lo sorprendente es que hay gente muy pendeja dispuesta a pagar como se muestra en la siguiente joya que hallé en la página http://www.comprarseguidores. net/ y que transcribo con un SIC mayúsculo:

¿Que tipo de seguidores de twitter recibire?

Después de realizar tu pedido, donde solo deberás proporcionar tu nombre de usuario. Aclaramos que No necesitamos tu contraseña de Twitter para poder proveer de estos seguidores. El número de usuarios de twitter que tu sigues no se verá afectado, sólo se incrementara el número de seguidores a tu usuario de twitter. Los usuarios de Twitter que proveemos NO son activos, osea no interactuaran con tus tweets, y serán enviados a tu usuario en el tiempo especificado para cada paquete ofrecido.

¿Como es el procedimiento para comprar seguidres de twitter?

Ofrecemos 5 paquetes de seguidores en Twitter, que van desde los 1000 a 25000 seguidores

Solo deberás ingresar tu usuario de Twitter y te enviaremos los seguidores

Solo deberás esperar el tiempo previsto para cada paquete de seguidores y esperar a que se incrementen los seguidores a tu usuario.

Lo primero que salta a la vista es que esta especie de escort service pero con muñequitos, es inactiva, ninguna de las cuentas compradas tiene el menor interés en seguir a quien lo compró, simplemente ayudan a inflar un número ¿para qué? Para que el imbécil que los compra vaya por la vida “alardeando” (alardear de ello es idiota) de la enorme cantidad de gente que lo sigue sin percatarse de que se trata de un sistema binario y no de un ser humano real.

El fenómeno no para ahí, durante las elecciones pasadas se demostró que los Candidatos de todos los Partidos pagaban dinero para que unos pobres hombres y mujeres crearan cuentas de apoyo falsas con el fin de dar la impresión del enorme apoyo que recibían.

Todo lo anterior, sorprendente y patético se explica por esta tentación a diferenciarse sin la menor conciencia de que estrategias como estas, burdas y evidentes, dejan muy mal paradas a personas que en algunos casos uno podría haber considerado lúcidas. En fin, que la gente haga de su vida un papalote y de sus seguidores un sayo, que como diría el clásico, “para eso pagan”

Nota bene: aquí hallarán mi modestaopinión sobre seguir y ser seguido: http://www.youtube.com/watch?v=IBKjPjX2lGA

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password