Sebastían Samuel

[email protected]

El Zef y la Contracultura

Die Antwoord es una banda sudafricana de rap-rave que ha cautivado cientos de personas alrededor del mundo por crear un concepto artístico en donde mezclan distintos elementos que por separado y en conjunto crean un estilo que es ajeno a la imagen convencional de la escena artística. La agrupación integrada por Ninja y Yo-Landi Vi$$er acoge en sus personajes elementos que generalmente son rechazados por la normatividad de la sociedad moderna, elementos que van desde ratas, personas con malformaciones, hasta la pobreza, haciendo énfasis en una estética dark, etc., tratando de integrar lo que estéticamente “no es bello” para los estándares estéticos eurocentristas. Son la suma de lo que Lacan llamó el “Gran Otro” en el discurso, donde se halla lo que nos es ajeno y rechazamos; lo que no genera una pertenencia pero que nunca deja estar presente. Todo esto es lo que la agrupación reúne bajo el nombre de “Cultura Zef”.

La misma agrupación define el término de la siguiente manera: “Zef es ser pobre pero lujoso. Tú eres pobre pero eres sexy, tienes estilo”. El término “zef” nace como una forma de expresión con el cual las clases medias y altas de blancos se refieren a los estratos sociales menos favorecidos de blancos que en su mayoría hablan afrikáans y por lo tanto son descendientes de colonos neerlandeses.

Esta brecha económica se adentra en lo histórico y cultural, para entenderla mejor debemos recordar el pasado del “País del Arcoíris”. El territorio que pasaría a llamarse Sudáfrica fue colonizado por los neerlandeses entre mediados del siglo XV hasta bien entrado el siglo XVI, cuando la presencia neerlandesa fue sometida por los británicos iniciando con este evento lo que sería todo un fenómeno de segregación y resistencia que continúa hasta nuestros días en la Sudáfrica post apartheid. Los bóeres (descendientes de los neerlandeses en tierras de El Cabo que se dedicaban a agricultura y actividades del campo) resistieron a esta temprana ocupación y fundaron dos estados independientes: El Estado libre de Orange y la Republica de Transvaal; estados que fueron extintos con el tiempo por el Imperio Británico para dar paso a la creación de la Unión Sudafricana, predecesora de la moderna República de Sudáfrica.

La discriminación hacia las personas negras fue un hecho durante el gobierno neerlandés y británico, pero también afectó a otros sectores de la población. Los “coloured” o personas que tenían tanto raíces europeas como africanas o asiáticas, y hablaban afrikáans al igual que muchos “europeos” (como se les llamaba a las personas blancas), sufrieron de esta segregación racial y económica, siendo el 37%1 de ellos pobres aún en nuestros días. Se podría creer que las personas blancas vivieron durante el apartheid en un sueño xenofóbico de estabilidad, con una minoría blanca rica y una gran mayoría negra en extrema pobreza; pero nada es tan simple como eso. A principios del siglo pasado un 8.5%2 de personas blancas vivían en la pobreza, en la década de los 30 la cifra subió a 17.5%2 y en la actualidad sólo el 0.9%1 de los blancos vive en la pobreza en un país donde alrededor del 60%1 de la población blanca es afrikáans.

Durante el apartheid, la clase política afrikáans con el apoyo de los capitalistas ingleses impulsó esta forma de segregación racial, donde la población pobre y blanca fungió como la cabeza del martillo. Fueron la policía y las fuerzas militares del régimen; rechazados por los blancos ricos y sin lugar en los estratos más bajos de una sociedad racista pasaron a ser la “white trash” del país, descargando las frustraciones y la rabia (con apoyo del mismo Estado) contra sus hermanos proletariados de color.

A percepción del sujeto, el “Otro” no tiene que ser siempre rechazado; según la subjetividad del observador la naturaleza de lo ajeno puede ser tomada de forma dual según su realidad social: el “otro” puede ser visto con curiosidad o con el ya mencionado rechazo. Esto fue lo que sucedió en la moderna Sudáfrica, donde la brecha social ya no es por el color de piel que ostenta cada persona, si no, por el status socio-económico que presenta. “Die Antwoord” se apropió de la cultura de los afrikáans pobres y la vendió al mundo con innovación, pues le ofreció una “cultura” basada en la fascinación por lo extraño.

Pero el caso de la cultura “Zef” no es un caso aislado de apropiación cultural; este fenómeno social no nos es tan ajeno. El que las clases medias y acomodadas se apropien de elementos culturales de las clases más bajas es un hecho que ocurre también en nuestro país y un ejemplo de esto es la escena del rap en México.

La cultura del Hip- Hop permeó fácilmente en la sociedad mexicana, sobre todo en las clases menos favorecidas en donde se generó una proyección del individuo en la que se reconoce con el contexto histórico y social del Bronx (el lugar de nacimiento del hip-hop).

Las primeras manifestaciones del rap se dieron por obviedad en el norte del país al tener bastante contacto con la escena chicana del sur de Estados Unidos, seguido por una difusión del hip hop en el centro de la República. Cabe mencionar que el primer intento de sacar al género de la escena “underground” fue la agrupación “Caló” con un sonido más comercial que le permitió tener una gran difusión en los medios. Aunque en los 90 el rap logró tener difusión con exponentes como Control Machete y Cartel de Santa, siguió siendo en su mayoría del barrio para el barrio, esto se mantuvo con la entrada del milenio, pues el Tianguis del Chopo y Plaza Peyote fueron el encuentro de este género en la Ciudad, siempre manteniendo este enfoque clandestino e independiente aunque Red Bull patrocinara la Batalla de los Gallos, un evento anual de freestyle.

De forma paralela el sentido lírico del rap tomó un enfoque más disidente, propio de su esencia como contracultura en la que narra y enaltece la crudeza de los barrios de la zona metropolitana, reta y confronta al sistema con sus formas de represión, asumiendo su posición como los “otros” frente al resto de la sociedad pero de forma dialéctica pidiendo más difusión en los medios de comunicación; porque el “otro” no quiere ser siempre el ajeno dentro de una sociedad a la que pertenece. Acepta sus singularidades pero a la vez desea ser homogéneo; recocer y ser reconocido en el “otro”.

Desde entonces la escena del rap en México cambió, pues la contracultura es la cultura del “otro”, en donde el “otro” se vuelve “nosotros” y nos reconocemos; la contracultura es la cultura “alterna” desde donde rechazamos una cultura impuesta pero sin poder escapar de su ideología. De esta forma la contracultura atrae a las clases medias y se destapa como una particularidad dentro de una universalidad de “culturas” dentro de una misma ideología; retorna a los barrios ya no como algo propio, si no, como una forma más de expresión artística que puede ser vestida por cualquiera en una forma de re-signifi cación cultural.

Por eso grupos como Die Antwoord seguirán llenando el Pepsi-Center, mientras la escena del rap mexa se mueve dentro un ambiente “hipster” y el sentido de barrio se perderá mientras las clases medias se apropian de él dándole cualidades imaginarias (y exagerando otras); pero el sentido del “otro” no desaparecerá del imaginario colectivo y la cultura seguirá siendo un escenario más de la lucha de clases.


Referencias

Chris Summers. (4 de Octubre de 2016). The white ghettos that blight South Africa: 20 years after the fall of apartheid, how it is now white people who live in squalid camps. Obtenido de Daily Mayl.com: http://www.dailymail. co.uk/news/article- 821558/ The-white-ghettos-blight-South- Africa-20-years-fall-apartheidwhite- people-live-squalidcamps- falling-poverty.html1

Faul, M. (9 de Diciembre de 2013). What Life Was Like In South Africa During Apartheid. Obtenido de Business Insider: http://www.businessinsider.com/what- ifewas- like-in-south-africa-during-apartheid-2013-12 Fourie, J. (2006). The South African poor white problem in the early 20th century: Lesson for poverty today. Stellenbosch Economic Working Papers, 21.2

Hoby, H. (12 de Septiembre de 2010). Die Antwoord: ‘Are we awful or the best thing in the universe?’. Obtenido de The Guardian. Com: https://www.theguardian.com/music/2010/sep/12/dieantwoord- music-feature

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password