Cinque Terre

Rafael Hernández Estrada

[email protected]

Fundador y consejero nacional del PRD, fue su diputados federal y representante electoral. Se desempeña como asesor parlamentario y analista político.

#YoDefiendoalINE

Que no va a desaparecer el Instituto Nacional Electoral (INE) con su reforma, que nada más va a cambiar de nombre, que nadie debe preocuparse por ello… Mientras tanto, sus huestes en el Congreso de la Ciudad de México pusieron en práctica una manera de darle vuelta a la Constitución para destruir al instituto electoral local, lo que demuestra que la llamada 4T va con todo para extinguir al INE. No debe sorprender la enjundia presidencial contra un órgano que ha defendido su autonomía constitucional, lo que asombra es la frescura con la que miente el inquilino de Palacio Nacional, pues la iniciativa que firmó y presentó en la Cámara de Diputados propone expresamente la desaparición del INE y el cese de sus actuales consejeros, además de la extinción de los órganos electorales de los estados.

En lo que hace al INE, la contrarreforma de AMLO no sólo modifica la redacción de los artículos 35 y 41 de la Constitución, sino que en su Artículo Transitorio Tercero dice que el Instituto Nacional de Elecciones y Consultas (INEyC) “sustituirá plenamente al INE” y que “los integrantes del Consejo General de este último cesarán en sus funciones” cuando tomen posesión los nuevos consejeros (que serán electos mediante un mecanismo que garantizará su incondicionalidad al gobierno).

El texto propuesto incluye la disposición de que los recursos humanos, materiales, financieros y presupuestales con que cuenta el INE pasarán a formar parte del INEyC, y que “El Instituto Para Devolver al Pueblo lo Robado coordinará las acciones de desincorporación y transferencia de activos”, lo que constituye una violación flagrante a la autonomía del órgano electoral y de las atribuciones que en todo caso le corresponderían a la Auditoría Superior de la Federación, que es una dependencia técnica del Poder Legislativo.

Nótese, además, que López Obrador no sólo se refiere a la transferencia de recursos humanos y materiales (lo que sería característico del simple cambio de nombre de una dependencia pública), sino que también pretende una “desincorporación de activos” financieros y presupuestales, lo que evidencia su interés de dar una tarascada a los fondos laborales y de pensiones formados en favor de los trabajadores y el personal profesional del INE, muy al estilo del saqueo de los fideicomisos públicos que injustificadamente llevó a cabo en el año 2020 (Fondo de Desastres Naturales y Fondo de Salud, entre otros muchos). Y para ello, qué mejor que una de sus creaciones más cercanas, más incondicionales y más opacas, como lo es el ya tristemente célebre constituido para robar al pueblo lo devuelto.

Twitter

El Transitorio Quinto dice crudamente: “Quedan extinguidos los organismos públicos locales electorales a partir de la instalación del Consejo General” del INEyC. Esta propuesta, junto con la idea de centralizar la legislación en materia electoral, amputándola de las funciones de los congresos estatales, constituye una abierta amenaza contra el Pacto Federal y un golpe a la soberanía de los estados de la República. Pero, además, también contradice las afirmaciones de López Obrador de que “no hay de qué preocuparse”.

Coincidentemente, en la misma semana en que se emitieron las declaraciones aquí desmentidas, la mayoría morenista en el Congreso de la Ciudad de México aprobó una reforma al código electoral local para amputar funciones sustanciales al instituto electoral local (entre ellas la de proteger la paridad de género y fiscalizar el dinero de los partidos). Los diputados locales de Morena y sus rémoras se saltaron todos los procedimientos legales y reglamentarios y, en un acto de fuerza, lo hicieron dentro del cerco de la sede legislativa a cargo del h. Cuerpo de Granaderos de Claudia Sheinbaun.

La 4T va con todo en contra del INE, lo que hace imperioso que la ciudadanía y la oposición reiteren el hashtag #YoDefiendoAlINE y lo conviertan en acciones de resistencia civil.

Cincelada: la “nueva escuela mexicana” de la delincuente Delfina Gómez y el tal Marx Arriaga ignora la condición de rezago educativo en que está la tercera parte de la población de México.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password